viernes, 24 de enero de 2020 05:56 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente en Catalunya

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos

Un funcionario admite que entró móviles a presos de la cárcel de Brians 2 pero no droga

Fiscalía le pide ocho años de cárcel por presuntamente ser de una trama que introducía estupefacientes en la cárcel

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

15/1/2020 - 15:19


Fiscalía le pide ocho años de cárcel por presuntamente ser de una trama que introducía estupefacientes en la cárcel

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

Un hombre que trabajó como funcionario en la cárcel de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), ha admitido este miércoles en un juicio que en 2016 introdujo dos teléfonos móviles en la prisión a solicitud de dos presos que le pidieron el "favor", pero ha asegurado que nunca introdujo drogas, pese a que también se lo pidieron.

El acusado E.J.V. ha explicado que él preguntó a un interno dónde encontrar cocaína para su propio consumo, y que después este preso le pidió si podía llevarle "algo de droga", pero él lo rechazó, ha declarado en el juicio con 22 acusados en la Audiencia de Barcelona.

Ha añadido que sí aceptó, a cambio de 300 euros, llevar un teléfono a este preso --que no está entre los acusados-- para que pudiera hablar con su familia, una transacción que, según ha explicado, realizó en términos similares con otro interno --que tampoco está entre los acusados--, de manera que entró un segundo móvil.

La Fiscalía pide para este funcionario ocho años de cárcel y le acusa de formar parte de un supuesto colectivo criminal sin cadena de mando pero con reparto de funciones que, entre febrero y octubre de 2016, se dedicó presuntamente a "introducir sustancias estupefacientes, hachís y heroína, en el Centro Penitenciario Brians 2".

En su escrito de acusación, el Ministerio Público acusa a E.J.V. de introducir los móviles para el grupo y facilitarle información útil para su actividad, aunque este acusado ha asegurado que "no hay manera alguna de avisar" de cacheos a los presos en la cárcel, ya que estos son sorpresivos, y que por su puesto de trabajo no podía tener información sobre traslados.

UN ACUSADO ALEGA QUE RECIBIÓ AMENAZAS

Otro de los acusados, E.E.C., trabajaba en 2016 en la cocina de Brians 2 y ha asegurado que recibió amenazas de presuntos miembros de la trama para que accediera a introducir droga en el centro penitenciario.

Ha lamentado que se sintió "solo" y que se vio obligado a aceptar cuatro paquetes que le entregó el presunto encargado de distribuir la droga desde fuera de la prisión, pero que inicialmente no la introdujo en Brians 2 y la guardó en su casa a la espera de que su empresa le cambiara de sitio.

Ha añadido que finalmente trató de introducir la droga --aunque fue interceptado-- después de que un presunto miembro del grupo y acusado le diera una patada aprovechando "un punto oculto" a las cámaras de vigilancia.

El juicio --que está previsto que dure hasta el 23 de enero-- cuenta con un total de 22 acusados, y la fiscal pide penas que van desde los cuatro años y tres meses de prisión, hasta los diez años y tres meses, por presuntos delitos relacionados con la pertenencia a grupo criminal y el tráfico de drogas.

Las sesiones empezaron el martes y la mayoría de los acusados han tratado de desvincularse de los hechos: varios aseguraron que no conocían a los investigados, uno indicó que "no necesitaba" el tráfico ilícito porque ya ganaba dinero trabajando, y otros alegaron que nunca han tratado con droga y que los investigadores no les hallaron sustancias.
añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres