jueves, 17 de octubre de 2019 01:54 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de El eterno suplente

Tiempo muerto

La mala educación, donde quiera que vayas

Archivado en: fútbol, deporte, mala educación, Banega, Emery, Valencia, Miku, Bermejo, Xerez, Getafe, Argentina

Con educación y respeto se va a todas partes. No sé a quién le escuche esta expresión, pero la he interiorizado como principio básico para la cotidianeidad. Benega no se aplicó la lección con Emery. Tampoco Miku con la situación deportiva del Xerez.  La jornada número 31 en el campeonato liguero ha dejado dos detalles muy feos en el panorama futbolístico español, aunque las brutales entradas sobre el césped, las agresiones a árbitros o los ataques entre aficionados se han convertido en un hábito apestoso durante el siglo XXI. Durante el Mallorca-Valencia, Banega le negó el saludo a Emery, su técnico, cuando fue sustituido. El entrenador valencianista, cabreado, le recriminó su actitud. Con anterior, según algunos jugadores del Xerez como Mario Bermejo, Miku y Boateng se burlaron de la situación deportiva que atravesaba el rival, con muchas posibilidades de acabar con los morros en Segunda cuando acabe la Liga. A Bermejo no le hizo ni puñetera gracia. Las disculpas y los perdones se pueden aceptar, pero la mala educación que se produce en el deporte demuestra muy poco cerebro.

Como colofón a este alegato escrito que solicita más educación y respeto en el deporte, un cachondo ejemplo del intercambio dialéctico provocado por la tensión, en este caso futbolístico. Así se 'saludan' dos técnicos durante un partido en Argentina. Cuando uno pierde del norte dice cosas que no siente. O que siente, pero no se atreve a decir habitualmente, ¿no?

 

 

 

Publicado el 13 de abril de 2010 a las 12:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El eterno suplente

El eterno suplente

El míster te mira. ¿Vas a salir?, dice. Desde el banquillo, uno también juega su particular partido. Hablas, organizas, gritas, sufres, encestas, tiras a portería, sueltas un revés o cambias de marcha al llegar a la curva más peligrosa del circuito. No eres el protagonista ante las cámaras, pero te sientes vivo porque eres un loco del deporte. El deporte mueve masas y es un gran espejo para el ser humano que busca emociones fuertes y no entiende de límites.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD