jueves, 13 de junio de 2024 15:46 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
teatro

"Es bueno dar visibilidad a historias así; nos ayudan a abrir más nuestra mente"

Félix Gómez y Silma López forman parte del reparto de ‘Una historia de amor', una obra dirigida por Alexis Michalik que se estrena en nuestro país tras triunfar en Francia.

Archivado en: entrevistas, cultura, teatro, Félix Gómez, Silma López

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

FOTO: Chema Martínez

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

F. Q. Soriano
03/12/2021 - 00:11

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, la oferta de ocio en Madrid se carga aún de más razones para visitar la capital. Una de las propuestas tiene que ver con el teatro. Su nombre, ‘Una historia de amor', y entre los argumentos para ganarse al público está la dirección de Alexis Michalik, alguien que ha logrado el díficil reto de ser profeta en su tierra, Francia, donde ha alcanzado y mantenido el éxito durante varios años.

Para su primera incursión en nuestro país, Michalik lleva esta obra a un lugar de tanto prestigio como los Teatros del Canal, de la mano de un elenco en el que están incluidos Félix Gómez y Silma López, protagonistas de esta entrevista:

¿Cómo ha sido el proceso previo de trabajo?
Silma López: Ha sido muy enriquecedor, especial, es la primera vez en mi vida en la que hago una función en la que comparto el personaje con otra actriz, con Aura Garrido. Esto ha sido clave, una novedad en mi carrera, porque cuando encarar un personaje entre las dos, compartir, ver la función completa, lo que ella y yo aportamos, sumarnos en este proceso ha sido realmente precioso. Además, ha sido un camino muy interesante, gratificante y de mucho trabajo, pero es que yo soy actriz, me encanta trabajar así que estoy contenta.

Félix Gómez: Ha ido muy bien, ha sido un proceso porque creo que la historia es bellísima, que te apetece contar y encarnar. El proceso, para mí, ha sido un poco más complicado que otros por la manera que tiene Alexis de trabajar. Yo soy un actor que voy desde dentro, de lo más íntimo del personaje, hacia fuera, y Alexis es justo lo contrario. Hubo un primer momento en el que me asusté, pensé que no iba a ser capaz de hacerlo, me entraron todas las inseguridades posibles ya en el segundo día. Hubo una parte de confiar en el proceso, Alexis es un director que te sostiene mucho, me ayudó a confiar y a partir de ahí fui disfrutando.

Silma, ¿qué os habéis aportado Aura y tú de cara a interpretar al personaje de Inés?
Muchísimo. Al final Aura y yo somos dos personas con energías tan distintas que, siendo el texto el mismo, el personaje cambia en función de quien lo haga, ninguna pretende hacer una fotocopia de la otra, estamos para sumar dentro del personaje desde quién somos cada una de nosotras, sentir el apoyo y no hemos entrado en comparación, no he sentido que hubiera lucha de egos, nada de eso ha estado presente. Me da esperanza y fe, qué bonito que podamos pasar por un proceso así, es un privilegio, es como jugar con ventaja.

Félix, ¿qué habéis aportado Nacho y tú al mismo personaje?
Somos dos actores muy diferentes. Yo, por la forma de trabajar que tengo, entiendo muy rápidamente lo emocional y no tengo miedo a escarbar a entender y empatizar. Nacho tiene algo buenísimo para William, que es ese dominio del sarcasmo y la ironía, ese no tomarse en serio, reírse de sí mismo. Yo me temo mucho más en serio a mí mismo, últimamente he aprendido a reírme más de mí mismo. Esa conjugación hace el William perfecto. He aprendido mucho de él a manejar ese tempo del sarcasmo. Diciendo el mismo texto, dos actores aportan cosas diferentes. En este caso, no se ha trabajado en un clima de competición, sino de colaboración absoluta por esa calidez del grupo, lo que interesa es la obra, estamos todos remando a favor.

"Hemos tenido suerte, somos una compañía con calidez especial" 

¿Conocías previamente el trabajo del director, Alexis Michalik?
Silma López: No le conocía, pero es muy curioso, porque estuve viviendo Francia y había visto varias veces libros que tiene publicados, algún anuncio en el Teatro Dramático Nacional de obras suyas, pero cuando me di cuenta de quién era, su recorrido y ¡la edad que tiene!, dije ostras, qué bien, qué interesante, qué ganas. No puedo decir nada más que gracias, es muy bueno trabajar con alguien tan talentoso y tan genuino. El equipo que han formado es muy valioso y especial para mí.

Félix Gómez: Ha sido a través de esta obra, no le conocía, pero me ha encantado, me parece un tipo brillante. Ya desde la primera lectura del texto dije que quería estar en esta obra, como esta función está montada en Francia, la pude ver y me animó más aún a estar aquí.

¿Habéis tenido la ocasión de ver el montaje original?
Silma López: Vi el vídeo porque en Francia lo estaba reventando, colgaron el cartel de 'No hay billetes' una y otra vez, pero de pronto llegó la pandemia, así que se paralizaron las funciones. Hemos visto un vídeo para aprender los movimientos porque al final el mobiliario que hemos traído es el mismo.

Félix, ¿te ha ayudado ese visionado a ir construyendo tu personaje?
No, primero porque no me gusta hacer lo mismo que otro compañero, no por ego, sino porque me gusta dar opciones diferentes, es lógico. Me gusta trabajar con el texto y directamente con el director y los compañeros, así que no usé ese vídeo como herramienta. Las inseguridades de las que antes hablaba las acepté como parte del proceso, las inseguridades llegan en algún momento, es lógico, en un proceso de creación es necesario ese caos, esa crisis. Estoy acostumbrado a ello, lo único que me sorprendió que eso surgiera el primer o el segundo día, normalmente suele surgir más adelante. En general, soy un actor que trae mucho trabajo hecho el primer día, ya tengo el texto casi aprendido, así que llego a los rodajes o ensayos muy seguro porque tengo la mochila bastante cargada; en este caso es que había dos métodos casi opuestos, pero igualmente válidos.

"Es una trama que nos impacta; no recuerdo muchas así" 

El amor y la maternidad son temas que se han tratado con anterioridad en el teatro, pero no desde la perspectiva de una pareja del mismo sexo. ¿Cuál fue la primera impresión que tuviste al leer el texto?
Silma López:
Pensé qué bien, qué bonito poder contar una historia de amor entre dos mujeres, porque es curioso, obviamente nos impactan estas historias pero no tengo el recuerdo de alguna película u obra de teatro en la que se hable de una historia de amor entre dos mujeres, no me sale tan fácilmente, podría decir 'La vida de Adele'. Me parece muy interesante que ahora podamos hacerlo, todo está cambiando y dar visibilidad a cosas que hasta ahora apenas la han tenido es necesario, es bueno; culturalmente y personalmente pienso que como humanos nos ayuda a abrir la cabeza y nuestra mirada hacia la tolerancia y el espacio que dejas para que la gente sea feliz.

Félix Gómez: Es una trama muy importante dentro de la función, pero no sé si es que yo estoy en un momento vital determinado no me llamó la atención, veo muy normal que una pareja de lesbianas quisieran tener hijos, no he caído en que se algo excepcional porque lo tengo muy integrado en mi día a día, en lo que veo y en lo que escucho. Me llamó más la atención por qué Katia decide ser madre, teniendo el pasado que tiene ese personaje y el mío, que vienen de una historia familiar terrible: una madre que muere joven, un padre alcohólico que prácticamente los abandona y los maltrata, cómo ellos se recomponen y cómo vuelven a creer en el amor. Esto, que es normal para mí, quizás no lo sea en algún punto perdido del país y eso ayuda a normalizar.

"No ha habido un clima de competición, sino de colaboración" 

Antes hablábamos del trabajo con Aura y Nacho, ¿cómo ha sido el proceso con Loreto Mauleón, que encarna a Katia?
Silma López: El trabajo con Loreto ha sido maravilloso desde el día uno. Cuando trabajas con muy buenos actores y actrices hay una parte de tu labor que te la hacen ellos, es así, tiene que ver con estar presente, escuchar y estar permeable a todo lo que el otro te está dando, y en esta función todo el elenco es muy generoso y muy buenos actores y actrices. Sobre la química en el escenario hay un currazo, Loreto ha estado ensayando tanto con Aura como conmigo, y es precioso, porque la relación es distinta, cambia, pero no deja de ser contar la misma historia y llegar al mismo punto de unión a nivel emocional con el público.

Félix Gómez: Trabajar con Loreto es muy fácil, pero pasa lo mismo con Silma, Aura o Nacho López, que comparte personaje conmigo. Hemos tenido suerte como compañía, creo que nos hemos juntado personas con una calidez especial y estamos todos a una, y eso hace el trabajo muy sencillo, incluso en esos procesos de inseguridades nos hemos arropado desde el primer día, y eso que apenas nos conocíamos. De repente encontrarte con compañeros y compañeras así da mucha tranquilidad, haces piña y te sostienes rápidamente. Loreto es una actriz muy generosa, no es un tópico, no es el halago habitual que se dice en las entrevistas, es real, es muy sencillo trabajar con ella, porque cuando incluso no está segura lo dice, hay compañeros que en esas situaciones echan la pelota fuera o te culpan directamente.

"Hay mucho trabajo para conectar con los diferentes actores" 

Aún estamos en pandemia, un periodo difícil para la cultura, por lo que imagino que traer una obra así a un lugar de tanto renombre como los Teatros del Canal es un reto mayor si cabe.
Silma López: Personalmente, estoy enamorada de la función. Traer una obra así, con el 100% de la sala disponible para que la gente pueda verla es un regalo, una maravilla. Me pasa como actriz que el momento en el que más trabajo me ha empezado a salir ha sido justo en la pandemia, entonces no sabría decir cuáles son las vacas flacas, a mí lo bueno me ha empezado a pasar hace muy poquito. Lo importante es que estamos aquí, que el aforo está disponible en su totalidad y que todas las medidas de seguridad están tomadas, la cultura es segura, es una frase hecha, pero es así, no está demostrado que en el teatro te puedas contagiar.

¿Cuál ha sido tu caso, Félix?
La cultura se está resintiendo, especialmente el teatro. Como todo el mundo, hemos estado encerrados, la vuelta es siempre difícil y la gente tiene aún miedo a estar metida en un sitio, aunque yo digo que es un lugar seguro porque no te quitas la mascarilla en ningún momento. Es lógico que tenga miedo el público. En mi caso particular, he tenido mucha suerte. Paré los meses del confinamiento más estricto, el resto no he parado de trabajo, me siento muy afortunado, pero soy consciente de ello y que este sector, al igual que otros de la sociedad, se ha resentido. Esto ha sido para todos igual.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres