lunes, 26 de octubre de 2020 21:04 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
DOS 'BLOGEROS' RESTACAN SUS AVENTURAS

Nellie Bly hizo de Phileass Fogg y dio la vuelta al mundo en 72 días

A sus 25 años, esta mujer estadounidense decidió emular a Phileass Fogg y le propuso al periódico donde trabajaba como periodista una vuelta al mundo en 72 días. Lo consiguió en menos tiempo. Dos jóvenes ingenerios, fascinados por su historia, nos acercan su espíritu aventurero.

Archivado en: Nelly Bly, Willy Fogg, Julio Verne, periodista

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
Nellie Bly, la mujer que dio la vuelta al mundo en 72 días allá por 1890

Nellie Bly, toda una revolucionaria para su tiempo.

Enlaces Relacionados

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Marcos Blanco
27/1/2009 - 11:36

Dos jóvenes ingenieros de Madrid han restacado, a través de su blog '72 días', la figura de 'Nellie Bly', una pionera del periodismo de investigación en el siglo XIX y autora de un libro 'Around the world in 72 days' en el que cuenta cómo fue capaz de conseguir este reto emulando a Phileass Fogg, el aristócrata británica creado por Julio Verne y que supuestamente dio la vuelta en 80 días.

Cuando tenía apenas 25 años, Elizabeth Jane Cochran, más conocida como 'Nellie Bly' (Cochran´s Mills, Pensilvania, Estados Unidos. 1864-1922) le sugirió al periódico donde trabaja, el 'New York World', un viaje alrededor del mundo para rebajar la 'marca' del susodicho Fog. Su plan era hacerlo en 75 días, recorriendo casi 25.000 millas. Finalmente, tardó 72 días, 6 horas, 11 minutos y 14 segundos. Londres, París, Japón, China, Hong Kong o Suez fueron algunas de sus paradas en esta intrigante travesía que estos dos estudiantes tratan de ofrecer a través del blog.

Poco a poco, los jóvenes ingenieros van traduciendo las aventuras que Nellie Bly cuenta en el libro (necesitan ayuda, así que eres traductor o dominas inglés agradecerían tu ayuda) y de esta manera manifiestan su particular fascinación por esta mujer, revolucionaria en su época. Si consiguen traducir todos los capítulos de 'Around the world in 72 days', pretenden poner a la venta la obra en castellano e intentar recaudar fondos con objetivos solidarios. Aquí, os dejamos con una de las aventuras de Nellie Bly, la periodista que dejó en evidencia a Phileass Fogg...

 

 

DE ADÉN A COLOMBO

"Alquilando un gran barco salí con 6 compañeros que creían que podían resistir al sol. Los cuatro marineros eran habitantes negros, delgados pero con mucha fuerza y mucho sentido del humor. Tienen, como todos los habitantes de Adén, los dientes más blancos de cualquier humano. Esto puede ser por el cuidado que tienen y por la manera en que lo hacen. De alguna planta de Adén, sacan trozos de madera fibrosa que cortan en láminas de pocos centímetros. Con un lado, libre de corteza, se frotan y limpian los dientes hasta que se mantienen perfectamente limpios. Uno puede comprar una docena de estos palitos por un céntimo asi que puedes permitirle tirarlo después de usarlo. Compré varios y descubrí que es la manera más eficiente y agradable de lavarme los dientes. Me dió pena que ninguna empresa haya pensado en importar este material para reemplazar el cepillo-destroza dientes que se usa en América.

Atracamos en un puerto bien construido y caminamos por varias piedras blancas hasta llegar a tierra. Al instante estábamos rodeados por personas negras que nos pedían ayuda. No eran conductores. Si no que había mercaderes con joyería, plumas de avestruz y boas, gente de hoteles, mendigos, cojos y guías. Esta aglomeración nos hizo escuchar a cada uno hasta que un policía vino con el vestido de la Reina de Inglaterra, y empujó a sus conciudadadanos con sus manos.

 

Después de dar una vuelta por la ciudad y alrededores, sin comprar nada, empezamos nuestra vuelta al barco. Pequeños niños desnudos corrían detrás de nosotros durante millas, tocando sus frentes pidiendo dinero. Todos sabían suficiente inglés para pedir caridad.

Cuando alcanzamos el puerto, descubrimos que nuestro conductor había olvidado todo el inglés que sabía cuando empezamos. Quería un precio por el trayecto y nosotros queríamos pagar otro. Asi que llamamos a un policía nativo, que cogió el cambio correcto para nosotros y se lo dió al conductor, dándole una patada por su deshonestidad.

La lealtad de los ingleses a su Reina en todas las ocasiones y todo el rato, ha ganado mi admiración. Aunque he nacido y crecido como una americana, creyendo que un hombre se hace a si mismo, y no depende de dónde nación; no puedo dejar de admirar el respeto que tienen los ingleses a su familia real. Durante la exhibición en el barco, la foto de la Reina se mostró en una sábana blanca, y provocó un aplauso más cálido que cualquier otra cosa esa tarde. Nunca tuvimos un entretenimiento que no terminara con alguien poniéndose de pie y cantando "Dios salve a la Reina".

Con ese pensamiento me vino un sentimiento de vergüenza de que ahí estaba, una mujer libre americana, nativa del país más grandioso de la tierra, forzada a estar en silencio porque no podía honestamente hablar orgullosa de los gobernantes de mi tierra, a menos que me volviera a George Washington y Abraham Lincoln".

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres