domingo, 9 de agosto de 2020 03:32 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Luis Merlo: “A los ciudadanos no nos gusta la crispación”

El actor empieza el 2020 sobre las tablas. Lo hará en el Teatro Cofidís Alcázar de Madrid como uno de los intérpretes de ‘El método Grönholm', obra que cuenta la historia de cuatro aspirantes a conseguir un cargo ejecutivo en una multinacional.

Archivado en: entrevistas, teatro, Luis Merlo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Arturo García
10/1/2020 - 00:45

Luis Merlo sigue destapándose como un actor polifacético, capaz de moverse con la misma soltura interpretando teatro en un escenario o situándose delante de las cámaras cuando la situación así lo requiere.

Familia de aristas, ni siquiera el susto que le dio su salud en el año 2017 le ha impedido seguir haciendo lo que más le gusta. Ahora formará parte del elenco de ‘El método Grönholm', poniéndose en la piel del aspirante a un atractivo puesto de trabajo por el que competirá con otras tres personas.

Un asunto de mucha actualidad como el ‘bullying', que reconoció haber sufrido años atrás, o la llegada al poder de una nueva coalición de izquierdas para gobernar. Son dos de los temas que trató con GENTE en una entrevista exclusiva donde Merlo analizó su personaje, se mostró optimista con lo que viene y expresó su deseo de que se ponga fin de una vez por todas a la crispación provocada por una España dividida en dos a fin de poder avanzar. Todo ello sin que se deje de lado la cultura, que sigue demandando ayuda.

¿Qué Luis Merlo vamos a encontrarnos en ‘El método Grönholm'?

Según la directora nos vamos a encontrar a un Luis Merlo un poco más perverso de lo que soy. Hay una perversidad mayor en este personaje, pero con el autor, Jordi Galcerán, esa perversión se convierte en carcajada.

¿Te sientes cómodo en ese registro?

Sí, porque en el fondo es una perversión mucho más inocente de lo que mi personaje cree. Es algo impostada porque aquí se está buscando conseguir un puesto de trabajo y mi personaje ya lo dice: "Con lo que paga esta gente, si me lo piden les bailo encima de la mesa el himno de Suecia".

La trama se centra en cuatro personas que aspiran a hacerse con un puesto de trabajo. ¿Qué estarías dispuesto a hacer para conseguir el papel de tu vida?

Nada (risas). No he nacido con esa capacidad. Hay gente que sí es capaz de hacerlo todo, pero yo ya nada. El papel de mi vida, haciendo casi siempre teatro contemporáneo, es uno que desconozco. No soy un actor de repertorio, no soy un actor que pueda decir que no se puede morir sin hacer Hamlet. El papel soñado... sí, en el pasado habría hecho muchas cosas, pero hoy ya no porque no me merece la pena sufrir. La ambición, a determinada edad, debes manejarla tú y que no te maneje ella.

"La ambición, a determinada edad, debes manejarla tú y que no te maneje" 

Por desgracia, en España, la búsqueda de empleo está a la orden del día. ¿Crees que vienen mejores tiempos con el nuevo Gobierno o no parece haber mucha solución?

Dice Jordi Galcerán una frase que le copio porque es maravillosa: "Si se ha conseguido crear la Unión Europea, que era una utopía, ¿cómo no se va a conseguir que de repente acabe un poco la crispación?". Ojalá acabe un poco, que al Gobierno se le deje trabajar. No nos gusta, a los ciudadanos nos inquieta.

¿Vendrán mejores tiempos para la cultura?

Yo soy un optimista. Nací dentro de una dictadura, veo dónde estamos y pienso que deberíamos tener memoria. Siempre digo que en un país que ha pasado por una Guerra Civil hay un aroma de división en en dos bandos distintos, pero acabemos ya con las ‘dos Españas' y pensemos que el futuro inmediato va a ser algo que va a traer, como mínimo, política social.

¿Qué te gustaría pedirle en materia de cine y teatro a los nuevos dirigentes?

Me parece que hay una parte de apoyar a los nuevos talentos. Y ya que no tenemos el poder económico de una industria como la de Hollywood, que eche una mano y sobre todo que no divida la cultura. Hubo un momento en el que se apoyaba el cine español y mira lo que hay por el mundo. Empiezo por Almodóvar y no termino. Vamos a intentar apoyar sin hacer distinciones de clases, porque no hay clases en el mundo de la cultura. Si tiene un carácter universal tiene que ser por algo.

Ha confesado que sufrió bullying. ¿Cree que la sociedad es consciente de la gravedad que supone la existencia de este acoso?

Yo creo que más cada día. Creo que los profesores, los padres y la sociedad están más pendientes de esa situación.

"No hay clases en la cultura, si tiene carácter universal será por algo" 

¿Solucionarlo es solo cosa de educación?

Se soluciona con educación, contando que las diferencias de los niños y los adolescentes son lo que va a marcar un mundo en el cual quepamos todos. La represión genera el efecto contrario. En mi casa me han educado hablando. Es mucha información y absoluta liberalidad por parte de los que enseñan porque si no, no hay nada que hacer.

¿Cómo le gustaría que fuese su 2020?

Me gustaría que este 2020 fuera un año en el cual comprendamos de una vez que este viaje lo tenemos que hacer juntos para que salga. Si esa división inevitable que forma parte del ser humano, con comunicación e información podemos acercarla un poquito, sería un año fantástico.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres