jueves, 21 de noviembre de 2019 18:18 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de El eterno suplente

Tiempo muerto

Gascoigne y Ortega, dos ídolos hundidos por su adicción al alcohol

Archivado en: fútbol, Gascoigne, Ortega

imagen

Argentina e Inglaterra, dos de los países con más tradición futbolística, han asistido en los últimos años al nacimiento y caída de dos mitos que prometían marcar un antes y un después en este deporte. Hablamos del inefable Paul Gascoigne y de Ariel 'Burrito' Ortega.

'Gazza' ha sido, probablemente, uno de los tres jugadores con más talento que haya nacido en Inglaterra. Su carrera estuvo marcada por detalles de genio y por excentricidades que ponían en entredicho su profesionalidad casi a partes iguales. Retirado desde el año 2004, no deja de protagonizar numerosos escándalos.

No es mucho mejor la situación de Ortega. Se dio a conocer al gran público en el Mundial de 1994, un campeonato en el que toda Argentina buscaba un sustituto al ídolo caído, Maradona. Ortega compartía ciertas similitudes con el 'Pelusa' pero nunca llegó a acercarse al nivel del gran Diego. Sus experiencias en Europa (Valencia y Parma) fueron traumáticas y sólo al cobijo de River pudo mostrar su mejor fútbol.

Ellos dos son claros ejemplos de los 'juguetes rotos' que a veces deja el fútbol. La otra cara de la fama, jugadores que no asimilan su situación y se dejan llevar por una vida poco recomendable, un ejemplo a no seguir por las nuevas generaciones. Pero, quedémonos con lo positivo, su fútbol, porque de sus botas partió mucho y muy bueno. Aquí va un breve resumen:

 

Publicado el 9 de febrero de 2010 a las 20:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El eterno suplente

El eterno suplente

El míster te mira. ¿Vas a salir?, dice. Desde el banquillo, uno también juega su particular partido. Hablas, organizas, gritas, sufres, encestas, tiras a portería, sueltas un revés o cambias de marcha al llegar a la curva más peligrosa del circuito. No eres el protagonista ante las cámaras, pero te sientes vivo porque eres un loco del deporte. El deporte mueve masas y es un gran espejo para el ser humano que busca emociones fuertes y no entiende de límites.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD