miércoles, 13 de noviembre de 2019 16:35 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de El eterno suplente

Tiempo muerto

Clemente y Míchel, ni se miran

Archivado en: fútbol, Valladolid, Getafe, Liga, Javier Clemente, Michel, selección española, artículo, Marca

imagen

Normalmente, los entrenadores se dan la mano antes de los partidos, intercambiaban algunas palabras, un par de gestos y al término del partido hacen lo mismo. Javier Clemente, técnico del Valladolid, y Míchel, entrenador del Getafe, no lo hicieron el pasado sábado. Les une el mal rollo.

Antes del Valladolid-Getafe, que acabó con 0-0 y se disputó el pasado sábado en Zorrilla, Javier Clemente afirmó que "mi relación con Míchel es nefasta e inexistente". Según el mister pucelano, Míchel se pasó cuatro pueblos en un artículo escrito para el diario Marca hace años y en el que atacaba con dureza al vasco. El texto decía algo así como que "Clemente sigue subido en al Gabarra desde hace veinte años. Sus palabras sincronizan con sus hechos, es decir, vacíos. Pasa por no tener pelos en la lengua para los demás, pero es incapaz de analizar su manifiesta importencia como técnico obsoleto, asunto que han sufrido varios clubes en su mercenario peregrinar. Prefiere distraernos a todos. La lástima es que mientras Tenerife sufrirá por el posible descenso, él se dedicará a mejorar su hándicap en el único campo que le interesa: el de golf. Eso sí, desatará su lengua, pero de su fracaso ni hablar. En realidad no le interesa ni al propio Clemente", decía en su escrito. Casi nada.

Los más viejos del lugar cuentan que el principio del deterioro en la relación de ambos sucedió durante la etapa de Javier Clemente como seleccionador nacional. Míchel disputó con Clemente de técnico nacional su último partido con la camiseta roja un 18 de enero de 1992 y muchos entienden que con aquel suceso pasó lo mismo que con Aragonés y Raúl. Cuando entrenaba al Murcia, Clemente se acordó de Míchel. "Cuando le llevé a la selección vi que no daba más de sí. Era un jugador muy cómodo que sólo jugaba en casa. Cuando había que rascar fuera se escondía porque era muy medroso”, explicó el de Barakaldo. ¿Volverán a hablarse? Clemente exige disculpas. Para Míchel, esta es una causa perdida.

Publicado el 3 de mayo de 2010 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Javier Clemente, en busca de su enésimo milagro en Valladolid

Archivado en: Javier Clemente, Real Valladolid

imagen

En el fútbol, como en la vida, hay entrenadores que nacen con un sino parecen condenados a vivir con él toda la vida. Por ejemplo, se piensa que Héctor Cúper no tiene suerte con las finales porque perdió dos europeas con el Mallorca y el Valencia; o se cree que Jose Mourinho es defensivo porque en una eliminatoria ante el Barcelona renunció al juego habitual del Chelsea. Dentro del grupo de entrenadores recurrentes en situaciones desesperadas aparece Javier Clemente.

A pesar de hacer campeón de Liga al Athletic en dos temporadas consecutivas, en una de ellas con doblete incluido, Clemente nunca ha gozado del prestigio que se las ha dado a otros entrenadores con un palmarés menor que el de Barakaldo.

Esto quedó en evidencia durante su etapa como seleccionador. Tomó las riendas de un equipo deprimido y sin rumbo tras quedarse fuera de la Eurocopa de Suecia en 1992. Rápidamente, Clemente hizo un grupo potente que rompió récords de imbatibilidad. Finalmente, una serie de malos resultados y la mala relación con la prensa precipitaron su marcha de la selección. El juego de la 'Roja' no era muy vistoso, pero la era Clemente se resume con un dato: sólo 6 derrotas en 62 encuentros.

Después llegaron unas temporadas de decepciones en varios clubes como el Betis o incluso el Olympique de Marsella, pero Clemente no lo dudó cuando en 2005 recibió la llamada de su Athletic. Los 'leones' eran últimos tras un comienzo de Liga paupérrimo. Al final de la temporada, Clemente no renovó su contrato a pesar de haber dejado a los rojiblancos en undécima posición.

Tras este trago amargo llegó la experiencia como seleccionador de Serbia. Clemente no logró clasificar al combinado 'plavi' para la Eurocopa de 2008, pero llevó a cabo un cambio generacional que ahora aprovecha Radomir Antic. Unos meses después llegó su famosa negociación con la federación de Irán:

Ahora llega el más difícil todavía. Su llegada a Valladolid parecía una medida desesperada, pero en dos partidos ha logrado que los blanquivioletas acumulen cuatro puntos de seis posibles. La salvación está lejos, pero con Clemente todo es posible. Su trayectoria le avala, porque tal vez sus equipos no sean el paradigma del juego atractivo para el espectador, pero el de Barakaldo siempre logra resultados, quizás lo más importante en determinados clubes.

Publicado el 14 de abril de 2010 a las 18:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El eterno suplente

El eterno suplente

El míster te mira. ¿Vas a salir?, dice. Desde el banquillo, uno también juega su particular partido. Hablas, organizas, gritas, sufres, encestas, tiras a portería, sueltas un revés o cambias de marcha al llegar a la curva más peligrosa del circuito. No eres el protagonista ante las cámaras, pero te sientes vivo porque eres un loco del deporte. El deporte mueve masas y es un gran espejo para el ser humano que busca emociones fuertes y no entiende de límites.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD