viernes, 16 de abril de 2021 18:50 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
cultura

De la barbarie terrorista en la Sala Bataclán, a las reflexiones en el Teatro Español

El próximo 1 de abril se estrena en el Teatro Español la obra ‘#PuertasAbiertas', en la que el actor barcelonés Ayoub El Hilali comparte escenario con Cayetana Guillén Cuervo.

Archivado en: entrevistas, cultura, teatro, Ayoub El Hilali, Cayetana Guillén Cuervo

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

"La diferencia está en el trato a un famoso y a un negro que vende CD"

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

F. Q. Soriano
25/3/2021 - 17:47

La sobreinformación a la que estamos expuestos hace que a lo largo y ancho de cada año se sucedan tantos acontecimientos que entierran episodios que, quizás en otro tiempo, serían recordados con mucha más frecuencia. No hace falta rebuscar mucho en la hemeroteca para encontrar un atentado que conmocionara a Occidente: los ataques registrados en Francia en noviembre de 2015 que se saldaron con 130 muertos.

A la barbarie terrorista le respondió una ola de solidaridad plasmada en las redes sociales con el hashtag #PuertasAbiertas y basado en ofrecer un refugio a aquellas personas que estuvieran huyendo aquella noche de tan feroz amenaza. Pero, ¿qué sucede si la que llama a tu puerta es una persona inmigrante? Sobre esta cuestión y otras charlamos con el actor Ayoub El Hilali.

 

La obra #PuertasAbiertas se estrena el 1 de abril en Madrid. ¿Qué expectativas tienes y cómo ha ido esta etapa previa de trabajo?
La verdad es que partimos y arrancamos con unas expectativas muy buenas porque venimos de una gira de lo más interesante, donde la gente ha estado muy receptiva, el público necesita empaparse de la cultura viva. Estamos muy contentos y muy felices de volver y de arrancar después de este parón que tuvimos con la crisis sanitaria, con un texto maravilloso. Emma Riverola tiene una sensibilidad litúrgica fascinante. Recomiendo a todo el mundo que se pase a compartir con nosotros en el Teatro Español.

 

Compartes escenario con Cayetana Guillén Cuervo. ¿Qué se siente al trabajar con una actriz con tanta experiencia y valía interpretativa?
Es un honor, un aprendizaje, ya que es una maestra. Tuve la suerte de trabajar con su madre, y con Fernando Guillén en ‘Rescatando a Sara', completo el puzle con Cayetana y la verdad es que es un aprendizaje continuo, tanto profesional como humano, es una compañera, amiga, hermana, trabajadora, mujer luchadora que admiro. Agradezco a la vida esta oportunidad.

 

Mencionabas antes el texto de Emma Riverola. ¿Qué reflexiones sacaste tras leerlo por primera vez?
Sinceramente, sufrí y caí en el prejuicio, algo contra lo que yo lucho. Al leer esa sinopsis le dije a mi equipo que no podíamos hacer esto, porque ya estábamos un poco encasillados, otra vez los clichés, papeles relacionados con el terrorismo, como extremista, narcotraficante... Mi manager me dijo que le diera una oportunidad al texto, sin saber que estaría Cayetana en la obra, que lo leyera, que merecía la pena. Empecé a leerlo, me entraron ganas de saber cómo acababa y justo al terminar llamé corriendo a mi representante para decirle que, por favor, quería trabajar en ese proyecto porque goza de una sensibilidad humana única y es algo que me apetece compartir a lo largo y ancho de España.

 

¿Crees que el espectador está preparado para enfrentarse a esos mismos prejuicios?
El teatro es la madre de todas las artes, la mejor herramienta para llegar al tú a tú porque el espectador está allí. Por cierto, quiero agradecer a todos los espectadores que cogen a otra persona, se ponen la mascarilla, pagan su entrada y disfrutan de este texto. El teatro es muy necesario porque es un debate que siempre está de actualidad y que hay que seguir trabajando: el poder de la palabra, la empatía, el amor, la sensibilidad...

 

Desde tu perspectiva, ¿crees que seguimos siendo una sociedad que miramos con recelo a las personas que vienen de otros países?

Creo que hay un problema de aporofobia. Si te encuentras con Vinicius saliendo del parking del Mercadona, le pedirás una foto y te sentirás muy feliz, o de haber estado con otro millonario racializado. La diferencia con un negro que vende CD tirado en el suelo es donde reside la discriminación. España no es realmente racista, existe aporofobia, pero esto ocurre en todos los sitios, incluso en los países de África. Hay que trabajar en ello desde la raíz.

 

Uno de los elementos fundamentales en #PuertasAbiertas es la empatía. ¿Consideras que es una herramienta para trabajar este problema?
La herramienta es el poder de la palabra, eso es lo que nos evoca a esta empatía, el entendimiento, el diálogo, la comunicación. Generar debate es importante, siempre mejor que las guerras.

 

Hagamos retrospectiva: ¿recuerdas dónde estabas el 13 de noviembre de 2015, fecha en la que ocurrió el ataque terrorista a la Sala Bataclán de París?
Supongo que estaba grabando la serie ‘El Príncipe'.  Un año después fui allí, visité a familiares que tengo allí, traté de sensibilizarme con todo lo que había sucedido allí. Fue un poco como el 11-M, unos días que fueron muy trágicos para toda la sociedad. Estoy muy sensibilizado porque me toca en primera persona como víctima de varios temas. Cabe recalcar que el 11-M fue el aniversario de esta fecha trágica, pero cuatro días después se cumplieron diez años de la guerra de Siria, de la que se habla muy poco y que está basada en geopolítica y comercio puro y duro. La obra habla de esto, del miedo de todos, que es algo universal, y de la empatía.

 

¿Por qué crees que seguimos ignorando dramas como el de la guerra de Siria?

Porque bastante tenemos con nuestro día a día. En la obra hay una frase muy bonita: "Viviríamos mejor si nos esforzásemos por sentir el dolor ajeno". Pero claro, ella me responde que a lo mejor moriríamos de puro sufrimiento, porque hay tanto dolor en el mundo. Es una reflexión muy bonita.

 

A nivel personal, has participado en series de televisión, en películas y obras de teatro como esta. ¿En cuál de estos formatos te sientes más cómodo?
Cada uno tiene lo suyo, es como si me preguntas que a quién quiero más, si a mi padre o a mi madre. El mundo del teatro es más real, estás con el espectador cara a cara, hora y media dándolo todo, sintiendo al personaje en tu piel; eso es precioso. Al teatro le tengo mucho cariño. Respecto a las series y las películas, el séptimo arte también tiene cosas preciosas.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres