viernes, 21 de enero de 2022 18:28 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Javier Gutiérrez: "Cada vez es más difícil llevar al público al cine"

El actor asturiano protagoniza ‘La hija', un largometraje dirigido por Manuel Martín Cuenca en el que se aborda la maternidad desde una óptica diferente. En pocas semanas volverá al teatro de la mano de ‘Principiantes'.

Archivado en: entrevistas, cultura, cine, Javier Gutiérrez

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós Soriano
03/12/2021 - 00:05

Una Concha de Plata, dos Goya, tres Premios Feroz... El palmarés de Javier Gutiérrez es solo una muestra más de las cotas que ha alcanzado su carrera artística, una trayectoria labrada a base de trabajo y talento. Esa receta vuelve a plasmarse en ‘La hija', el largometraje dirigido por Manuel Martín Cuenca que llegaba a las salas de cine el pasado 26 de noviembre y que le ha valido otra nominación a los Goya. Sobre la película y su carrera hablamos en esta entrevista.

 

¿Cuál fue la primera impresión que tuviste de 'La hija' cuando el guion llegó a tus manos?
Me enamoré del guion, me pareció una película muy impactante. Además, en manos de un cineasta tan interesante y con una mirada tan personal como la de Martín Cuenca, evidentemente sabía que era una historia que podía ser importante, no solo para mí como actor sino para esta temporada de cine español. Todo lo que hace Manuel es digno de interés y, por mi parte, de admiración; creo que es un cineasta con una mirada muy personal, muy particular, quizá lo más interesante que hay ahora mismo en el panorama cinematográfico y que cuenta historias muy necesarias. En este tiempo de inmediatez, en el que consumimos tan compulsivamente cualquier cosa, ya no digo películas y series, contar cualquier historia desde la mirada de Martín Cuenca es algo necesario que invita a la reflexión, al debate y que a mí, como espectador, me conecta con el mejor cine.

Tu personaje junto al que interpreta Patricia López Arnaiz quieren ser padres a toda costa. Para ellos el fin prácticamente justifica los medios.
Hay toda una historia, una mochila vital que los espectadores no ven pero intuyen a medida que avanza la película; los actores tenemos esa información desde el proceso creativo y hace que uno se enfrente al trabajo desde otro lugar. Manuel Martín Cuenca decía que era una de película de buenos contra buenos, yo creo que las intenciones de esta pareja son buenas, existe una ambigüedad moral obviamente y no podemos olvidar que mi personaje está en una posición de superioridad y que se enfrenta a una menor de edad que es manipulada y secuestrada, por mucho que ellos traten de disfrazarlo de ayuda y de invitarla a ese pacto tan frágil que tienen. A pesar de todo, no deja de ser todo muy truculento y siniestro.

"Aunque no estoy dotado para el baile, me gustaría hacer algún musical" 

Hablas de esa superioridad de tu personaje, ¿cómo ha sido el trabajo con la joven Irene Virgüez Filippidis, especialmente a través de la comunicación no verbal?
Yo creo que los silencios y las miradas, lo que pasa fuera de campo, es muy interesante en el cine de Martín Cuenca. Era muy importante para esta historia que el personaje de Javier tuviera una relación muy estrecha con el de Irene. Él es un educador de un centro de menores donde es muy querido, muy carismático y que de alguna forma teje esa tela de araña alrededor de la niña para poder llevar a cabo su plan disfrazado de buenas intenciones.

A la vez, Javier tiene que ejercer de contrapeso con su pareja, Adela, que desde un primer momento tiene una relación muy fría y distante con Irene.
Ten en cuenta que son dos mujeres, una por un lado quiere ser madre a toda costa y no puede, y la otra va a ser madre sin proponérselo y no sabe qué va a hacer con esa criatura. Es una lucha muy interesante desde fuera y con la que el personaje de Javier tiene que lidiar y en la que hacer de intermediario para que eso llegue a buen puerto, que no haya de fricciones en pos de que haya una buena gestación y puedan acabar bien ese embarazo.

Como espectador, hay una secuencia en la que se atisba el clímax. En ella apareces fumando y dices algo sobre la nieve. Tras ver 'Bajocero' queda claro que a tus personajes no les va bien el clima frío.
(Risas). Esa nieve, que es sobrecogedora en pantalla, anticipa la tragedia. Sí es cierto que el espectador, con toda la información que posee, intuye lo peor, se espera que la tragedia avance a pasos agigantados.

A nivel personal, en 'La hija' te vemos en un drama con tintes de 'thriller', pero también has interpretado otros papeles más cercanos a la comedia. ¿En qué papel te sientes más cómodo?
Es igual que si me preguntas si prefiero el cine, el teatro o la televisión; me siento bien en cualquier medio y en cualquier género, siempre que haya una buena historia y yo pueda aportar a ella. En ese sentido hay muy buenas comedias como he hecho en televisión 'Vergüenza' o 'Reyes de la noche'. Siempre que haya un buen personaje, con buenos mimbres y esté rodeado de talento, yo estoy encantado.

"Me siento bien en cualquier medio y género, siempre que haya una buena historia" 

¿Nos puedes anticipar algún trabajo en el que estés inmerso ahora?
Ahora mismo estoy rodando una comedia, por eso esta pinta entre López Vázquez moderno y Super Mario Bros. Tengo pendientes de estreno un thriller, 'Lobo feroz', de Gustavo Hernández, y la última película de Alberto Rodríguez, 'Modelo 77', que también será otro 'thriller' político-social, muy en la línea del cine que hace Alberto. Seguramente será otro grandísimo trabajo, como Martín Cuenca nos acostumbra a que sean todas películas de visionado obligado. Y en el teatro, en el mes de enero, 'Principiantes', un espectáculo dirigido por Andrés Lima basado en los textos de Raymond Carver, en los Teatros del Canal.

Te hemos visto en televisión, teatro y cine. ¿Hay algún reto que aún no te hayan planteado y te gustaría abordar en un futuro?
Como le doy a los tres palos, en ese sentido estoy colmado, pero sí me gustaría hacer alguna incursión en el musical, aunque no soy un actor dotado para el baile y para la canción. Me gustaría hacer alguna zarzuela o participar en algún musical, aunque sea de forma anecdótica, por lo menos por probar.

¿Qué se siente cuando se ha terminado el rodaje de una película y falta poco para que los espectadores se acerquen al cine a verla? ¿Hay miedo a cómo puedan recibirla?
Miedo no, hay muchas ganas de que se vea, que es lo más importante, para eso hacemos cine, esto no es un ejercicio de onanismo. Queremos que llegue a cuanto más público mejor, es muy importante la labor que se hace para dar visibilidad a las películas y nosotros debemos hacer también ese trabajo para que la película esté en boca de la gente. Cada vez es más difícil llevar al público al cine, a pesar de que insistimos en que la cultura es segura. Lidiar con este efecto pandémico y postpandémico que han tenido las plataformas que, por otro lado, bienvenidas sean, pero estoy seguro que han restado espectadores potenciales a los cines. Hay que pelearse cada película, cada trabajo.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres