viernes, 2 de octubre de 2020 01:44 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
REPORTAJE: Prohibiciones musicales

La cárcel femenina de las letras y de la censura

Les invito a entrar en la prisión de las voces y de las letras que un día no quisieron ser escuchadas. Hoy en el mundo musulman, ayer en España. Han sido muchas las mujeres detenidas, maltratadas o censuradas alrededor del mundo y de la historia, simplemente por cantar.

Mercedes Sosa

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/P. Costa
15/1/2009 - 11:57

Por poseer connotaciones sexuales o políticas no deseadas por "las alturas", las mujeres -como los hombres- han sido y son víctimas de las prohibiciones musicales. Han tenido que cambiar sus letras, prescindir de canciones e incluso de discos, exiliarse, sufrir la cárcel y también el maltrato.

En España, los años 50 y 60 fueron en este sentido los más duros. Las artistas se veían obligadas a cambiar palabras. Manta en lugar de amante. Queso en lugar de beso. Resulta ridículo.

Lamentablemente, hoy en día el mundo musulmán y oriental sigue utilizando las tijeras, por su religión y tradición social. Las autoridades no consideran dignas a ciertas mujeres para representar su cultura, les impiden viajar y cantar. No les gusta su sensualidad, ni tampoco su manera de expresarse.

Comenzamos por el primer módulo de reclusas de esta particular cárcel. En la Celda 1 nos encontramos a Aynur Dogan. Cantante kurda de 34 años. Su tercer disco titulado ‘Chica Kurda, Resistencia', de 2005, fue secuestrado. Un juez estimó que el tema 'Chica Kurda' invitaba a las mujeres a rebelarse:

Celda 2. Coco Lee. Actriz y diva asiática del Pop, la Mariah Carey oriental. 33 años. Acusada de exceso de sensualidad en sus vídeos y canciones, sobre todo en su álbum titulado ‘Exposed'. Esta canción es 'So good':

Celda 3. Haifa Wehbe. Artista libanesa, muy popular en Europa y Oriente Medio. Antecedentes: Censurada en Bahrein por ser "excesivamente seductora", lo que va en contra de la ley islámica:

Celda 4. Chava Alberstein, cantante israelí culpable y prohibida en la radio por criticar a la policía de su país. Cuestionó públicamente la política del gobierno israelí durante la Primera Intifada, y una de sus canciones, 'Chad Gadya', fue prohibida en la radio:

Celda 5. Aquí nos encontramos los peores casos. Cuando aparece la autocensura de la propia sociedad. Ocurre en países como Senegal y ha prohibido las letras, por ejemplo, del grupo de rap femenino ALIF:

Seguimos recorriendo los pabellones de esta particular prisión. Nos paramos ahora en el módulo de las americanas para viajar atrás en el tiempo y meternos en cuestiones políticas:

Celda 1. Mercedes Sosa, argentina de 74 años. Detenida en 1978 en el Teatro Argentino de la Plata durante un concierto. Utilizaba temas prohibidos por la difusión de la ideología marxista. Este tema se llama 'Serenata para la tierra de uno':

 

Celda 2. Judith Reyes, artista mejicana. Perseguida, detenida y maltratada por el estado de Chihuahua por su vinculación a las luchas campesinas, que trasladaba a sus discos.

Nos introducimos ahora en el módulo de la censura española, con artistas nacionales e internacionales. Celda 1. Edith Piaf. Cantante francesa acusada de escribir un himno al amor cuando su amado, el boxeador Marcel, falleció en un accidente de avión:

Celda 2. Line Renaud. Otra artista gala que se atrevió con una canción playera: ‘Itsy, bitsy, petit bikini', que en la censura española se redujo a ‘Bikini Amarillo'.

 

Celda 3. Betty Missiego, peruana censurada por temas como 'Y serás mujer', un tema que habla del paso de niña a mujer y de las nuevas sensaciones.

Celda 4. Baby Bell, argentina. Cantó 'Personalidad', un tema de Lloyd Price prohibido en España, no sé sabe muy bien porqué.

Celda 5. Lolita Garrido, cubana. Su delito: incluir en su disco la canción ‘Rogar'.

Celda 6. Aquí está la presa Rosita Ferrer, catalana también callada en los años 50 españoles.

Celda 7: Antoñita Moreno, sevillana condenada por desatar "el cordón de su corpiño":

Celda 8. Celia Gámez, argentina, considerada española. Antecedentes. Cantar el 'Schotis del Pichi' refiriéndose a una figura de la república.

Celda 9. Olga Guillot, cubana acusada de cantar frases como 'Sé que me mientes al besar', en 'Miénteme', tema no radiable por aquel entonces en nuestro país.

Celda 10. La Bella Dorita. Vedette almeriense. Condenada por hablar de elefantes y hacer referencia al tamaño de su pene.

Y ya para terminar la visita a esta cárcel interminable de cantantes prohibidas, no podemos olvidar algunos de los tijeretazos más difíciles de comprender. A Lola Flores le quitaron ‘Mil besos', a Sara Montiel el Bésame Mucho, y a la última reclusa, a la de celda 14 le censuraron su ‘Cachito'. La española Gloria Lasso no pudo cantar el tema de Consuelo Velázquez dedicado a su hijo.

VERSIÓN DE 'BÉSAME MUCHO', POR THE BEATLES

Hasta aquí la visita a esta cárcel de las letras.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres