sábado, 7 de diciembre de 2019 07:10 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Alberto Castillo

Sin acritud

Aquí nunca pasa nada

Hace unos días, el juez que investiga la muerte de las cinco chicas fallecidas en el Madrid Arena, denunciaba la falta de medios y clamaba por un secretario y un juez de refuerzo para poder sacar adelante el trabajo. Paralelamente, conocíamos que la Audiencia de Barcelona va a investigar los bombardeos que sufrió la Ciudad Condal en marzo de 1938. Ambos casos no guardan relación entre sí, y las decisiones de los jueces catalanes merecen todo el respeto, pero sorprende que la Audiencia de Barcelona dedique tiempo y dinero a buscar a los autores de los ataques, que estarán ya más muertos que Carracuca. Casos más cercanos, como el sorprendente patrimonio acumulado por los hijos de Pujol no requieren tanta atención. La maquinaria judicial no se pone en marcha con la misma agilidad si el proceso afecta a un miembro del estamento político. Ya sea por su transversalidad, en la administración central, autonómica y local, en el sistema judicial y en las altas instituciones, como por la tibia reacción de los partidos y la naturalidad con que miran a otro lado cuando un caso les salpica, la sensación de desconfianza en la ética de nuestros representantes e instituciones es un terreno abonado. Cuando falla la confianza en el sistema, toda la arquitectura del Estado se desmorona como la cubierta de las Ventas.
No hace falta recurrir a los sondeos de opinión que machaconamente revelan el hartazgo ciudadano hacia la clase política, uno de los tres problemas más preocupantes de los españoles según el CIS, para comprobar que el descrédito se ha instalado en la percepción pública y que se requiere una decidida voluntad de regeneración que los que tienen en su mano poner en marcha no dan muestras de haber asumido. Los casos de corrupción, los conocidos y los últimos que se han sumado a la lista del trinque institucionalizado, revelan la gravedad la enfermedad. Por más que intentemos justificar que la mayoría de los políticos son honestos, seguimos asistiendo a diario a conductas impropias, más sutiles que pegar el mangazo y llevárselo crudo, y que al ciudadano le crispan tanto o más.
La única vacuna contra la generalización es la acción ejemplarizante, contra la que no caben paños calientes. Porque corrupción no sólo es el reparto de sobres o las comisiones cobradas a cambio de adjudicaciones; corrupción es también todo lo que supone dilapidar el dinero público y persistir en el engaño colectivo amparándolo de mil formas posibles: desde subvenciones a partidos y sindicatos, al ejército de asesores que pulula por consejerías y ayuntamientos con sueldos de insulto; desde organismos y consejos inservibles, a empresas públicas deficitarias; desde las flotas de coches oficiales, a las contrataciones de personal a dedo; por no hablar del número de concejales y diputados con sus correspondientes asistentes y secretarias, y así un largo etcétera de prácticas de dispendio de lo público que han convertido la política en un negocio.

Publicado el 31 de enero de 2013 a las 16:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Alberto Castillo

Alberto Castillo

Director de Gente en Madrid. Periodista madrileño, de 46 años, cuenta con una dilatada experiencia en medios. Ha sido subdirector general de la Agencia de Noticias Servimedia. Gran parte de su carrera profesional ha estado vinculado a la radio en distintas cadenas. Comenzó en la Cadena Rato en los años 80 y de ahí pasó a la COPE, cadena en la que fue redactor de informativos locales, redactor jefe del informativo matinal "La Mañana" (con el desaparecido Antonio Herrero), redactor jefe de informativos de fin de semana y jefe de prensa. Su última etapa en la radio fue en la extinta Radio España-Cadena Ibérica.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD