martes, 19 de febrero de 2019 19:26 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Josean Pérez

Rebufo. Lecturas, bufidos, sapos y rebufos

Bolos alimenticios

Archivado en: Bolos literarios

Hace unos días oí a Pablo Motos en su hormiguero una definición de vacío que yo memoricé (sin duda mal) así: "Vacío es cagar con hambre".
En algunos oficios, como la escritura de ficción, los bolos evitan los peligros de ese vacío. Sacian el hambre, aunque no son aquellos bolos alimenticios viajeros por el aparato digestivo que estudiábamos de niños.
Los bolos están ligados, de salida, a los escritores y arranco con una idea básica que debería añadirse al clásico ensayo de Flannery O´Connor ("Naturaleza y finalidad de la narrativa") en cualquier escuela de escritura. La ofrecía un profesor gallego, y decía así: "Si usted quiere vivir de la pluma, monte una granja de gallinas".
Supongamos que es un usted un escritor de ficción español de cierto prestigio (sin ironía) y que publica en una mediana editorial (por su tamaño económico) como Lengua de Trapo, Salamandra en años sin Harry Potter, Anagrama, Tusquets, Acantilado... Aceptemos, incluso, que su obra se vende muy bien, unos 10.000 ejemplares en un año. Si el libro es algo caro y cuesta 20 euros, usted obtendrá 2 o, como mucho, 2,4 euros por libro vendido. O sea, entre 20.000 y 24.000 euros al año. El cálculo si vende 5.000 libros al año (algo nada anormal en un escritor de ficción español de cierto prestigio) es fácil para los de letras. Divida esa cantidad entre doce meses sin pagas extraordinarias, descuente las cotizaciones a autónomos y comprenda que su libro no venderá igual después del tirón de la novedad si no le hacen una película o una teleserie... ¡Bienvenido al bolo alimenticio!
Tenga en cuenta, además, que los escritores no tienen por qué vivir solteros y sin responsabilidades familiares; y que, lo mejor, no publican un libro al año. No se crea demasiado el concepto "prolífico escritor", los prolíficos son raros.
¿De qué vive entonces el novelista?, ¿del cuento? Bueeeeeno, a veces algo, la colección de breverías abrazadas en una edición puede servir para pasar unos meses hasta lograr la siguiente novela. No nos engañemos vivir del cuento en España es muy difícil. Aquí el escritor de ficción español de cierto prestigio tiene otro trabajo, tiene otros dos trabajos o tiene que hacer bolos. Como explican para los futbolistas de éxito y sus carreras publicitarias, el trote de los escritores es breve (tres, cuatro, cinco libros) y está sujeto a caprichos del destino, de las editoriales, de las modas o las lesiones (enajenación mental del autor). Así que hay que aprovechar las rachas y agarrar los euros. Los bolos son conferencias, charlas y tertulias; son firmas como jurados de concursos honrados o prostituidos; son... El escritor de ficción español de cierto éxito comprenderá pronto que el bolo es eso que da de vivir al escritor por ser escritor y no por escribir. Y que hay más público "bolero" que lector. Aquí el escritor supera al futbolista. No importa si ya no escribes, puedes haber escrito hace veinte años y sigues siendo el 10 de los bolos. (Sólo los futbolistas muy grandes viven del bolo futbolístico una vez retirados, ya saben que luego hay que poner un bar, trabajar en la radio o entrenar a otros).
Lo malo es que al final el bolo alimenta hasta el punto de que se abandona la escritura. Esto también ocurre a menudo en la docencia universitaria, donde, al final, los alumnos son esa molestia necesaria para poder dedicarse al verdadero sentido de su profesión que es... (¿)

P.D.: "Es verdad que, si quieres escribir bien y vivir bien al mismo tiempo, mejor será que heredes dinero o te cases con un agente de bolsa o con una mujer rica que sepa manejar una máquina de escribir. En cualquier caso, si escribes para ganar dinero, o para expresar tus sentimientos, o para asegurar los derechos civiles, o para irritar a tu abuela, será un tema para que lo tratéis tu psicoanalista y tú, y el punto de partida de esta discusión será lo bueno de la obra." O'Connor en "Naturaleza y finalidad de la narrativa".

 

Publicado el 27 de noviembre de 2009 a las 12:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Escritura, lectura y bolos

Archivado en: Paul Auster, san Google, arañas, bolos, oralidad en la escritura

Las respuestas al por qué se escribe son como los caminos: al final todos llevan a Roma. Pero, de momento, nos perdemos por algunos vericuetos...

Transcribo aquí una explicación de Paul Auster (que no es santo de mi devoción) en Experimentos con la verdad: "Creo que las historias son el alimento básico del alma. No podemos vivir sin historias. De una manera u otra, toda persona se alimenta de ellas desde que tiene dos años hasta que muere. La gente no tiene por qué leer necesariamente novelas para satisfacer su ansia de historias. Ven la tele o leen tebeos o van al cine. Les lleguen como les lleguen, estas historias son cruciales. A través de las historias luchamos por hallarle sentido al mundo. Eso es lo que me hace seguir adelante: lo que justifica que me pase la vida encerrado en una pequeña habitación, poniendo palabras sobre el papel. El mundo no se acabaría si no volviera a escribir otro libro. Pero a fin de cuentas no creo que sea una actividad completamente inútil. Formo parte de la gran empresa humana que intenta encontrar sentido a lo que hacemos en este mundo. En el proceso de escribir hay muchos momentos de desolación, muchos momentos en que te preguntas por qué lo haces y qué sentido tiene: a veces es importante recordar que no lo haces en vano. Ésta es la única cosa que he encontrado que para mí tiene sentido".

La historia de la comprensión de la realidad es una gran empresa humana que gracias a la escritura rompe con la memoria, con el recitado. Así se entiende aquella veneración por el libro. El libro acumulaba las conquistas de otros, era el límite que se nos presentaba para que nosotros, escritores o lectores, diéramos otro paso. Como un mapa, tocaba a las siguientes generaciones seguir dibujando la geografía de la realidad.

Hoy hay un acostumbramiento a la disposición inmediata de toda esa información. ¿Para qué cultivarme, para qué leer si lo tengo todo en un clic (san Google)? Esa pregunta admite muchas variantes, por ejemplo: ¿para qué aprender a sumar y restar (no digo ya multiplicar o dividir) si hay calculadoras?, ¿para qué aprender a cocinar si basta con calentar la comida preparada?

La lectura es un esfuerzo, y el esfuerzo forja el carácter. La lectura es una forma de continuar esa cadena de comprensión de la realidad donde otro la dejó. Y escribo esto hoy que termino de releer Las desventuras/cuitas/inquietudes del joven Werther... Porque parece que en el aprendizaje nos quedamos sólo con los libros didácticos, esos de historia, de biología... (que también). Ayer, M. me escribió para contarme que, leyendo un artículo de arañas, había descubierto que las setas son también pelos de los artrópodos. Me lo escribió porque sabe que soy un enfermo de la micología. ( Lo aparentemente inútil nos hace a menudo felices). Luego pensé que mi amiga era la lectora y que había compartido (por escrito) conmigo la pequeña frontera de un pelo.

(Vuelvo al tema, que me pierdo). Hoy los escritores dan conferencias, charlas, presentan los libros...: puro (con erre no con te) marketing de venta, o supervivencia (hay que comer). ¿Qué sentido tiene oír a un escritor hablar de su libro? Quizá deberíamos leer el libro (es escritor, no orador), porque ahí es donde está lo más interesante que tiene que decir. Pero preferimos el clic, oír al escritor, ver qué calcetines lleva (los oradores siempre dejan entrever en algún momento de su discurso los calcetines), si es simpático... En esos actos (los bolos) siempre nos ayudan los periodistas de la sección Cultura. Es fácil reconocerlos entre el público: llevan un cuaderno y grabadora, apuntan cosas y preguntan al final, cuando el moderador de turno ofrece la posibilidad de preguntar al autor. Ahora, en el verano septentrional, los periodistas son más jóvenes (becarios, practicantes...), menos resabiados, pero hacen como los periodistas de otoño, invierno y primavera, y piden al escritor una anécdota. Y él, que reúne un abanico de anécdotas para estos bolos, les da lo que quieren. De alguna manera es el regreso de la oralidad. Cuando los escritores son más importantes que sus escritos... Mal asunto.

P.D.: Eso sí, siempre queda la opción de leer el anecdotario en el periódico.

Publicado el 23 de julio de 2009 a las 13:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Josean Pérez

Josean Pérez

Donostiarra nómada, licenciado en Comunicación, doctorando que estira el gerundio desde hace más de diez años, caprichoso de las botas de montaña, lector (maniático de los cuentos y de las crónicas).

Desde hace más de 20 años, las señoras que me conocen (y que aún no han muerto) me dicen: "Cómo has crecido". Yo ya no les digo que tengo la misma estatura, tampoco les digo ya que no quiero caramelos ni chocolate, que prefiero un bocadillo de chorizo o un buen plato de lentejas.

 

MIS ASESORES

Pedro de Miguel. Peter. Bilbaíno de adopción. Licenciado en Historia. Lector inopinado. Micólogo. Hombre bueno y discreto. Gracias a él descubrí a McCarthy, comprendí a Nabokov, leí El vaso de plata de Marí... Algunos dirán que Peter murió el 12 de agosto de 2007. Sí, pero para el asesoramiento literario no hay perfiles perfectos.

Francisco Ostolaza. Patxi. Donostiarra. Montañero friolero/friolento. Licenciado en Químicas. Excelso catador de moras (zarzamoras). As de la orientación con brújula. Si Patxi me dice que un libro es bueno..., es bueno. Gracias a él descubrí a Mrozek o Askildsen.

Mº José Hughes. Fefi. Montevideana. Cantante frustrada. Escritora y cineasta. Licenciada en Comunicación. Si Fefi dice que un libro es malo, es porque le falta amor (no cursilería o sirope, ¡amor!), o porque lo rebusca en el agujero equivocado. Por eso, Fefi defiende a Yiyun Li o a Ring Lardner, por eso desprecia algunos cuentos con agujero de Flannery O'Connor.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD