jueves, 7 de julio de 2022 08:52 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Marisa Jara: "En esta sociedad es más grave estar gordo que robar o matar"

La modelo acaba de publicar el libro 'La talla o la vida' (Temas de hoy). Cuenta las dificultades a las que se ha enfrentado por tener una constitución ancha. Entre ellas, una bulimia nerviosa, que perjudicó gravemente a su salud. Ahora es maniquí de tallas grandes.

Archivado en: moda, Marisa Jara

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Mamen Crespo
31/3/2017 - 10:08

Aunque pueda parecer mentira, en pleno siglo XXI, una mujer ha tenido que elegir entre la talla o su vida. Afortunadamente, la modelo Marisa Jara apostó por vivir y, gracias al movimiento 'curvy', dedicado a esas mujeres que no tienen un cuerpo perfecto, ha podido seguir dedicándose a lo que más le gusta: la moda, a pesar de no tener una talla 36. También diseña joyas y ya ha dado sus primeros pasos en el diseño de ropa con Elena Miró, una faceta a la que no descarta dedicarse en el futuro.

Es difícil de entender que hayas tenido que hacer una elección entre la talla y la vida, pero así ha sido.
Suena un poco radical, pero eso fue exactamente lo que me ocurrió hace unos años.

¿Cómo te sentiste en todo ese tiempo con esa lucha interna que tenías?
Para mí fue muy difícil, un momento duro, porque me dedico a la moda desde los 15 años y no entiendo la vida sin ella. Me resultaba muy complejo cambiar de empleo, pero cuando engordaba me ponían todo muy complicado, hasta el punto de que me cancelaban muchos trabajos. No sabía qué hacer, pero evidentemente lo más importante es estar viva y la salud.

¿Cómo fue el momento en el que decides que se acabó estar sufriendo?
Fue una decisión de mi familia, de todos los médicos que me atendieron y mía. Apostamos por no seguir más con esta presión, por no continuar a dieta y por cortar radicalmente con el trabajo. Después se encendió una lucecita con el movimiento 'curvy'. Me empezaron a ofrecer trabajos y me di cuenta de que me iba a poder dedicar a mi trabajo sin tener tanta presión detrás.

¿Por qué te has decidido a contarlo en un libro?
Porque quiero ayudar con mi experiencia a todas esas personas que se sientan presionadas por el peso, que estén en esa lucha y en ese infierno de ir contra sí mismos. Ojalá pueda conseguir con el libro que se quieran más y que se reconcilien con su imagen.

¿Ser juzgado por el peso es algo común o solo ocurre en el mundo de la moda?
En Estados Unidos, estar un poco gordita no es algo extraño, pero aquí todavía la gente te juzga si tienes algunos kilos de más. En esta sociedad es más grave ser gordo o tener algo de sobrepeso que robar un banco o matar a alguien.

Ahora eres modelo de tallas grandes. ¿Estás feliz?
Sí, ahora vivo del trabajo que sé hacer y que me apasiona desde la tranquilidad y la normalidad, sin presiones. Cuando me voy a comer un capricho, un dulce, o una pizza, no tengo esa presión detrás de decir no comas, que no vas a caber, que vas a engordar... Antes, si engordaba no trabajaba, si no trabajaba no ganaba dinero y si no ganas dinero, no puedes pagar las facturas. Es algo complicado.

A ti lo que viviste te llevó a padecer una enfermedad, la bulimia nerviosa. ¿Cómo contarías a la gente que esto es más serio de lo que parece?
Es una enfermedad y, además, mortal. Tanto la bulimia como la anorexia son patologías de las que no se suele hablar mucho, son tabú, e incluso la gente que las sufre no suele comentar sobre ellas porque les da vergüenza. Son súper duras y te destruyen. Son psicológicas.

Con el libro entiendo que quieres servir de ejemplo a cualquier joven que esté en la situación que tuviste.
Sí, y con esto de la bulimia mucha gente se piensa que con ella puedes adelgazar. Y para nada. Si tú comes y luego vomitas, no adelgazas, te destruyes el cuerpo por dentro, pero para nada dejas de engordar, sigues haciéndolo.

¿Quién es el culpable de que ocurra esto?
Yo creo que todos, la sociedad y las propias mujeres, que nos atacamos entre nosotras. Las parejas también por decir: "cómo te estás poniendo".

Está en la calle el debate de la mujer real y yo no estoy de acuerdo porque las que están delgadas son iguales de reales.
Por supuesto. Yo, por ejemplo, defiendo a la mujer real, saludable, y no apuesto por una persona que tenga una enfermedad como la obesidad, porque eso es exactamente igual que la anorexia. La mujer real también puede ser perfectamente la que tiene una talla 36, que come, pero que es así de constitución. Depende de cada persona, pero mujeres reales somos todas.

¿Después de este libro esperas la llamada de alguien de la moda?
No, no es algo que me preocupe. Me da exactamente igual. He vivido esta experiencia y he decidido alzar la voz para poder ayudar a otras personas. Conozco a modelos que hasta han estado ingresadas, pero cada uno es libre de decidir si decirlo o no.

¿Alguna pensará que eres muy valiente?
De eso estoy segura.

¿Eres consciente de tu valentía?
Sí, pero no he pensado en eso, sino en que he tenido un problema y en que lo he pasado muy mal, y he querido contarlo.

¿Hacia dónde vas a encaminar tu carrera ahora?
No me pienso dedicar toda la vida a la moda sobre una pasarela. Tengo otro trabajo paralelo, que es el diseño de joyas, y también es algo que me apasiona, pero en un futuro igual creo algo más. Ya he empezado con Elena Miró.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 
Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres