sábado, 17 de noviembre de 2018 17:29 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Alberto Castillo

Sin acritud

El resplandor de la comunidad china

Poco sabemos de la comunidad china que se ha expandido en España en los últimos años tan rápida y extensa como silenciosamente. Un halo de misterio acompaña la presencia de tan singular colectivo y leyendas urbanas como la del desconocido número de fallecimientos y entierros o los ingredientes de algún plato degustado, contribuyen a mirarles con curiosidad y suspicacia a partes a iguales. Crecen como las setas y están por todas partes. Cuando menos te lo esperas te aparece un "todo a cien" debajo de casa. Admiramos por igual su laboriosidad, como recelamos del mutismo que rodean las actividades de una comunidad poco dada a la relación con el resto de la población. Son los pioneros de la apertura 24 horas, y a menudo nos sacan del apuro aprovisionándonos de lo inimaginable a horas intempestivas. Realmente es un misterio cuándo duermen, pero han acabado formando parte del paisaje urbano acaparando buena parte del comercio minorista, en muchos casos a costa de acabar con el comercio tradicional que no puede competir en precios ni horarios. Barrios enteros han cambiado de fisionomía con su presencia y no hay local comercial que se quede vacío que no sea inmediatamente visitado por el chino de turno. Por todo ello ha causado más estupor que sorpresa conocer los detalles de la Operación Emperador, el mayor golpe policial contra la mafia china y el blanqueo de capitales atestado jamás en España. Las cifras de la operación dan suficiente elocuencia de su importancia: diez millones de euros en metálico incautados, 200 vehículos aprehendidos, 110 ordenes de arresto, 120 registros en pisos y naves industriales en toda España y centenares de cuentas bancarias intervenidas. Entre los detenidos figura el concejal socialista del ayuntamiento de Fuenlabrada José Borras, municipio en el que se ubica el polígono Cobo Calleja, el mayor centro europeo de actividad empresarial china y productos orientales; una funcionaria de la Subdelegación del Gobierno en Zamora, un inspector de policía y un sargento de la guardia civil, lo que da idea de hasta donde llegaban los tentáculos de la trama. Es sobrecogedor, nunca mejor dicho. La nota colorista la ha puesto la detención de Nacho Vidal, el orgullo del porno patrio que por una vez no ha utilizado para hacer caja su mítica herramienta de trabajo, sino su productora, con la que blanqueaba el dinero. Probablemente muchos encontrarán en esta operación una explicación al auge de este tipo de negocios. Pero que  el sector empresarial chino sea el único que parece dotado de la varita mágica de la prosperidad en medio de la crisis no debería ser motivo para generalizar la sospecha sobre cualquier negocio regentado por un oriental. No criminalicemos a toda la comunidad china, aunque es bueno que esto sirva para extremar al máximo el control sobre el estricto cumplimiento, tambien ellos, de las leyes.    

Publicado el 18 de octubre de 2012 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Desconfianza en la clase política

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha encargado un informe al Centro de Estudios Políticos y Constitucionales para que los expertos propongan medidas para lograr la "regeneración de la democracia". La vicepresidenta ha movido ficha tras constatar el creciente distanciamiento de los ciudadanos hacia la política que queda patente en el último barómetro del CIS. El sondeo revela que la desconfianza hacia la clase política alcanza su nivel más alto de la democracia. En efecto, un 26,9% de los ciudadanos consideran a la clase política y a los partidos políticos en general como el principal problema que tiene España. Esta percepción tan negativa va a más, pues en marzo opinaban así un 18,1% de los españoles, en mayo un 22,5%, un 24,3% en junio y un 25,4 % en julio.  La tendencia es imparable. Paralelamente, la encuesta del CIS refleja que la opinión  sobre la situación política va en declive. Así, el 41,4% piensa que es peor que antes, el 46,4% que es igual y sólo el 7,1% afirma que la situación política es mejor. Estos datos ponen a la clase política frente al espejo de la realidad y así les perciben los ciudadanos, aunque no hace falta ser un lumbreras de la demoscopia para darse cuenta que esto huele que apesta. Pero la vicepresidenta ha tenido la ocurrencia de encargar un estudio a este comité de sabios, que, -reconozco mi ignorancia-, no sabía ni que existiera. ¿Se necesita consultar a un Comité de expertos para saber qué le ocurre a nuestra democracia, para constatar que la gente está que trina? Probablemente si traspasaran la muralla de los cristales tintados del coche oficial verían con más nitidez hasta dónde llega el hastío y por dónde empezar la regeneración. Suprimir tanto organismo inútil cuyo trabajo se limita a emitir informes que no sirven para nada más que para justificar su propia existencia es un bruen principio, al igual que corregir los excesos de las autonomías, convertidas en agencias de colocación de sus propios afiliados o afines en infinidad de puestos a la medida. Coincidiendo con la petición de ayuda financiera de varias de ellas, hemos conocido esta semana que las comunidades autónomas han aumentado sus plantillas a lo largo de 2012 en casi 9.600 personas. ¿Es normal esto cuando se está pidiendo a los españoles tanto esfuerzo y sacrificio? ¿Es esta la austeridad que reclaman para los demás? Hace unos días, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz hizo una alusión a la decadencia de la clase política. Le pusieron de chupa de dómine, pero parece que se quedó corto.     

Publicado el 11 de octubre de 2012 a las 14:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El derecho y el abuso del derecho a manifestarse

Cristina Cifuentes es el perejil de todas las salsas. Hemos pasado de una delegada del Gobierno virtual, como fue María Dolores Carrión, a la omnipresencia de Cifuentes, que está en todos los actos, en todas las fotos, en todos los medios de comunicación y en todas las redes sociales. Nunca la delegación del Gobierno ha tenido tanta visibilidad como desde que Cifuentes ocupa el caserón de la calle Miguel Ángel. La delegada pisa todos los charcos, pero suele ser muy certera en sus comentarios y además habla alto y claro. En esta ocasión la delegada ha planteado un asunto muy controvertido como es el derecho a manifestarse en la vía pública. Es un hecho que todo el que quiere manifestarse acude a Madrid, donde convergen las protestas de los cabreados de toda España, que son muchos. La primera institución que levantó la voz fue el Ayuntamiento de Madrid. Su alcaldesa, Ana Botella, se quejó de que se permitían demasiadas manifestaciones en la capital. No le falta razón, pues en lo que llevamos de año se han producido más de 2.200 manifestaciones, una cifra a todas luces desmesurada. Pero la delegada se dio por aludida y se defendió, aduciendo que la legislación es muy permisiva y amplia con el derecho de manifestación y reunión, por lo que apuesta por "modularla" para racionalizar el uso del espacio público. El problema es que ambas tienen razón. El derecho asiste tanto a los ciudadanos que desean expresar sus protestas como a los que se ven afectados, como es el caso de comerciantes y empresarios de las zonas mas calientes, o de los ciudadanos a los que se les impide la libre circulación. Los derechos de unos no pueden conculcar los de otros, por lo que el debate está servido. Ahora bien, ¿dónde poner el límite? ¿Es menos perniciosa la manifestación que rodeó al Congreso de los Diputados que una concentración de aficionados que celebra en Neptuno o en Cibeles el triunfo de su equipo de fútbol y que corta el Paseo de la Castellana? ¿Provoca menos trastorno una protesta de los indignados en el centro de Madrid que una manifestación contra el aborto? Una modificación de la Ley Orgánica que regula el derecho de manifestación puede acabar dejando a criterio político la decisión de autorizar o no una concentración y por tanto, la restricción de una forma de expresión ciudadana, más o menos molesta, pero perfectamente legítima. Es sin duda un controvertido asunto que merece la pena abordar, sin dogmatismos ni demagogias. No se trata de recortar los derechos de unos, sino de garantizar los derechos de todos.    

Publicado el 5 de octubre de 2012 a las 12:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Lágrimas de un hombre de Estado

Archivado en: Ignacio González

El nuevo presidente de la comunidad de Madrid, Ignacio González, se ha presentado ante los madrileños con un programa de Gobierno realista y cargado de principios y valores. Antes de exponerlo en su discurso de investidura, tuvo un afectuoso recuerdo para Esperanza Aguirre. De los más de veinte años creciendo políticamente a su lado, González glosó la fidelidad a sus principios, su pasión por España, su amor a la libertad, su máxima entrega y su cercanía a los ciudadanos. González se emocionó hasta el punto de tener que interrumpir su discurso de investidura con la voz quebrada y las lágrimas en los ojos cuando repasaba los años pasados junto a la ex presidenta. Los hombres que lloran demuestran que tienen sentimientos, y en política, más allá del sentimiento de aferrarse al cargo, no estamos acostumbrados a gestos de este tipo. Las lagrimas humanizan a los políticos cuando son sinceras y brotan del corazón; el oficio de la política debería dar muchas más lágrimas que demostraran que detrás del profesional hay una persona con sentimientos que empatiza, comparte y hace suyos los problemas de los ciudadanos. Las lágrimas de González respondían a un sentimiento de gratitud personal, nada parecido a las que soltó hace unos meses la ministra de Trabajo de Italia, Elsa Fomero, delante de los periodistas y ante las cámaras de televisión, cuando rompió a llorar en el momento que anunciaba a los italianos los duros recortes que la crisis les imponía. Nada tienen que ver los motivos de uno y otra, pero en ambos casos eran lágrimas sinceras y confiemos en que esa sinceridad acompañe al presidente de la Comunidad durante todo su mandato. De momento, su programa de gobierno, continuista, sin grandilocuentes propuestas, está cargado de realismo y sentido común. Además de proclamar su compromiso profundo con España, el orgullo de ser español y la promesa de trabajar para fortalecer la unidad de España, lanzó dos ideas fuerza que quisiera escuchar más a menudo de los políticos: el dinero público sí tiene dueño y por tanto no se puede malgastar, y la mejor política social es la creación de empleo. Y una tercera: no prometer quimeras que no se puedan cumplir. Con estos mimbres y sus propuestas de seguir eliminando las trabas burocráticas a los emprendedores, reducir organismos públicos innecesarios y una férrea disciplina presupuestaria acompañada de bajada de impuestos cuando sea posible, no queda sino desearle suerte en su tarea, de la que en gran medida dependerá en el futuro el bienestar de los madrileños.    

Publicado el 27 de septiembre de 2012 a las 13:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Váyase, señor Más

Ante el precipicio al que se ha empeñado en dirigir Artur Mas a Cataluña revistiendo de soflama soberanista su reivindicación de Pacto Fiscal con el que tapar las vergüenzas financieras dejadas por la nefasta gestión del tripartito, el cuerpo me pide ser políticamente incorrecto. Porque estoy harto, y me atrevo a afirmar que como yo, muchos españoles, del chantaje permanente del nacionalismo a cambio de la amenaza de ruptura. Señores de Convergencia, déjense de monsergas y apriétense el cinturón como todos. Lo de la identidad propia está muy bien cuando hay dinero, pero ahora las prioridades son otras. Menos gastos suntuarios y menos embajadas en el extranjero, que para representación ya están las legaciones nacionales. Y si lo quieren, páguenselo de su dinero, pero no vengan a reclamar árnica al Estado español al que dicen que no quieren pertenecer. La realidad es que Cataluña tiene un grave problema de asfixia financiera y Artur Más fue a Madrid a pedir más dinero. No le bastaba con el adelanto de 5.000 millones que cogió con una mano mientras con la otra negaba los compromisos a que el adelanto del dinero le obligaba. Como no era suficiente, se ha sacado de la manga un pacto fiscal que bien sabe que no tiene cabida en la Constitución, como por activa y por pasiva le ha explicado el presidente del Gobierno. Rajoy le ha ofrecido mejorar el sistema de financiación autonómico, de manera que ninguna comunidad se vea perjudicada, pero eso no es suficiente para colmar la voracidad nacionalista. Así que como no hay pacto fiscal, amenazo con la independencia y convoco elecciones. Y así estamos. Como decía , el cuerpo me pide decirle, señor Mas, váyase de una vez, y déjenos al resto de los españoles que vivamos tranquilos sin chantajes y sin amenazas de ruptura. Rompa con el Estado español y cómase sus productos, que en el resto de España no se los compraremos. A ver si le siguen los empresarios y si las multinacionales se quedan en Cataluña. Menos mal que la irresponsabilidad de algunos se combate con sentido común, porque la unidad del Estado está por encima de veleidades independentistas -quimeras las llamo acertadamente el Rey-, el mismo sentido común que le sobró a Rajoy para despachar a Más con un no rotundo a su estrambótica propuesta, y el mismo que le ha faltado al líder del PSOE, Rubalcaba, que para echar un capote al desnortado PSC se ha sacado de la manga una propuesta de reforma constitucional para instaurar el Estado federal. No se puede ser más inoportuno.

 

 

Publicado el 25 de septiembre de 2012 a las 17:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Razones para una retirada de la política

Archivado en: Esperanza Aguirre

Habría que ser Esperanzólogo para saber los verdaderos motivos de la dimisión de Esperanza Aguirre, y sólo un puñado de muy cercanos, entre ellos su fiel Ignacio González, conocen las razones íntimas que le han llevado a apartarse de la primera línea política de manera tan inesperada. Tampoco ella ha querido explicitarlo, y deliberadamente ha dejado abiertas las puertas de la especulación sin explicar claramente los motivos de su renuncia. Sin duda han pesado las circunstancias personales, el cáncer que le detectaron hace dos años y que presuntamente ha superado, el deseo de dedicarse más a los suyos. También el cansancio político, la disconformidad con algunas decisiones del Gobierno que no comparte, la tibieza de Rajoy ante algunos retos políticos, su famoso "no me resigno"... Esperanza Aguirre ha representado mejor que nadie el descontento entre la masa de votantes del PP críticos con la acción de Gobierno y su marcha resume mejor que nada la decepción que sienten. Pero cualesquiera que sean los motivos, y cuáles hayan pesado más, su renuncia le llena de grandeza. La política es su vida, pero no la necesita para vivir. Ha manejado los tiempos como sólo ella sabe hacerlo; su intuición política y sus convicciones personales le han dicho que era el momento oportuno para irse y así ha hecho, fiel a si misma y de sopetón. Quizás en las delicadas circunstancias que atraviesa España hagan más falta que nunca políticos de su talla, pero su renuncia merece todo el respeto. Esperanza Aguirre lo ha sido todo en 30 años dedicada a la política: concejal del ayuntamiento de Madrid, ministra de Cultura, senadora, la primera mujer presidenta del Senado, y presidenta de la Comunidad de Madrid con tres mayorías absolutas. Sólo le quedaba ser la primera mujer presidenta del Gobierno, pero ha sentido que su tiempo político tocaba a su fin y ha tirado la toalla, a pesar de que son muchos los que, dentro y fuera de su partido, piensan que nunca se retirará del todo. En cualquier caso, su rebeldía deja huérfanos de referentes a un sector importante en el PP y un gran espacio vacío en la vida política española. Quizá Rajoy haya respirado. Está en otras peleas y abrir ahora una brecha en Madrid no entra en sus planes, al menos en los próximos tres años, hasta que toque elegir al candidato. Entonces veremos si Génova apuesta por Ignacio González como candidato. Quien sí se ha frotado las manos es Tomás Gómez. Viendo la oportunidad que el destino le brinda, igual se olvida de Rubalcaba y comienza a hacer oposición en Madrid.     

Publicado el 20 de septiembre de 2012 a las 14:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Un chorro de millones para Madrid

Archivado en: Eurovegas

El anuncio de que Eurovegas recalarará finalmente en Madrid, más concretamente en Alcorcón si se confirma una vez más la "intuición" de la presidenta, con una inversión de 17.000 millones de euros, es un respiro ente tanta ruina, por mucho de que los detractores del megacomplejo de ocio y juego quieran ver las siete plagas de Egipto, prostitución, mafias, evasión fiscal, ludopatía, que si el modelo de crecimiento, etcétera. Algunos deberían quitarse la venda de los ojos y sacudirse los complejos. Va a suponer la creación de miles de puestos de trabajo -se estiman entre 150.000 y 200.000 empleos. A ver quien se opone a eso, llámese Tomás Gómez, sindicatos, obispo de Getafe o Rouco Varela. Es, además, una señal muy positiva de la confianza de la inversión extranjera en nuestro país, que puede servir de trampolín para nuevas inversiones. Y no olvidemos el impulso adicional para la candidatura olímpica de Madrid 2020, pues refuerza el flanco más débil, el que se refiere a las plazas hoteleras. Ahora bien, es cierto que es un enorme revulsivo para la economía de la región, pero el exceso de optimismo no debe ocultar las incertidumbres que aún rodean Eurovegas. La primera, que el proyecto en toda su amplitud sólo se llevará a cabo si la empresa consigue la financiación necesaria, pues su intención es cubrir con capital propio sólo hasta 35%. La coyuntura condicionará su desarrollo total dependiendo de los recursos que genere la primera fase una vez concluida. Por otro lado están los cambios legislativos; los responsables públicos deben dotar a los territorios que gobiernan de los instrumentos necesarios para propiciar las mejores condiciones que permitan el máximo desarrollo socioeconómico. Crear un marco favorable para hacer atractivas a las empresas su implantación supone cierta flexibilidad para atraer la inversión, pero en ningún caso se debe permitir modificaciones legales al primero que lo solicite, aunque en juego haya miles de millones de euros. Otra cosa es que se aplique el sentido común, y normativas tan demoledoras para el sector de la hostelería como la ley antitabaco puedan ser revisadas, siempre y cuando su modificación legal no sea a la carta, sino de aplicación para todo el sector. También habrá que ser extremadamente cautelosos en cuanto al marco laboral y fiscal. En definitiva, que todo lo que se haga de acuerdo a la capacidad normativa autonómica para favorecer el éxito de este y de cualquier otro proyecto empresarial que genere riqueza para la región, sea con transparencia y no de tapadillo.  

Publicado el 13 de septiembre de 2012 a las 13:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

La cuesta de septiembre que más cuesta

Me preguntaba en la última cita con los lectores antes del parón de las vacaciones de agosto qué nos esperaba a la vuelta y el panorama no puede ser más desolador. Nunca antes la temida cuesta de septiembre se ha percibido tan empinada. La subida de tipos del IVA va a suponer un impacto anual en los hogares en el entorno de los 500 euros. En plena vuelta al colegio, que el material escolar pase del 4% a estar gravado con el 21, junto a la subida de tasas universitarias y el recorte de las becas y ayudas, supone un doloroso esfuerzo adicional para las familias. Hasta la alternativa de calentar el tupper para ahorrar el comedor escolar va costar dinero a los padres. Antes del verano ya nos empezaron a aplicar las subidas de la luz y el gas y estamos cofinanciando las medicinas. De las gasolinas ni hablamos. Es bastante sarcástico que el ministro de Industria diga que el precio de los carburantes es inasumible y que el impacto que tiene sobre la inflación justifica una investigación, cuando el Estado se embolsa por la vía de los impuestos casi la mitad de lo que cuesta un litro de combustible. Son las contradicciones de los políticos, que se pronuncian sin sonrojarse en medio del estupor general. A todo esto, los salarios cotizan a la baja, con recortes y eliminación de pagas extras y no hay que descartar que el Gobierno se vea abocado a tocar las pensiones y las prestaciones por desempleo. En fin, un escenario en el que todo está en contra y no hay muchos indicios de que la economía encuentre algún resquicio para iniciar la senda de la recuperación. Las comunidades están asfixiadas financieramente y necesitan liquidez urgente para afrontar los pagos inmediatos. Andalucía ha solicitado un anticipo de 1.000 millones de euros a la espera de que llegue el dinero de su rescate y la Generalitat de Cataluña reclama un crédito puente porque no puede esperar más. No estamos viendo, sin embargo, que la demanda de ayuda se acompañe de verdaderos esfuerzos de austeridad acordes a la extrema situación. España está al borde del colapso financiero por el despilfarro de las autonomías, que reclaman el auxilio sin dar muestras de tener voluntad de reducir los gastos suntuarios que se han llevado por delante la capacidad de sostener el propio sistema con los ingresos generados. Es una espiral diabólica que no tiene otra solución que el replanteamiento radical de la estructura del Estado. Pero eso exige que los partidos dejen de ser organizaciones clientelares que han encontrado en las estructuras del Estado central, autonómico y municipal su modus vivendi. O sea, nada.

Publicado el 6 de septiembre de 2012 a las 19:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¿Qué nos espera a la vuelta?

Nos vamos de vacaciones, el que todavía se lo pueda permitir, con el corazón en un puño y el bolsillo en carne viva de tanto arañarlo para encontrar un euro con el que llegar a fin de mes. Y con la congoja de no saber, aunque nos sopla el aliento en la nuca, si al regreso los hombres de negro estarán husmeando en las cuentas del Estado para recortar allí donde el Gobierno no ha sido capaz de meter la tijera todavía. España está en un momento crítico, implorando la intervención urgente del Banco Central Europeo, la única que podría evitar la otra a la que estamos abocados de seguir en la senda actual. Los mercados andan desquiciados, la prima de riesgo desbocada y la bolsa aguantando como puede el ataque de los especuladores. Los planes de ajuste de Rajoy no han calmado los ánimos, y la petición de rescate financiero por parte de las comunidades de Valencia y Murcia, y otras como Cataluña, que lo solicita con una mano mientras con la otra sigue reivindicando su soberanismo, no ha hecho más que alimentar la voracidad de la famosa prima. El escenario no puede ser mas aterrador, porque los de negro no se andarán por las ramas: tijeretazo sin miramientos a la administración central y autonómica, nuevos y más elevados impuestos, funcionarios a la calle, recortes en pensiones, sanidad y educación, cierre de empresas públicas y un lago rosario de medidas que mejor ni imaginar. La alternativa, además de cruzar los dedos para que el BCE se decida a mover ficha, pasa por alcanzar un gran acuerdo nacional entre el presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE para diseñar el nuevo modelo de Estado que nos podemos permitir, que no es ni de lejos parecido al actual. La reforma de un sistema autonómico en el que, tanto los grandes partidos nacionales como los nacionalistas o regionalistas, se han dedicado durante treinta años a engordar la maquinaria que les nutría de votos con los que retroalimentar el modelo, resulta imprescindible. Cortar de raíz el despilfarro autonómico, readaptar el modelo a las verdaderas necesidades, eliminar administraciones duplicadas, organismos asesores superfluos, empresas públicas de dudosa utilidad y subvenciones indiscriminadas, es la única vía posible para restablecer la confianza de los mercados en la capacidad del Gobierno para embridar la desbordante escalada de gasto, y de España para demostrar que sigue siendo un país serio. La solución la ha resumido muy gráficamente Esperanza Aguirre: "acabar con los subsidios, las subvenciones y las mamandurrias". Feliz verano.

Publicado el 27 de julio de 2012 a las 14:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Libertad de horarios comerciales

Madrid ha estrenado su nueva Ley de Dinamización del Comercio que permite a todos los establecimientos abrir las 24 horas durante los 365 días del año. Su entrada en vigor ha coincidido, en el conjunto del Estado, con la ampliación de dieciséis a veintiuno los domingos de apertura comercial mínimos que las comunidades deben aceptar, en un intento del Gobierno y la Comunidad de Madrid de impulsar la actividad comercial Algunos estudios cifran en más de 300.000 los nuevos empleos que la liberalización de horarios podría suponer e incluso podría compensar los efectos negativos de la subida del IVA sobre el consumo. Partiendo de que es una buena noticia para los consumidores, que van a tener más opciones para organizar sus compras, la decisión ha provocado división entre partidarios y detractores de la medida. Los grandes centros comerciales han respaldado masivamente el estreno de la ley, mientras que el pequeño comercio duda de sus beneficios. ¿Era necesaria esta medida? Desde el punto de vista del consumidor, es innegable que la facilidad para comprar incentiva la actividad económica, como demuestran los domingos y festivos que han venido abriendo, y que han arrojado excelentes resultados comerciales en las grandes superficies. Pero para el pequeño comercio puede ser la puntilla que le aboque al cierre. Las tiendas de menos de 300 metros ya disponían de libertad de horarios y en general, salvo los chinos, pocas han hecho uso de ella, por lo que parece que los principales beneficiados por la liberalización van a ser las grandes superficies, que reforzarán su posición dominante. El pequeño comercio va a tener que hacer un esfuerzo adicional que en el actual contexto de crisis no parece que vaya a beneficiarle. Por muchas horas al día que abran, lo primero que hace falta para consumir es dinero, y eso escasea en estos tiempos. La medida persigue potenciar las ventas, pero abrir más horas y días supone contratar mas personal o ampliar el horario del que ya se tiene. Infinidad de pequeños establecimientos que están sobreviviendo a duras penas con notable esfuerzo, que ven pasar las horas sin que nadie entre a comprar, o con ventas que no dan para cubrir los gastos mínimos, no pueden hacer el esfuerzo de contratar más personal o de pagar más horas. Para poder competir con las grandes superficies tendrán que ajustar los turnos, o lo que es lo mismo, trabajar mas horas por el mismo salario. Será finalmente el público el que marcará la tendencia y dirá si la medida es o no acertada.

Publicado el 19 de julio de 2012 a las 14:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Alberto Castillo

Alberto Castillo

Director de Gente en Madrid. Periodista madrileño, de 46 años, cuenta con una dilatada experiencia en medios. Ha sido subdirector general de la Agencia de Noticias Servimedia. Gran parte de su carrera profesional ha estado vinculado a la radio en distintas cadenas. Comenzó en la Cadena Rato en los años 80 y de ahí pasó a la COPE, cadena en la que fue redactor de informativos locales, redactor jefe del informativo matinal "La Mañana" (con el desaparecido Antonio Herrero), redactor jefe de informativos de fin de semana y jefe de prensa. Su última etapa en la radio fue en la extinta Radio España-Cadena Ibérica.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD