miércoles, 17 de octubre de 2018 10:32 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Alberto Castillo

Sin acritud

Una conferencia de paz al dictado de ETA

Archivado en: ETA, Conferrencia de paz, mediadores, terrorsmo

Los intentos de alcanzar la paz por la vía del diálogo han sido ya explorados con las consecuencias de todos conocidas. Allí donde se atisbara el más mínimo resquicio de esperanza había que intentarlo, y así lo hicieron todos los gobiernos de uno y otro signo político. Las suficientes veces como para cerciorar la nula voluntad de ETA de dejar de asesinar y corroborar que las treguas de la banda no han sido más que una pantomima para rearmarse en tiempos en que la presión policial les ha asestado los golpes más duros. En la estrategia de ETA no se concibe la rendición, ni la entrega de las armas, ni el reconocimiento del daño cometido. En su escenario sólo se contempla la justificación política de sus crímenes. Por eso la Conferencia Internacional de Paz ha sido una mascarada para dar oxígeno a ETA que sólo ha servido para internacionalizar sus objetivos y para insultar la memoria de las víctimas del terrorismo. Un  retroceso de los demócratas que ha contado con la inestimable ayuda del PSE y la connivencia del Gobierno, que ha amparado por acción u omisión la celebración de una conferencia organizada para respaldar la hoja de ruta de ETA. Alguien tendría que explicar quién ha pagado el viaje y la estancia en España de los mediadores, porque el colmo sería que encima lo hubiéramos pagado los españoles de nuestros impuestos. La lucha contra ETA no puede tener como estrategia nada más que la derrota incondicional de los asesinos, pues lo contrario legitima el camino de terror recorrido por la banda, que en el más desafortunado símil ha sido calificado por los mediadores como "la última confrontación armada de Europa". Es insultante que la conferencia haya asumido con tanta naturalidad el lenguaje de los terroristas haciendo creer al mundo que en España hay una guerra entre dos bandos que se matan entre sí. Consentir que se equipare a los asesinos de ETA con las víctimas a las que los mediadores ni siquiera se han dignado a escuchar es una de las últimas villanías que tendremos que soportar a este Gobierno, que busca a la desesperada una baza electoral a costa del supuesto fin de ETA. Con la declaración de los mediadores ya sólo cabe esperar la declaración pública de la banda instando al Gobierno a que dé el siguiente paso. Se lo han servido en bandeja: la resolución de la conferencia de paz recomienda a España y Francia que negocien con los etarras como si se tratara de dos bandos enfrentados, y que paralelamente se abra una mesa de partidos. Ni la propia ETA lo podría haber escenificado mejor.

Publicado el 20 de octubre de 2011 a las 20:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

La inacción de la delegada del gobierno

Archivado en: Delegada del Gobierno, 11-M, indignados, okupas, Esperanza Aguirre

A la delegada del Gobierno en Madrid, Dolores Carrión, le quedan unos pocos telediarios para ser destituida. No sólo porque a su mandato las encuestas dan fecha de caducidad el 20-N, sino por su manifiesta incapacidad para mantener el orden público, tarea para la que fue nombrada el pasado mes de abril en sustitución de Amparo Valcarce. Que te nombren 8 meses antes de unas elecciones generales es una faena, porque apenas has empezado a disfrutar del sillón oficial ya te lo están moviendo, pero la política tiene estas cosas. El caso es que en los pocos meses que lleva ocupando el caserón de la calle Miguel Angel, la delegada se ha ganado a pulso los méritos para ser destituida y su gestión ha sido ampliamente criticada por no actuar para defender la ley. Por falta de autoridad o por mirar para otro lado, ha permitido que los indignados del 15-M llevaran a cabo concentraciones ilegales, manifestaciones sin autorización y cortes de tráfico, que impidieran la ejecución de desahucios o que interfirieran en la labor de la policía evitando detenciones en Lavapiés. Por no hablar del insalubre espectáculo del campamento de la Puerta del Sol, ejemplo durante semanas de su manera de defender el espacio público de la ocupación ilegal. También ha tenido  momentos de proactividad, lo que ha sido casi peor, como cuando permitió a las asociaciones laicistas y los indignados manifestarse por el centro de la ciudad un día antes de la visita del Papa, cuando  Madrid estaba tomado por cientos de miles de católicos de todo el mundo. Las bochornosas imágenes de los enfrentamientos han quedado para el recuerdo. Su última contribución ha sido permitir la ‘okupación' del antiguo Hotel Madrid, en plena calle Carretas. Por si quedaran algunas dudas, varios sindicatos policiales han denunciado que tienen órdenes de no intervenir. Para defenderse de las críticas a su inacción y de quienes, como Esperanza Aguirre, la acusan de consentir que los ‘okupas' tengan bula para incumplir la ley, Dolores Carrión ha dicho que el desalojo lo debe decidir un juez, al ser el edificio de propiedad privada. Para terminar de atragantársele el cargo, ha tenido la mala suerte de que a Esperanza Aguirre le asaltaran su casa dos individuos que fueron detenidos y puestos en libertad sin ni siquiera ser interrogados. Que a unos individuos que asaltan una casa la policía se los lleve a comisaría y no les hagan ninguna pregunta, sea la casa de Esperanza Aguirre o la de cualquier otro ciudadano, es para echarse a temblar. Sensación total de impunidad ante la justicia

Publicado el 20 de octubre de 2011 a las 19:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ruiz-Gallardón y la lista de Madrid

Archivado en: Ruiz-Gallardón, alcalde, ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, Partido Popular

El alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, finalmente va a figurar entre los cinco primeros puestos de la lista del Partido Popular por Madrid a las elecciones generales. Ruiz-Gallardón culmina así una de sus viejas aspiraciones, la de volver a la política nacional en la que nunca dejó de tener un ojo puesto desde su atalaya local y anteriormente autonómica. Es un animal político, un peso pesado del partido y un viejo zorro, como diría el juez del Olmo más afortunadamente que en su última sentencia. Su presencia en las lista por Madrid reforzará la candidatura popular, aunque se le pueden hacer muchas otras lecturas. La primera, que su incorporación ya no es tan necesaria como hace cuatro años, pues Rajoy parte con una ventaja galáctica de la que carecía en anteriores comicios. Pero el alcalde tiene cierta necesidad de salir del Palacio de Cibeles que tanto nos ha costado remodelar. Después de ocho años al frente del Ayuntamiento, Ruiz-Gallardón acusa el desgaste de dos legislaturas en las que ha situado a la capital en el top de la deuda de las administraciones españolas. A cambio ha impulsado grandes infraestructuras que han modernizado la ciudad hasta convertirla en referencia mundial. Pero para muchos madrileños, el peaje de las subidas de impuestos y el endeudamiento que ha dejado en las arcas municipales no compensan las zanjas y las grúas. La pérdida de votos ha sido acusada a pesar de haber vuelto a revalidar la mayoría absoluta por tercera vez, así que se va y deja la deuda para Ana Botella y para que la paguen los demás. Rajoy se lo lleva con él, que es una forma de tenerle controlado. En dos legislaturas se habrá plantado con 61 años y probablemente ya habrá salido otra generación de políticos que tomen la alternativa, por lo que no será un grano para el gallego. Tampoco en esta ocasión el entorno de Esperanza Aguirre ha planteado la batalla como ocurrió hace cuatro años para impedirlo, pues las relaciones entre el alcalde y la presidenta pasan por el mejor momento, como así se encarga Esperanza Aguirre de recordar cada vez que los periodistas preguntan, que es continuamente. Las vivencias personales que ambos han sufrido de lleno en relación con la enfermedad les han acercado como nunca. Y no olvidemos que la salida de Gallardón del Ayuntamiento deja el camino libre para que, si el experimento Botella no cuaja, Esperanza Aguirre pueda culminar su brillante carrera política en el Ayuntamiento más representativo de España para resolver el desaguisado de elegir una alcaldesa a dedo.

Publicado el 14 de octubre de 2011 a las 13:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¿Sobran políticos? La respuesta es sí

Archivado en: Editorial, cargos públicos, diputados, recortes, tarjetas visa, reducir gastos

La campaña electoral ha introducido el debate sobre el número de políticos que verdaderamente necesitamos. El Vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, ha propuesto reducir drásticamente el número de políticos en la administración y adelgazar la composición del Congreso de los diputados, eliminando 50 escaños de los 350 actuales. Tampoco es que 50 diputados menos nos vaya a sacar de pobres. El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha entrado al trapo y se ha mostrado dispuesto a discutir sobre la manera de aligerar la estructura política de la administración, lo que supone meterle mano a los ayuntamientos y a los parlamentos autonómicos, "y eventualmente diputados y senadores", pero ha replicado que lo primero debería ser la reforma de las diputaciones provinciales, que a su juicio son las estructuras más prescindibles. Razón tienen los dos, pero habría que empezar primero por hacer un estudio riguroso de los cargos públicos que existen en las diferentes administraciones, tanto nacional como autonómica y local. Dicho estudio debería incluir no sólo las funciones y salarios percibidos, sino todo el conjunto de gastos asociados al cargo, tales como coche oficial, gastos de representación, tarjeta Visa, teléfono móvil, dietas por desplazamiento, secretarias, asesores, y el largo etcétera de prebendas que suelen acompañar al sillón oficial. Calculado el coste total de todos los cargos públicos se tendrá una magnifica radiografía de lo que nos cuesta mantener esta mastodóntica estructura, de los puestos que son verdaderamente necesarios o prescindibles, de los que están duplicados en las diferentes administraciones, y de la diferencia de salarios entre cargos similares, lo que permitiría fijar por ley los sueldos de alcaldes y concejales en función del número de habitantes del municipio. Pero habría que avanzar más, por ejemplo, eliminando la pensión vitalicia de determinados cargos públicos, pensión, que como la del resto de españoles, debería estar en función de los años cotizados, y no de la relevancia del puesto ocupado. Y habría que eliminar las tarjetas Visa. Si un cargo público incurre en un gasto necesario, llámese comida o desplazamiento, que lo abone y presente la factura correspondiente. La libre disposición de tarjetas es una invitación a tirar alegremente de los recursos ajenos. Hay muchas maneras de ahorrar en las estructuras políticas sin menoscabar la eficiencia. Será posible cuando todos los servidores públicos entienden su cargo como una manera de servir y no de servirse de él

Publicado el 14 de octubre de 2011 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Una sentencia para el bochorno

Archivado en: Malos tratos, Juez del Olmo, zorra, Audiencia de Murcia, violencia de género

Una polémica sentencia dictada por la audiencia de Murcia nos ha recordado que en el ámbito de la justicia caben interpretaciones para todos los gustos, según las convicciones que tenga cada uno. De otra forma no se entiende que se haya dictado una sentencia con tan escasa fortuna. Si lo que buscaba es la notoriedad a través de la provocación, entonces el juez Juan del Olmo ha conseguido su objetivo, pues ha dejado estupefacto al personal. Si lo que pretendía era encontrar subterfugios para minimizar un asunto tan grave como una condena por maltrato, entonces es que todos los esfuerzos de los últimos años para convencer a las víctimas de que no están solas, que deben salir de su oscurantismo y denunciar a sus maltratadores, han sido en vano. Esta lumbrera ("persona que brilla por su inteligencia y conocimientos excepcionales") considera que llamar "zorra" a la esposa no es un insulto si se hace para "describir a un animal que debe actuar con especial precaución". Pero es que los antecedentes del caso daban argumentos mas que suficiente para decidir en otro sentido: el hombre ahora absuelto había sido condenado en 2009 a no acercarse a su mujer por un delito de malos tratos en el ámbito familiar. Decía este tipejo que se iba a tomar la justicia por su mano y que vería a su mujer en el cementerio en una caja de pino, entre otras lindezas. Un año después, un juzgado lo condenó a un año de prisión. Ahora, la Audiencia Provincial de Murcia ha concluido que llamar "zorra" a la esposa no constituye menosprecio o insulto ni es expresivo de una posición de dominio o exigencia de sumisión y en consecuencia reduce la condena a 8 días de localización permanente por amenazas leves. No quisiera estar en la piel de la esposa. La sentencia puede no ser descabellada, pero demuestra una notable insensibilidad del juez. No estamos hablando de denuncias falsas, contra las que hay que tomar todo tipo de precauciones, pero cuesta creer que este tipo en su relación con su esposa utilizara con tanta maestría el lenguaje. No se trata de interpretar el significado de las palabras, sino con el ánimo que son pronunciadas, y en este caso, el hombre estaba amenazando a su mujer. Si la sentencia verdaderamente está ajustada a derecho, echémonos a temblar porque algo está fallando en la protección a las víctimas de malos tratos. Puestos a sacar punta al lenguaje, este juez es un burro ("hombre laborioso y de mucho aguante"), y un ciervo (evidentemente, por su porte elegante, no por cornudo). Con qué astucia ha sentenciado, el hijo de zorra.

Publicado el 6 de octubre de 2011 a las 19:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Un problema de leyes, no de números

Archivado en: Huelga de profesores, horas lectivas, educación, fracaso escolar, enseñanza pública

Sin entrar en la guerra de cifras  entre los sindicatos convocantes de las movilizaciones de los profesores y el Gobierno de Aguirre, el seguimiento ha sido más que considerable. Probablemente los docentes tienen mucha, o parte de razón, en sus reivindicaciones, pero están siendo instrumentalizados por los sindicatos. No confundamos el debate, porque los profesores no están defendiendo la enseñanza pública, que no está en cuestión por más que algunos se empeñen. Están en pie de guerra en un conflicto laboral en protesta por dos medidas concretas que afectan a su desempeño profesional, el aumento de dos horas lectivas y la no renovación de  interinos, y podría solucionarse con un poco más de flexibilidad de las partes, especialmente la Consejería de Educación, que aún no se ha sentado a negociar. El lema "escuela pública de todos y para todos" escogido por los sindicatos para sus algaradas no tiene nada que ver con el aumento de las dos horas lectivas que supuestamente ha motivado las movilizaciones. Tal parece que lo que se persigue es provocar agitación social y alargar el conflicto hasta las elecciones del 20-N como expresión del rechazo social a un gobierno del PP que previsiblemente tomará medidas impopulares, pero no por ello menos necesarias, que el gobierno del PSOE no se atrevió a tomar. Estamos ante el ensayo general de la que nos espera en la calle después de las elecciones en lo que promete ser una legislatura de cacerolada. Pero el problema de la educación no es de recortes, sino de resultados, como indican machaconamente los informes de la OCDE y PISA, que nos sitúan a la cola de los países desarrollados a pesar de que la inversión en educación es mayor. La calidad de la enseñanza no está amenazada por el incremento de horas lectivas, sino por las erróneas políticas educativas de las últimas dos décadas. En 25 años se han promulgado seis leyes orgánicas de educación, de las cuales cinco fueron aprobadas por un gobierno socialista. Los efectos de este batiburrillo legislativo están a la vista: estamos en el pelotón de cola del rendimiento escolar, y en la cabeza del abandono. Se ha perdido el respeto al profesor y se ha primado la cultura del no esfuerzo. No he escuchado a este ministro, ni a los anteriores, ni tampoco a los sindicatos y mucho menos a los profesores, levantar la voz por esta cuestión. Afirmar, por el contrario, que cinco o diez niños más por clase afecta a la calidad de la enseñanza, es de chiste. Las horas de huelga perdidas por los alumnos sí que repercuten en la calidad de la educación.

Publicado el 22 de septiembre de 2011 a las 17:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Espíritu de equipo y un objetivo común

Archivado en: Selección española de Baloncesto, trabajo en equipo, triunfo, Marc Gasol

Entre tanto desasosiego que provoca la grave crisis económica de la que no aparecen por ningún lado los brotes que nos hagan pensar que ya hemos pasado lo peor, se producen noticias que por positivas, nos permiten pensar que todavía hay potencial suficiente para salir del agujero cuando se mezcla el esfuerzo, el tesón, la disciplina y el afán de victoria. Y por encima de todo, como verdadero motor imparable, el orgullo de nación, del que tan escasos andamos últimamente. El triunfo de la selección española de baloncesto en el campeonato de Europa, el segundo oro consecutivo, un hito sólo superado por la vieja Yugoslavia en los años 90, es la culminación del trabajo de una generación de jugadores ejemplares, tanto dentro como fuera de la cancha, que encarna los valores más nobles del deporte y que ha demostrado a base de sumar victorias la importancia del trabajo en equipo. No ha habido en la historia del baloncesto mundial una selección que iguale su calidad humana, donde la individualidad está siempre al servicio del conjunto y no al revés. En el tenis encontramos otro ejemplo similar. Cuando todos hemos sufrido viendo caer una y otra vez a Rafa Nadal ante su bestia negra, el mallorquín se sobrepone, cambia de registro y saca lo mejor de sí para levantar la moral del equipo y llevarle hasta la victoria. Como en el baloncesto, la victoria de Rafa Nadal en Córdoba dando el punto definitivo a España en la Copa Davis, nos coloca en la élite mundial donde la marca España es una referencia. ¿Cuál es la clave de este éxito? No es otro que el orgullo de pertenencia a España, el sentimiento de unidad y el compromiso con el equipo. Caben todos, catalanes, vascos, madrileños, andaluces, los que están fuera y los de dentro. Todos son necesarios y cada uno da lo mejor de sí. ¡Qué ejemplo nos dan estos campeones con su compromiso, y qué falta nos hace que los políticos tomen buena nota! En plena celebración con la afición española en Madrid, decía Marc Gasol: "No somos doce, somos un país jugando juntos".  No se puede resumir mejor. Está demostrado que los españoles somos capaces de alcanzar las más altas cotas de éxito cuando trabajamos juntos. El baloncesto, el tenis, el deporte de equipo que pasea la marca España por todo el mundo, es la imagen simbólica de lo que podemos hacer si nos lo proponemos. Frente a las satisfacciones del deporte, nos enfrentamos a la realidad. Políticos que dividen, comunidades que no quieren respetar las reglas de juego, la insolidaridad entre regiones. Cada uno a lo suyo.

Publicado el 22 de septiembre de 2011 a las 17:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

¿Hay algo malo en estar informado?

Archivado en: factura en la sombra, asistencia sanitaria, copago

El Hospital Universitario La Paz ha empezado a informar a sus pacientes del coste que tiene la asistencia que reciben. La conocida como factura en la sombra se entregará en el área de Cirugía Mayor Ambulatoria en un primer momento y más tarde se irá extendiendo al resto de centros sanitarios con el objetivo de que los ciudadanos sepan cuál es el coste de la asistencia sanitaria que reciben. Junto con la factura, los pacientes recibirán una carta que les recuerda que el coste de su atención sale de sus impuestos. Una obviedad, pero ante tanto como despilfarran las administraciones públicas, no está de más comprobar que al menos una parte de nuestros impuestos nos revierte directamente cuando tenemos que hacer uso de los servios públicos. Hay quien querrá ver en esta medida un primer paso para acabar estableciendo el copago sanitario. Puede ser, aunque el establecimiento de la factura en la sombra no es una iniciativa del Gobierno de Esperanza Aguirre, sino una propuesta de la ministra de Sanidad, Leire Pajín, aprobada en el Consejo Interterritorial de Salud en marzo de 2010 con el consenso de todas las comunidades. Algunas autonomías, como Andalucía, Galicia o la Comunidad Valenciana ya la están aplicando. No podemos cerrarnos a la evidencia, por más que el debate del copago sea impopular y se utilice como arma de confrontación política. Tenemos que ir haciéndonos a la idea de que el Estado del Bienestar, tal como lo conocemos, será muy difícil de mantener en una coyuntura económica tan incierta como la actual. Por mucho que los dirigentes políticos se empeñen en negarlo, dentro de unos años no habrá sistema capaz de soportar los niveles actuales de calidad en la atención sin hacer partícipe en alguna medida al usuario. Nos guste o no, es un debate  que tardará más o menos, pero acabará llegando y habrá que afrontarlo sin ambigüedades ni demagogias. De momento sólo estamos ante un simple acto informativo. ¿Acaso es malo estar informado? Probablemente conocer el coste de la asistencia recibida contribuya a una mayor concienciación sobre el uso racional de los recursos públicos y a despejar esa percepción tan extendida de que la Sanidad es gratuita. No lo es. Cuesta mucho dinero mantenerla, y está bien que los ciudadanos sepamos cuánto. La transparencia siempre es bien recibida y harían bien nuestros políticos en poner todas las cartas encima de la mesa. Si para mantener la sostenibilidad y calidad de la atención sanitaria hay que hacer un esfuerzo adicional, habrá que hacerlo, nos guste o no.

Publicado el 15 de septiembre de 2011 a las 18:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Patrimonio. Donde dije Digo, digo Diego

Archivado en: Impuesto de Patrimonio, Rubalcaba, reforma fiscal

A estas alturas de la película volver a sacar en procesión el Impuesto de Patrmonio parece una broma de mal gusto, por más que inente ponerme en la piel del candidato Rubalcaba, que ya no sabe qué vender para desmarcarse de la gestión del Gobierno y remontar la debacle que le auguran las encuestas. Rubalcaba ha creído encontrar un filón electoral en el caladero de los indignados y la izquierda necesitada de gestos y se ha puesto la gorra de Robin Hood para repartir entre los pobres lo que le guinda a los ricos. Es una baza a la desesperada cuyos hipotéticos resultados, en recaudación y en votos, son más que discutibles. Ni siquiera Rodríguez Zapatero creía en el impuesto cuando en 2008 decidió suprimirlo, tanto por la injusticia que suponía, pues afectaba sobre todo a las clases medias, como por su ineficacia. A las grandes fortunas no se les pilla por el patrimonio, que evidentemente no lo declaran en el IRPF, para eso están las sociedades mercantiles y las SICAVs. Como siempre, pagarán el pato los mismos, las rentas medias, a las que penaliza su ahorro y que tendrán que pagar dos veces al haber tributado previamente en el IRPF. Rubalcaba tiene frente a sí las encuestas que le indican las peores perspectivas para el PSOE.A falta de ideas y medidas para poner en práctica, medidas que por impopulares podrían restarle aún más votos, ha tirado de la ideología para alimentar un debate falaz entre ricos y pobres que contente a un electorado cada vez más desengañado. Como el tiempo es el juez inexorable que quita y da razones, sólo hace falta recordar las palabras del presidente del Gobierno cuando justificó la supresión del impuesto para garantizar la igualdad de los españoles y como estímulo para no penalizar el ahorro. ¿Acaso hoy el Impuesto sobre el Patrimonio es más justo que era entonces? Nadie puede estar en contra de un reparto más equitativo de la riqueza. Ni hay que cargar demagogicamente contra quienes legitimamente han ganado dinero con esfuerzo y talento, pero tampoco hay que cruzarse de brazos viendo a las grandes fortunas reírse de las intentos de hacerles aportar un poquito de su riqueza en momentos en que hace verdadera falta. Estoy de acuerdo que en España hace falta una reforma fiscal en profundidad para que el tópico de que pague más quien más tiene sea una realidad y la carga fiscal no recaiga siempre sobre las clases medias. Pero es una reforma que debe ser consensuada, y no improvisada y aprobada de tapadillo en los últimos estertores de legislatura para mayor gloria del candidato.

Publicado el 14 de septiembre de 2011 a las 16:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Una huelga política que perjudica a los alumnos

Archivado en: Huelga enseñanza, horas lectivas, educación, fracaso escolar

Comienza el curso político coincidiendo con el inicio del curso escolar, calentitos ambos, especialmente el segundo con las movilizaciones anunciadas por los sindicatos de profesores, que han convocado una huelga para el 14 de septiembre ante lo que consideran recortes injustificados e injustificables.  En el centro de la polémica está el aumento de 18 a 20 de las horas lectivas del profesorado de educación secundaria. Los profesores creen que les están metiendo dos horas más de jornada laboral, mientras que para la Consejería de Educación no es más que una reestructuración de la jornada lectiva dentro de sus competencias, que no supone más horas de trabajo semanales. La realidad es que se trata de dos horas más de clases que van a tener que impartir a cambio de restárselas a otras tareas como tutorías, preparación de las clases, grupos de refuerzo, etcétera. Es mucho afirmar que esas dos horas lectivas adicionales van a tener un impacto negativo en la calidad de la educación. Parece más una oportunidad de agitación social que los sindicatos están aprovechando para salir de su letargo y recuperar el terreno que les ha comido el movimiento del 15-M. Estamos en época de recortes y no hay partida que no se vea sometida al tijeretazo. Es lo que toca, y no hay sector que se libre. Dos horas adicionales que además serán debidamente retribuidas, y que van a permitir suplir el trabajo que hasta ahora estaban realizando los profesores interinos, que son los verdaderamente afectados porque no les van a contratar.  A cambio, las arcas regionales ahorrarán cerca de 80 millones de euros que a su vez no tendrán que ser detraídos de otras partidas esenciales para mantener la calidad de la enseñanza. Es cierto que cualquier recorte en educación es un obstáculo para la mejora de la enseñanza, pero hay que analizar a qué se deben los malos resultados educativos. El abandono escolar en España dobla la media de la Unión Europea y estamos muy por debajo del nivel de otros países de la OCDE, según el informe PISA. Tenemos un modelo educativo que no prima el esfuerzo y la responsabilidad del alumno y que se traduce en altos niveles de fracaso escolar. Hay que mirar dónde está el origen de esta situación. El preocupante deterioro de la educación en España es fruto de leyes que han demostrado con datos su ineficacia, no de los recortes, y ni los sindicatos ni el colectivo de profesores han alzado la voz. Se limitan a echar un pulso político que a quienes más perjudica es a los alumnos a los que supuestamente pretenden defender.

Publicado el 8 de septiembre de 2011 a las 18:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Alberto Castillo

Alberto Castillo

Director de Gente en Madrid. Periodista madrileño, de 46 años, cuenta con una dilatada experiencia en medios. Ha sido subdirector general de la Agencia de Noticias Servimedia. Gran parte de su carrera profesional ha estado vinculado a la radio en distintas cadenas. Comenzó en la Cadena Rato en los años 80 y de ahí pasó a la COPE, cadena en la que fue redactor de informativos locales, redactor jefe del informativo matinal "La Mañana" (con el desaparecido Antonio Herrero), redactor jefe de informativos de fin de semana y jefe de prensa. Su última etapa en la radio fue en la extinta Radio España-Cadena Ibérica.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD