miércoles, 21 de octubre de 2020 18:48 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de El eterno suplente

Tiempo muerto

El Sevilla vuelve a ser un grande

Archivado en: fútbol, Copa del Rey, Sevilla, campeón, Atlético de Madrid, Diego Capel, Jesús Navas

El Sevilla ha conseguido su quinta Copa del Rey después de vencer por 2-0 al Atlético de Madrid en un Nou Camp abarrotado. Ambos equipos disputaron un partido más interesante desde el punto de vista emotivo que en el aspecto futbolístico. A los pocos minutos, Diego Capel soltó un zurdado desde la frontal que De Egea no pudo atrapar y de esta manera subía el 0-1 al marcador. Posteriormente, Jesús Navas puso la puntilla en una contraataque durante el tiempo de descuento.

El supuesto favoritismo colchonero debido a su reciente consecución de la Europa League y el descanso de mucho titulares en la última jornada liguera no sirvió para contrarrestar la intensidad ofrecida por los chicos de Antonio Álvarez. Con una mejor disposición sobre el campo y las ideas más claras (ahora tocamos, ahora les damos el balón, ahora buscamos la contra), el Sevilla ha recuperado con este título la grandeza que había perdido en las últimas dos temporadas. Además, el protagonismo de dos futbolistas de la cantera como Diego Capel y Jesús Navas demuestra que existe un gran trabajo en sus categorías inferiores.

Los andaluces, que se llevaron su última Copa en 2007, aumentan la incapacidad atlética para ganar en esta competición durante sus últimas finales. Desde que lograron aquel título en la temporada 95-96, han perdido tres finales consecutivas. La primera por 3-0 ante el Valencia en el 99. La segunda contra el Espanyol (2-1) un año después. El Sevilla le ha arrebatado al Atlético la más reciente. Y eso duele.

 

 

Publicado el 20 de mayo de 2010 a las 10:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

El eterno suplente

El eterno suplente

El míster te mira. ¿Vas a salir?, dice. Desde el banquillo, uno también juega su particular partido. Hablas, organizas, gritas, sufres, encestas, tiras a portería, sueltas un revés o cambias de marcha al llegar a la curva más peligrosa del circuito. No eres el protagonista ante las cámaras, pero te sientes vivo porque eres un loco del deporte. El deporte mueve masas y es un gran espejo para el ser humano que busca emociones fuertes y no entiende de límites.

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Recibe este blog tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD