miércoles, 19 de septiembre de 2018 17:56 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Cañaveralejo

Blog taurino

La suerte de varas, los reglamentos y otras consideraciones

Archivado en: Toros, taurino

El presente comentario no pretende ser didáctico sobre la ejecución de la suerte de varas ni tampoco pontificar sobre las excelencias en su ejecución. Es simplemente una serie de consideraciones a la vista de lo que venimos observando en las distintas plazas: está desapareciendo el objetivo que inicialmente se perseguía con su ejecución. Viene esto a cuento porque recientemente hemos asistido a la feria de San Mateo en Logroño donde el Reglamento Taurino impone que el toro vaya dos veces al caballo. Nosotros preguntamos el porqué y la respuesta fue que"... es que el toro de Logroño (refiriéndose al tipo) necesita dos varas....". O sea, que el número de varas dependería del tamaño del toro. Es verdad que el toro de Logroño está (o estaba, depende de quién lo toree) un punto por encima del toro que se lidia habitualmente en plazas de segunda categoría; para explicarnos mejor, el toro de Logroño, Salamanca y alguna plaza de segunda más, está entre el toro normal de plazas de segunda y el de Madrid o Bilbao. Para nosotros  el error está en considerar que el toro debe de ir al caballo un  número de veces según su volumen. El espíritu de la suerte de varas es medir la bravura del animal y dosificar sus fuerzas para el resto de la lidia. El toro debe de ir al caballo-cualquiera que sea su tamaño- tantas veces como pueda soportar  sin que se quebrante; es decir, la suerte de varas debería de ser una repetición de la tienta de vacas, porque ir al caballo, todos los toros van una vez; los bravos y los tontos, dos veces y sólo los bravos tres veces. Y esto nada tiene que ver con el tamaño.

Otra consideración es que la suerte de picar cada vez se hace peor: no se siguen los cánones de coger el palo corto y tirarle antes de que el animal tope con el peto (el toro debe de estar ya picado cuando llega al caballo), señalar el puyazo y cargar el castigo a la altura del morrillo y así hasta tres veces por lo menos, pero puyazos normales, o sea, cortos y sin cariocas, metisacas o barreneos. Hemos dicho también morrillo, o sea, esa gruesa masa muscular por encima de la espina dorsal donde difícilmente llegará la puya para hacer daño al animal. No sucede así con el puyazo trasero (esto equivale al  bajonazo con el estoque)  donde se puede lesionar la espina dorsal o cualquier otro órgano vital. No se debería permitir y habría que  protestar con fuerza este puyazo, pues es la causa principal de que los toros salgan de la suerte derrengados, descoordinados, descordados, con falta de aire e incluso muertos como sucede con los algunos indultados.

Otra cosa que suele ocurrir también  es que no se pique, es decir, que con un picotazo se considere al toro picado; esto encanta al personal, pues observamos que el picador es más aplaudido cuanto menos pica. Tampoco en este caso se cumpliría con el objetivo principal de la suerte de varas, que no olvidemos es  como hemos dicho, probar la bravura del toro y sangrarlo sin dañar hasta dejarlo en condiciones aptas para la lidia, amén de crear belleza con el espectáculo incomparable del toro cuando se arranca al caballo cada vez desde más lejos... Los antiguos reglamentos penalizaban la no correcta ejecución de la suerte de varas..." picarán los toros en el morrillo y cuando lo hagan fuera de ese sitio, la Presidencia, oyendo al primer espada, calificará si merecen o no pena, los que así lo efectúen "(Art. 38 Reglamento de Sevilla de 1.896)   o en el de Madrid de 1.880 "...picarán en orden riguroso y en el sitio que el arte exige, esto es, en el  morrillo". Y esto sigue siendo de actualidad, porque no pide otra cosa que hacer las cosas bien, como hemos apuntado más arriba, puyazos breves, en el morrillo, antes de topar el toro en el caballo, sin barrenar, sin hacer la carioca, sin metisacas....y así hasta tres veces si el animal puede soportarlo sin quebrantarse. La suerte de varas ha de servir al matador para darse cuenta de las condiciones del toro, si es fijo o distraído, si humilla más o menos, si tardea o no, y al ganadero para valorar la bravura y temperamento. En las condiciones actuales de picar, poco o nada de eso se descubre. Me imagino a los puristas que protestan por la colocación del torero, por la colocación del estoque... ¿porqué no hacerlo también ante la defectuosa ejecución de la suerte de varas, fundamental  para el devenir de la faena?

Publicado el 30 de septiembre de 2009 a las 17:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | campos (Web) - 06/10/2009 - 09:43

Acertado comentario sobre una de las suertes más bonitas del toreo

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Cañaveralejo

Cañaveralejo

En el blog taurino su autor trata de recopilar textos propios sobre el mundo de los toros y comentarios a los de otros autores, actualizándolos periódicamente. Son siempre artículos de opinión y nunca crítica de corridas. Los lectores pueden escribir sus comentarios a los que daré respuesta de forma que sea posible establecer un diálogo.

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD