jueves, 17 de octubre de 2019 08:51 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de El eterno suplente

Tiempo muerto

El brasileño Adriano se estrena con la Roma luciendo barriga

Archivado en: fútbol internacional, AS Roma, Serie A, Adriano

Hartos del dominio del Inter de Milán en los últimos años, los dirigentes de la Roma buscaron algunos fichajes que dieran la vuelta a la situación. Pero el 'Calcio' está en horas bajas. Ahora son los clubes de la Liga y, sobre todo, los de la Premier League los que marcan la pauta. No quedaba otra que tirar de ingenio y así decidieron contratar a Adriano Leite, uno de los delanteros más demoledores que ha conocido la Serie A en los últimos años pero también uno de los más indisciplinados.

Parece que el punta internacional está decidido a relanzar su carrera. En el Flamengo recuperó su olfato goleador y algunos detalles hicieron albergar la esperanza a los aficionados de ver de nuevo a aquel jugador que se había convertido en uno de los más codiciados del 'planeta fútbol'.

Nada más llegar a la Roma alabó al capitán Totti, demostrando que sabía perfectamente al lugar que llega. El '10' giallorossi es santo y seña del club. El guiño de Adriano le abriría las puertas del vestuario de par en par. Sin embargo, en los primeros entrenamientos se ha observado que el brasileño se ha vuelto a topar con un viejo problema: el sobrepeso. Fuera de forma y con unos kilos de más, al ex del Inter le queda mucho trabajo por delante en esta pretemporada si quiere recuperar la figura de antaño.

Una moneda al aire. Así se puede calificar el enésimo intento de Adriano por relanzar su carrera. Sus kilos de más, su adicción al alcohol y su indisciplina pueden hacer que el fichaje sea un fracaso. Pero si el jugador se centra y se comporta como un profesional puede volver a ser el terror de las defensas transalpinas. Sólo el tiempo dirá si se volverá a ver algo con su firma similar a esto:

Francisco Quirós Soriano

francisco@gentedigital.es

Publicado el 23 de julio de 2010 a las 05:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Y Adriano cogió su fusil

Archivado en: fútbol internacional, Adriano

imagen

Cuando en las tertulias deportivas se tratan casos de jugadores que apuntaban muy alto pero acabaron cayendo en algunas tentaciones que les hicieron pasar de estrellas a estrellados, casi siempre aparece el nombre del delantero brasileño Adriano. Es un jugador, o mejor dicho era, con unas condiciones físicas privilegiadas para jugar al fútbol: alto, fuerte, habilidoso... conjugaba a la perfección potencia y sutileza.

Capaz de hacer algunos de los mejores goles que se recuerdan en los últimos años, Adriano llegó a un momento de su carrera en el que el alcohol y otros vicios ganaron un protagonismo desmedido en su vida. Pasó de ser uno de los jugadores más codiciados a no ir siquiera convocado con el Inter. La situación se agravó con Mancini. Después llegó Mourinho quien se propuso recuperarle para el fútbol, pero los intentos del portugúes dieron al traste.

Su carrera parecía acabada. Regresó a Brasil para intentar relanzar su trayectoria con el equipo que le lanzó a la fama, el Flamengo. En el Brasileirao, Adriano recuperó parte de la estima perdida. Sus goles volvían a dar al vuelta al mundo e incluso Dunga le volvió a convocar para la selección. Ahora, justo cuando estaba a punto de cerrar su fichaje por la Roma, Adriano aparece en unas fotos de esta guisa, con un fusil en la mano y haciendo un guiño a un grupo narcotraficante. Un episodio más de un jugador que iba para leyenda y que en algún momento se equivocó de camino.

Publicado el 1 de junio de 2010 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El eterno suplente

El eterno suplente

El míster te mira. ¿Vas a salir?, dice. Desde el banquillo, uno también juega su particular partido. Hablas, organizas, gritas, sufres, encestas, tiras a portería, sueltas un revés o cambias de marcha al llegar a la curva más peligrosa del circuito. No eres el protagonista ante las cámaras, pero te sientes vivo porque eres un loco del deporte. El deporte mueve masas y es un gran espejo para el ser humano que busca emociones fuertes y no entiende de límites.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD