jueves, 22 de abril de 2021 02:36 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Elvira Sastre: "Necesito sentir que me falta mucho por aprender"

La poeta segoviana ha supuesto un soplo de aire fresco en la literatura española. Es uno de los nombres propios de la presente edición del Inverfest. Gracias a sus recitales, acerca la poesía a otros públicos.

Archivado en: entrevistas, cultura, literatura, Elvira Sastre, Inverfest

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós
22/1/2021 - 00:44

Con apenas 28 años, ya puede presumir de tener un hueco destacado dentro de la poesía española, un espacio ganado a pulso a través del trabajo y el talento, dos elementos sin los que no se puede entender la figura de Elvira Sastre. La poeta segoviana daba este pasado martes 19 otra muestra más de su pasión por el arte, con un recital de parte de su obra acompañado por música, todo ello bajo el espectacular escaparate del Inverfest.

No es la primera vez que llevas una obra tuya a un auditorio. ¿Cómo se plantea un evento así?
Se trata de un recital musicado, lo llevo haciendo mucho tiempo, pero sí que es verdad que el espectáculo que estamos preparando para el Price es distinto, vamos creciendo. Antes me acompañaban guitarra y piano, mientras me dedicaba a leer los poemas. Ahora lo hemos dado una vuelta. Saqué un disco de poemas recitados en plena cuarentena y está mucho más producido. Al músico le di libertad total, le hemos metido muchos más efectos e instrumentos, hay partes que tocan la electrónica... Es un espectáculo que yo al menos, desde mi ignorancia, no había escuchado nunca. Tiene esa novedad, espero que guste.

Que la gente no se espere el típico recital de poesía muermo, es una cosa bonita, con emociones de todo tipo.

Te hemos podido ver los días previos ensayando con uno de los músicos. ¿Cómo se logra esa sincronización y en qué medida marca la música al poema y viceversa?

Llevo trabajando con Manu Míguez casi desde el principio, así que tenemos una sincronía que sale de manera casi natural, aparte de que él tiene un talento increíble, es un músico impresionante y, además, el tema tecnológico lo controla mucho. Escuchamos los poemas, él mete una base de música y empezamos a darlo vueltas para ver qué podemos poner o añadir y va fluyendo muy bien. En los ensayos se nos van ocurriendo cosas y las grabamos, los dos lo gozamos mucho.

"Además de los que subimos al escenario hay un engranaje que necesita comer" 

Hablando de poesía y música, la segunda se ha convertido en un fenómeno masivo, mientras que la primera parece tener un nicho más reducido. ¿Crees que espectáculos como este pueden abrirte más puertas?
Sí, por la experiencia que tengo de llevar la poesía a escenarios con música, al unir estas dos artes, que casan muy bien, se crea una especie de tercer arte, una cosa distinta. A la gente le encanta, porque les llega de una manera diferente. Siempre digo que cuando tienes música de fondo parece que cualquier cosa que recites queda bonito, lo hace más fácil. También esto hace que sea un poco más accesible para ese público que no está tan metido en el mundo de la poesía.

Hemos dejado atrás un 2020 para olvidar y el 2021 ha empezado muy fuerte. ¿Qué es mejor, formar parte esos ‘relocos' o dejarse llevar por los recuerdos?

(Ríe) Creo que hay que tener un poco de locura para arriesgarse a hacer según qué cosas en esta época, sobre todo relativo al mundo de la cultura. Sin embargo, todos los que nos dedicamos a esto llevamos una pasión por dentro que es muy difícil desoír. Por ejemplo, durante la pandemia decidí sacar el disco sin poder hacer gira, pero vi que la gente estaba tan necesitada y que lo demandaba tanto, que podía ayudar en esa parte emocional a la que apela la poesía. Al final todo llega. Obviamente ahora conlleva un esfuerzo triple, pero también hay que tener en cuenta que no te puedes quedar solo con los que nos subimos al escenario; detrás hay todo un engranaje que también necesita comer: si el artista no tiene ese punto de locura, esas familias no van a poder trabajar.

¿Qué te inspira más a la hora de escribir poesía, una cuarentena o una borrasca como la que hemos vivido recientemente?
A esta última estoy un poco más acostumbrada. Eso sí, me ha impactado ver cómo la gente lo ha recibido, aunque he formado parte de ese grupo que se ha divertido con la nieve. En la cuarentena me costó muchísimo escribir, cuando la vida está parada necesito movimiento para poder inspirarme. Para mí fue una época más de reflexión hacia dentro que hacia fuera. Ahora las cosas empiezan a salir, poco a poco.

"La narrativa y la poesía son diferentes, me permiten contar cosas distintas" 

Echando un vistazo a tu trayectoria, no sé si sientes que le debes un poema a algo o a alguien...

Siempre queda algo por escribir, por lo menos es algo que intento cuidar. Si con 28 años creo que ya lo he escrito todo, es que he hecho las cosas muy mal. Siempre necesito sentir que me queda mucho por aprender y, por tanto, mucho que contar. Eso sí, no me pongo prisa.

Probaste suerte también con la novela. A partir de esa experiencia, ¿qué género tiene más pros y cuál tiene más contras a la hora de escribir?
Es complicado. Es verdad que estoy más cómoda en la poesía, porque he escrito muchos más libros que de novela, es un género en el que surge todo de una forma un poco más natural. La narrativa, al menos a mí me queda esa sensación, requiere una disciplina distinta, puedo pasarme un año entero pensando sobre qué escribir. Es distinto, pero ambos géneros me permiten contar cosas distintas y eso es algo que necesito.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres