viernes, 30 de octubre de 2020 21:53 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de José Luis Gutiérrez Muñoz

Sonrisas de colores

Sabitri y Nimu 

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, orfanatos, cooperación, desarrollo, ONG

imagen

En las vacaciones de Dashain de 2006, cuando llevamos a cabo nuestro primer proyecto en Bal Mandir, observamos que dos niñas se mostraban especialmente alegres: Sabitri y Nimu, de 10 y 12 años de edad respectivamente, y averiguamos que era porque sabían que iban a ser adoptadas, por una pareja alemana, la primera, e italiana la segunda. Cuando les preguntamos al respecto, ambas afirmaron que estaban felices al saber que pronto vivirían con sus respectivas familias, y pronunciaron algunas sencillas palabras en alemán e italiano.

En Dashain de 2007, nos sorprendió comprobar que Sabitri seguía en Bal Mandir, y pronto supimos que se habían interrumpido las adopciones desde Alemania, y la suya, a pesar de estar ya muy avanzada, no pudo concluirse. Todo el mundo en Bal Mandir comprendió que Sabitri había perdido su única oportunidad de formar parte de una familia como hija. Poco después Nepal suspendería las adopciones internacionales. Al menos Nimu había salido hacia Italia con sus nuevos padres, los mismos que habían adoptado a su único hermano, tres años menor que ella. En Nepal las adopciones son individuales, lo que ha implicado frecuentemente la separación de hermanos biológicos.

Sabitri

Sabitri ese año estaba triste, y apenas participó en nuestras actividades. Afortunadamente, en las siguientes ediciones del proyecto Sabitri ha vuelto a implicarse con entusiasmo en nuestras actividades.
En Dashain de 2009 mi sorpresa fue mayúscula al encontrarme en Bal Mandir con Nimu. Al principio pensé que estaría allí de visita con su familia, pero pronto se desvaneció mi suposición, y supe que Nimu había sido devuelta al orfanato, en realidad estaba recién llegada, pero no pude averiguar por qué. No tuve ocasión de hablar con ella más que fugazmente pero, por lo que me contaron sus amigas, supe que Nimu había olvidado completamente el nepalés en los dos años que había estado viviendo en Italia. No era capaz de leerlo, ni de escribirlo, y lo que era peor, ni siquiera podía comunicarse con las niñas y niños de Bal Mandir.

Este año he encontrado a Nimu totalmente integrada en el grupo de internos de Bal Mandir, siempre acompañada de algunas amigas, sonriente y participativa, tal y como yo la recordaba de la primera edición. Hoy mismo he tenido tiempo de hablar tranquilamente con ella, en inglés, y al fin he averiguado la razón de su regreso al orfanato. Cuando se incorporó a la familia, dos años después de su hermano, encontró tremendas dificultades en su relación con la madre. Con el padre se entendía bien, y con el hermano no tenía problemas pero, en cambio, la convivencia con la madre le resultaba cada vez más difícil, hasta que llegó a un punto en el que pidió a su padre que la llevara de vuelta a Nepal, y el padre debió de comprender que efectivamente no había manera de salvar la relación familiar, e hizo lo que la niña solicitada. Nimu afirma que la adaptación a la escuela en Italia fue dura, pero que el motivo principal de su regreso al orfanato fue la incompatibilidad con su madre.

Nimu tiene 16 años de edad. Ha vivido en Italia entre los 13 y los 15 años de edad. No se arrepiente de su decisión, y afirma que no desea regresar allí. No le importa haber abandonado el lujo y la comodidad, para regresar a la pobreza. Dice que en Bal Mandir se siente bien. Además, ahora más que nunca se siente orgullosa de ser de Nepal, y es aquí donde desea vivir.

José Luis Gutiérrez
Kathmandu, 4 de octubre de 2010

Publicado el 5 de octubre de 2010 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Asilo

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, orfanatos, cooperación, desarrollo, ONG, asilo

imagen

Él único día de la semana no laborable en Nepal es el sábado. Como decidimos ajustarnos a esa costumbre, ayer sábado ha sido nuestro primer día de descanso desde que llegamos aquí, y lo hemos aprovechado para visitar la residencia de ancianos de Pashupatinath, que en muchos sentidos nos recuerda a Bal Mandir.

Al igual que nuestro orfanato, este asilo tiene abiertas las puertas para todo el que desee entrar, o salir; de hecho, parece carecer de cualquier tipo de vigilancia. También tiene en común con el albergue de menores, la autosuficiencia de sus habitantes, que en realidad deriva de su propia desatención. Aquí, como en Bal Mandir, los acogidos parecen apañarse por sí mismos en todo, a pesar de que muchos de ellos son muy mayores, están enfermos o tienen muy limitada la movilidad.

Varios toques de campana, hacia las cinco de la tarde, nos han recordado la comida en Bal Mandir, la única del día, también hacia esa misma hora, e igualmente precedida de ese tipo de llamada, aunque aquí no hemos encontrado a nadie repartiendo el alimento; simplemente, desde ese momento, hemos visto que los ancianos comían su plato de arroz, con la mano, exactamente igual que hacen los niños y niñas de nuestro hospicio, en cualquier lugar de la residencia.

Hemos visto cómo un hombre que aparentaba unos 80 años de edad, recogía de la cama a una anciana, que debía de ser su mujer, cargándola a sus espaldas, para transportarla con mucha dificultad hasta una mesa alargada, y sentarla en un banco, para darle algo de comida con sus propias manos, y después devolverla a la cama del mismo modo. No hemos encontrado en todo el recinto a ninguna cuidadora, aunque probablemente las habría. Quizás estaban tan mimetizadas con el entorno, que pasaban desapercibidas. Tras la comida, cada cual se ha encargado de fregar, como ha podido, su propio plato metálico, como en Bal Mandir, para después guardarlo junto a la cama, con sus escasas pertenencias.

El año pasado visitamos este lugar por primera vez, porque Puja, una chica ex Bal Mandir nos dijo que en ocasiones acudía allí como voluntaria para echar una mano a los abuelos. Los niños y niñas de Bal Mandir no dejan de sorprenderme. Me parece increíble que una chica que se ha criado en un hospicio miserable, decida invertir parte de su tiempo libre en tratar de ayudar a personas que se encuentran en una situación muy similar a la suya hasta hace pocos años. Es más frecuente que los chicos y chicas que por su edad abandonan Bal Mandir, regresen al orfanato para compartir algún rato con los menores, que en cierto modo consideran sus hermanos.

Puja nos contó que en esa residencia de ancianos había conocido a dos hermanas gemelas que afirmaban haberse criado en Bal Mandir. Por supuesto, este detalle hizo que Puja se encariñara especialmente de ellas. Yo ansiaba conocer más detalles de esa sorprendente historia, por eso, el año pasado aprovechamos también un día libre para visitar el asilo, y tratar de conocer a esas hermanas. Acudimos allí, como en esta ocasión, con Sunita y Kalpana, dos de nuestras colaboradoras ex Bal Mandir, pero desgraciadamente no pudimos obtener más información, porque, según nuestras interlocutoras, todo cuanto decían en nepalés las gemelas, carecía de sentido. En opinión de Sunita y Kalpana, estaban demenciadas. No obstante, ante la pregunta de dónde se habían criado, ambas respondieron que en Bal Mandir.

En esta nueva visita hemos sabido, por otra interna, que una de las hermanas ha muerto, y con la otra no hemos querido hablar, porque estaba tumbada en su cama, tapada hasta la cabeza, aparentemente dormida.

Nuestro amigo Mahen estima que es imposible lo que afirman esas ancianas, porque Bal Mandir no tendrá más de treinta años de antigüedad. Tratando de encontrar una explicación a tan extraña afirmación, he pensado que esas dos hermanas probablemente dijeron eso a Puja para obtener a cambio un poco de afecto, para ganarse el cariño de aquella simpática joven que no acudía allí a visitar a ningún familiar, porque de hecho era huérfana, huérfana de Bal Mandir.

José Luis Gutiérrez

Kathmandu, 3 de octubre de 2010

Publicado el 4 de octubre de 2010 a las 08:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Resham Firiri

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, orfanatos, cooperación, desarrollo, ONG

imagen

El festival del Dashain, la celebración hinduista más popular de Nepal, se acerca. Siempre elegimos estas fechas para trabajar en Bal Mandir, el orfanato más grande y poblado del país, porque los menores disfrutan de un periodo vacacional de unas tres semanas, y porque su orfandad se ve acentuada en estas fechas en las que todo el mundo intenta estar con su familia, como nosotros en Navidades.

Actualmente en Bal Mandir viven 200 niños y niñas de todas las edades, aunque muy frecuentemente llegan a los 250. Desgraciadamente hemos apreciado pocos cambios en la situación general de estos menores con respecto a la de años anteriores. Los más pequeños siguen estando llenos de mocos, sucios, mal vestidos y muchos de ellos sin calzado. Los servicios apestan, y todo en general adolece de una preocupante falta de higiene. Nuestros esfuerzos para tratar de mejorar esta situación, a menudo parecen estériles. De buena gana abandonaríamos esta iniciativa, que ya está en su quinta edición consecutiva, si no fuera porque para ese ejército de desamparados somos uno de los pocos motivos de alegría y diversión, y porque a pesar de todo, algo se va logrando.

Lata, Roji, Nimi, Usha y Upasana, todas ellas con parálisis cerebral, antes yacían tumbadas todo el día, sin ningún tipo de educación ni estímulo, y ahora están recibiendo atención diaria especializada, gracias al esfuerzo de Pablo, uno de los integrantes de nuestro equipo de trabajo del año pasado, que conmovido por la situación de estos menores, ha creado en España una asociación llamada Dididai, que está promoviendo cambios importantes para los menores con diversidad funcional de Bal Mandir. También Sujata, Ram y Madhushadam, antes sin escolarizar por su discapacidad mental, están ahora recibiendo una educación adecuada gracias a Dididai.

Por otro lado, numerosos amigos y amigas de España, están implicados en el apadrinamiento de algunos de los menores de este orfanato, para que puedan estudiar y vivir dignamente, durante el periodo escolar, en buenos colegios, y tengan así verdaderas opciones de futuro a través de la educación. También están ayudando a once chicos y chicas, ex Bal Mandir, para que puedan seguir estudiando en el momento en el que, por su mayoría de edad, dejan de recibir ayuda.

Este año hemos venido siete personas desde España: Sonia, Aurora, Blanca, Daniel, Sara, Mariana y yo; todos con cometidos diferentes, pero con un objetivo común: hacer que los menores de Bal Mandir pasen unas vacaciones de Dashain inolvidables, con actividades lúdicas y creativas; y facilitar, en la medida de lo posible, la incorporación a todas nuestras actividades de los menores con diversidad funcional.

En esta ocasión queríamos que la música y el baile tuvieran un protagonismo especial, por eso hemos inventado una historia, con la intención de que todos los niños y niñas puedan participar en una representación final teatralizada, que servirá como fiesta de despedida. Ensayaremos los diferentes bailes que intervienen en nuestro cuento, pero también tendremos que empezar a preparar los elementos para el decorado y el atrezo de esta obra, que se basará en una canción llamada "Resham Firiri", muy popular en Nepal.

Vivía en Nepal una polilla macho, llamada Resham, que se enamoró locamente de una bombilla, algo muy frecuente entre los insectos voladores. Un día le ocurrió lo que a muchos otros compañeros de su especie, que su pasión estuvo a punto de costarle la vida, porque se acercó tanto a su amada, que se le quemó el ala. Resham se recuperó de las heridas provocadas por la quemadura, pero no recobró el miembro perdido, de manera que nunca más pudo volar, a pesar de lo cual, trató de hacer una vida normal.

En una escuela de educación especial para polillas con diversidad funcional, conoció a Firiri, una polilla hembra sordomuda, que no era tan deslumbrante como la bombilla, pero a Resham le pareció la hembra más hermosa que había visto en toda su vida. Pronto se casaron y tuvieron tres hijos. La comunicación entre Resham y Firiri era por signos, y en su casa no había más sonido que el producido por la natural algarabía de los menores. Tenían un jardin que Resham cuidaba con esmero, pero por más que lo intentaba, entre la hierba jamás crecía ninguna flor. Aquel extraño fenómeno entristecía muchísimo no sólo a Resham, sino también a toda su familia. Resham empezó a comprender que la ausencia de flores, estaba relacionada con la falta de alegría y felicidad en su familia; por eso, no lo dudo, y se decidió a recorrer el mundo en busca del secreto de las flores.

-¿A dónde vas a y ir tú con una sola ala? No llegarías muy lejos -le dijo con el lenguaje de signos su mujer. -Será mejor que vaya yo.

Resham aceptó la propuesta de Firiri, que tenía unas alas poderosas; y a los pocos días ella salió volando de casa, dispuesta a viajar sin descanso hasta encontrar una solución para el problema que tanto les afligía. Firiri visitó numerosos países, y en todos ellos, al conocer su problema, fue recibida con música, canciones y bailes; y fue obsequiada con flores. No podía oír la música, pero a través del baile, la disfrutaba como si realmente la oyera.

A su regreso, además de mostrar las flores que le habían regalado, se esforzó por repetir los bailes que había aprendido en los distintos países. Resham y los hijos intentaron acompañar las danzas con música y canciones, y en ese momento Resham se dio cuenta de que llevaba muchos años sin cantar y sin escuchar música, los mismos años que hacía que conocía a Firiri. Por amor a su mujer, Resham había renunciado a la música, de hecho, sus hijos crecieron sin música ni canciones, y precisamente desde ese momento las flores desaparecieron de su jardín. Resham cantaba y cantaba con más fuerza, sorprendido al ver cómo su mujer bailaba como si verdaderamente escuchara la música.

En ese momento, los cuatro se maravillaron al contemplar que las flores volvían a brotar en su jardín, entonces cantaron y bailaron juntos con más fuerza, y se abrazaron y lloraron de alegría.

José Luis Gutiérrez

Kathmandu, 29 de septiembre de 2010

Publicado el 30 de septiembre de 2010 a las 08:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Ashok, Geeta, Kinnari, Araceli, Nathaly... salen de Atocha y llegan a la Universidad

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, Sinincay, cooperación, desarrollo, universidad complutense de madrid

imagen

En las últimas semanas miles de personas han pasado por delante de las fotografías de nuestros niños y niñas de Sinincay, Bal Mandir y Matruchhaya; primero en la estación ferroviaria de Campo Grande, de Valladolid; y después en la de Atocha, en donde han permanecido hasta hoy.

Pero aquí no termina el periplo viajero de Ashok, Geeta, Kinnari, Araceli, Nathaly, Mayra, Jakeline, Asha o Sumit, entre otros; porque ahora colocaremos estas 24 imágenes en el recibidor principal del Vicerrectorado de Alumnos de la Universidad Complutense de Madrid, un magnífico edificio situado en la Avenida Complutense , s/n, enfrente de la boca de metro de Ciudad Universitaria. El jueves 17 de junio, a las 18 horas, inauguraremos la exposición, que podrá visitarse hasta el 29 de julio, acto al que, a través de este correo, invitamos a cuantos puedan estar interesados.

Los menores de los orfanatos en los que trabajamos, van a sentirse bien acompañados, no sólo el día de la inauguración, a la que acudirán numerosos amigos y amigas, sino también durante el resto de los días que estén en "el ruedo", como llaman al vestíbulo principal del Vicerrectorado de Alumnos; porque durante los próximos días cientos de estudiantes, con la selectividad recién terminada y aprobada, acudirán a ese lugar en busca de información para iniciar la matriculación en sus respectivas Facultades.

Publicado el 11 de junio de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Puja

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, orfanatos, cooperación, desarrollo, ONG

imagen

Recientemente los alumnos del IES "Foramontanos", de Cabezón de la Sal, han decidido hacerse responsables de una niña de Bal Mandir llamada Puja. Ello significa que tratarán de recaudar el dinero necesario para pagar sus estudios y alojamiento en un buen colegio de Kathmandu en régimen de internado, de manera que regresará al orfanato únicamente en los periodos vacacionales. Algo similar a lo que ya están haciendo en el IES "Valle del Saja" con el niño llamado Sudip.

Puja en nepalés significa "ofrenda"

Recuerdo que en septiembre de 2007 Puja fue una de las niñas que con más entusiasmo trabajó en el mural que pintamos ese año. Supongo que llevaría poco tiempo viviendo en Bal Mandir, porque no recordaba haberla visto el año anterior, el primero que trabajábamos en ese orfanato de Kathmandu, y revisando los cientos de fotografías que guardo de aquel primer proyecto en Nepal, no encuentro ninguna en la que pueda identificar a Puja. Pienso que, a pesar de haber más de doscientos niños y niñas en Bal Mandir, de haber estado allí Puja en 2006, no me hubiera pasado desapercibida, porque en la edición de 2007 se convirtió en una de las protagonistas. Cada mañana acudía a nuestro encuentro corriendo con cierta dificultad y exhibiendo su preciosa sonrisa desdentada. Extremadamente flaca, me parecía que Puja podría quebrarse a cada paso, aunque su torpeza no derivaba de su delgadez, ni de ningún otro problema físico, sino de su precario calzado.

No sé cuál de los cinco alumnos de la Facultad de Bellas Artes que participaban en el proyecto de ese año empezó a llamarla cariñosamente "la tacones", y pronto todos los demás empezaron a referirse a ella con ese apodo, que derivaba del hecho de que Puja calzaba siempre unas chanclas de playa tan desgastadas, que ya no tenían suela en la parte posterior. El talón de su pie apoyaba directamente en el suelo, pese a lo cual, siempre llevaba perfectamente colocadas las mitades delanteras de sus chancletas. Iba medio descalza, aunque bien visto, era más afortunada que otros que iban completamente descalzos.

Pronto dejó de hacerme gracia aquel apelativo, y solicité a mis alumnos que se refirieran a la niña por su nombre, aunque inconscientemente, incluso hoy en día, siempre que alguien menciona a Puja, me viene a la memoria su apodo.

Ese año, adquirimos calzado para todos los niños y niñas de Bal Mandir, pero además mis alumnos compraron unas sandalias de playa nuevas, y se las regalaron a Puja. Cuando se las probó, y comprobamos que le estaban bien de tamaño, cogimos sus dos medias chanclas con la intención de tirarlas a la basura al salir del orfanato, pero ella inmediatamente, con una rapidez asombrosa, nos las arrebató, y con expresión de enfado se las guardó debajo del brazo izquierdo. A continuación sonrió, y se encogido de hombros con un gesto que nos pareció que trataba de hacernos entender que debía guardarlas en previsión de tiempos peores.

Publicado el 29 de abril de 2010 a las 08:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Fruto de vuestro esfuerzo

Archivado en: nepal, ONG, cooperacion, desarrollo

En Nepal el curso académico 2009-2010 acaba de concluir, aunque en algunos casos todavía quedan por hacer exámenes finales, y los alumnos aún no saben sus resultados.

Durante este último curso hemos ayudado a siete niñas y niños de Bal Mandir (Sudip, Subas, Shamjana, Susmita, Puja, Keshab y Janak), más siete chicas y chicos ex Bal Mandir (Grishma, Laxmi, Narendra, Kamala, Jagadiswor, Sumitra e Indira).

A los menores les hemos escolarizado en dos buenos colegios de Kathmandu (Wilson Academy y New Shrine School) con residencia. Lugares austeros pero, donde están recibiendo una buena educación, tres comidas al día y alojamiento digno. Al grupo de mayores de edad les estamos ayudando económicamente para que puedan terminar sus estudios, lo que implica pagarles gastos de alojamiento y manutención, además del coste de sus estudios.

Estamos impacientes por saber sus resultados pero, por lo que nos han ido avanzando Mahen (nuestro amigo de Kathmandu que controla a los mayores) y Bal Krishna (el director de Bal Mandir), creemos que los resultados serán buenos. El grupo de mayores ha tenido un seguimiento muy cercano por parte de Mahen, que ha hecho de tutor, y en ocasiones de padre, gracias a lo cual los siete han estado bastante centrados en sus estudios. Espero que los resultados avalen cuanto digo.

Para el próximo curso 2010-2011 queremos seguir apoyando a los siete menores, para que puedan continuar sus estudios en sus actuales escuelas. Al grupo de mayores, deseamos ayudarles a concluir sus estudios y, en la medida de nuestras posibilidades, facilitarles la incorporación al mundo laboral y el inicio de su vida autónoma e independiente. Es posible que nuevas chicas o chicos ex Bal Mandir soliciten nuestro apoyo. En ese caso, nos guiaremos por la valoración de Mahen y, si él lo aconseja, trataremos de respaldarles. Además, deseamos enviar a Trilochana y Aacriti, dos niñas ciegas de Bal Mandir, de cuatro años de edad, al Laboratory School, una escuela de Kathmandu, con residencia, en donde pueden recibir enseñanza en Braille.

Todo esto está siendo posible gracias al esfuerzo de los alumnos y alumnas del IES Valle del Saja, y de numerosos amigos y amigas que anónimamente están haciendo un esfuerzo encomiable. La venta de fotografías, y últimamente también calendarios y camisetas, está suponiendo un refuerzo para poder garantizar la continuidad de estas ayudas. Por otro lado, cada vez son más las familias que participan de la iniciativa "10 € al mes" que han puesto en marcha nuestros amigos de Cabezón de la Sal.

Nuestro amigo Pablo, experto en educación especial que formó parte del grupo de trabajo "Color en Bal Mandir diverso 2009", tras nuestro regreso, fundó "Dididai", una ONG que se ha marcado como objetivo prioritario la atención a los menores de Bal Mandir con alguna discapacidad. Gracias a ello, pudimos contratar a Pradip, el estudiante nepalés que ha participado en las cuatro ediciones de nuestro proyecto, y recientemente ha terminado sus estudios de Bellas Artes. Seis horas al día, seis días a la semana, Pradip está trabajando en Bal Mandir, tratando de estimular a Lata, Nimi, Roji, Sujata, Ram y Madushadam, quienes por su discapacidad, no están recibiendo ningún tipo de educación. El próximo sábado, Pablo viajará a Kathmandu, donde permanecerá dos semanas, para orientar a Pradip en su trabajo e intentar contratar a un fisioterapeuta que trabaje diariamente en el orfanato.

Aunque la situación de los menores que viven en Bal Mandir sigue siendo ignominiosa, resulta esperanzador comprobar cómo, lo que nació como una mera utopía, va creciendo lentamente, se va afianzando y empieza a dar frutos. Apenas queda sitio ya en nuestros corazones para el desánimo, porque sentimos el imparable empuje de cientos de personas que desean transformar aquella realidad.

 

Publicado el 31 de marzo de 2010 a las 12:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Color en Matruchhaya y en Bal Mandir 2010

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, orfanatos, cooperación, desarrollo, ONG

imagen

A finales del 2004 llevamos a cabo "Bellas Artes con Matruchhaya y Shishu Bhavan", nuestro primer proyecto de cooperación al desarrollo, planteado desde el ámbito específico de la creación artística. Un grupo de siete alumnos de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, y yo, trabajamos durante aquellas vacaciones navideñas con los niños y niñas que habitaban esos dos orfanatos indios: Matruchhaya en Nadiad y Shishu Bhavan en Calcuta. La acción fue financiada por nuestra Universidad, a través de su primera convocatoria de proyectos de cooperación al desarrollo.

Inmediatamente entendimos que aquello tenía pleno sentido, que ese tipo de actividad beneficiaba enormemente a los menores, y para nosotros abría un nuevo campo de trabajo, alejado de los habituales centros neurálgicos del arte, y lleno de utilidad social.

Sentimos que debíamos hacer todo lo posible por dar continuidad a esa labor, no en Shishu Bhavan, el archiconocido orfanato fundado por la Madre Teresa de Calcuta, porque ya recibía el apoyo de numerosos voluntarios que acudían allí para prestar su ayuda; pero sí en Matruchhaya, donde nuestra visita fue algo absolutamente excepcional. Como la convocatoria anual de proyectos de nuestra Universidad, establece que no se puede seguir dando financiación a un mismo proyecto en ediciones posteriores, nos vimos obligados a buscar patrocinio externo.

Mi mujer y yo pensamos que lo más sencillo sería empezar por lo que teníamos más cerca: el Ayuntamiento de Pinto, el madrileño pueblo en el que vivimos. Recuerdo que a principios de 2005 solicité una entrevista con la concejala encargada del área de cooperación al desarrollo de dicho municipio, y acudí a ella con un proyecto en el que explicábamos detalladamente nuestro propósito, las actividades que nos proponíamos para llevarlo a cabo, y el coste detallado de la acción. A pesar de que estaba todo escrito, como la concejala me dio la oportunidad de hablar, y me pareció que no tenía prisas, le expliqué de manera apasionada nuestra intención. Mientras le hablaba, ella hojeaba el documento escrito, lleno de fotografías de nuestro trabajo anterior, hasta que llegó al final, la página en la que se pormenorizaba el presupuesto. Entonces creí que debía dar por concluida mi vehemente exposición, y en ese momento ella me dijo que podíamos contar con el apoyo del Ayuntamiento de Pinto.

Desde entonces, en Pinto ha habido gobiernos de izquierdas y de derechas, pero su respaldo a nuestro trabajo ha sido inquebrantable. Además, desde 2007, han sufragado un proyecto similar que desarrollamos cada año, por el mes de octubre, en el orfanato nepalés denominado Bal Mandir. Las disputas políticas en nuestro Ayuntamiento no han sido pocas, pero afortunadamente nuestras acciones en esos dos orfanatos de India y Nepal jamás han sido cuestionadas.

El Ayuntamiento de Pinto, como muchos otros, padece una grave crisis económica que le está obligando a abandonar iniciativas que parecían ya consolidadas, y nuestros proyectos no han sido menos. El año pasado recibimos los primeros signos de debilidad, por lo que transferimos buena parte de la responsabilidad económica del proyecto de Bal Mandir al Grupo Farmacéutico Pfizer, que generosamente se prestó a acudir en nuestro auxilio. Ahora sabemos que el Ayuntamiento de Pinto no podrá financiar ningún proyecto en 2010. Era algo que ya nos esperábamos.

Pero ésta debe de ser nuestra semana de la buena suerte, porque ayer supimos que el Consejo Social UCM costeará "Color en Matruchhaya 2010", y hoy mismo hemos recibido la buena noticia de que el Grupo Farmacéutico Pfizer asumirá completamente "Color en Bal Mandir diverso 2010". De distintas maneras, el Consejo Social de nuestra Universidad ha estado respaldando nuestras acciones, desde el inicio, pero durante los tres últimos años ha asumido el coste de una iniciativa similar a las de India y Nepal, que cada mes de julio hemos llevado a cabo en Ecuador, el primer año en orfanatos de Quito y Cuenca, y los dos últimos en un "pueblo huérfano" denominado Sinincay, un lugar donde numerosos niños y niñas viven en una situación de semiorfandad, a menudo más dura que la propia orfandad, provocada por la emigración de sus padres.

Obligados a establecer un orden de prioridades, decidimos dar preferencia a los proyectos que estaban ya más consolidados, por eso, "Color en Sinincay 2010" está ahora huérfano de patrocinio. A partir de este momento, cuando ya tenemos asegurada la financiación del proyecto de Matruchhaya y Bal Mandir, nos proponemos centrar todos nuestros esfuerzos en encontrar subvención para el proyecto de Sinincay.
Esperamos que nuestra buena suerte continúe, y que el trabajo con los niños y niñas de Sinincay no se tenga que ver interrumpido por culpa de esta crisis económica. Pero ahora es el momento de mostrar nuestra sincera gratitud al Ayuntamiento de Pinto, por su colaboración y por la confianza que ha depositado en nosotros durante todo este tiempo.

Publicado el 28 de enero de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Educación especial

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, orfanatos, cooperación, desarrollo, ONG, pablo menendez, la voz de galicia

Pablo Menéndez ha sido uno de los dos expertos en educación especial, que agregamos a nuestro equipo de trabajo en Bal Mandir en la última edición, entre septiembre y octubre de 2009. En las tres ocasiones anteriores que habíamos trabajado en ese enorme orfanato, habíamos comprobado que varios de los menores con discapacidad severa, quedaban al margen de nuestras actividades por sus propias limitaciones, y porque nosotros nos sentíamos desbordados atendiendo a tantos niños y niñas deseosos de participar, y no podíamos dedicarles la atención individualizada que ellos requerían.

Por eso, esta vez nos marcamos como objetivo prioritario involucrar a esos menores en las labores creativas que desarrollásemos con el resto; y cuando ello no fuera posible, por las propias condiciones del menor, diseñar otras actividades adaptadas a sus posibilidades.

Creo que fue un acierto incluir a Pablo en nuestro grupo de trabajo, por dos motivos: por la formidable labor que él y Luis (el otro experto en educación especial) realizaron allí con los menores con discapacidad, especialmente con los más desfavorecidos (Lata, Roji, Nimi, Ram, Sujata, Madhusadham y Jayanti); y porque Pablo no ha parado de pensar en modos de ayudar a estos niños.

Su reto, nuestro reto, es lograr que esos menores que no reciben ningún tipo de educación, estimulación o terapia rehabilitadora, tengan una atención especializada. La contratación de Pradip, el alumno de Bellas Artes nepalés que ha colaborado con nosotros en las cuatro ediciones de este proyecto, para que trabaje seis horas diarias, durante seis días a la semana, con esos menores excluidos del derecho a la educación por su discapacidad, ha sido sólo un primer paso.

Pablo aspira a mucho más. Desea, deseamos, poder contratar también a un fisioterapeuta y a un educador especial que desarrollen su jornada laboral completa en Bal Mandir. Y puestos a soñar, ya que no hay en Kathmandu centros educativos especiales para atender a menores con discapacidades de esta índole, Pablo aspira, aspiramos, a que Bal Mandir pueda alojar en su interior un pequeño centro de educación especial.

La Voz de Galicia publicó en sus páginas centrales un artículo que recoge las impresiones de Pablo tras su experiencia en Bal Mandir: http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2009/12/27/0003_8194294.htm.

 

Publicado el 11 de enero de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Niños discapacitados en el orfanato de Bal Mandir: Jayanti

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, orfanatos, cooperación, desarrollo, ONG

imagen

El pasado viernes 4 de diciembre, tuve un encuentro con los alumnos del Instituto de Educación Secundaria "Valle del Saja" de Cabezón de la Sal (Cantabria), para hablarles del trabajo que durante 2009 hemos realizado en Ecuador, India y Nepal. Dediqué más tiempo a Bal Mandir, el orfanato de Nepal, porque los estudiantes de este Instituto están becando a cinco niñas y niños de allí. Fue una manera de trasladarles la gratitud de Sudeep, Subas, Susmita, Samjhana y Puja; y ofrecer detalladas explicaciones a quienes, con mucho esfuerzo e ilusión, están haciendo posible que esos cinco menores de uno de los orfanatos más pobres del mundo, puedan educarse y residir en una buena escuela, regresando al orfanato sólo por vacaciones.

Les expliqué que una de las novedades de la edición de 2009 de Bal Mandir había sido que, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Pinto y el Grupo Farmacéutico Pfizer, habíamos podido dedicar atención especial a los menores del orfanato que padecen algún tipo de discapacidad severa. En Bal Mandir viven 250 menores, de los que 22 son discapacitados. Una escueta lista que nos proporcionó el director del orfanato, refleja el nombre de cada uno de ellos, su edad y el tipo de discapacidad: sordera, ceguera, síndrome de Down, parálisis cerebral o retraso mental.

Leer texto completo »

Publicado el 9 de diciembre de 2009 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Calendario

Archivado en: Bal Mandir, Kathmandu, Nepal, Matruchhaya, orfanatos, cooperación, desarrollo, ONG, calendario

imagen

Con mucha frecuencia siento que los acontecimientos van más deprisa de lo que yo hubiera imaginado al principio, y las iniciativas que nacieron como una mera utopía, de pronto cobran vida propia, y se hacen realidad gracias al empeño e ilusión que otras personas ponen en ello.

Un día, hace varios años, pensamos que nuestra ayuda a los niños y niñas que viven en el depauperado orfanato de Bal Mandir, deberían ir más allá de lo puramente lúdico o creativo, e imaginamos que la mejor manera de apoyar a esos menores sería tratando de financiarles una educación de calidad, en un buen colegio con alojamiento interno, lo que al mismo tiempo les permitiría vivir fuera del orfanato durante la mayor parte del año. Empezamos por Sudip. Del gasto que implicaba su beca se encargaron enteramente los alumnos y alumnas del Instituto de Educación Secundaria "Valle del Saja", de Cabezón de la Sal (Cantabria), pero fue tal su empeño recaudador, que muy pronto hicieron que se pudieran beneficiar de ese mismo tipo de ayuda otros niños y niñas de Bal Mandir.

Preocupados por ser capaces de dar continuidad a esta iniciativa, nuestros amigos de Cabezón de la Sal han impreso 1000 copias de un calendario, que ellos mismos han diseñado, con imágenes de "Color en Bal Mandir 2009". El precio del calendario es de 6 euros.

A todos los que estéis interesados, os ruego que contactéis con nuestra amiga Blanca Castañeda:

620 40 50 12
blanca.prensa@gmail.com

Publicado el 16 de noviembre de 2009 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

José Luis Gutiérrez Muñoz

José Luis Gutiérrez Muñoz

José Luis Gutiérrez Muñoz (Madrid, 1963), pofesor Titular y Director del Departamento de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid. Director del Grupo de Investigación UCM "Arte al servicio de la sociedad". Responsable de diversos proyectos de cooperación al desarrollo que desde 2004 vienen llevándose a cabo en orfanatos de India, Nepal y Ecuador.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD