lunes, 26 de octubre de 2020 04:37 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Juan Echanove: “Tras el confinamiento, le doy más valor al hecho de estar en el escenario”

El actor regresa al Teatro Infanta Isabel con la genial adaptación de la novela de Vargas Llosa ‘La fiesta del chivo'. Además de los detalles de este proyecto, el madrileño se moja sobre el momento que vive la Cultura.

Archivado en: cultura, entrevistas, teatro, Juan Echanove, Mario Vargas Llosa

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar
El actor Juan Echanove, antes de la entrevista

El actor Juan Echanove, antes de la entrevista · CHEM MARTÍNEZ

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós Soriano
18/9/2020 - 00:04

Apunta con orgullo que son 42 los años que lleva subido a un escenario. Ese primer amor, el teatro, y su ciudad natal, Madrid, se han unido para que el público disfrute del retorno de Juan Echanove con la adaptación de ‘La fiesta del chivo', del Premio Nobel Mario Vargas Llosa. La obra ya está en cartel en el Teatro Infanta Isabel (Barquillo, 24) y allí permanecerá hasta el 2 de octubre, una excelente excusa para hablar con el actor sobre el presente y su pasado más reciente.

Lleva varias décadas haciendo teatro, pero, después de un 2020 tan peculiar, no sé si podemos hablar de un nuevo debut.

Si tengo que expresarlo tal y como lo siento, evidentemente es la primera vuelta a Madrid desde un confinamiento, al mismo sitio donde lo dejamos, con la misma función que dejamos; podemos pensar que ha pasado un día, pero en realidad son seis meses. Esos seis meses han sido de muchas cosas por dentro y por fuera, pero sobre todo por dentro. Sí que es verdad que lo debería ser un reinicio más, porque además la acabamos de hacer en gira durante el verano, venimos de hacer la función el viernes, pero si veo las cosas de distinta manera, creo que como todos, el actor es también de otra manera. Pienso ir descubriéndolo día a día, porque sí que noto que le doy más valor el poder estar encima del escenario, cosas que le he dado un valor esencial siempre, pero ahora tiene algo más especial y pienso descubrir qué es. Valoro muchísimo más que antes que lleguen las 8 de la tarde para levantar el telón.

Antes de este paréntesis por el confinamiento, ya tenía los deberes hechos, había memorizado el guion, hasta el propio Vargas Llosa había halagado su forma de encarnar a Trujillo.

El otro día leía, para que se vea la similitud, lo que decía Fernando Aramburu sobre los protagonistas de la adaptación televisiva de ‘Patria' y reconocía que después de ver el trabajo no se podría imaginar a los personajes que había escrito sin la cara de los actores que los han interpretado en la serie. Pensé en todos mis compañeros que han trabajado en esa serie y seguramente sientan lo mismo que yo cuando Vargas Llosa dijo que nunca había podido imaginar cómo sería Trujillo físicamente hasta que vio el trabajo que había hecho yo. Creo que es a lo máximo que puedes aspirar cuando estás componiendo un personaje que ha sido escrito en una novela tan fundamental como es la de Mario. Es una sensación muy íntima, que no tiene que ver con el halago, ni con el reconocimiento, ni con que te digan los críticos si está bien o mal, que te den un premio o no...Tiene que ver como si ese autor haya dejado en mis manos una obra  de arte y yo la he tratado con muchísimo cuidado, y cuando la ha visto, le ha gustado. Mario Vargas Llosa nos lo dijo tras el ensayo general, pero cuando lo vi negro sobre blanco, dije qué afortunado soy.

"A Vargas Llosa le ha gustado mi interpretación; me siento afortunado" 

‘La fiesta del chivo' está considerada como una de las obras más importantes del Nobel peruano, ¿sintió vértigo cuando Carlos Saura le habló de la adaptación teatral?

Cuando me llaman para ‘La fiesta del chivo', lo hace la productora diciéndome que tienen este proyecto, dirigida por Saura, adaptación de la novela, cosa que además cuando vi que se estrenaba ‘El coronel no tiene quien le escriba', que Carlos Saura había encontrado en este tipo de teatro una manera de adaptar su creatividad, de repente, un día, pensé que alguien tenía que hacer ‘La fiesta del chivo'. Un 14 de agosto me llamó Roberto Álvarez, que es uno de los impulsores de Okapi Producciones y compañero actor, que además es amigo mío, me pregunta que cómo vería hacer una adaptación de ‘La fiesta del chivo' de Vargas Llosa y que sería adaptada por Natalio Grueso, a quien yo conozco mucho...Me daba coordenadas que eran muy claras entre compañeros. Le dije que me dejara leer la adaptación, pero que de primeras lo veía viable. La leí y dije que sí. Todavía no había hablado con Saura, no lo necesitaba, Saura es Saura, si no le conociera a él, su obra y su dimensión, es decir, si yo fuera idiota, me habría planteado algún problema trabajar con Carlos Saura. No es un director que se involucre en el conflicto de los personajes o el drama. No. Creo que tiene la gran cualidad de ver sobre el resultado de lo que se está dando sobre el escenario con la visión de un espectador. Luego tiene un aporte creativo y estético interesantísimo. Otra cosa que valoro es que no se nota su trazo nunca. Creo que prefiere no rubricar, quitarse de en medio, para que realmente lo que aparezca sea la fuerza del plano general.

Para un intérprete, ¿qué supone para un actor enfrentarse, durante una gira, a escenarios y públicos diferentes?
Ahora realmente la carga viene en que vas a recorrer otra vez los mismos espacios, pero estás en una gira. Cada bolo ahora es un reto agotador, antes, al ir de gira, siempre te podías encontrar complicaciones, no es cómodo, pero, caramba, ahora es un reto. La calidez, el cariño y la solidaridad del público, en este momento, es nuestro mayor aliado, sin duda, porque eso ha crecido lo mismo que nosotros nos hemos preparado para el reencuentro: ellos han decidido que les gusta el teatro y que van a venir. Es por eso que mi mayor preocupación ahora estaba puesta en la reducción de los aforos, es decir, en esto hay que empezar a correr, ya vamos tarde, como en todo, pero en los espacios que se puede comprobar desde hace seis meses que son seguros, libres de contagio, que la Cultura es segura, debería haber una normativa para que cuando se haga la reducción de aforo sea con sentido común, no un porcentaje o un número arbitrario que pueda tomar cada una de las administraciones territoriales o locales que componen nuestro país. A ver si encima de la pandemia le vamos a tener que echar encima de todo esto una hormigonera de burocracia, porque entonces no sé cómo se levanta este tonelaje.

"Si a la pandemia se le suma la burocracia, no sé si nos podríamos levantar" 

Durante el confinamiento, muchos hemos aprovechado para ver series y películas, es decir, que la Cultura ha seguido estando. No sé si Juan Echanove ha visto alguna producción en la que le hubiese encantado estar ahí.
Todas. He gastado la plataforma, de los pilas de los mandos a distancia, cosa que no había visto en mi vida. He visto cosas verdaderamente buenas y bonitas, cosas hechas en España como ‘La unidad', la segunda temporada de ‘La peste', también la serie de Mariano Barroso ‘La línea invisible'... He visto muchas cosas y muy buenas. Luego de todo lo exterior, he caído en brazos de la producción audiovisual de los países nórdicos: Suecia, Dinamarca, Finlandia... Ya había leído que son líderes en la producción audiovisual. Hay concretamente un trabajo, que se llama ‘Cuando el polvo se asienta', que recomiendo, ‘La línea del dinero'...Me han entusiasmado. Luego una serie francesa que se llama ‘Baron Noir' que no pude ver en su momento, la he recuperado y me ha gustado muchísimo. Luego he visto cine clásico. Sin ir más lejos ayer vi ‘Exodus'. Como he gastado toda la novedad, me vuelvo a los clásicos.

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres