sábado, 16 de enero de 2021 01:13 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Castilla y León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
La conexión

Reformas exprés

Casi al mismo tiempo que un juez se interesaba en el Senado por la situación legal de la exalcalesa de Valencia, Rita Barberá, en lo que puede ser un trámite previo a su investigación por un presunto delito de blanqueo de capitales, PSOE y Ciudadanos llegaban a un principio de acuerdo hace un par de días para negociar un futuro gobierno en base a cinco puntos principales, entre los que, curiosamente, no están las medidas para atajar de una vez por todas la corrupción. Esos cinco puntos se refieren a la limitación del mandato de los presidentes del Gobierno, a la reducción al mínimo del aforamiento de los cargos públicos, la reforma del Consejo General del Poder Judicial, facilitar la iniciativa popular ante el Parlamento y la supresión de las diputaciones provinciales. Ah, las diputaciones.

Martínez Carrión
26/2/2016 - 01:10

Todas son medidas necesarias y urgentes, pero la adopción de una rápida y eficaz respuesta contra la corrupción política es más urgente todavía. El ciudadano medio español está consternado y ya no tiene más capacidad de aguante, asombro o reacción cuando cada mañana conoce la implicación de otro político o alto cargo de una administración pública en casos de corrupción. Ya no quedan más adjetivos de condena por la actuación de tantos desaprensivos que han robado tanto durante tantos años en España.
La dignidad de los españoles se desangra por la pasividad, tardanza, falta de eficacia y de ejemplaridad en la lucha contra la corrupción. La Justicia es, en líneas generales, tan lenta que cuando quiere aplicar su acción ejemplarizante ya han prescrito unos cuantos delitos o los testigos ya no se acuerdan o no saben y los acusados han tenido tiempo más que suficiente para guardar bien el botín de sus fechorías a la espera de que escampe el temporal con una leve condena en la cárcel. Los acusados prefieren el dinero contante y sonante frente al descrédito social, de ahí que algunos de ellos se declaren culpables a cambio de una rebaja en la pena para disfrutar cuanto antes del dinero que han escondido en paraísos fiscales o en los altillos del techo del cuarto de baño de la casa del suegro. Es un clásico de nuestra picaresca histórica: "Ande yo caliente, ríase la gente".
Están bien esos cinco puntos del acuerdo de partida entre Ciudadanos y PSOE, pero son insuficientes. Hay que devolver a este país el sentido perdido de la honorabilidad y de la moralidad. Hay que recuperar la confianza plena en los cargos públicos y en su clase política. Y, sobre todo, son cinco acuerdos como cinco brindis al sol, porque no se van a poder concretar de ninguna manera ya que el PP tiene mayoría absoluta en el Senado y capacidad de veto para hacer realidad esas reformas.
Al PP hay que apretarle ahora donde más le duele, es decir en la corrupción, y exigir a sus líderes un compromiso serio y formal para luchar contra esa lacra social, que está a punto de acabar con el propio partido. Unos cuantos casos más de corrupción -que ya están a punto de hacerse públicos- en el PP y este partido ya no será capaz no sólo de sobrevivir sino de poner en marcha un proceso de urgente de refundación, con el recambio incluido de la esfinge egipcia de Rajoy. A este paso, al PP le va a suceder como a la poderosa Democracia Cristiana en Italia, partido clave durante décadas y totalmente arraigado en las bases sociales, hasta que la corrupción acabó con ella. Y ya no queda de ella ni el recuerdo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres