domingo, 29 de marzo de 2020 10:07 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Antonio de la Torre: “No me obsesiona probar suerte en Hollywood”

El actor malagueño estrena este viernes ‘El plan', un film donde se mete en la piel de un perdedor. Después de haberse labrado una excelente reputación en España, mira con ilusión a los proyectos internacionales.

Archivado en: entrevistas, cine, Antonio de la Torre

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós
21/2/2020 - 00:18

A sus 52 años, Antonio de la Torre disfruta de un momento de madurez, no solo a nivel personal, sino también en el ámbito profesional. Lejos de anclarse en un registro, ha encarnado personajes tan diversos que abarcan desde el presidiario de ‘Azuloscurocasinegro', al político corrupto de ‘El reino', papeles, por cierto, que le valieron sendos premios Goya. Este viernes 21 se estrena otro film en el que participa, ‘El plan', una producción mucho más modesta pero con una trama y unas interpretaciones que mantienen enganchado al espectador.

En la película ‘El plan' predominan los diálogos y casi toda la trama se desarrolla en una misma localización, un piso. Por todo ello, ¿ha sido más difícil rodar esta película?
Creo que al revés. Todas las películas tienen sus complicaciones, unas son más físicas y otras más psicológicas. Rodar en un espacio acaba siendo un poco coñazo, son 12 horas de rodaje y puede acabar siendo una experiencia un tanto claustrofóbica. Fueron solo tres semanas de rodaje porque al ser solo un decorado te permite grabar planos largos.

Mi relación con esta película empieza porque Raúl Arévalo, que es como mi hermano, me recomendó ver la obra de teatro en la que está inspirada. Cuando la vi no me defraudó, pero me olvidé de ella. Y luego cuando me ofrecieron hacer el papel dije que sí que me interesaba.

Entonces, has pasado tanto por el papel de espectador como de actor. ¿Cómo percibes el cambio de idea del plan que da título a la película?
Sé lo que es ‘el plan', pero no quiero decirlo porque si no se va todo a la mierda (entre risas) y hago un ‘spoiler'. El tono no es el mismo en una obra de teatro que en una película, esto sí que lo comenté con el director; no es lo mismo cuando estás en el teatro y te va a ver una persona que está a 150 metros que cuando tienes la cámara con un plano muy corto. Si hubiera sabido que en su día haría la película, habría visto la obra de teatro con otros ojos. Al ser así lo hemos rodado cronológicamente, lo cual ayuda mucho a ir viviendo la historia, es algo que también hace Almodóvar.

Todo el film recae sobre tu personaje, el de Raúl Arévalo y el de Chema del Barco. Supongo que habrá sido fundamental una buena química entre los tres.

Antes de hacer la película no conocía al director, Polo Menárguez, pero el hecho de que estuviera Raúl fue un factor clave para mí, porque sé que es un actor con el que me voy a entender. A Chema le conocía porque hizo un pequeño papel en ‘Tarde para la ira'. Un proyecto así, cuando estás tres semanas rodando, te la juegas mucho. Esa química se nota, cuando está, para bien, y cuando no, para mal.

"No participaría a cualquier precio en un proyecto internacional

Siguiendo con la trama de esta película, ¿qué duele más, una infidelidad conyugal o la traición de un amigo?
El tipo de relación que creas con una persona cuando formas una pareja, sobre todo si tienes hijos, es un núcleo muy potente. Hay quien se siente más traicionado por un amigo, pero creo que es más potente cuando hay un vínculo sentimental.

Hablando a nivel general de su carrera, has encarnado personajes tan diversos que llevan una vida patológica como en ‘Primos', hasta aquellos caracterizados por la violencia (‘Tarde para la ira' o ‘Caníbal'), pasando por corruptos como ‘El reino'.  ¿Cómo te enfrentas a personajes tan variopintos?
Al final te pegas tantos viajes interpretativos... El de ‘Caníbal' es un asesino, en ‘La noche de 12 años' o ‘La trinchera infinita' son personajes muy diferentes. Son experiencias tan inabarcables respecto a tu trayecto vital que solo te queda imaginar. Siempre intento buscar a alguien que haya pasado por esa experiencia y te pueda contar sus vivencias. A partir de ahí, solo te queda imaginar qué harías tú si hicieras eso.

Algunos actores hablan que para ese trabajo pasan casi las 24 horas tratando de actuar como lo haría su personaje. No sé si es tu caso.
Eso es un mito, no creo que sea verdad. Es verdad que por ejemplo Joaquin Phoenix adelgazó un montón de kilos para ‘Joker' o ves el documental sobre Jim Carrey que hay en Netflix y es algo que más o menos hemos hecho todos. Tienes personajes en películas sobre los que vas probando cosas, pero siempre hay un momento donde cortas. Cuando estás en un rodaje, estás fuera, te aíslas y eso es algo bueno y malo, porque te permite, como digo yo, estar metido en el partido, pero mala porque no puedes conciliar. No estás las 24 horas, no te crees el personaje tan en profundidad. Por ejemplo en ‘La noche de 12 años' tenía que hablar con acento uruguayo y tuve un ‘coach', pero sin ir más allá.

¿Ha habido algún personaje que cuando hayas acabado el rodaje hayas sentido alivio por dejar de interpretarlo?

Te digo, porque es más reciente, ‘La noche de 12 años' por el tema de la dieta. Era una película que se rodaba en dos fases y el director hubo un momento en el que nos dijo que rompiéramos la dieta para rodar los ‘flashbacks'. Muchas veces te pasa que al principio estás dando caña con el personaje, luego te relajas y también pasa que cuando acabas un rodaje haces balance y piensas que podrías haber hecho las cosas de otra manera. Es como los equipos de fútbol cuando están en pretemporada, luego van jugando partidos...


Hace unos años asistimos al estreno de ‘ La noche de 12 años', una coproducción de varios países, y recientemente has rodado ‘Chasing satellites'. ¿Está más cerca el salto a Estados Unidos?
Honestamente, ‘Chasing satellites' la rodé hace cinco años y está en un cajón. Ojalá se pueda estrenar pero creo que está teniendo unos problemas de producción. Sobre lo de Estados Unidos, ojalá pero al final... Sé lo que no voy a hacer, por tema familiar no me voy a ir a Los Ángeles a vivir. Me encantaría participar en proyectos internacionales, pero puede ser que se dé o no. Tampoco lo voy a hacer a cualquier precio, si el guion no me interesa, no lo haría. Soy muy consciente de las limitaciones, de la edad que tengo... Me haría ilusión, pero no la vivo en plan ‘a ver si despego'; las cosas no funcionan así. Espero seguir trabajando muchos años, mientras tenga salud e ilusión, ya sea aquí o en Pekín.

"España es uno de los países donde menos dinero se destina a la cultura" 


Para no variar, en la última gala de los Goya ha habido polémica, en esta ocasión por las subvenciones que recibe el ‘séptimo arte' en nuestro país. ¿Estás a favor de las declaraciones que hizo Eduardo Casanova en la alfombra roja?
Todas las industrias están subvencionadas, por ejemplo, hasta la del automóvil en Estados Unidos. Luego la cultura, como dice la RAE, es un conjunto de conocimientos encaminados a formar un juicio crítico, así que creo que es una asignatura fundamental en la sociedad. En los países de nuestro entorno, Francia, Alemania o Italia, creo que los fondos de ayuda a la cinematografía son de 700, 400 y 500 millones, respectivamente; en España se le quita un cero. Somos uno de los países de Europa con menos ayudas a la cultura. El mismo Almodóvar, que no lo necesita, estuvo muy bien diciendo que si no existían ese tipo de ayudas habría determinadas películas que no se harían. Creo que es una condición humana, se tiende a menospreciar lo propio y a sobrevalorar lo ajeno.


Con sus matices, ‘El plan' trata una historia que puede ser mucho más cercana al público que otras grandes superproducciones que llegan desde Hollywood. Entonces, ¿qué le falta al cine español para enganchar al espectador? ¿Es una cuestión de venderse mejor?
Creo que es una película muy reconocible, con sus claroscuros y su dureza, ‘El plan' habla de nosotros. Creo que le falta al ser humano ganas de, como adultos, adquirir el compromiso de buscar día a día lo que merece la pena, una búsqueda propia y personal. La educación es un tema que tengo mucho en la cabeza porque tengo dos hijos pequeños, pero creo que cuando uno alcanza la edad adulta debe perseguir la cultura, tiene esa obligación, de exigirla. Pondría mucho el foco en el individuo. Es verdad que se podrían hacer muchas políticas de Estado tendente a que la sociedad piense de forma libre, pero también es un ejercicio individual de pelearlo día a día.

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres