domingo, 21 de abril de 2019 07:24 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Burgos

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

SEMANA SANTA: Consulte el estado de las carreteras y las predicciones meteorológicas

Desarticulada una célula de la mafia georgiana por medio centenar de robos en pisos de Burgos capital

La 'Operación Cátedra' se salda con cuatro detenidos

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

12/4/2019 - 12:54


La 'Operación Cátedra' se salda con cuatro detenidos

BURGOS, 12 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional de Burgos, en el marco de la 'Operación Cátedra', ha desarticulada una célula perteneciente a la mafia georgiana a la que se imputa más de medio centenar de robos en pisos de la capital, según informaron a Europa Press fuentes policiales.

En el último trimestre del año 2018 se regitró en Burgos un repunte de los robos con fuerza en el interior de domicilio, después de que durante la época estival fueran desarticuladas otras dos células integradas en la Mafia Georgiana, en el marco de las operaciones 'Esponja' y 'Supergen", las cuales habían operado activamente en la ciudad.

Inicialmente, los investigadores después de analizar los hechos cometidos, trabajaron con la hipótesis de que se trataba de otras dos nuevas células que se habían asentado en la ciudad, ya que actuaban de manera claramente diferenciada.

En la zona sur de la ciudad, los domicilios violentados presentaban restos de hilos de pegamento los cuales habían sido utilizados como testigos marcadores para detectar el trasiego, así como la presencia de los moradores en el interior de sus viviendas.

En estos robos, las cerraduras habían sido violentadas sin dejar restos visibles, es decir utilizando "las técnicas del Bumping e Impresioning", ya que se trataba de cerraduras de llave plana que permite su apertura con estos métodos. Se trataba de viviendas en las que sus moradores habitaban las mismas de manera continua, y no se trataba de segundas residencias.

Paralelamente a la comisión de estos hechos delictivos, se comenzó a detectar en la zona opuesta de la ciudad, un incremento en los robos con fuerza en domicilios, siguiendo unos parámetros totalmente diferentes.

En este caso, los domicilios violentados no presentaban restos de haber utilizado ningún tipo de testigo marcador, y las formas de acceder a los mismos se regían por los métodos de fractura de bombín o apalancamiento, y en algunos casos de 'ganzuado', es decir mediante el empleo de ganzúas para atacar cerraduras de borjas o de doble paletón.

En este caso los inmuebles atacados, en la mayoría de los casos, se trataba de segundas residencias y pisos cerrados, rigiéndose para acceder a ellos por otros criterios tales como persianas permanentemente bajadas o acumulación de correspondencia en los buzones.

Unos hechos se intercalaban con los otros en días y semanas alternos, sufriendo oleadas masivas de los mismos, para posteriormente cesar los robos durante otra temporada, lo que dificultó en gran medida la labor policial.

PISTA A PARTIR DE UNAS DEPORTIVAS

En este estado de cosas, los agentes de la Comisaría Provincial de Policía de Burgos, dentro de la 'Operación Cátedra', después de una ardua investigación, constataron que no se trataba de dos grupos independientes entre sí sino del mismo, pero que actuaban de manera diferente, según las técnicas de apertura dominadas por sus integrantes.

El fotograma obtenido por una cámara de seguridad de uno de los autores de los hechos, calzando unas determinadas zapatillas de deporte, permitió después de meses de investigación, "centrar" a uno de los responsables de este grupo criminal, el cual una vez sometido a vigilancias y seguimientos, se constató que estaba relacionado con la célula desarticulada en verano dentro del marco de la 'Operación Supergen', el cual utilizaba hasta cinco identidades diferentes para pasar totalmente inadvertido.

Esta persona, de origen georgiano, llevaba tiempo residiendo en Burgos capital, y era la que proporcionaba la infraestructura necesaria para que el resto de células itinerantes pertenecientes a la mafia georgiana se asentasen temporalmente en la ciudad para cometer sus asaltos.

En un domicilio de la zona sur de la ciudad residía en compañía de su mujer, también de origen georgiano, y de su hijo de cuatro años, pasando totalmente desapercibido para el resto de la ciudadanía como una familia más.

Esta persona, además de alojar al resto de los integrantes en su domicilio temporalmente, era el encargado de realizar labores de información de inmuebles susceptibles de ser robados, analizando sus cerraduras y colocando los testigos marcadores en los mismos que denotasen la presencia o no de moradores en los mismos.

Seleccionados los objetivos, entraba en juego el denominado 'mecanic', que es el miembro de la organización encargado de la apertura de los domicilios, el cual desplazaba expresamente hasta Burgos con este cometido, mientras otros eran los encargados de acceder al domicilio para sustraer joyas y dinero en efectivo principalmente.

El pasado día 9 de abril, cuando los investigadores detectaron que los mismos se encontraban reunidos en el piso en el que se ocultaban en la zona sur de la ciudad, organizándose para cometer una nueva oleada de robos, decidieron proceder a su detención.

Posteriormente y con la preceptiva autorización del Juzgado de Instrucción de Guardia de Burgos, se realizó un registro en dicho inmueble, lugar en el que se desmanteló el taller para la fabricación artesanal de las ganzúas para la apertura de los pisos, todos los útiles necesarios para la apertura de los inmuebles empleando las técnicas del 'Bumping e Impresioning', al igual que las empleadas para fracturar y apalancar, corroborando, lo que anteriormente se expuso, que aún siendo el mismo grupo, utilizaban técnicas diversas de apertura.

Igualmente se recuperaron efectos sustraídos, algunos de los cuales ya han sido reconocidos por sus legítimos propietarios, imputándoles hasta el momento un total de 52 hechos delictivos.

UNA 'CAJA COMÚN'

Parte de los beneficios que obtenían con sus robos los aportaban a la 'caja común' donde se centraliza el producto de sus actividades ilícitas, para su reparto a los responsables de la organización que se encuentran fuera de España, tal y como se constató al analizar los envíos de dinero de esta célula a Georgia.

La otra parte del dinero que conseguían con sus robo, lo destinaban a costear su adicción a las drogas. Esta célula ahora desarticulada presentaba una estructura rígida y cada miembro ejercía una función definida.

Estaba compuesta por profesionales del robo, altamente especializados, y que adoptaban unas fuertes medidas de seguridad, lo que dificultó enormemente las investigaciones.

En total han sido detenidas cuatro personas, tres varones y una mujer, a las que se hace responsables de 52 robos con fuerza en domicilio, asociación ilícita e infracción a la Ley de Extranjería.

La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones e imputaciones.
añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

TU COMENTARIO

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres