lunes, 26 de octubre de 2020 20:31 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
TEATRO: CRÍTICA

'Spamalot', una sonrisa eterna

El homenaje de Tricicle a los Monty Python provoca una huella profunda entre quienes han visitado el teatro Lope de Vega. Ensalzan el estilo de los humoristas británicos, añaden 'gags' patrios en una atmósfera contemporánea y contextualizan musicalmente con clase esta creación teatral.

Archivado en: Spamalot, Monty Phyton, Tricicle, Lope de Vega, Madrid, teatro

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Una escena de 'Spamalot'

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Marcos Blanco
14/9/2009 - 09:14

Si hacemos un estudio sociológico sobre la repercusión de 'Spamalot' en los espectadores que vayan al Teatro Lope de Vega (Madrid), probablemente las dos conclusiones más comunes respondan a las siguientes circunstancias: estiramiento excesivo de los musculos labiales (básicamente, sonrisa de oreja a oreja) y endurecimiento de la zona abdominal. Por la risa, claro. Porque las carcajadas también son una forma estática de hacer deporte. Me atrevo con una tercera conclusión. Las palmas de las manos acaban enrojecidas.

La divertida confusión entre 'England' y 'Finland' introduce la parodia histórica, utilizada por los Phyton para realizar una jocosa película: 'Monty Python and the Holy Grial'. Su éxito propició una adaptación al género musical, instalada en Broadway desde 2005. Carles, Joan y Paco (los tres socios de Tricicle) se atrevieron con la versión española en Barcelona hace apenas un año. Y les salió bien por dos motivos. Uno: son muy buenos. Dos: el absurdo caracteriza la propuesta de ambos grupos, aunque probablemente los juegos lingüísticos y gestuales de la compañía catalana elevan considerablemente el guión inicial 'made in Python'.

La aparición de caballeros para unirse a la corte del Rey Arturo y las peripecias que le suceden al colectivo o cada uno particularmente durante la búsqueda del Santo Grial alimentan una obra repleta de ingenio, con giros divertidos. La mezcla de asuntos clásicos con visicitudes modernas, ese toque folclórico, una inteligente utilización de los estereotipos o el notable aprovechamiento de los 'sketchs' cinematográficos (el conejo carnívoro, el guardia que no se entera de nada, aquel campesino anarco-sindicalista) son algunos particulares que uno puede extraer al reflexionar sobre el espectáculo. El trabajo interpretativo de Fernando Gil y la aportación vocal de Dulcinea Juarez adquieren un color especial en esta catarata humorística, tan trivial como profunda (vida, muerte amor, prejuicios sociales). Eso sí, la escena del guerrero rescatando a la doncell, con su posterior desarrollo, chirría.

Definitivamente, 'Spamalot' engancha. Las coreografías, fascinantes, y la musicalidad, grandilocuente, elevan la adaptación de Tricicle a un nivel estratosférico. Por cierto, olvidaba la cuarta conclusión probable entre el público que acuda a Lope de Vega. Saldrán silbando. O diciendo eso de... 'Busca el lado bueno de vivir'. Desde el 10 de septiembre, vayan y disfruten.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres