jueves, 25 de febrero de 2021 17:16 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de José Luis Gutiérrez Muñoz

Sonrisas de colores

Goyendra

Archivado en: India, cooperación, desarrollo, ONG, orfanatos, Kathmandu

imagen

Ir limpio y aseado, cuando se tienen todas las facilidades, no tiene ningún mérito; en cambio, eso mismo puede elogiarse como una verdadera virtud, por el esfuerzo que supone, cuando se tiene que compartir servicio con muchos vecinos, cuando el cuarto de baño es un pequeño cubículo con sólo un agujero en el suelo como inodoro, un grifo en la pared y un cubo, por supuesto, sin agua caliente; cuando no se tiene lavadora, ni siquiera un fregadero donde lavar, por no hablar de la plancha u otras comodidades. Después de conocer las condiciones de vida de Goyendra, no paro de preguntarme cómo se las arregla para ir siempre impecable.

Comparte una habitación pequeña con tres chicos más, en la que apenas hay sito para dos camas, de modo que tienen que dormir dos en cada una de ellas. Allí mismo cocinan, con un pequeño infiernillo, y comen en el suelo, utilizando la mano derecha como cubierto.

Goyendra tiene 20 años de edad. Se ha criado en Bal Mandir, primeramente en el orfanato central de Naxal, y a partir de los 11 años en Dolha, una de las sucursales de Bal Mandir, fuera del valle de Kathmandu, a donde envían a los varones tras cumplir esa edad.

El día siguiente de nuestra llegada, Goyendra se presentó en el orfanato, porque alguien le había dicho que estábamos buscando un ayudante de cámara para apoyar en su trabajo a Daniel, el responsable del documental de este año. Fue sincero con nosotros, y eso nos gustó. Nos dijo que no tenía ninguna experiencia previa de filmación, pero que estaba dispuesto a aprender lo que fuera necesario. Pronto supimos que, además, al no tener familia, no tenía nada que hacer durante las vacaciones del Dashain, por lo que, podíamos contar con él a tiempo completo durante todos los días de nuestra estancia aquí. Se ofrecía para trabajar con nosotros gratuitamente, simplemente nos solicitaba que diariamente le pagáramos el gasto de transporte hasta Bal Mandir en autobús.

Una de las novedades de este año es que, gracias a un convenio que hemos firmado con la ECAM (Escuela de Cinematografía y Audiovisual de Madrid), uno de los miembros de nuestro equipo de trabajo es alumno de dicho centro educativo. Creemos que gracias a este acuerdo, que haremos extensible a futuros proyectos, la calidad del documental que editamos tras cada experiencia mejorará sustancialmente. Daniel parece un verdadero profesional en ese ámbito, pero además, tiene el apoyo de los profesores de su escuela de cine.

La labor de Goyendra consiste en hacerse cargo del registro de sonido en todos los momentos de grabación, de modo que ni él ni el micrófono aparezcan en pantalla, pero pueda escucharse perfectamente todo lo que la cámara está registrando en imágenes. En ocasiones carga con la cámara y con el resto del equipo para permitir que Dani tenga un pequeño descanso. Pero además de esto, está siendo un magnífico interlocutor con todos los habitantes del orfanato, porque habla su mismo idioma, y por qué es uno de los suyos. Muchos de ellos le recuerdan. Por si todo esto fuera poco, tiene una magnífica relación con los niños y niñas de Bal Mandir. A todos ellos, sin distinción, les trata con muchísimo cariño.

Su relación con Dani es muy buena. Hace tres o cuatro días le invitó a cenar a su casa. Estoy seguro de que, si viviera en un lugar más amplio y tuviera más recursos económicos, hubiera extendido su ofrecimiento a todo el grupo. Dani regresó asombrado por la pobreza del lugar en el que vivía su amigo, y por la cálida hospitalidad de los cuatro muchachos que viven en esa habitación. Fue el propio Goyendra quien se encargó de preparar la cena: unas simples verduras cocidas, pese a lo cual, Dani afirma que probablemente haya sido la comida más rica que haya probado en toda su vida.
Nos duele que Goyendra viva en estas condiciones. Vamos a intentar ayudarle, para que pueda seguir estudiando, aunque sabemos que son muchos los que viven de este modo. En concreto, todos los niños que abandonan Bal Mandir, al llegar a la mayoría de edad, tienen una ayuda económica de unos 30 Euros mensuales durante el primer año, tras lo cual, tienen que sobrevivir por sí mismos. Goyendra está finalizando el equivalente a un bachillerato tecnológico. Afirma que es buen estudiante, y que le gustaría estudiar una ingeniería. Está sobreviviendo gracias a la generosidad de sus compañeros de habitación, y a las clases particulares de matemáticas que da a varios niños.

He recordado que el primer año que trabajamos en este orfanato, un joven ex Bal Mandir vino a visitar a sus "hermanos" y "hermanas", y estuvo charlando un rato con nosotros. Afirmó que la vida allí era dura, pero que lo realmente difícil empezaba cuando abandonan Bal Mandir.

José Luis Gutiérrez
Kathmandu, 14 de octubre de 2010

Publicado el 21 de octubre de 2010 a las 14:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

New Shrine

Archivado en: bal mandir, india, nepal, irfanatos, cooperacion, desarrollo

imagen

Kalpana, la chica ex Bal Mandir de 20 años de edad que colabora todos los años con nosotros en la realización de las actividades durante el Dashain, se está haciendo también responsable del seguimiento de las ayudas que desde España destinamos a la escolarización y el alojamiento de siete niñas y niños de Bal Mandir. Con esta iniciativa, pretendemos que los menores receptores de este apoyo estudien en buenos colegios y vivan en el internado de la propia escuela, de modo que pasen en el orfanato el menor tiempo posible, simplemente los periodos vacacionales.

Sudip fue el primer huérfano de Bal Mandir que se benefició de este tipo de becas. Gracias al dinero que recaudan todos los años los estudiantes del IES " Valle del Saja", de Cabezón de la Sal (Cantabria), desde hace ya más de dos años, Sudip estudia y vive en el Wilson Academy, una escuela que nos recomendó el propio director de Bal Mandir. Tras el primer año en dicho centro educativo, Sudip afirmó sentirse a gusto, por lo que, gracias a que numerosos amigos y amigas se sumaron a esta iniciativa, extendimos la ayuda a Susmita, Samjhana, Puja y Subas, a quienes enviamos también al Wilson Academy.

En Dashain de 2009 ya había transcurrido medio curso escolar. Aprovechamos nuestra estancia en Bal Mandir para tratar de averiguar el grado de satisfacción de los cinco menores con ese centro educativo, para lo cual, pedimos a Kalpana que hablara con cada uno de ellos confidencialmente, tratando de averiguar si de verdad estaban recibiendo buena educación, trato adecuado y comida de calidad. En ese momento deseábamos extender nuestra ayuda a dos menores más, y fue Kalpana quien se encargó de seleccionar a los más necesitados: Keshab y Janak, dos niños que habían llegado a Bal Mandir hacía ya más de seis meses, y todavía permanecían sin escolarizar. La propia Kalpana nos recomendó el New Shrine, una escuela en la que ella misma había estudiado. También había estado escolarizada en el Wilson Academy, por lo que podía comparar, y afirmaba que le gustaba mucho más el primero.

Kalpana empezó a recoger algunas tímidas quejas de Sudip, Subas, Susmita, Samjhna y Puja. Le pedimos que, sin descuidar sus propios estudios, tratará de visitar regularmente a los niños que teníamos escolarizados en ambas escuelas, y que indagara más acerca de esas quejas incipientes. Definitivamente los cinco niños y niñas de Wilson Academy no estaban conformes con el trato que recibían. Todos ellos decían sentirse discriminados por proceder de un orfanato. Pero además, afirmaban que la comida no era buena, lo cual, dicho por menores de Bal Mandir, nos pareció especialmente grave. Inmediatamente escribí al director hablándole de estas quejas, y solicitándole que para el siguiente curso académico, el 2010-2011, que en Nepal empezó en abril, escolarizara a Sudip, Subas, Susmita, Samjhna y Puja en el New Shrine, ya que Janak y Keshab se mostraban absolutamente felices con ese colegio.

El director de Bal Mandir estuvo eludiendo mis peticiones durante meses. Llegó el momento de escolarizar a los menores, y volvió a hacerlo en el Wilson Academy, en contra de nuestras indicaciones. La relación con Bal Mandir es extremadamente compleja, porque es un orfanato enorme, que además gestiona muchas otras sucursales; vive, como todo Nepal, continuamente aquejado de una gravísima crisis económica; y sobre sus dirigentes siempre flota la sospecha de corrupción.

No hicimos ningún nuevo ingreso para este curso académico. Los numerosos correos electrónicos que enviaba desde España no eran atendidos, por lo que confié en poder resolver la situación personalmente cuando llegáramos a Nepal. Algunos amigos más deseaban sumarse a esta especie de apadrinamientos, y tuvimos que dejarlos en espera, hasta saber si éramos capaces de encontrar una solución satisfactoria. Teníamos claro que preferiríamos gestionar nosotros directamente estas ayudas, lo que implicaba tener una relación directa con la escuela, y poder pagarles a ellos, sin la mediación del orfanato; pero los niños pertenecen a Bal Mandir, y son sus administradores los que tienen la capacidad decisoria acerca de todo lo que les afecta.

Este año, al poco de llegar a Kathmandu, visitamos la escuela de Janak y Keshab, y charlamos detenidamente con el matrimonio que lo dirige, con algunos profesores y con el contable, un joven ex Bal Mandir que se preocupa especialmente de sus "hermanos" y "hermanas". Todo nos causó muy buena impresión, aunque es cierto que también salimos contentos de nuestra visita al Wilson Academy el año pasado. Por otro lado, el director de Bal Mandir no aparecía por las oficinas, el subdirector nos dijo que estaba de vacaciones, pero escuchamos un rumor que decía que había abandonado el cargo. Explicamos al subdirector nuestra queja y nuestro deseo de cambiar inmediatamente a Sudip, Susmita, Samjhana, Subas y Puja al New Shrine. También le dijimos que en adelante deseábamos hacer los pagos directamente a la escuela. Nos dijo que tenía que consultarlo con sus superiores, y después de mucho insistir, finalmente nos ha dicho que estaba autorizado el cambio de escuela, y que nos permitían hacer los pagos directamente, sin su mediación.

Ya hemos comunicado a Sudip, Subas, Susmita, Samjhana y Puja que, al finalizar las vacaciones del Dashain, no tendrán que regresar al Wilson Academy, sino que irán al New Shrine, y todos se han alegrado.

José Luis Gutiérrez

Kathmandu, 12 de octubre de 2010

 

Publicado el 14 de octubre de 2010 a las 17:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

La pequeña Aria

Archivado en: bal mandir, cooperacion, desarrollo, orfanatos, india, nepal

imagen

La pequeña Aria afirma tener 5 años de edad. En España hay niñas que con poco más de dos años, ya tienen su peso y estatura. Sin embargo, pocas habrá de su edad que la igualen en inteligencia. Aria está escolarizada en un colegio con internado, de modo que regresa a Bal Mandir sólo en vacaciones. Debe de haber alguien que pague su escuela y residencia.

Ayer viernes, por la tarde, mientras los demás bailaban en el patio central de Bal Mandir, yo les contemplaba embelesado. Sentado en mi silla de ruedas, fui testigo de un acontecimiento excepcional: más de cincuenta niños y niñas de todas las edades danzaban al unísono, dirigidos por Sonia, y ayudados por el resto de miembros de nuestro equipo. Los días anteriores, divididos por grupos, habían ensayado bailes de diferentes partes del mundo: un "meneito" dominicano, la danza nepalesa "Resham Firiri", una cántabra llamada "Río verde", y una "tarantela" italiana. No deja de sorprendernos la facilidad con que éstos menores aprenden nuevos bailes.

Aria también bailó, aunque permaneció la mayor parte del tiempo a mi lado. Estaba especialmente habladora. Tal vez percibió que yo la escuchaba con admiración por su excelente nivel inglés, superior al de la mayoría de los niños y niñas de Bal Mandir, y probablemente también mejor que el mío.

-Eres la niña más guapa de Mandir -le dije después de un rato de conversación.

-Sí -respondió ella sin perturbarse, como si estuviese acostumbrada a escuchar ese tipo de piropos todos los días. -También soy la más guapa de mi colegio -añadió seriamente.

-Entonces, debes de ser la niña más guapa de todo Nepal -afirmé yo tratando de agrandar un poco más el halago, por ver si esta nueva exageración la inmutaba.

-No conozco a todas las niñas de Nepal luego, no sé si seré la más guapa -replicó Aria, dejándome absolutamente anonadado.

 

José Luis Gutiérrez

Kathmandu, 9 de octubre de 2010

Publicado el 12 de octubre de 2010 a las 17:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Aarati

Archivado en: cooperación, desarrollo, ONG, Bal Mandir, India, orfanatos

imagen

Ayer estuve hablando con Aarati, una niña de 11 años que parece feliz en Bal Mandir. No es la primera vez que escucho un testimonio optimista de la vida en este orfanato. En alguna otra ocasión, cuando lo he comentado con mis compañeros de grupo, han objetado que, tal vez, la niña o el niño en cuestión se expresan de esa manera tan favorable, por temor a que yo pueda trasladar su opinión crítica a la dirección del hospicio. Sinceramente, por la franqueza con la que se expresan estos niños, no creo que en sus mentes quepa ese tipo de argucia.

Sabido es que el color de la realidad depende de los ojos con que se mira, y este lugar, que a nosotros nos parece inmundo, puede ser percibido de manera bien distinta si uno proviene de una situación peor, o simplemente no conoce otra mejor.

Aarati tiene seis dedos en su mano izquierda. Donde debería haber un dedo gordo, en realidad hay dos. Esta singularidad física, que he visto ya en dos ocasiones en Bal Mandir, tendría acomplejada a cualquier chica de su edad, pero Aarati es tan positiva, que no sólo no le acompleja, sino que además ayer llevaba todas las uñas que esa mano pintadas de azul, excepto la del dedo gordo repetido que la llevaba pintada de verde, como si quisiera de ese modo resaltar su singularidad.

Aarati es sencilla, alegre, extrovertida, participativa y muy educada. Me contó que, cuando tenía aproximadamente cinco años de edad, falleció su madre, y su padre decidió quedarse con su hermano menor, y enviarla a ella a un orfanato. Su padre vivía en una aldea muy alejada del valle de Kathmandu, y desde entonces no ha vuelto a verle. Todo esto me lo decía sonriendo, sin dramatismo, respondiendo cortésmente a mis preguntas, como si su historia fuera de lo más común. Claro que, visto desde su perspectiva, su trayectoria vital se asemeja enormemente a la de la mayoría de sus compañeros de albergue. A cambio de sus respuestas, también yo le fui contando algunos detalles de mi biografía, que no es necesario relatar aquí.

-¿Te gusta ir a la escuela? -le pregunté.

-Me encanta -respondió ella inmediatamente. -Los estudios son lo más importante de mi vida -añadió con absoluta franqueza.

-Entonces, serás buena estudiante.

-Sí, muy buena -contestó Aarati sin arrogancia.

-¿Te gusta la comida de Bal Mandir? -le dije, tratando de analizar su grado de adaptación al lugar.

-Mucho -respondió ella arqueando las cejas para dar más énfasis a su afirmación. -Aquí no pasamos hambre.

-Entonces, ¿te gusta vivir en Bal Mandir? -insistí yo.

-Sí -afirmó ella con rotundidad, -aquí tengo muchas amigas, que para mí son mis hermanas. Nos divertimos, lo pasamos muy bien.

Este testimonio de Aarati, que comprendo perfectamente, porque también yo soy optimista por naturaleza, me ha hecho pensar que tal vez no estoy siendo justo en el análisis de esta realidad, porque estoy utilizando los parámetros de calidad de vida de mi entorno desarrollado, para enjuiciar las condiciones de un lugar que no se inserta en nuestra sociedad del bienestar, sino en uno de los países más pobres del mundo, y por tanto, los juicios de valor habría que matizarlos tras una comparación con su entorno inmediato, y con la situación global del país. Para un niño que viva en la calle, o en una de las muchas aldeas subdesarrolladas del país, o que esté obligado a trabajar desde pequeño, Bal Mandir puede ser un paraíso.

No obstante, ni mi optimismo ni el de Aarati pueden soslayar una ausencia objetiva: la falta de padres, con lo que ello implica de carencia afectiva. Es cierto que todo lo demás es relativo, pero no lo es la privación del cariño maternal. Las niñas como Aarati, y todos los demás habitantes de Bal Mandir, y de tantos otros lugares del abandono, no deberían crecer sin el calor y la protección de una madre y un padre.

José Luis Gutiérrez

Kathmandu, 8 de octubre de 2010

 

Publicado el 11 de octubre de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Las hijas del peluquero

Archivado en: bal mandir, india, matruchhaya, cooperacion, desarrollo, orfanato

Alegres, nerviosas y expectantes por descubrir lo que su nueva vida les depararía, Roshní y Chandrika no miraron hacia atrás cuando en junio de 1999 dijimos adiós a Matruchhaya. Pese a que la emoción del momento estaba cargada de indisimulada euforia, nos despedimos con pena de su padre biológico, el peluquero Raman, de las monjas y de todos los habitantes del orfanato, y emprendimos el anhelado retorno al hogar con nuestra nueva familia. Al señor Raman, que se mostró verdaderamente desolado, le prometimos que nos mantendríamos en contacto con él por correo, y así lo hicimos, hasta que en agosto de 2009 falleció.

Cuando dijimos adiós, los cuatro supimos que volveríamos a ese lugar. En definitiva, Roshní y Chandrika se habían criado allí, y Aurora y yo habíamos vivido en ese lugar los momentos más intensos, duros y felices al tiempo, de nuestra existencia.

A finales de 2004, regresé a Matruchhaya acompañado de varios alumnos de mi Facultad de Bellas Artes. Aprovechamos las vacaciones navideñas para dibujar y pintar sobre las paredes del patio de recreo del orfanato con sus niños y niñas. Era nuestra primera experiencia en el ámbito de la cooperación al desarrollo, y resultó tremendamente enriquecedora, tanto para los menores del orfanato, como para nosotros mismos, lo que me animó a tratar de dar continuidad a esa iniciativa.

Aunque no pude ver al papá Raman, regresé a casa con cientos de fotografías de los habitantes de Matruchhaya, imágenes que nuestras hijas contemplaron con avidez. Se sorprendieron al comprobar que muchas de sus amigas permanecían allí, algunas de ellas trabajando ahora como cuidadoras. Roshní y Chandrika habían imaginado que, al igual que ellas salieron en adopción con una nueva familia, el resto de niñas y niños de Matruchhaya, tarde o temprano, también encontrarían un nuevo hogar.

Cuando supieron que en 2005 me preparaba para viajar nuevamente a Matruchhaya con otro grupo de estudiantes de mi Facultad, quisieron unirse a la expedición. Al decirles que no podían acompañarnos porque no eran alumnas de Bellas Artes, mostraron cierto enfado, y afirmaron que Matruchhaya era su orfanato, y por tanto ellas tenían más derecho que nadie a viajar allí.

Cada vez que regresaba al orfanato indio, su fundadora, la Hermana María , que recogió a nuestras hijas cuando apenas tenían uno y dos años de edad, me preguntaba siempre por Roshní y Chandrika, y yo le informaba de todos los avances y novedades. De ese modo, en cierta ocasión le hablé del enojo de nuestras hijas por no poder participar en esas actividades.

-Diles que cuando quieran pueden venir a Matruchhaya -afirmó la gobernanta del hospicio. -Yo les doy comida y alojamiento, durante el tiempo que deseen, a cambio de que trabajen ocho horas diarias, cinco días a la semana, al cuidado de los bebés.

-De acuerdo -dijo Roshní, al tiempo que Chandrika expresaba también su conformidad, cuando les anuncié la oferta de la monja. En ese momento, me sentí orgulloso de nuestras hijas, por su determinación y valentía. Con la mayoría de edad recién cumplida, estaban dispuestas a viajar solas hasta India. Los tres empezábamos ya a fantasear con su visita a Matruchhaya.

-Más despacio -dijo mi mujer, que tiene mucho más talento que yo para la educación de los hijos. -Esa es la condición que pone la Hermana María. La mía es que vosotras mismas os paguéis el viaje.

-Si nuestra paga es de dos euros semanales, ¿cuántos años necesitaríamos para poder pagarnos los billetes de avión? -afirmó Chandrika con rapidez.

-Buscad algún trabajo para las tardes -respondió Aurora.

Aunque ella dice que no, siempre he sospechado que mi mujer lo tenía todo concertado con antelación, porque el día siguiente Roshní y Chandrika consiguieron un contrato de trabajo de tres horas diarias todas las tardes, en un restaurante de comida rápida que había a unos trescientos metros de casa. Empezaron a trabajar en diciembre de 2005, pocos días después de mi regreso de Matruchhaya, y en junio de 2006 ya tenían suficiente dinero ahorrado para emprender el viaje a India.

Mi mujer y yo las acompañamos al aeropuerto. Nos parecía mentira que nuestras hijas fueran capaces de embarcarse en semejante aventura sin la protección de sus padres, lo que nos hacía sentir miedo y admiración por ellas al tiempo. Cuando nos despedimos, entre besos y abrazos y algunas lágrimas, les dijimos que nos sentíamos orgullosos de ellas. Roshní tenía 20 años de edad, y Chandrika todavía no había cumplido los 19.

El viaje no fue fácil. Era la primera vez que salían solas. En la escala de Londres se perdieron, y cuando por fin llegaron a Ahmedabad, descubrieron que sus maletas no iban con las del resto de pasajeros, se habían extraviado. Salieron del aeropuerto con el equipaje de mano, para encontrarse con la Hermana María , como habíamos acordado; pero la monja olvidó ir a recogerlas. Allí estaban ellas, dos polluelos recién salidos del cascarón, rodeadas de cientos de personas que hablaban un idioma, el gujarati, que era su lengua materna pero que, tras siete años en España, habían olvidado. Finalmente, cuando comprendieron que ni la Hermana María , ni ninguna otra monja de Matruchhaya acudirían a darles la bienvenida, cogieron un taxi y le dieron la dirección del orfanato, en la ciudad de Nadiad.

Cuando llegaron al hospicio, la Hermana María se disculpó por el error, asegurando que estaba convencida de que llegarían el día siguiente. Comprobaron con alegría que conocían a muchos de los habitantes de Matruchhaya, y que a su vez ellos se acordaban de las hijas del peluquero.

No eran capaces de hablar el idioma del Gujarat, porque a los pocos meses de llegar a España, en 1999, Roshní y Chandrika dejaron de comunicarse entre sí en su lengua. Cuando tenían que contarse algún secreto, lo hacían en español, en voz baja, al oído, pese a que yo les decía que podían pregonarlos a gritos en gujarati, con la certeza de que en nuestro entorno nadie les entendería. Más tarde empezaron a comprobar, con pesar, que su idioma materno empezaba a borrarse de sus mentes, y cada vez les costaba más hablarlo, escribirlo o simplemente entenderlo. En esos casos, yo les decía que la lengua materna nunca se pierde, simplemente se adormece por falta de uso, y permanece aletargada en una habitación de la memoria, dispuesta a reactivarse en el momento que sea necesario.

No tardaron más de cuatro o cinco días en empezar a comunicarse con fluidez en gujarati con todos los habitantes de Matruchhaya. Uno de esos primeros días, avisado probablemente por las monjas, apareció en el orfanato el peluquero Raman, tal y como lo había hecho durante los diez o doce primeros años de vida de Roshní y Chandrika, hasta que vinieron con nosotros a España. Nuestras hijas, aun viviendo en un orfanato, nunca se sintieron totalmente huérfanas, porque su padre las visitaba con regularidad. De la madre, en cambio, nunca volvieron a saber nada desde que se fugó con otro hombre, abandonando a la familia, lo que provocó que el papá Raman tuviera que llevarlas al orfanato para poder seguir trabajando.

En India son raros los saludos efusivos en público, ni siquiera entre padres e hijos. Nosotros en cambio, educamos a Roshní y a Chandrika en las muestras afectivas con besos y abrazos, al estilo español, aunque en este sentido ellas nos superaron con creces, y se mostraron siempre muy cariñosas, mucho más que nosotros. Cuando vieron llegar el papá Raman, tras siete años sin verle, se abalanzaron sobre él dispuestas a darle un montón de besos y abrazos, como lo hubieran hecho conmigo o con Aurora en España. Olvidaron que en India para saludar a alguien, con independencia de la alegría que produzca el reencuentro, se deben juntar las palmas de las manos a la altura del pecho, al tiempo que se pronuncia "namaste". Nada de besos y abrazos. En esa ocasión, las manos del papá Raman, unidas a la altura del pecho, sirvieron además de para el saludo, para frenar a esas dos alocadas que se arrojaban sobre él. Pese a ese decepcionante incidente, producido por desconocimiento, para ellas fue una gran alegría volver a ver a su padre biológico.

Permanecieron dos meses en Matruchhaya. Disfrutaron del trabajo con los bebés, y del tiempo libre con sus antiguas amigas. El año siguiente, 2007, Roshní volvió a dedicar sus vacaciones de verano a trabajar como voluntaria en su propio orfanato.

Yo he continuado acudiendo a Matruchhaya todos los años, con alumnos, y algún compañero o compañera, profesores de mi Facultad, coincidiendo con su festividad del Diwali, un periodo vacacional más conveniente que el navideño para el trabajo con los menores, por durar casi un mes. La próxima, en noviembre de este año, será la séptima edición de nuestro proyecto en Matruchhaya, y habrá una novedad importante: Roshní será uno de los cinco integrantes del equipo de trabajo. Ahora sí está plenamente justificada su participación.

La esclerosis múltiple que me acompaña desde hace al menos doce años, fue responsable de que, pasado el tiempo, abandonara mi actividad artística puramente física como escultor, y tratara de buscar otros modos de satisfacer mi impulso creativo que no requiriesen fuerza ni destreza. Sin duda, la experiencia de la adopción de nuestras hijas, que implicó cuatro viajes a Matruchhaya antes de poder venir con ellas a España, junto con las limitaciones que en pocos años me impuso esta enfermedad neurológica, son las dos razones que me impulsaron a iniciar este tipo de trabajo en orfanatos, que tantas recompensas me ha dado.

Pero la esclerosis no está quieta, sigue avanzando, continúa imponiéndome nuevas limitaciones. La participación de mi mujer, que también es Licenciada en Bellas Artes, además del trabajo que ha desarrollado con los niños, junto con el resto del grupo, ha supuesto para mí una ayuda importantísima, que se ha hecho ya imprescindible.

Hasta el año pasado, en Matruchhaya no había necesitado la asistencia de mi mujer. Allí todos me conocen, me tratan como si fuera parte de su familia, y se muestran dispuestos a ayudarme en todo lo que sea necesario. Por otro lado, el mes que estoy en Matruchhaya es el único período en que Aurora puede descansar de mí, lo cual, dadas las circunstancias, es bastante necesario, oxigena nuestra relación.

En la edición anterior de nuestro proyecto en ese orfanato indio, comprendí que ya no debía viajar a ningún lugar sin la asistencia de mi mujer, o en su defecto, de alguna de nuestras hijas. Sufrí momentos, en el interior de mi alcoba, en los que hubiera necesitado ayuda para cuestiones tan sencillas e íntimas como levantarme de la cama, desnudarme o vestirme. Mi natural pudor me llevaba a buscar todo tipo de estratagemas para no tener que solicitar la ayuda de ninguna monja o cuidadora, ni de ninguno de los universitarios que formaban parte del grupo; a pesar de que sé que cualquiera me habría ayudado sin el más mínimo reparo. En dos ocasiones tuve que dejar a un lado el rubor, y llamar abiertamente a quien pudiera auxiliarme.

La primera vez fue el día en que Matruchhaya recibía la visita de la directora general de la congregación religiosa que regenta el orfanato, una monja que viajó desde España con el propósito de visitar todas las misiones que las Hermanas de la Caridad de Santa Ana tienen en India. A primera hora de la tarde, todos los habitantes de Matruchhaya, incluidos nosotros también, nos congregaríamos a la entrada del orfanato para recibir a la "generala". Yo calculé que tenía tiempo de echarme un rato sobre la cama, antes de bajar para participar en la ceremonia de recibimiento. Me quedé ligeramente traspuesto, y cuando desperté sentí que todo el mundo se dirigía ya hacia el exterior del edificio. En ese momento intenté incorporarle de la cama, pero fallé en la primera tentativa. Los músculos abdominales no fueron capaces de dejarme sentado sobre el colchón. Lo intenté nuevamente, y nada. Traté de utilizar alguna de las astucias que anteriormente me habían servido para solventar ese problema, colocándome de lado y ayudándole con los brazos, y vi que resultaba imposible. Cuantos más intentos fallidos, peor, porque las pocas fuerzas se iban debilitando. Llegó un momento en que comprendí que tenía que pedir ayuda sin demorarme mucho, pues en breve todos estarían fuera del edificio. Tenía que gritar, pero no quería hacerlo de modo alarmante ni lastimero, ya que mi situación no era grave. Entonces emití una voz potente, que fui repitiendo rítmicamente, cada cuatro segundos, alzando el volumen progresivamente.

No sé cuánto tiempo transcurría, pero a mí me pareció una eternidad, hasta que al fin una monja, acompañada de una cuidadora de los bebés, empujó la puerta de mi habitación, que como precaución dejaba siempre sin cerrar con cerrojo, y me ayudaron a la incorporarle de la cama. Esa misma monja, el día siguiente me dio una pequeña campana para qué la hiciera sonar en caso de necesidad.

Dejaba siempre la campanilla sobre la silla, de modo que pudiera llegar a ella desde la cama, pero también desde el suelo en caso de que me cayese. Pocos días después tuve ocasión de utilizarla cuando, después de la ducha, tropecé y caí al suelo. Como pude, me arrastre hasta el lugar donde posaba la campana, y la hice sonar sin importarme mi semidesnudez, pues sólo había tenido tiempo de ponerme los calzoncillos. En esa ocasión, acudieron de inmediato la monja que me había proporcionado la campanilla, y dos cuidadoras de los bebés. Entre las tres me levantaron del suelo, me sentaron en la cama, y no abandonaron la habitación hasta estar seguras de que me encontraba bien. En ese momento me prometí a mí mismo que no volvería a Matruchhaya sin la asistencia de mi mujer o de alguna de mis hijas.

Desde ese día perdí toda intimidad en mi alcoba, pues cada vez que las monjas o las cuidadoras oían algo parecido al sonido de una campana, irrumpían de súbito en mi habitación preguntando si necesitaba ayuda. Algunas veces oía el timbre de una bicicleta, y sabía que en pocos segundos recibiría la visita de quienes habían asumido la responsabilidad de mi cuidado.

Cuando regresé a España y relaté a mi mujer estos incidentes, me dijo que en adelante ella se sumaría al proyecto de Matruchhaya, como ya lo había hecho con los de Ecuador y Nepal. También Roshní y Chandrika se ofrecieron para la participar en el siguiente proyecto, prestándome la debida asistencia. Finalmente será Roshní quien asumirá esa responsabilidad, además de todas las que implica la participación en un proyecto de estas características.

José Luis Gutiérrez

Cabezón de la Sal , 21 de julio de 2010

 

Publicado el 22 de julio de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Celia y Andradas

Archivado en: india, bal mandir, cooperacion, matruchhaya, sinincay

imagen

El pasado jueves 17 de junio, por la tarde, inauguramos la exposición de fotografías "Color en orfanatos" en el Edificio de Alumnos de la Universidad Complutense de Madrid. Acudieron numerosos amigos y amigas, entre quienes estaban Carlos Andradas, Vicerrector de Política Académica y Profesorado, y Margarita Barañano, Vicerrectora de Estudiantes. Hicimos una presentación en el salón de actos, muy cerca del amplio vestíbulo que denominan "el ruedo", donde se exponen las fotografías que ilustran nuestro trabajo en orfanatos de India, Nepal y Ecuador en 2009. Tras los agradecimientos protocolarios, traté de explicar nuestra experiencia en esos lugares desde 2004, ilustrando mis palabras con imágenes.

Haciendo un somero repaso de las distintas actividades creativas que hemos llevado a cabo con los niños y niñas de Matruchhaya, Bal Mandir o Sinincay, llegó el momento de mencionar nuestra última experiencia en India con los globos aerostáticos de papel. Animado por la atenta mirada de Celia, una niña de unos cinco años de edad, que fue adoptada en Nepal hace algo más de tres años, hablé de las propiedades mágicas de esos sencillos artilugios voladores, capaces de dirigirse hacia un punto geográfico determinado, guiados por la voluntad de quienes nos congregamos para lanzarlos al aire.
Sentada en segunda fila, muy cerca del lugar desde donde yo hablaba, Celia miraba con atención las imágenes que proyectaba sobre una pantalla situada a mis espaldas, me observaba a mí, y después, en un gesto de incredulidad, giraba la cabeza hacia su madre, sentada a su lado, en busca de una señal que le hiciera discernir si aquello que yo contaba era cierto o simplemente una fábula.
En todas las ocasiones, la madre de Celia hizo un cómplice movimiento afirmativo con la cabeza, avalando la veracidad de lo que yo decía.

-Si ya resulta milagroso que estos globos de papel vuelen en el cielo, hasta perderlos de vista, confundidos por la noche con alguna estrella del firmamento; más admirable todavía es comprobar que no vuelan en una dirección cualquiera, sino hacia el lugar que el deseo de todos los participantes establece previamente -afirmé con seguridad, ante la mirada perpleja y desconfiada de Celia.

-En noviembre de 2009, cada tarde subíamos con los niños y niñas de Matruchhaya a la azotea de su orfanato, para desde allí lanzar al aire los globos de papel que les habíamos enseñado a elaborar y, en todas las ocasiones, los globos salían volando hacia el Oeste, hacia España, porque habíamos propuesto a los menores del hospicio llenar el aire de esos globos con buenos deseos, para mandárselos a nuestros amigos españoles, especialmente a quienes pudieran estar más necesitados de ánimo y cariño -añadí muy seriamente, sin dejar de mirar a la niña.

-Hace unos días hemos soltado tres globos desde España con la intención de que lleguen a Bal Mandir y, efectivamente, ascendieron en el cielo, y pusieron rumbo al Este, hacia Nepal -concluí, dando ya por sobradamente probado el carácter prodigioso de esos globos.

Al finalizar mi presentación, el Vicerrector Andradas, sentado a mi derecha, ofreció al público la posibilidad de intervenir. Oímos opiniones muy interesantes; entre otras, la de la propia madre de Celia, quien había visitado Bal Mandir antes de nuestra acción inicial allí, en 2006, y había regresado poco después con la niña, para concluir los trámites de su adopción, por albergar Bal Mandir las oficinas centrales de las adopciones en Nepal. La madre de Celia dio fe de la transformación que se produjo en el patio central del orfanato, gracias a aquella primera actividad creativa con los menores, una enorme pintura mural, que sirvió para llenar de color y alegría un lugar hasta entonces sucio y gris.

Carlos Andradas quiso ser el último en intervenir. Ante el asombro de Celia, que le miraba con los ojos muy abiertos, afirmó que ahora comprendía el extraño e intrigante suceso que vivió hace unos meses, cuando vio un globo de vivos colores en el cielo de Madrid, que lentamente se fue acercando hacia su casa, para finalmente aterrizar en su terraza.

-Aquel globo debía de ser vuestro -afirmó el Vicerrector, satisfecho de resolver por fin el enigma que tanto le había inquietado.

Celia miró a su madre, quien una vez más volvió a hacer un gesto de extrañeza aprobatoria, para reforzar la verosimilitud de ese sorprendente acontecimiento en la casa del Vicerrector. Finalmente la expresión de incredulidad desapareció del rostro de la niña, y nos obsequió una preciosa sonrisa.

Publicado el 22 de junio de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Globos en Cantabria

Archivado en: globos, cantabria, cooperación, desarrollo, orfanatos, bal mandir, kathmandu, india

imagen

Alguna vez he oído decir que la felicidad reside en saber adaptarse a las circunstancias que a cada cual le toca vivir, sobre todo si éstas son inexorables. Quizá sea cierto aquello de que cada vez que una puerta se cierra, otra se abre. La esclerosis múltiple que me acompaña desde hace doce años, me impone cada día nuevas limitaciones, pero a la vez me posibilita experiencias que de otro modo no estarían a mi alcance. Es una vaga impresión que raras veces verbalizo, porque no quiero parecer un necio alegrándose de su propia desgracia, y porque, cuando he insinuado tal pensamiento, mi mujer no ha tardado en protestar, ya que ella ve como nadie las consecuencias negativas de la enfermedad, y en consecuencia, se muestra reacia a admitir que en ello pudiera haber algo positivo.

El pasado fin de semana, seis personas implicadas en el trabajo que desde hace años estamos llevando a cabo en orfanatos, viajamos a Cabezón de la Sal para desarrollar con amigos, profesores y alumnos del Instituto de Educación Secundaria "Valle del Saja", un taller de globos aerostáticos de papel, actividad que también pretendemos realizar con los menores de Bal Mandir en octubre de este año, en la que será la quinta edición del nuestro proyecto en Kathmandu.

Como desde hace años los estudiantes del "Valle del Saja" están plenamente comprometidos con la ayuda a los menores de Bal Mandir, pensamos que a través de esta actividad podríamos simbolizar y reforzar el hermanamiento que se está produciendo entre jóvenes que habitan mundos tan distantes. Se nos ocurrió que podríamos fabricar globos aerostáticos de papel, como los que ya hicimos el año pasado en India, cada uno de ellos con el nombre de alguno de los niños o niñas de Bal Mandir: Keshab, Janak, Manika, Sunita, Kalpana, Sita, Kumari, Kamala, Sarita, Lata, Niruta o Sima; para después lanzarlos al cielo con la esperanza de que llegasen a Kathmandu, si no los artilugios de papel, sí al menos el cariño de todas aquellas personas, más el de muchas otras que no estaban allí.

Sudip, un huérfano de Bal Mandir, uno más entre los doscientos cincuenta que allí habitan, se ha convertido en un personaje muy querido en Cabezón de la Sal. Aunque él es ajeno a todo ello, y no alcanza a comprender la trascendencia de su persona en este pueblo de Cantabria, lo cierto es que su causa ha movilizado a cientos de jóvenes estudiantes, que han unido esfuerzos y voluntades en el empeño por darle una educación de calidad y un alojamiento y manutención dignos. Tal ha sido el tesón de los alumnos del "Valle del Saja", que en los últimos cursos han recaudado mucho más dinero del necesario para Sudip, y gracias a ello han podido extender su ayuda a otros menores de Bal Mandir como Susmita, Subas o Samjhana. Pero lo más importante es que están propagando su ejemplo a otros institutos, como el "Foramontanos", cuyos alumnos, a partir del próximo curso se responsabilizarán de los estudios de Puja.

Habíamos programado la actividad con muchos días de antelación. Cuando supimos que la predicción meteorológica auguraba abundante lluvia durante todo el fin de semana, pensamos que debíamos seguir adelante con el plan, porque ya se habían comprometido muchas personas. Además confiábamos en nuestra buena suerte.

Ajenos a la incesante lluvia, trabajamos durante la tarde del sábado, hasta elaborar veinte coloridos globos, cargados con su mecha de lienzo y parafina, dispuestos a surcar los cielos en cuanto que el tiempo lo permitiera. Llegó un momento en que la lluvia dejó de preocuparnos, no sé si porque su constante repiqueteo, de pura monotonía se hizo inaudible, o porque lo que estaba ocurriendo en ese salón de actos, convertido en improvisado taller, resultaba tan excepcional que todo lo demás dejó de tener importancia.

Algunas veces, contemplando el modo en que se desarrollaba el trabajo colectivo con menores de los orfanatos, me he sentido dichoso y privilegiado por ser testigo de un instante mágico, en el que todo parece desarrollarse armoniosamente, sin esfuerzo, con fluidez, alegría, camaradería y entusiasmo, como si no fuera necesario dar indicaciones. Generalmente, en esas ocasiones, además de feliz, me he sentido orgulloso de haber contribuido a propiciar esa extraña forma de comunión en torno al maravilloso acto de la creación en equipo. Aunque a menudo he pensado que yo no hago nada, que son los otros miembros del grupo los que lo hacen, o los propios niños; y yo simplemente estoy allí, creo que con mi presencia posibilito que todo eso ocurra, como si la escena no pudiese tener lugar si no existiese el público, y al estar todos los demás tan volcados en el trabajo, tan cerca de la acción, en rigor, yo fuera el único espectador.

Esos fugaces momentos han compensado sobradamente todas las fatigas, preocupaciones y desdichas que hayan podido acompañar la preparación de cada proyecto.

El pasado sábado este milagro se volvió a producir, y la tozuda lluvia no fue capaz de eclipsarlo. Una vez más tuve la reconfortante sensación de que formábamos un equipo bien acompasado, perfectamente sincronizado, como una buena orquesta sinfónica de donde la música parece fluir con facilidad, sencilla y naturalmente, sin esfuerzos, como el agua mana del grifo.

Sentado en mi silla de ruedas, en la retaguardia, unos metros por detrás de la acción, contemplé embelesado cómo trabajaban al unísono las cerca de cien personas, de todas las edades, que habían acudido al evento. Ramón y Sara, maestros discretos, apoyados por Aurora, Sonia y Sergio, se movían sigilosos por las mesas dando algunas indicaciones. Música celestial. No era yo el director de orquesta, pese a lo cual, me sentí orgulloso de haber propiciado ese encuentro de personas venidas de distintos lugares. En ese momento me importaba poco la lluvia, y si finalmente los globos podrían o no volar.

Habíamos pensado desplazarnos con los globos terminados hasta Oyambre, una preciosa playa a unos 20 Km . de Cabezón de la Sal , para volarlos por la noche en un paraje único, y de paso eliminar el riesgo de incendio en el caso de que alguno de los globos cayera al suelo con la mecha encendida, después de iniciar su ascensión. La intensidad de la lluvia había disipado ya por completo ese riesgo, pero también empaparía el fino papel de seda con el que estaban fabricados los globos, e impediría su vuelo.

De pronto, alguien que venía de la calle avisó de que en ese momento no estaba lloviendo. Salimos inmediatamente al patio del instituto y nos preparamos para volar un globo. Por supuesto, escogimos el que llevaba el nombre de Sudip. Fue maravilloso.

El globo ascendió rápidamente, temeroso de que la lluvia volviese a aparecer y nos arruinara la fiesta. Se dirigió con determinación hacia el Este. Empiezo a sospechar que estos globos, a pesar de su sencillez, poseen algún tipo de inteligencia, porque cuando los volábamos en India se dirigían hacia dónde nuestro pensamiento les sugería, hacia el Oeste, y ahora, obedeciendo el dictado de la lógica, hacia el punto cardinal que le correspondía.

La pertinaz lluvia nos permitió volar dos globos más: uno con el nombre de Kalpana y otro con el de Susmita. Ambos, al igual que el anterior, marcaron una nítida dirección hacia el Este, como ya todos esperábamos.

Aunque quedaron diecisiete globos sin volar, todos estuvimos de acuerdo en que la jornada había sido un éxito. Propondremos a nuestros amigos de Cabezón de la Sal volar esos globos restantes, y algunos más que elaboremos, en el mes de julio, esta vez sí, en la playa de Oyambre.

Publicado el 15 de junio de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Estaciones ferroviarias

Archivado en: estaciones ferroviarias, ADIF, fotografia, desarrollo, cooperación, india, bal mandir, ecuador, matruchhaya

imagen

Un nuevo convenio con ADIF, nos ha permitido volver a exponer fotografías de nuestros niños y niñas en dos estaciones ferroviarias: Campo Grande, en Valladolid, y Atocha, en Madrid. Las 24 fotografías de gran formato que componen esta muestra, pueden visitarse, desde el pasado lunes día 10, hasta el 24 de mayo, en la estación de Valladolid. Después serán trasladadas al jardín tropical de la estación de Atocha, en donde permanecerán desde el 25 de mayo, hasta el 9 de junio.

Estas imágenes, impresas en planchas especiales de aluminio, dan fe de nuestro trabajo durante 2009 en Sinincay, un "pueblo huérfano" de Ecuador; Bal Mandir, el orfanato nepalés en el que venimos trabajando desde 2006; y Matruchhaya, el orfanato indio al que, desde 2004, acudimos cada año, coincidiendo con sus vacaciones del Diwali.

Durante los próximos días, miles de personas se detendrán a contemplar las imágenes de estos niños y niñas, mientras ellos permanecen en sus hospicios ajenos al incesante trasiego de miradas curiosas que, a miles de kilómetros, les observan y analizan impúdicamente. Viajeros que probablemente, ante la necesidad de tener que esperar para la salida de su tren, recorrerán las 24 fotografías y paneles explicativos, examinando cada detalle, leyendo cada texto, para tratar de entender el sentido de la muestra. Muchos de ellos, supongo que intentarán hallar en los rostros de los menores la huella de su orfandad, alguna señal de la crudeza de sus circunstancias vitales, y posiblemente se sorprenderán ante la ausencia de signos de desánimo o sufrimiento.

La mayoría de los menores que habitan los orfanatos, al menos los que nosotros conocemos, son muy vitalistas y de carácter alegre. Yo diría que incluso más que nuestros propios niños y niñas que, aunque lo tengan todo, a menudo parecen aquejados por una especie de insatisfacción o infelicidad, cuya causa, ni ellos, ni sus mayores, alcanzan a comprender. Objetivamente, los menores que viven en Matruchhaya, Bal Mandir o Sinincay, tienen sobrados motivos para el abatimiento, y sin embargo, nada en su mirada ni en su expresión delata las duras condiciones de vida que soportan, ni los dramáticos acontecimientos que les han conducido al orfanato. Y precisamente eso es lo que más me gusta de ellos, la asombrosa capacidad que tienen para sobreponerse a la adversidad. Allí no hay lugar para la queja, la lamentación o la autocompasión, en esos niños, el deseo de vivir y salir adelante es tan pujante que repele cualquier sombra de tristeza.

Publicado el 14 de mayo de 2010 a las 08:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Khushi y Ravina

Archivado en: India, cooperación, desarrollo, ONG, orfanatos, Matruchhaya, nadiad

imagen

Khushi y Ravina son dos hermanas de tres y cinco años de edad respectivamente, aunque sobre esto no hay certeza, porque no existe ningún documento que refleje su fecha de nacimiento. Tuvo que ser un médico quien estimara una edad aproximada para cada una de las niñas, porque Khushi y Ravina fueron abandonadas en la estación de tren de Nadiad, sin ninguna referencia de su origen. Las estaciones de ferrocarril, muy concurridas siempre en India, son lugares predilectos para abandonar menores, porque el adulto puede pasar desapercibido, y allí el menor será pronto descubierto, alguien llamará a la policía, y se iniciará el trámite que finalmente le conducirá a un orfanato.

Leer texto completo »

Publicado el 22 de octubre de 2009 a las 09:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Roshni y Chandrika

Archivado en: India, cooperación, desarrollo, ONG, orfanatos, Matruchhaya

imagen

Hace varios días, estábamos sentados en unos bancos junto a la puerta de entrada de Matruchhaya, charlando y haciendo tiempo hasta la hora de la cena, cuando llamó mi atención una fotografía colgada en la pared, justo enfrente de mí, que no había visto hasta ese momento. Me levanté para acercarme a la imagen, e inmediatamente reconocí a mi hija Chandrika en el centro de la imagen, con unos tres años de edad. Seguí revisando la foto, suponiendo que no andaría muy lejos Roshní, mi otra hija, la hermana mayor de Chandrika, y rápidamente la descubrí. Las dos aparecían guapísimas, con una preciosa sonrisa que denotaba felicidad.

En la imagen también reconocí a otras niñas. Babika salió en adopción el mismo día que nuestras hijas; hicimos juntos de viaje hacia España, con ella y con sus padres. Usha ha estado viviendo en Matruchhaya hasta hace un año y medio. No fue dada en adopción, porque en realidad no era huérfana, sino hija de leprosos, y esa circunstancia le obligaba a vivir apartada de sus padres. Ahora vive en Ahmedabad, donde las monjas le encontraron un trabajo como secretaria en una oficina. Bali, con 22 años de edad, sigue viviendo en Matruchhaya. Tampoco salió en adopción, porque tenía padres, aunque no se podían ocupar de ella. Ahora estudia enfermería. Arpita fue adoptada antes que nuestras hijas, y ahora estudia medicina. Sumitra y Manju también viven en España. No fueron adoptadas, porque eran ya muy mayores, pero consiguieron un contrato de trabajo con alguna de las familias vinculadas a Matruchhaya.

Leer texto completo »

Publicado el 21 de octubre de 2009 a las 09:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

José Luis Gutiérrez Muñoz

José Luis Gutiérrez Muñoz

José Luis Gutiérrez Muñoz (Madrid, 1963), pofesor Titular y Director del Departamento de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid. Director del Grupo de Investigación UCM "Arte al servicio de la sociedad". Responsable de diversos proyectos de cooperación al desarrollo que desde 2004 vienen llevándose a cabo en orfanatos de India, Nepal y Ecuador.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD