sábado, 20 de octubre de 2018 01:14 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de El eterno suplente

Tiempo muerto

Villar dimisión

Archivado en: fútbol sala, Ángel María Villar, RFEF

imagen

El televisivo lema acuñado durante la pasada Eurocopa de fútbol, ese basado en el refranero popular que reza 'no hay dos sin tres', no parece cumplirse con la selección española de fútbol sala. A pesar de haber llegado a su quinta final consecutiva de un Mundial, el combinado de José Venancio López no pudo bordar la tercera estrella en su camiseta. De nuevo Brasil les dejó con la miel en los labios y otra vez la 'canarinha' apeló a la suerte y a su calidad para decantar el partido en el tramo decisivo.

Si cuatro años atrás la selección española hincó la rodilla ante la brasileña en la tanda de penaltis, en esta ocasión volvió a hacerlo tras una genialidad de Neto. El exjugador del Inter Movistar leyó a la perfección su emparejamiento con el jugador español más débil en el plano defensivo, Fernandao, para rebasarle y cruzar magistralmente el balón ante la salida de Juanjo, cuando todos empezaban a buscar números en la lotería de los penaltis.

A pesar del mal sabor de boca que deja un subcampeonato, conviene echar un vistazo a la trayectoria general para concluir que la selección española ha hecho un gran papel en el Mundial. Ha superado un cuadro muy exigente hasta llegar a la final, donde compitió e incluso tuvo el título muy cerca tras remontar un 1-0. José Venancio López sigue contando con crédito como seleccionador y el relevo generacional que tanto preocupaba parece un hecho consumado.

Hasta aquí, todo correcto. El problema surge cuando uno mira con detenimiento la final, o mejor dicho, los prolégomenos del partido decisivo. Autoridades de la FIFA, encabezadas por su presidente Joseph Blatter, saltaban al parqué para saludar a los integrantes de ambas selecciones. Cerrando ese séquito aparece el presidente de la RFEF, Ángel María Villar, a la sazón vicepresidente del máximo organismo del balompié mundial.

Tras esa ceremonia, el peruano Héctor Rojas y el británico Marc Birkett daban su autorización para que el gran partido comenzase. Sí, han leído bien, un peruano y un británico, dos países donde este deporte no es ni mucho menos una práctica habitual. Para que nos entendamos, es como si se encargase a un colegiado español pitar la final del Mundial de hockey sobre hielo. Brasil y España estuvieron a la altura de la final, con un juego que les confirma como los referentes del fútbol sala mundial, sin embargo no se puede decir lo mismo del arbitraje. Je debió ser expulsado por una entrada brutal sobre Sergio Lozano; Kike y Fernandao vieron sendas tarjetas amarillas por dos faltas inexistentes; una clarísima mano del brasileño Neto en la frontal del área brasileña se marchó al limbo...Fueron tantas las acciones en las que el dúo Rojas-Birkett demostraron no estar a la altura que la FIFA debería recapacitar sobre su designación.

No es una pataleta por la derrota, sino la constatación de unos hechos objetivos. Desde su puesto de vicepresidente de la FIFA, se espera al menos que Ángel María Villar transmita una queja a Blatter por lo acontecido o, al menos, que marque unas pautas para que esto no se repita. Intentar que el fútbol sala siga traspasando fronteras es una estrategia loable, pero de ahí a cometer una irresponsabilidad de este calado va un trecho. Si Villar siente la misma vergüenza que otros tras esa actuación arbitral debería ejercer algo de presión en la FIFA. De lo contrario, su siguiente decisión debe pasar por poner la rúbrica a su carta de dimisión de una Federación como la RFEF que, no lo olvidemos, también engloba al fútbol sala.

Publicado el 19 de noviembre de 2012 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

El eterno suplente

El eterno suplente

El míster te mira. ¿Vas a salir?, dice. Desde el banquillo, uno también juega su particular partido. Hablas, organizas, gritas, sufres, encestas, tiras a portería, sueltas un revés o cambias de marcha al llegar a la curva más peligrosa del circuito. No eres el protagonista ante las cámaras, pero te sientes vivo porque eres un loco del deporte. El deporte mueve masas y es un gran espejo para el ser humano que busca emociones fuertes y no entiende de límites.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD