domingo, 26 de enero de 2020 00:43 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de El eterno suplente

Tiempo muerto

Los cuartos de final de la Copa América, ¿sorpresa o decepción?

Archivado en: fútbol, Copa América, Argentina, Brasil, Neymar, Messi, Kun Agüero, Falcao, Alexis Sánchez, Perú

Mientras las grandes competiciones domésticas se toman un merecido descanso, los amantes del deporte sacian su hambre con la Copa América, un torneo que ya ha entrado en su fase decisiva. Si han estado varios días desconectados de la actualidad, no se echen las manos a la cabeza si miran el cuadro de semifinales y no ven los nombres de Argentina y Brasil y ni siquiera los de algunos posibles 'outsiders' como Chile o Colombia.

Hasta la fecha, el torneo y las grandes estrellas no han respondido a las expectativas. No será el torneo de Agüero, ni de Messi, ni de Neymar, ni siquiera de Falcao o Alexis Sánchez; esta edición de la Copa América será recordada como aquella en la que la distancia entre las grandes selecciones históricas de la Conmebol y las otras más modestas se han eliminado hasta límites insospechados. Esta consecuencia deja dos lecturas antagónicas: lo que para algunos es una democratización necesaria del mundo balompédico, para otros no deja de ser un síntoma evidente de la decadencia que viven dos equipos con más pasado que presente como son Argentina o Brasil.

Lo peor de todo es que, al menos para un servidor, las eliminaciones de Argentina y Brasil no suponen una sorpresa mayúscula. Teniendo en cuenta el rendimiento de ambos equipos en el torneo y el nombre de algunos miembros de sus onces iniciales, no parece tan descabellado que dos equipos bastante apañados como Uruguay y Paraguay les dejen en la cuneta. Más sorprende en cambio que dos equipos como Perú o Venezuela, cuyo único objetivo era tener un papel digno, estén en semifinales. Los de Markarian llegaban a Argentina sin dos referentes como Farfán y Pizarro y con los otros dos, Vargas y Guerrero, 'tocados'.

Como sucediera en el Mundial de 2002, algunos aficionados se congratulan al comprobar que todo sigue siendo posible en este deporte y que los favoritos por su simple condición no tienen asegurado el pase a ninguna ronda. Pero esto no es óbice para mirar con cierto recelo a un torneo en el que pase lo que pase ya no habrá una final con tanto cartel como un Argentina-Brasil y en el que difícilmente se recordará algún encuentro o alguna actuación individual por su brillantez.

 

Publicado el 18 de julio de 2011 a las 11:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

El eterno suplente

El eterno suplente

El míster te mira. ¿Vas a salir?, dice. Desde el banquillo, uno también juega su particular partido. Hablas, organizas, gritas, sufres, encestas, tiras a portería, sueltas un revés o cambias de marcha al llegar a la curva más peligrosa del circuito. No eres el protagonista ante las cámaras, pero te sientes vivo porque eres un loco del deporte. El deporte mueve masas y es un gran espejo para el ser humano que busca emociones fuertes y no entiende de límites.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD