viernes, 16 de abril de 2021 19:24 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Gonzalo Benavides: "Sigo siendo aquel chico que trabajaba y luchaba por cantar"

El artista madrileño rinde un fabuloso homenaje al legendario Carlos Cano con el espectáculo ‘La copla rota'. Asegura que "nunca había sentido el calor del público así". Reivindica el sentir de un género musical tan español.

Archivado en: entrevistas, cultura, música, Gonzalo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

"El momento es el que hay; no me ha gustado ir por donde van los demás"

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

F. Q. Soriano
18/3/2021 - 13:16

Corría el año 1983 cuando las emisoras de radio de nuestro país pinchaban con frecuencia el tema ‘¿Quién piensa en ti?'. No era el primer éxito del artista madrileño Gonzalo, pero entonces volvía de la mili y, como reza la canción, nadie pensaba musicalmente en él.

A pesar de sufrir algún revés como este, el cantante no tiró la toalla y ha seguido ligado a este mundillo para dar ahora forma a un proyecto con tintes de homenaje: ‘La copla rota', un espectáculo que recuerda al mítico Carlos Cano y que presentó la semana pasada en la madrileña sala Elefante Blanco.

¿Cómo surge la idea de hacer este espectáculo, ‘La copla rota'?
Me puse a mirar estas canciones de Carlos Cano, se lo comenté a la gente de la Fundación SGAE y les gustó mucho la idea. Me propusieron actuar en un ciclo que iban a hacer, ‘Voces de hoy y de siempre'. Llamé a un pianista, Jossy, y comenzamos a trabajar con el objetivo de hacer una actuación en la Sala Berlanga de Madrid en julio de 2019. Le puse como título ‘La copla rota' porque si la copla fuera una mujer y Carlos Cano fuera su marido, ella estaría rota de dolor por la pérdida, y también por el juego de palabras con ‘La copa rota', un bolero muy famoso.

La Sala Berlanga se llenó, los primeros sorprendidos fuimos nosotros. He hecho muchas actuaciones y he tenido artistas como Ella Baila Sola o Guaraná, pero nunca había sentido el calor del público así. Quizás la copla tiene unas connotaciones más de nuestras raíces. Pensamos que había que llevarlo a más sitios. Hemos estado en Granada, en el Teatro Isabel la Católica, uno de los lugares donde más trabajó Carlos Cano. También hemos estado en Madrid, en la Sala Elefante Blanco. Y la idea es llevarlo por toda España, justo ahora en un momento de pandemia.

 

Tengo entendido que tu madre es de Granada. No sé si tienes localizado en tu memoria aquellas primeras veces en las que escuchaste a Carlos Cano.

Sí. Le escuchaba hace muchísimos años con ‘Mi general' o ‘María la portuguesa' y siempre me gustó mucho. Quizás sería el año 1976.

 

¿Es difícil reivindicar la copla en unos tiempos en los que la música se mueve por derroteros como los del reggaeton o el trap?
La verdad es que no es el mejor momento para cantar copla, pero me gusta y creo que hay un público deseoso de escucharlo. En nuestros conciertos tratamos de hacerlo menos folclórico, más cultura por así decirlo, y aparte tratamos de darle un punto más ameno y divertido, que es algo fundamental en un escenario, que a la gente se le pase muy rápido esa hora y media de actuación. El momento es el que hay. Nunca me ha gustado ir por donde van donde los demás. Si veo un atasco, me marcho por otro lado, y actualmente no hay ningún atasco en la copla, hay poca gente interpretarlo, y menos hombres. Diana Navarro o Pasión Vega son de los pocos ejemplos. Carlos Cano era muy sobrio, soy mucho de moverme, he hecho mi propio espectáculo.

 

¿Qué sensaciones has tenido de tu actuación en Granada?
Ahí es donde empezó a despegar el espectáculo, porque el Isabel la Católica era un teatro al que iba muchas veces Carlos Cano a actuar. Pisar ese mismo escenario causa una impresión tremenda. Pero la gente se mostró encantada, le gustó muchísimo. Me quedo con eso, con el calor del público. No creo que estuvieran comparando en cómo lo estaba haciendo yo y cómo lo haría Carlos Cano, porque estaban viendo algo que estaba inspirado en él pero que es una versión diferente, más teatral e interpretada. Por eso siempre digo que salgo a actuar, no solo a cantar.

Jossy: Gonzalo canta hoy como jamás de bien lo ha hecho en su vida.

¿A qué se debe esto?
Los años de experiencia, el hecho de no haber dejado de cantar y componer nunca, dar clases de voz, haber sido productor discográfico, me he dedicado mucho al estudio de la voz y me preocupa mucho todo esto. Cantar, aparte de tener una voz bonita y saber estar en un escenario, es comunicar, contar lo que estás cantando, expresarlo, y hay que estar afinado y en tempo. Hoy se lleva cantar mal. A mí hay cantautores que me gustan mucho, pero no puedo evitar sentirme atraído por las voces bonitas. Por ejemplo, cuando descubrí a Javier Álvarez en El Retiro, pensé que era Silvio Rodríguez con el ritmo de Tracy Chapman. Le pregunté si sabía componer y me enseñó un tema que pensaba que no me iba a gustar. Me entusiasmó su música. Otro ejemplo era la conjunción de voces de Marta y Marilia, de Ella Baila Sola.

 

¿Dónde sientes más respeto a la hora de actuar: en Granada por ser la tierra de Carlos Cano, o en Madrid por ser tu casa?
Aquel día, en la cuna de Carlos Cano y en la tierra de mi madre, sentí mucha responsabilidad. Siempre hacemos todo desde el respeto y dar lo máximo, pero allí fue especial. Creo que hay que atreverse con las cosas, como torear en Las Ventas. Allí pasamos la prueba de fuego y salimos airosos. Fue una actuación preciosa.

 

¿Qué queda de aquel Gonzalo de ‘Quién piensa en ti'?
Sigo siendo aquel chico que trabajaba y luchaba por cantar y estar en la música. Creo que no sabría hacer otra cosa, es más, no quiero hacer otra cosa. Esto es lo que más me gusta. Cuando uno canta, vibra todo el cuerpo, y eso te sana, me mantiene joven y fresco. Salir a cantar es una responsabilidad, tienes que dormir bien la noche anterior, no beber mucho, desde luego no fumar y conservar tu voz como instrumento que es. En aquella época de ‘Quién piensa en ti' yo tenía 26 años, creo que canto mejor ahora que entonces. Estoy feliz, me alegro de la vida que he ido viviendo, he pasado por momentos difíciles, de hecho esa canción está escrita en uno de ellos, de soledad y abandono tras haber tenido un gran éxito con ‘Bellísimo'; volví de la mili y no se acordaba nadie de mí. Es algo muy intrínseco del artista: pasamos por momentos de luz y por otros de estar mal. De estos últimos surgen muchas canciones, de la oscuridad sale la luz.

 

¿Crees que nos falta hacer más patria de nuestra música?
Las nuevas generaciones no saben quién fue Carlos Cano. A Raphael lo conocen porque es genio y figura y sigue ahí, dándolo todo. En Francia tienen sus grandes artistas y los siguen manteniendo hasta que se mueren, como pasa en Estados Unidos. Aquí en España pasa todo muy rápido, no se guarda memoria de la música de hace diez años, si no sigues ahí, la gente se olvida. No sé si se debería hacer más patria, las cosas son como son y están bien, tenemos nuestra idiosincrasia. Hay que seguir luchando, si te gusta cantar, hazlo, aunque sea en la calle, como hicimos Jossy y yo en Palma nada más salir del confinamiento.

 

Has sido productor musical. ¿Qué aprendiste de esa faceta que te habría venido bien cuando irrumpiste en el panorama musical?
Sobre todo a respetar el estilo de los artistas que me llegaban, no he pretendido cambiarles en nada. Me he limitado a escoger su mejor perfil, sus mejores canciones, y he tratado de respetarles al máximo, cosa que me habría gustado que hubieran hecho conmigo, porque con cada productor que me topaba me decía una cosa diferente.

 

Ahora estás inmerso en este proyecto, pero no sé si te está animando a mirar proyectos para el futuro.

Sí. Hay una artista que me gusta muchísimo, una argentina que se llama Nacha Guevara, recomiendo a todo el mundo escucharla. Es un animal de escenario, una mujer que lleva muchos años viniendo a actuar a España y teatraliza mucho las canciones. Me apetece seguir por el mundo de la copla, pero teatralizar, hacer las canciones mías, sacar al escenario algo de atrezzo. Jugar con el mundo de la interpretación y la copla o el tango a través de ciertos autores latinoamericanos y españoles. Quiero seguir andando en este proyecto, el del Gonzalo que hace su propio espectáculo, y seguir perfeccionando esto para hacerlo más grande.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres