lunes, 28 de noviembre de 2022 22:34 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Castilla y León

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ENTREVISTA / JOSÉ MARÍA VIEJO / DIRECTOR GENERAL DE LA FUNDACIÓN OBRA SOCIAL DE CASTILLA Y LEÓN - FUNDOS

“Casa Botines es indudablemente un dinamizador de la vida cultural e intelectual de León, y un poderoso activo turístico”

José María Viejo, director general de la Fundación Obra Social de Castilla y León, FUNDOS, repasa en esta entrevista el trabajo que desarrolla la Fundación en ámbitos tan variados como la cultura y la innovación social, así como el peso del Museo Casa Botines Gaudí y la institución de préstamo prendario MonteCredit. El director general de FUNDOS es rotundo al afirmar que Casa Botines es un poderoso activo turístico en la capital leonesa, además de ser un dinamizaador cultural e intelectual de León.

Archivado en: José María Viejo, FUNDOS, Museo Casa Botines Gaudí

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

“MonteCredit es una institución novedosa que concede 15.000 préstamos prendarios al año, por valor de 12 millones de euros” - “La innovación está en el ADN de la Fundación FUNDOS desde su origen. Innovar para crec

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Anabel Martínez
07/10/2022 - 08:03

¿Qué les llevó a sacar la sede de FUNDOS de Botines?
Cuando dejamos Botines, porque la Fundación ocupaba una planta en Botines, lo hacemos primero porque necesitábamos un espacio de oficina más adecuado, porque al final Botines es un museo, y hoy en día trabajar en un edificio de esas características es un poco incómodo, estábamos todos dispersos, no era un espacio adecuado de trabajo de oficina al uso. Luego, necesitábamos albergar el Archivo Histórico y la nueva oficina de MonteCredit, Y aunar todo esto en un mismo espacio o en un mismo inmueble no es nada sencillo, porque MonteCredit necesita cámaras acorazadas. Y esto curiosamente tenía cámaras acorazadas.

¿Lleva aquí cerca de un año?
Bueno, un poco menos. Nos instalamos en enero, es verdad que las obras acabaron antes, en octubre del año pasado, pero obviamente todo el proceso de acondicionamiento, la parte de informática, todo eso al final decidimos dejarlo para enero para aprovechar un poco lo que es el período de vacaciones de Navidad y que se pudiera hacer el traslado sin interrumpir el trabajo. Con el edil y acabado y acondicionado, sí, hace casi un año.

¿FUNDOS tiene en proyecto ampliar sus sedes?
Sí, de hecho, en este momento estamos trabajando en la nueva sede de la Fundación en Salamanca. La Fundación es una institución de ámbito casi autonómico, digo casi porque trabajamos en casi la totalidad de las provincias. En general el ámbito de actuación de las fundaciones que proceden de las cajas coincide obviamente con el ámbito en el que actuaban aquellas. En nuestro caso, el ámbito de actuación es todo Castilla y León a excepción de Burgos, Ávila y Segovia, que tienen sus fundaciones de origen bancario, sin perjuicio de que unas y otras, también, en ocasiones, organizamos alguna actividad en estas localidades. Por ejemplo, en nuestro caso, la exposición que está itinerante 'La divina comedia del arte', que ha recorrido Zamora, Valladolid, Salamanca, ahora está en León, casualmente va a ir a Burgos, porque nos la han pedido. Va a ir a Burgos y luego continúa por Soria, Palencia y otras ciudades. Pero el ámbito natural de actuación de la Fundación son las provincias de León, Salamanca, Zamora, Valladolid, Palencia y Soria.

La Fundación también está en Cáceres.
En Cáceres tenemos el Teatro Capitol, que es un espacio cultural emblemático en la ciudad extremeña, alberga en este momento la ESEAT, la Escuela Superior de Enseñanzas de Arte Dramático de Extremadura

La Fundación Fundos es patrimonio, cultura, medio ambiente, formación, innovación social, empresarial... ¿Cuál es el buque insignia de todo lo que hace?
Es verdad que la Fundación desarrolla una actividad intensa y extensa, en el sentido de que la actividad se desarrolla en ámbitos muy diversos. Podríamos hacer el ejercicio de agrupar o de clasificar la actividad de la Fundación en cuatro grandes áreas.

La primera, quizás la más importante en cuanto a volumen de actividad es la promoción cultural. La promoción cultural es de alguna forma el ámbito en el que la Fundación despliega con más intensidad su actividad por dos razones básicamente. Una, por la naturaleza de los activos patrimoniales que poseemos. Evidentemente, cuando tienes edificios que son Bien de Interés Cultura, nosotros tenemos tres, tienes auditorios, teatros, salas de exposiciones, difícilmente esos espacios puedan reciclarse para otros usos. Segundo, porque somos legatarios, depositarios, de las colecciones que a lo largo de muchas décadas han atesorado las distintas cajas que integran ahora mismo las colecciones FUNDOS, colecciones de escultura, de pintura, de arte gráfico y artes decorativas, y eso naturalmente requiere y exige una gestión y también porque es un ámbito en el que nos sentimos cómodos, contamos con profesionales muy bien formados en la gestión cultural y buena prueba de ellos son proyectos que ya son una realidad como el Museo Casa Botines, el Centro Cultural Gaya Nuño de Soria y muy pronto el Centro Cultura Palacio de los Águila en Ciudad Rodrigo. Aquí no sólo están los museos y la gestión de las colecciones, están también los centros cultural, los auditorios de Valladolid, Zamora y Palencia, el nuevo centro cultural con sala de exposiciones en Salamanca y distintos formatos de actividades culturales como los Encuentros Fundos o el Canal Fundos Forum que es nuestra apuesta digital que consiste en la distribución gratuita de contenidos sobre cultura, ciencia, tecnología, a través de video streaming y podcast.

El segundo ámbito de actuación es la inclusión financiera, es también una actividad prioritaria para nosotros, también se enmarca en la conjunto de las actuaciones preferentes que desarrollamos las entidades del sector CECA, es la Confederación Española de Cajas de Ahorro, en las que están las fundaciones de origen bancario que, como nosotros, tienen en la educación financiera una de sus señas de identidad. El ámbito de lo que llamamos la inclusión financiera se desarrolla a través de la actividad de MonteCredit, la entidad de crédito social y prendario que gestiona Fundos con oficinas en León, Valladolid, Salamanca y Burgos y también con un programa que se llama EuroFundos de educación financiera, en el que desarrollamos distintas actividades dirigidas a la población general, al público adulto y también al público escolar, que pretende proporcionar herramientas, conocimientos que permitan que las personas adquieran las habilidades necesarias para gestionar con eficiencia sus finanzas personales.

El tercer ámbito de actuación, que es para nosotros especialmente significativo, por cuanto supone una apuesta novedosa de la Fundación, es algo que no hacían antes las entidades bancarias, es la innovación social. La Fundación, desde su creación a finales de 2015, busca convertirse en referente en un ámbito que propicie el cambio, la transformación social, el desarrollo de las sociedades y de su territorio. Entendemos que un contexto como el actual, la herramienta más poderosa es la innovación social, proyectos de alto valor añadido que generen cambios y transformaciones que nos permitan afrontar con mayores garantías los retos que presenta el tiempo nuevo, los retos del tiempo presente y del tiempo futuro. Y es ahí donde surgen proyectos como los Premios FUNDOS a la innovación social en Castilla y León o más reciente HUB Social, el Instituto de Innovación Social de Castilla y León. Es un proyecto que cuenta con importantes alianzas como la que hemos establecido con ESIC Business School, que es una de las instituciones de enseñanza de Posgrado más prestigiosas que hay en Europa y que va a desarrollar, porque se crea precisamente en esa año, vamos a arrancar a finales de año con él, con un centro avanzado de formación para el tercer sector, es decir para la organizaciones sin ánimo de lucro, también para las empresas de economía social y también para el desarrollo de iniciativas tendentes a fomentar la innovación y emprendimiento en el ámbito social como el programa FUNDOS Inicia.

Estas serían las tres grandes ámbitos de actuación. Hay una cuarta categoría que podríamos, que nosotros denominados Obra en Colaboración. Una especie de cajón de sastre en el que se engloban actividades que no se circunscriben a los otros ámbitos. Y aquí hay cuestiones como las relacionadas con el medio ambiente, o la sostenibilidad, con el ocio y el tiempo libre, con la atención a colectivos específicos como los mayores y también son actividades que por norma general se desarrollan en colaboración, actividades que gestionamos con otros, con entidades públicas o privadas o que gestionan terceros utilizando infraestructura de la Fundación. Por ejemplo, posiblemente poca gente sabe que el Hospital Psiquiátrico Santa Isabel es propiedad de la Fundación, o los terrenos del Campus de Vegazana, o los terrenos del Instituto de Ganadería de Montaña, o las escuelas de Puente Castro, o el edificio magnífico que junto a la Catedral alberga la Escuela Superior de Arte y Conservación de Bienes Culturales de Castilla y León. Todos esos son edificios propiedad de la Fundación donde se desarrollan actividades de carácter público o que están dirigidas a la atención de colectivos.

La colaboración con las instituciones tanto públicas como privadas es amplísima.
Sí. Hemos suscrito más de 700 convenios de colaboración a lo largo de estos años con colectivos de muy distinto tipo, ONGs, organizaciones públicas... y en general procuramos construir nuestro proyecto con un espíritu colaborativo. Allá donde la Fundación desembarca, lo hace siempre con la mano tendida hacia los agentes locales. Esto para nosotros es muy importante, porque somos una institución del tercer sector con una infraestructura muy dispersa territorialmente, con lo que ahora se dice una gran capitalidad sobre el terreno, en el territorio, y necesitamos un conocimiento más exhaustivo de cuales son las necesidades o prioridades de las comunidades en las que la Fundación trabaja. Por eso, las alianza y los acuerdos de carácter estratégico y también de carácter operativo son para nosotros especialmente interesantes y provechosas.

Ciñéndoños un poco a lo que es León, ¿FUNDOS es un dinamizador de la cultura y del desarrollo de la ciudad?
Pensamos que es así. Ciertamente nos sentimos muy orgullosos del trabajo hecho. Hace escasamente menos de cinco años el edifico Casa Botines estaba cerrado al público. Llevaba más de doce años sin ninguna actividad. En abril de 2017 abrió muy tímidamente, como una casa visitable con una exposición muy precaria. Hoy en día es el segundo museo más relevante de Castilla y León. Es el museo privado que más crece no sólo en Castilla y León sino más allá. Contamos con una marca internacional de gran prestigio y el museo es indudablemente un agente dinamizador de la vida cultural e intelectual de la ciudad pero también es un poderoso activo turístico. Pensamos que utilizar de forma inteligente y sostenible el patrimonio es fundamental. Hay que tener una concepción amplia de los que representa el patrimonio. El patrimonio no son solo edificios antiguos o tesoros expuestos en una vitrina. El patrimonio es una oportunidad que nos permite poner en valor la trayectoria histórica de un pueblo, que nos permite presumir de un legado, que nos permite conectar nuestra ciudad con el mundo y de esta forma un edificio que hasta hace cinco años simplemente era un conjunto de piedras, ahora mini es un activo valioso para la comunidad que proporciona beneficios, no solo en el ámbito de la cultura y el turismo, sino también en el de economía.

Hablar de Fundos es hablar inevitablemente de Casa Botines, que ahora cumple sus 130 años. Ya se han realizado actos conmemorativos. ¿Qué podemos esperar en los próximos meses?
Ha sido un año muy intenso de actividades y continuaremos celebrándolo hasta diciembre. Aún nos quedan ciclos de conferencias, nos quedan visitas especiales, un número conmemorativo de la revista Dragón, la revista del museo, y nos queda también la entrega de los premios ‘León de plata', el león que Gaudí esculpió y que colocó dentro de las fauces del dragón. Es un premio que vamos a instituir este año por primera vez, y que está destinado a distinguir a personas o instituciones que han tenido una contribución notable al desarrollo del arte o de la cultura.

¿Qué relación tiene el Museo, por ejemplo, con otras instituciones de salvaguarda del legado de Antonio Gaudí, siendo Casa Botines unas de sus tres obras fuera de Cataluña?
Hay muchas organizaciones en el ámbito de Gaudí. Nosotros mantenemos una relación cordial con muchas de ellas. Existe cooperación con otros edificios de Gaudí. En realidad, nosotros tenemos nuestro propio proyecto. Los edificios de Cataluña se agrupan en torno a una institución que se llama Consell Gaudí, que promueve la Generalitat de Cataluña, y que tradicionalmente o histórica han excluido a los tres edificios de Comillas, Astorga y León, con independencia de que nosotros tengamos una buena relación con edificios de Cataluña, que mantengamos también una relación de amistad con grandes y destacados expertos del mundo gaudiniano. Prueba de ello es que los más importantes estuvieron este verano en el Curso de universitario que nosotros hicimos,

Nuestro propósito es estrechar lazos entre los tres edificios y consolidar esa ruta de Gaudí del noroeste, esa ruta que es complementaria y alternativa a la del Gaudí de Barcelona y que conforman los tres edificios. Es lo que nosotros llamamos el Camino de Gaudí, quizás porque los tres edificios están situados en rutas jacobeas. Comillas en la ruta del norte, y Astorga y León en el Camino Francés; todos, casualmente, en rutas jacobeas.

Nosotros, en León, creo que somos referencia absoluta en el mundo gaudiniano. Gaudí es uno de los referentes culturales españoles en el mundo entero, es el arquitecto más importante de todos los tiempos. Tiene siete obras que son patrimonio de la humanidad y es, por ejemplo, el arquitecto al que más libros le han dedicado y también en el que provoca a llama más la llegada de turistas. Por ejemplo, Gaudí es la primera razón por la que los japoneses o surcoreanos visitan España, cuando se les pregunta, la primera razón es Gaudí. Esto es un acontecimiento de promociones colosales. Los edificios de Gaudí recibieron en 2019 más de once millones de visitas.

¿Y Casa Botines?
Botines, en este momento, está por encima del medio millón de visitantes desde nuestra apertura. En toro a 540.000 visitantes. Eso es una cifra récord. En este momento estamos ya por encima de los 180.000 visitantes anuales. Para un edificio de estas características es una cantidad, un volumen muy importante; teniendo en cuenta que tenemos una capacidad muy limitada de albergar visitas por las propias condiciones arquitectónicas del edificio. No es un espacio diáfano, como puede ser una catedral, que pueden entrar cientos de personas a la vez. En nuestro caso, como puede ocurrir en la Casa Batlló, tenemos una limitación de procesar visitantes de forma simultánea. Entonces, es una cantidad muy importante de visitantes, teniendo en cuenta que no es una visita gratuita. Es una institución privada que, y esto hay que decirlo claro, sólo se nutre de los recursos que genera. El museo no recibe ningún tipo de financiación pública. Es un museo privado que además desarrolla una gestión en base a unos principios muy claro. El primero es la sostenibilidad. No creemos en proyectos privados subvencionados, pensamos que los proyectos tienen que ser viables y sostenibles. También responde a otros valores, como la accesibilidad, la inclusión, la vocación internacional, en el sentido de que es un museo claramente internacional, generamos visitas en otros idiomas, todos los materiales que se exhiben están en distintos idiomas y eso nos convierte en un museo de gestión moderna. Intentamos aplicar siempre los estándares más avanzados en el ámbito de la gestión museística. Todos formamos parte del ICOM (International Council of Museums), el consejo internacional de los museos, formamos también parte de la Red Iberoamericana de Museos y de otras organizaciones como la Ruta Europea del Modernismo, o también la Asociación Castellano y Leonesa de Archivos. Son las instituciones más prestigiosas del sector y nuestros profesionales están sometidos a procesos de continua formación. Desde quienes trabajan en el comisariato de las exposiciones a la gente de conservación, restauración, marketing, gestión económica, financiera, el personal de atención al visitante son profesionales magníficamente formados e intentamos también ser referentes en ese aspecto.

Precisamente cuando se nos concede este año el Premio Castilla y León de las Artes, uno de los aspectos que el jurado distingue al concedernos el galardón es la innovación en la gestión, y esto es especialmente gratificante para nosotros. Antes hablábamos de innovación social, de hecho la innovación está en el ADN de la Fundación desde su origen, innovar para crecer, es nuestro lema.

El Museo quedó a las puertas de ser el Museo Europeo.
Sí llegamos a la final.

¿Hubiera sido un buen regalo para sus 130 cumpleaños?
Sin duda, hubiera sido un regalo magnífico. Ciertamente era muy difícil porque de los museos aspirante se nominaron 60, de los sesenta 16 pasamos a la final. Y era difícil porque competíamos contra museos que ya tenías una experiencia en la propia convocatoria, que ya habían estado nominados en otras ocasiones. Nosotros éramos un museo muy joven y muy nuevo, y también había alguna dificultad porque de los 20 miembros del jurado del Consejo Europeo de los Museos, sólo una persona había visitado realmente nuestro museo, el resto lo había visto solo sobre el papel. Pero, aún así, nuestro vídeo fue el más visto en la historia de los de los premios, que se conceden desde 1977; es más, nuestro vídeo tiene más visualizaciones que los otros 59 juntos de los 60 nominados. Yo recuerdo la conversación que tuve con el presidente de Estonia, donde me dijo que le había llamado muy poderosamente la atención nuestra candidatura, que había sido increíble, que habíamos organizado un grana revuelo, que todo el mundo hablaba de nosotros, pues que conocía España y que le gustaría venir. Cuando yo tuve esa conversación había un dato que yo no conocía y es que el presidente de Estonia es museólogo, antes de dedicarse a la política era del directos del Museo Nacional de Estonia. Es un profesional. Justo cuando volvimos de Estonia me encontré con la sorpresa de que la embajadora de Estonia visitó la Casa Botines, quizás por indicación del presidente. Esta anécdota de esta breve conversación con el presidente nos da la idea de los que supuso la proyección internacional de la Casa Botines. Es verdad que no ganamos, pero también era la primera vez que estábamos nominados y en esa primera vez llegamos a la final y nos codeamos con los museos más importantes de Europa. Ganó el Museum of the Mind, de los Países Bajos, que es un museo que tiene 30 años de trayectoria y tiene un presupuesto que nos multiplica por 10 el nuestro.
Aún así, estuvimos ahí, por supuesto que lo volveremos a intentar. Tienen que pasar 3 años para poder a optar si es que nos nominan, pero conseguimos, creo modestamente, dos cosas. La primera, hacer que las personas en León hicieran propio el proyecto. Todo el mundo se identificó con el proyecto y lo hizo suyo. Nosotros nos sentimos nos sentimos muy arropados por el cariños de la gente. Y la segunda, obtener un gran prestigio, un importante beneficio reputacional para el museo. Nos pusimos en el mapa, y eso es muy importante y se ha traducido ya de hecho en un incremento notable de visitantes españoles y de otros países, y en un reconocimiento de profesionales del sector museísticos de toda Europa.

¿Esa proyección internacional tras esta candidatura puede dar pie a incrementar las colaboraciones internacionales?
Existen colaboraciones pero trabajamos de una forma muy frecuente con otras instituciones culturales y con coleccionistas de distintos lugares. Muchas de nuestras exposiciones temporales se nutren de aportaciones de préstamos de piezas y en este sentido también tenemos una estrategia de proyección. En octubre se va a celebrar en Madrid una de las exposiciones más grandes que se han celebrado sobre Gaudí, en la Sala de Exposiciones Municipal Centro Centro donde estará muy bien representada la Casa Botines con varias piezas. También colaboramos con el Museo D'Orsay en la exposición que celebró este verano en París, la segunda más visitada en su historia, y en noviembre vamos a realizar una presentación del Museo precisamente también en París. Las colaboraciones del museo son frecuentes y por otra parte, necesarias no solo para captar contenidos de prestigio, sino también para proyectar nuestro museo más allá de nuestras fronteras.

¿Cuál es la pieza más mimada, la más importante, de Museo Casa Botines Gaudí?
Indudablemente, los planos. Dentro de lo que representa Gaudí, indudablemente los planos originales de la planta y del alzado, por ser las piezas prácticamente únicas. He sabido que el dibujo de planos no era muy frecuente en Gaudí y que, por otra parte, en la quema de su estudio durante la Guerra Civil desaparecieron prácticamente todos los planos. Son piezas únicas. Y dentro de la colección pictórica, hay muchas obras notables. Yo, si tuviera que elegir una pieza, posiblemente me decantaría por el cuadro de Ramón Casas, que está expuesto en el Museo o también la obra de Joaquín Sorolla. Para el próximo año tenemos novedades importantes entre ellas, una exposición titulada ‘Sorolla y el paisaje' que también itininerará y una exposición muy importante sobre el grupo El Paso, que es un colectivo de artistas muy notable durante la transición del que tan solo sobrevive Rafael Canogar, que vamos a desarrollar en colaboración con coleccionistas muy notables como es don Fernando Fernán Gómez, el hijo de Fernando Fernán Gómez y María Dolores Pradera, que es un gran coleccionista de arte y ha sido marchante de arte durante toda su vida.

Antes hemos hablado de lo que supone Fundos en la dinamización social y cultural. ¿Hay un feedback, recibe todo lo que da a los leoneses?
Nos sentimos francamente muy valorados. Es verdad que es una organización nueva sobre la que existe todavía cierta confusión. La gentes se despista en el proceso de transformación de las Cajas en fundaciones, con lo cual es difícil distinguir entre lo que fue Caja España, lo que es ahora la entidad que compró la parte bancaria, lo que somos nosotros, y eso aún existe una nebulosa en todo ese proceso. Creemos que tenemos que seguir haciendo pedagogía sobre lo que supuso el proceso de transformación de las cajas en fundaciones, pero pienso que cada vez somos más conocidos y nuestra actividad como cualquier organización filantrópica tiene ese carácter desinteresado, no hacemos las cosas para que nos las valoren, hacemos las cosas para que realmente aporten valor a la sociedad. Pero en cualquier caso, proyectos como el Museo Casa Botines Gaudí nos han hecho sentir el calor y el afecto de muchas personas y eso, por supuesto, indudablemente, es un gran estímulo para continuar y para impulsar un gran proyecto fundacional como el que encarga FUNDOS.

¿Qué peso tiene MonteCredit en Fundos, como heredero del Monte de Piedad?
MonteCredit es una institución muy novedosa que concede aproximadamente unos 15.000 préstamos prendarios al año por valor de casi 12 millones de euros. Es lo que antes era el Monte de Piedad, pero ahora incorpora otros servicios mucho más novedosos como la custodia, la tasación, la realización de subastas a la carta, la comercialización de oro de inversión, seguros relacionados con la joyas o envíos internacionales de dinero. Pero sobre todo, lo que representa es una institución con más de 180 años de impecable trayectoria proporcionando acceso inmediato al crédito a personas con necesidades de liquidez. Y además, es una actividad sin ánimo de lucro y que presta o que realiza esa actividad crediticia en condiciones absolutamente sociales, y esto no tiene nada que ver con los famosos compro oro. Ese es un tema en el que quiero insistir, porque los compro oro, aunque son legales, son entidades obviamente con ánimo de lucro, no es comparable a lo que nosotros hacemos. En una institución de crédito social siempre se va a encontrar el proceso más justo, más transparente, con profesionales que están formados y motivados para atender a las personas con un carácter social. Y lamentablemente en ese sector de la compraventa de oro se producen prácticas que son muy poco éticas.

Precisamente, este tipo de empresas proliferan en los momentos de especial adversidad económica. Para estas empresas cuanto pero mejor. Para nosotros, cuanto peor, peor. Nosotros lo que queremos es ayudar a las personas. Y hay algunas empresas que utilizan o abusan de las personas que se encuentran en situación de gran vulnerabilidad económica.

Nosotros somos además presidentes de la Asociación Española de Montes de Piedad, donde está la Fundación Unicaja, Ibercaja, Monte Madrid... todas las que operamos en este sector, y estamos también en PIGNUS que es la Asociación Internacional de Entidades de Crédito Prendario y Social, y es una lucha constante.

 

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres