martes, 31 de marzo de 2020 01:39 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de José Luis Gutiérrez Muñoz

Sonrisas de colores

Niños discapacitados en el orfanato de Bal Mandir: Jayanti

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, orfanatos, cooperación, desarrollo, ONG

imagen

El pasado viernes 4 de diciembre, tuve un encuentro con los alumnos del Instituto de Educación Secundaria "Valle del Saja" de Cabezón de la Sal (Cantabria), para hablarles del trabajo que durante 2009 hemos realizado en Ecuador, India y Nepal. Dediqué más tiempo a Bal Mandir, el orfanato de Nepal, porque los estudiantes de este Instituto están becando a cinco niñas y niños de allí. Fue una manera de trasladarles la gratitud de Sudeep, Subas, Susmita, Samjhana y Puja; y ofrecer detalladas explicaciones a quienes, con mucho esfuerzo e ilusión, están haciendo posible que esos cinco menores de uno de los orfanatos más pobres del mundo, puedan educarse y residir en una buena escuela, regresando al orfanato sólo por vacaciones.

Les expliqué que una de las novedades de la edición de 2009 de Bal Mandir había sido que, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Pinto y el Grupo Farmacéutico Pfizer, habíamos podido dedicar atención especial a los menores del orfanato que padecen algún tipo de discapacidad severa. En Bal Mandir viven 250 menores, de los que 22 son discapacitados. Una escueta lista que nos proporcionó el director del orfanato, refleja el nombre de cada uno de ellos, su edad y el tipo de discapacidad: sordera, ceguera, síndrome de Down, parálisis cerebral o retraso mental.

A la hora de realizar las actividades creativas, habitualmente nos hemos visto desbordados por el elevado número de menores que hay en Bal Mandir, y ello ha supuesto que siempre hayamos regresado con la desagradable sensación de no haber logrado involucrar a quienes tienen más limitaciones. Este año nos marcamos como objetivo prioritario hacer que esos menores pudieran sumarse a las tareas que desarrollásemos con el resto y, cuando ello no fuese posible, diseñar otras expresamente adaptadas a sus facultades. Para ello incorporamos a nuestro grupo de trabajo a Pablo y Luis, dos expertos en educación especial. Pronto identificamos los casos más graves: cinco niñas y un niño, en edad escolar, que no recibían ningún tipo de educación. Lata, de 15 años de edad, Roji, de 17, y Nimi, de 11, con parálisis cerebral, permanecían día y noche inmóviles, tumbadas en una fina colchoneta sobre el suelo de una habitación que compartían con algunos bebés. Ram, de 11 años, con retraso mental y dificultades motoras, deambulaba por las distintas dependencias del orfanato; al igual que Sujata, de su misma edad, a quien habían diagnosticado sordera y retraso mental. Jayanti (pronunciado "Yenti"), de 13 años de edad, con síndrome de Down, dificultades respiratorias y problemas de movilidad; también estaba sin escolarizar, a pesar de que hasta hace tan sólo dos años había estado acudiendo diariamente a una escuela especial, junto con otras niñas de Bal Mandir con discapacidad intelectual.

Sin saber a quién culpabilizar, pero ofendidos por el hecho de que a estos seis menores se les estuviera privando del derecho elemental a la educación, y no se les diera ningún tipo de terapia que pudiera ayudar mejorar su situación, decidimos hacer algo para tratar de sacarles del ostracismo. Gracias al tesón de nuestro amigo Pablo, hemos logrado que Pradip, el estudiante de Bellas Artes nepalés, que ha colaborado con nosotros en las cuatro ediciones de "Color en Bal Mandir", acuda cada mañana al orfanato para trabajar con esos seis menores. Para ello, Pradip recibe indicaciones de Pablo, a través del correo electrónico, desde Londres, ciudad en la que Pablo trabaja como profesor en un centro de educación especial, con chicos y chicas con similares problemas a los de Lata, Roji, Nimi, Sujata, Ram o Jayenti, pero afortunadamente bien atendidos.

Mostré multitud de imágenes de los niños y niñas de Bal Mandir, pero especialmente de estos que acabo de mencionar. Ahora me estremece pensar que probablemente en el mismo momento en el que yo hablaba de Jayanti, y proyectaba alguna de sus fotografías, ella fallecía en un hospital de Kathmandu, a donde había sido llevada desde Bal Mandir.

No sabemos qué habrá desencadenado su muerte, pero lo cierto es que este año, cuando llegamos al orfanato, en septiembre, encontramos a Jayanti muy desmejorada. Los primeros días apenas salía de su habitación, y se pasaba casi todo el tiempo tumbada en la cama. Poco a poco, Pablo y Luis lograron convencerla para que saliera de la habitación y participará en sencillos juegos y actividades creativas. Para ello siempre tuvieron que recompensarla con lo que más le gustaba: rascarle la planta de sus pies descalzos.

Aunque hemos arrancado alguna sonrisa de la cara de Jayanti, lo cierto es que siempre se ha mostrado muy seria, y su mirada intimidaba por su dureza. Su expresión, forzada por la postura encorvada, parecía más propia de un adulto enfadado que de una niña. Vivía en condiciones miserables, como todos los menores de Bal Mandir, pero ella, además, por sus limitaciones físicas, o por su discapacidad mental, estaba bastante aislada del resto, no participaba de los juegos ni de la algarabía de los otros niños. Realmente no tenía muchos motivos para la alegría. Hasta respirar le costaba trabajo.

 

 

 

Publicado el 9 de diciembre de 2009 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | Cristina - 09/12/2009 - 17:59

Hola José Luis,

mi nombre es Cristina, soy de A Coruña y te escribo, también en nombre de mi hermana Gina, porque estamos muy interesadas en aportar nuestro pequeño granito de arena a todo esto tan maravilloso que haces. Hace poco fuimos a la conferencia que diste en la Fundación María José Jove y te conocemos de antes gracias al libro editado por el MACUF. Así que hemos pensado en no comprar regalos estas navidades que en realidad no necesitamos y dar el dinero a tu proyecto. Lo que no sabemos es si aceptas este tipo de donaciones pero si es así, háznoslo saber.

un millón de gracias por todo lo que haces y un abrazo.

Cris

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

José Luis Gutiérrez Muñoz

José Luis Gutiérrez Muñoz

José Luis Gutiérrez Muñoz (Madrid, 1963), pofesor Titular y Director del Departamento de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid. Director del Grupo de Investigación UCM "Arte al servicio de la sociedad". Responsable de diversos proyectos de cooperación al desarrollo que desde 2004 vienen llevándose a cabo en orfanatos de India, Nepal y Ecuador.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD