martes, 15 de octubre de 2019 02:29 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de José Luis Gutiérrez Muñoz

Sonrisas de colores

Globos en Cantabria

Archivado en: globos, cantabria, cooperación, desarrollo, orfanatos, bal mandir, kathmandu, india

imagen

Alguna vez he oído decir que la felicidad reside en saber adaptarse a las circunstancias que a cada cual le toca vivir, sobre todo si éstas son inexorables. Quizá sea cierto aquello de que cada vez que una puerta se cierra, otra se abre. La esclerosis múltiple que me acompaña desde hace doce años, me impone cada día nuevas limitaciones, pero a la vez me posibilita experiencias que de otro modo no estarían a mi alcance. Es una vaga impresión que raras veces verbalizo, porque no quiero parecer un necio alegrándose de su propia desgracia, y porque, cuando he insinuado tal pensamiento, mi mujer no ha tardado en protestar, ya que ella ve como nadie las consecuencias negativas de la enfermedad, y en consecuencia, se muestra reacia a admitir que en ello pudiera haber algo positivo.

El pasado fin de semana, seis personas implicadas en el trabajo que desde hace años estamos llevando a cabo en orfanatos, viajamos a Cabezón de la Sal para desarrollar con amigos, profesores y alumnos del Instituto de Educación Secundaria "Valle del Saja", un taller de globos aerostáticos de papel, actividad que también pretendemos realizar con los menores de Bal Mandir en octubre de este año, en la que será la quinta edición del nuestro proyecto en Kathmandu.

Como desde hace años los estudiantes del "Valle del Saja" están plenamente comprometidos con la ayuda a los menores de Bal Mandir, pensamos que a través de esta actividad podríamos simbolizar y reforzar el hermanamiento que se está produciendo entre jóvenes que habitan mundos tan distantes. Se nos ocurrió que podríamos fabricar globos aerostáticos de papel, como los que ya hicimos el año pasado en India, cada uno de ellos con el nombre de alguno de los niños o niñas de Bal Mandir: Keshab, Janak, Manika, Sunita, Kalpana, Sita, Kumari, Kamala, Sarita, Lata, Niruta o Sima; para después lanzarlos al cielo con la esperanza de que llegasen a Kathmandu, si no los artilugios de papel, sí al menos el cariño de todas aquellas personas, más el de muchas otras que no estaban allí.

Sudip, un huérfano de Bal Mandir, uno más entre los doscientos cincuenta que allí habitan, se ha convertido en un personaje muy querido en Cabezón de la Sal. Aunque él es ajeno a todo ello, y no alcanza a comprender la trascendencia de su persona en este pueblo de Cantabria, lo cierto es que su causa ha movilizado a cientos de jóvenes estudiantes, que han unido esfuerzos y voluntades en el empeño por darle una educación de calidad y un alojamiento y manutención dignos. Tal ha sido el tesón de los alumnos del "Valle del Saja", que en los últimos cursos han recaudado mucho más dinero del necesario para Sudip, y gracias a ello han podido extender su ayuda a otros menores de Bal Mandir como Susmita, Subas o Samjhana. Pero lo más importante es que están propagando su ejemplo a otros institutos, como el "Foramontanos", cuyos alumnos, a partir del próximo curso se responsabilizarán de los estudios de Puja.

Habíamos programado la actividad con muchos días de antelación. Cuando supimos que la predicción meteorológica auguraba abundante lluvia durante todo el fin de semana, pensamos que debíamos seguir adelante con el plan, porque ya se habían comprometido muchas personas. Además confiábamos en nuestra buena suerte.

Ajenos a la incesante lluvia, trabajamos durante la tarde del sábado, hasta elaborar veinte coloridos globos, cargados con su mecha de lienzo y parafina, dispuestos a surcar los cielos en cuanto que el tiempo lo permitiera. Llegó un momento en que la lluvia dejó de preocuparnos, no sé si porque su constante repiqueteo, de pura monotonía se hizo inaudible, o porque lo que estaba ocurriendo en ese salón de actos, convertido en improvisado taller, resultaba tan excepcional que todo lo demás dejó de tener importancia.

Algunas veces, contemplando el modo en que se desarrollaba el trabajo colectivo con menores de los orfanatos, me he sentido dichoso y privilegiado por ser testigo de un instante mágico, en el que todo parece desarrollarse armoniosamente, sin esfuerzo, con fluidez, alegría, camaradería y entusiasmo, como si no fuera necesario dar indicaciones. Generalmente, en esas ocasiones, además de feliz, me he sentido orgulloso de haber contribuido a propiciar esa extraña forma de comunión en torno al maravilloso acto de la creación en equipo. Aunque a menudo he pensado que yo no hago nada, que son los otros miembros del grupo los que lo hacen, o los propios niños; y yo simplemente estoy allí, creo que con mi presencia posibilito que todo eso ocurra, como si la escena no pudiese tener lugar si no existiese el público, y al estar todos los demás tan volcados en el trabajo, tan cerca de la acción, en rigor, yo fuera el único espectador.

Esos fugaces momentos han compensado sobradamente todas las fatigas, preocupaciones y desdichas que hayan podido acompañar la preparación de cada proyecto.

El pasado sábado este milagro se volvió a producir, y la tozuda lluvia no fue capaz de eclipsarlo. Una vez más tuve la reconfortante sensación de que formábamos un equipo bien acompasado, perfectamente sincronizado, como una buena orquesta sinfónica de donde la música parece fluir con facilidad, sencilla y naturalmente, sin esfuerzos, como el agua mana del grifo.

Sentado en mi silla de ruedas, en la retaguardia, unos metros por detrás de la acción, contemplé embelesado cómo trabajaban al unísono las cerca de cien personas, de todas las edades, que habían acudido al evento. Ramón y Sara, maestros discretos, apoyados por Aurora, Sonia y Sergio, se movían sigilosos por las mesas dando algunas indicaciones. Música celestial. No era yo el director de orquesta, pese a lo cual, me sentí orgulloso de haber propiciado ese encuentro de personas venidas de distintos lugares. En ese momento me importaba poco la lluvia, y si finalmente los globos podrían o no volar.

Habíamos pensado desplazarnos con los globos terminados hasta Oyambre, una preciosa playa a unos 20 Km . de Cabezón de la Sal , para volarlos por la noche en un paraje único, y de paso eliminar el riesgo de incendio en el caso de que alguno de los globos cayera al suelo con la mecha encendida, después de iniciar su ascensión. La intensidad de la lluvia había disipado ya por completo ese riesgo, pero también empaparía el fino papel de seda con el que estaban fabricados los globos, e impediría su vuelo.

De pronto, alguien que venía de la calle avisó de que en ese momento no estaba lloviendo. Salimos inmediatamente al patio del instituto y nos preparamos para volar un globo. Por supuesto, escogimos el que llevaba el nombre de Sudip. Fue maravilloso.

El globo ascendió rápidamente, temeroso de que la lluvia volviese a aparecer y nos arruinara la fiesta. Se dirigió con determinación hacia el Este. Empiezo a sospechar que estos globos, a pesar de su sencillez, poseen algún tipo de inteligencia, porque cuando los volábamos en India se dirigían hacia dónde nuestro pensamiento les sugería, hacia el Oeste, y ahora, obedeciendo el dictado de la lógica, hacia el punto cardinal que le correspondía.

La pertinaz lluvia nos permitió volar dos globos más: uno con el nombre de Kalpana y otro con el de Susmita. Ambos, al igual que el anterior, marcaron una nítida dirección hacia el Este, como ya todos esperábamos.

Aunque quedaron diecisiete globos sin volar, todos estuvimos de acuerdo en que la jornada había sido un éxito. Propondremos a nuestros amigos de Cabezón de la Sal volar esos globos restantes, y algunos más que elaboremos, en el mes de julio, esta vez sí, en la playa de Oyambre.

Publicado el 15 de junio de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

José Luis Gutiérrez Muñoz

José Luis Gutiérrez Muñoz

José Luis Gutiérrez Muñoz (Madrid, 1963), pofesor Titular y Director del Departamento de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid. Director del Grupo de Investigación UCM "Arte al servicio de la sociedad". Responsable de diversos proyectos de cooperación al desarrollo que desde 2004 vienen llevándose a cabo en orfanatos de India, Nepal y Ecuador.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD