domingo, 15 de diciembre de 2019 21:30 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Alberto Castillo

Sin acritud

Justicia para la familia Meño

Archivado en: Editorial, Antonio Meño, rinoplastia, negligencia médica

Hemos visto la precaria lona de color azul que ha cobijado a la familia de Antonio Meño a modo de vivienda durante más de 500 días.  Lo hemos contado varias veces en el periódico Gente, el mismo periódico desde el que hemos sido testigos día tras día del drama de una familia, adoptada en el barrio por la fuerza de su tesón,  a la que no ha doblegado el frío cortante del invierno ni el calor asfixiante de la plaza de Jacinto Benavente en verano. Desde la redacción hemos visto el cable que comunica el kiosco aledaño con el chamizo de los Meño, por el que pasaba la corriente prestada para encender la tenue luz con la que iluminar la esperanza de Juana y Antonio, como un cordón umbilical al que se aferraron el día que, perdido todo, decidieron echarse a la calle frente al ministerio de Justicia para que su drama no cayera en el olvido. En varias ocasiones Juana subió al periódico a contarnos su historia, que llevamos a nuestros lectores. Antonio Meño, postrado en una cama desde que hace 22 años entró en coma tras someterse a una operación de cirugía estética de nariz en una clínica de Madrid. Primero en su casa de Móstoles, y cuando fue embargada para hacer frente a los 400.000 euros de costas judiciales, en la precaria cama que ha ocupado durante más de 500 días en plena calle. Antonio Meño entró sano en el quirófano y salió en estado vegetativo. Pudo ser a causa de una negligencia médica o de un accidente, pero el único que no es responsable de este estado es él. Cuántas veces, viendo la lona azul que guarece a Antonio Meño del resto del mundo, viendo la solidaridad de los vecinos de la plaza, del kiosquero que le presta la luz, nos hemos preguntado cómo puede ser que una familia que pierde a su hijo, independientemente de que se demuestre que ha habido negligencia o no, además pierda su casa y se quede en la calle. El daño irreversible de Antonio Meño, y lo que ha pasado su familia desde aquel fatídico día es motivo más que suficiente para que la justicia repare el daño causado.  Cuando hay una demanda civil, el que pierde paga los costes judiciales que le han supuesto al otro. Es el sistema que tenemos, pero es manifiestamente injusto y se ha cebado con la desgracia de la familia Meño. Ahora hay una oportunidad de resarcir estos años de frustración. El Tribunal Supremo ha dejado visto para sentencia el recurso de revisión de la sentencia que absolvía al anestesista y a la clínica.  El veredicto podría anular esa sentencia y ordenar un nuevo juicio. Por Antonio Meño y su familia, y sobre todo por Juana, la madre coraje.

Publicado el 5 de noviembre de 2010 a las 10:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Sergio (Web) - 05/11/2010 - 15:50

¿por qué la justicia es tan injusta...?

2 | Alberto Castillo (Web) - 08/11/2010 - 18:37

Se representa la imagen de la justicia con una venda en los ojos. Es el simil para mostrar su ecuanimidad e independencia. Pero a la hora de dictar sentencia, debería quitarse la venda para que sus resoluciones no sólo fueran ajustadas a Derecho, sino tambien justas. Con la familia Meño se cometió una evidente injusticia que ahora tiene la oportunidad de reparar.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Alberto Castillo

Alberto Castillo

Director de Gente en Madrid. Periodista madrileño, de 46 años, cuenta con una dilatada experiencia en medios. Ha sido subdirector general de la Agencia de Noticias Servimedia. Gran parte de su carrera profesional ha estado vinculado a la radio en distintas cadenas. Comenzó en la Cadena Rato en los años 80 y de ahí pasó a la COPE, cadena en la que fue redactor de informativos locales, redactor jefe del informativo matinal "La Mañana" (con el desaparecido Antonio Herrero), redactor jefe de informativos de fin de semana y jefe de prensa. Su última etapa en la radio fue en la extinta Radio España-Cadena Ibérica.

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD