martes, 27 de octubre de 2020 19:56 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
SE REPRESENTA EN EL TEATRO ARENAL (MADRID)

'El señor Ibrahim y las flores del Corán', un guiño a la tolerancia

Una nueva versión teatral del conocido relato de Scmitt, realizada por Ernesto Caballero, tiene lugar de jueves a domingo en el Teatro Arenal (Madrid) desde hace casi un mes. Juan Margallo y Ricardo Gómez son los protagonistas de un montaje que aborda la necesaria tolerancia entre culturas.

Una escena de la obra.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Marcos Blanco
15/1/2010 - 10:18

Tolerancia. Amistad. Comprensión. El diálogo necesario entre diferentes culturas. Esa venda en los ojos del corazón que colocan las religiones a la hora de mirar al prójimo. La versión teatral de 'El señor Ibrahim y las flores del Corán' que se representa desde el 17 de diciembre en el Teatro Arenal (Madrid), pone de manifiesto todo estos conceptos, incluidos en el relato de Eric-Emmanuel Scmitt y presentes en sus diferentes montajes escénicos o en la película dirigida por Dupeyron.

Juan Margallo, cuya experiencia interpretativa abruma, y Ricardo Gómez, conocido por su papel de Carlitos en la serie televisiva 'Cuéntame', son los protagonistas del espectáculo, una versión de Ernesto Caballero, que mantiene la esencia de este clásico artístico con una adecuación textual a los tiempos actuales. Todo comienza cuando Moisés, un joven judío, acude a la tienda del señor Ibrahim, un reflexivo tendero árabe, para robarle algunas cosas mientras éste duerme en una silla. Su despertar propicia un diálogo que desembocará en un relación amistosa muy cercana, cuyo contexto histórico nos remonta al París de los 70.

Pese a la desconfianza inicial, Momó (como decide llamarle el tendero) y el señor Ibrahim traban una relación muy especial basada en las visitas del adolescente a la tienda, donde hablan de la vida, de sus religiones y donde comparten su sabiduría. La escenografía, que muestra el interior de la citada tienda, transmite una gran credibilidad y el espectador se engancha a la historia desde el primer minuto por la intensidad dialéctico-gestual profesada por los dos actores. El imaginario viaje a Oriente Medio o la hipnótica danza de Momó constituyen escenas entrañables durante 'El señor Ibrahim y las flores del Corán'.

Si tienen suerte, una vez finalizada la obra, Ricardo y Juan se sientan ante el público para conocer sus reacciones. Además, pueden saludarles personalmente. "Es una obra para todos los públicos", señalaba una señora desde la segunda fila. Correcto. Además, existen muchas posibilidades de que uno salga del teatro con la sensación de que somos más semejantes de lo que pensamos, pese a nuestras diferencias idiomáticas, de procedencia, raza, sexo o religión. Sobre todo, esto último. Quitémonos las vendas. Miremos al corazón.

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres