domingo, 28 de noviembre de 2021 18:34 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Castilla y León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
histórico reino de león

Las Cortes recuerdan la trascendencia de los Fueros de León, norma pionera en Europa y germen del futuro parlamentarismo

Las Cortes de Castilla y León han recordado este viernes la trascendencia histórica de los Fueros de León, una norma que fue "pionera" en Europa y que supuso el germen del futuro parlamentarismo en el viejo continente, el cual se alumbró también en León con las Cortes en 1188 celebradas en la Basílica de San Isidoro. Así lo han destacado los responsables de una nueva edición manuscrita de los Fueros que se ha presentado en la sede del Parlamento autonómico antes del acto de exaltación de esta norma cuyo milenario se continúa celebrando este 2021 debido a las limitaciones impuestas en 2020 por la pandemia de coronavirus.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/europapress
05/11/2021 - 13:10

Se trata de una edición de Reino Editorial que ha supuesto un esfuerzo "muy costoso" tanto en dinero como en trabajo para elaborar un libro "como se hacía hace mil años", según ha explicado el responsable de la publicación, Vicente Carvajal, quien ha subrayado el carácter "artesano" de este libro.

Así, los 48 preceptos de los Fueros de León han sido caligrafiados a mano por el escribano Antonio Suárez, los cuales se recogen tanto en el latín medieval que se usaba en el siglo XI en Hispania, como en la lengua romance astur-leonesa que se hablaba en el reino de León, amén de la traducción al castellano actual.

En este sentido, Carvajal ha defendido la calidad de la presente traducción, al tiempo que ha reconocido que otras realizadas con anterioridad "no estaban a la altura".

La encuadernación de la obra, dirigida por el maestro Miguel Laiz en el taller ocupacional Cosamai de la Diputación de León, ha sido "también puramente artesanal" y el libro se presenta en una caja de madera de nogal con factura de la ebanista Maria del Carmen Alonso.

Al margen de esto, Vicente Carvajal ha destacado el "primer nivel" de los profesores e investigadores que han participado en este proyecto coordinado por la empresa Imagen Mas.

Al margen de incluir esta norma que fue modelo para otros fueros posteriores en diversos territorios como La Rioja, Cantabria, Asturias o incluso Portugal, el libro recoge un retrato de la ciudad de León y su entorno en el siglo XI a cargo de César García Álvarez, con especial atención a las expresiones artísticas.

ALFONSO V DE LEÓN

Por su parte, el historiador Ricardo Chao glosa en las páginas de esta "joya" la figura del rey Alfonso V de León, quien ciñó con apenas cinco años, en 999, la corona de un reino "en descomposición" y asolado tanto por guerras civiles como por incursiones musulmanas desde el sur y normandas por las costas del Cantábrico y el Atlántico.

Bajo su reinado se promulgaron estos fueros --en 1017 y 1020--, antes de que falleciera en el asedio de Viseu (Portugal) con tan sólo 34 años, después de recibir un flechazo en un momento en que se había desprendido de la armadura, anécdota que ha extrapolado Carvajal al presente para recordar la importancia de estar "siempre protegido".

Unos fueros en los que Alfonso V tuvo especial interés, según ha defendido Carvajal, para reconstruir y preservar un reino, y que tuvo una enorme importancia en los 'Decreta' posteriores, por lo que se trata de una norma "pionera" que merece "presumir de ella".

Juan José Sánchez Badiola, por su parte, ahonda en el libro en los aspectos locales de la norma, específicamente en lo referido a la capital leonesa y su alfoz.

Tanto la presentación del libro --del que se han editado 504 ejemplares-- como el acto de exaltación de los Fueros ha estado encabezado por el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, quien ha defendido que el reconocimiento a este corpus jurídico medieval "pionero en los derechos de los ciudadanos" se celebre en una Cámara como el Legislativo que preside y que es "heredero" de las primeras Cortes de la historia, las de León de 1188, convocadas por el rey Alfonso IX y reconocidas como "cuna del parlamentarismo" por la Unesco.

Aunque esta nueva edición vio la luz en 2020, las circunstancias pandémicas han retrasado su presentación hasta 2021, primero en la capital leonesa y ahora en la sede de las Cortes en Valladolid, donde una serie de leoneses ilustres han leído los 48 preceptos de los Fueros en el Salón de Actos del Parlamento regional.

De entre los investigadores que han participado en el proyecto, los catedráticos de la Universidad de León Fernando de Arvizu y Galarraga y José Ramón Morala Rodríguez han intervenido en la presentación de este viernes, el primero de los cuales ha definido el resultado como "un libro para quitarse el sombrero".

Tras subrayar que la obra contiene una minúscula visigótica "imitada a la perfección", ha aludido a la "complejidad" del texto, cuyos veinte primeros capítulos suponen "la primera manifestación de Derecho territorial en España en la Edad Media".

GERMEN ESTAMENTAL

La reunión de la Curia Magna --formada por el rey y los representantes del clero y la nobleza-- para promulgar y recoger estos fueros supuso, como ha destacado Arvizu, una "excepción" en el Derecho propio de la Alta Edad Media y marcó el germen de lo que serían las Cortes, pues en el sexto precepto se establece la futura división estamental al señalar que en las reuniones de la Curia primero se leerían los asuntos de la Iglesia, después los del rey y más tarde los del vulgo.

Así se haría también, medio siglo antes de aquellas primeras Cortes, durante la coronación en la Catedral de León del rey Alfonso VII como emperador de todas las Españas.

A partir del precepto 21 se abordan los aspectos locales de la ciudad de León, circunstancia no exenta de curiosidad para los investigadores, pues otros lugares repoblados del reino presentan normas diferentes, sin que se siguiera el modelo de su capital.

Esta parte de los Fueros refieren una ciudad en desarrollo, como ha defendido Fernando de Arvizu, que contaba con mercado "al que no se puede acudir con armas" y se constata una serie de libertades "inéditas" hasta ese momento, como era el permiso para vender vino propio en las casas o la exención a las panaderas --un oficio reservado a las mujeres en aquel entonces-- de tener que elaborar el pan del rey, que a partir de ese momento tendría que pagar por el suyo como el resto de la población.

También se recogía que la mujer no debía prestar fianza ni podía ser apresada sin advertir previamente a su marido, todo lo cual apunta, según Arvizu, a un municipio "desarrollado y maduro" en un texto jurídico que es "semilla y crisol del Derecho hispánico".

Sobre el aspecto filológico del Fuero se ha pronunciado el catedrático José Ramón Morala, quien ha abogado por "no mitificar" la literalidad de un texto que sufrió "diferentes redacciones" a lo largo de su vida.

En cuanto a la versión original en latín, Morala ha advertido de que se trata de un latín medieval empleado "mil años después" de que lo usara en sus escritos Cicerón, por lo que se pueden encontrar en él expresiones impropias del latín clásico como 'casa' o 'caballus' junto a sus equivalentes más refinadas como 'domus' y 'equus', respectivamente, amén de la inclusión de arabismos como 'alfoz', fruto del contacto con Al Andalus, que resultaría "impensable" en tiempos del imperio romano. No obstante, Morala ha defendido que se trata de un latín "bastante más cuidado de lo habitual en la época".

En cuanto a la versión romance, que el catedrático ha situado a partir del siglo XIII, ha explicado que se procedió a su traducción al astur-leonés "para poder aplicarlo en un momento en que no todo el mundo sabía latín" y en el que en el contexto internacional comienza a abandonarse la lengua de Roma en los documentos administrativos.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres