miércoles, 16 de octubre de 2019 23:27 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de El eterno suplente

Tiempo muerto

La natación regresa al pasado

Archivado en: natación, reglas, FINA, Rafa Muñoz, Córdoba, récord mundial, 50 metros mariposa

imagen

Aunque el personal disfrute con las pruebas de natación y sucumba al encanto olímpico o competitivo de sus retransmisiones televisivas, la natación reside en la tercera división del interés nacional, teniendo en cuenta todas las modalidades deportivas que comprende la actualidad. La situación cambia radicalmente en países como Australia, donde la afición y el seguimiento superan cualquier previsión, pero aquí, la falta de éxitos internacionales, de figuras mundiales reduce la difusión de uno de los deportes más exigentes, tanto físcamente como mentalmente, que se han inventado.

Por si no habían caído en ello, el plusmarquista en 50 metros mariposa nació en Córdoba, tiene 22 años y se llama Rafa Muñoz. El día 5 de abril de 2009, el nadador andaluz recorrió esta distancia en 22, 43 segundos y nadie lo ha hecho más rápido desde entonces. Este joven nadador español ha sido el único que ha conseguido dos metales (sendos bronces) en unos Mundiales como los disputados en Roma el pasado año y, pese a estos dos grandes reclamos mediáticos, Muñoz ha sido flor de un día para los medios, que abastecen a la gente de noticias y propician, mediante la trascendencia que le dan a la historias, un mayor o menor interés por los acontecimientos o las personas.

En el caso de Rafa, se ha hablado más del famoso bañador utilizado para laconsecución de la marca o de su mínima aparición por las pisicinas en los últimos meses que de los logros obtenidos. "Hay que asumir que en España o te aclaman o te fastidian", señala el deportista en una reciente entrevista publicada por As. Muñoz ha vuelto a la carga con vistas al Europeo de Budapest, ha cambiado el CAR de Sant Cugat por Marsella como escenario para su preparación y manifiesta un gran cabreo por la nueva normativa de la FINA.

Hace catorce años, Speedo sacó a escena un bañador diseñado con bandas de resina, que permitía una menor fricción de la prenda con la piel y ayudaba, en consecuencia, a una mayor velocidad de los nadadores sobre el agua. Desde entonces, la carrera tecnológica ha provocado dimes y diretes debido a la permisividad del máximo organismo internacional. Desde enero de 2008 y en apenas dieciocho meses, se batieron 100 récords mundiales. Uno de ellos se lo llevó Rafa Muñoz.

Desde el pasado 1 de enero, la FINA ha prohibido todos aquellos bañadores que no se hagan con materias textiles y también ha puesto reglas a las dimensiones del vestuario deportivo en las pruebas. Ahora, primará el talento de cada uno. Muñoz no espera que esta situación le afecta más que al resto de deportistas, pero manifiesta una queja notoria sobre la nueva reglamentación. "Daña la natación. Ha retrocedido 20 años. Todas las consecuencias son negativas: habrá menos espectadores y audiencia. La tecnología mejora el deporte, como sucede en el ciclismo, donde cada vez hay mejores bicicletas". ¿Están de acuerdo? ¿Hacía falta este cambio? Las próximas citas deportivas demostrarán si la decisión ha sido acertada.

 

 

 

Publicado el 30 de marzo de 2010 a las 11:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

El eterno suplente

El eterno suplente

El míster te mira. ¿Vas a salir?, dice. Desde el banquillo, uno también juega su particular partido. Hablas, organizas, gritas, sufres, encestas, tiras a portería, sueltas un revés o cambias de marcha al llegar a la curva más peligrosa del circuito. No eres el protagonista ante las cámaras, pero te sientes vivo porque eres un loco del deporte. El deporte mueve masas y es un gran espejo para el ser humano que busca emociones fuertes y no entiende de límites.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD