miércoles, 25 de noviembre de 2020 04:07 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
Entrevista

Imanol Arias: "Nunca he esperado nada; siempre me ha sorprendido lo que me ha llegado"

Después de dos décadas encarnando a Antonio Alcántara, el actor leonés protagoniza ‘El coronel no tiene quien le escriba' en el Teatro Infanta Isabel. Se muestra feliz por el reencuentro con el público.

Archivado en: cultura, teatro, entrevistas, Imanol Arias

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós
23/10/2020 - 00:39

Dentro del excelso repertorio de obras literarias que dejó para la posteridad Gabriel García Márquez, hay algunos títulos que han alcanzado una mayor notoriedad. Ese es el caso de ‘El coronel no tiene quien le escriba', un texto ahora adaptado al teatro bajo la dirección de Carlos Saura y la interpretación de uno de los actores con más pedigrí de nuestro país, Imanol Arias. La puesta de largo en el Teatro Infanta Isabel fue este jueves 22, y permanecerá en cartel hasta el 1 de noviembre.

Gabriel García Márquez publicó en 1961 ‘El coronel no tiene quien le escriba'. Habla de algunos temas, como la injusticia o la inutilidad de las guerras, que siguen hoy vigentes. No hemos cambiado tanto.
No sé si no hemos cambiado tanto o pasa eso que estoy leyendo últimamente, que es la comparativa de los siglos. Parece que se van repitiendo unas cosas siglo a siglo, pero de los 50 hasta aquí sí que han cambiado algunas cosas que tienen que ver con el desarrollo de la riqueza en el mundo, que es bastante desigual, y con respecto incluso a los mayores se ha dado un paso atrás. A la edad y a la dificultad que tienen los gobiernos de establecer planes de jubilación reales y sensatos, se suman el cambio de siglo y una generación que, fue muy bueno lo que hicieron, pero ya está en entredicho. Los mayores hicieron la Transición, mal. Los de izquierdas pactaron con los de derechas, y estos con Carrillo, mal. Es injusto y responde a una falta de que con los ancianos atendemos lo urgente y no lo importante, es una frase de Quino, no de un filósofo. No soy ni científico ni político, no me interesa. Cada fase social debería tener una respuesta por parte de los gobiernos. Me sorprende que haya tantas residencias en manos de fondos buitres y empresas privadas, hay algo que es difícil de conjugar, ¿a qué apelamos, al negocio puro y duro, a que un señor que está en una oficina en Wisconsin tenga un buen corazón? Me parece preocupante.

"La Cultura debe ser una suma entre las ayudas públicas y la producción privada" 

Después de más de 40 años de carrera ha encarnado a numerosos personajes, pero, ¿supone un punto mayor de responsabilidad representar una obra tan importante?
En esto del teatro no hay miedo, solo responsabilidad, cada día hay que dejar atrás lo que has hecho para estar sano. Te puede pasar que una noche no puedas dormir porque no has estado a la altura, porque en un momento te has despistado, o te has sentido muy querido allí arriba y has hecho tres minutos de gilipolleces para decirle a la gente "gracias por quererme". En ese sentido, el coronel, más que un problema, es una posibilidad para mí. Supone elaborar una obra muy onírica, muy poética, cada palabra crea un mundo y es muy teatral. Para estos tiempos que corren, una obra como la que ha hecho Natalio es un verdadero placer. Es de estos personajes que no te agobia pero no te deja que te duermas. Anteriormente, he estado de gira los fines de semana, mientras que durante la semana estaba en algún rodaje y me podía sorprender un miércoles diciendo "hicimos lo correcto cuando estuvimos en Macondo". Hay algo que me pasa ahí. Estoy agradecido, feliz, dispuesto a hacer lo que sea para entregar un coronel como Dios manda y me parece una enorme oportunidad para decirle a la gente que esto es seguro, que vuelvan; el público fiel sabe que nos va a encontrar aquí, lo que queda es que se sientan seguros.

La Cultura ha cerrado filas en torno a sí misma en estos momentos tan importantes y el público está respondiendo. ¿Se puede sobrevivir con eso o sin ayudas esto está abocado al fracaso?
Las ayudas no han variado. Creo que la Cultura debe tener ayudas, pero a su vez un planteamiento privado potente. España tiene algo diferente a Italia, tenemos una lengua que abarca muchos países, por lo tanto, todo lo que es el desarrollo literario, cultural, los premios... Eso es lo que es la atención pública, que debe ir más por subvencionar al espectador; voy a ciudades donde el Ayuntamiento contrata mi espectáculo y él a cambio pone unas entradas muy baratas al espectador, esa diferencia es su aporte. La iniciativa privada es muy necesaria porque, por ejemplo, en el mundo audiovisual, el cine, es necesario que haya un equilibrio de género, de oportunidades porque la conexión que se tiene ahora con Netflix no te la da el Ministerio, te la da la empresa privada, el productor. La responsabilidad del Ministerio está con el público y con la industria de aquí, nada más. He visto ‘Antidisturbios' y estoy seguro de que va a pegar un palo tremendo en Estados Unidos por toda la polémica que hay allí con el trato racial de los policías. O ves ‘Patria' y piensas que se va a ver en todo el mundo. En estos casos lo oficial se pierde, son propuestas económicas privadas. A trabajar con ellas.

"Tras 20 años en ‘cuéntame’, el teatro se va a hacer más presente en mi vida" 

Estamos en 2020 y, desgraciadamente, no es descartable que nos viéramos en la tesitura que se encuentra el coronel. ¿Qué elegiría Imanol Arias, matar al gallo o alimentarlo?
Yo estoy con el coronel, tampoco soy de mucho comer, así que me bastaría con sacar una patita al gallo y hacer un caldito, con eso paso un día. Al final te puedes comer el gallo, pero sigues sin tener futuro, no tienes ninguna ilusión y además tienes mala conciencia. Es mejor que sea el gallo el que anuncie que te has muerto. Nos queda la dignidad. Con dignidad no se come, pero con dignidad se vive, dice el coronel, claro, así está él.

Como el coronel, ¿alguna vez ha estado esperando alguna carta de un director o una llamada que no haya llegado nunca?

Nosotros en el espectáculo no recibimos cartas, solo libretos. Siempre me han sorprendido las cosas que me han llegado, porque nunca he esperado nada, es más, me confieso totalmente incapaz de pergeñar un plan estratégico para dirigir mi vida y conseguir algo. Soy nulo en eso.

A nivel profesional, ¿qué carta le gustaría jugar o le queda por jugar a Imanol Arias?
He estado 20 años en una batalla única, que es ‘Cuéntame', que me ha permitido hacer un trabajo enorme, pero también no me ha permitido hacer algunas cosas que, en la medida que se presenten, serán valoradas. Para mí lo importante ahora es recuperar algunos directores que me puedan llamar, tengo la sensación de que el teatro por fin se va a hacer más presente en mi vida, tengo mucha necesidad. Después de 20 años protagonizando en la televisión, uno se da cuenta de que hay edades para todo, personajes como Antonio Alcántara no los hay. Tendremos menos días de trabajo y eso posibilita el contacto directo. Los actores, no las actrices, trabajan hasta muy mayores, estar bien y pedir muy pocas cosas, es verdad que cuando llegas a una edad si pides mucho dicen que eres muy complicado. Como dice Concha Velasco, que es la que más sabe de esto, hay que estar siempre, aunque sea al final del todo sacando una lanza porque si no te olvidan. Y aquí se han olvidado de gente muy importante.

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres