lunes, 20 de mayo de 2024 01:38 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Natalia Verbeke: "Cualquier actor sueña con hacer un trabajo como el de esta obra"

La actriz forma parte del elenco de ‘Tercer cuerpo', obra dirigida por Claudio Tolcachir que llega al Teatro Infanta Isabel. Destaca su complicidad con Carmen Ruiz.

Archivado en: entrevistas, cultura, teatro, Tercer Cuerpo, Claudio Tolcachir, Natalia Verbeke, Carmen Ruiz

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Foto: Elena C. Graiño

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós Soriano
25/3/2022 - 00:38

Este jueves 24 de marzo fue la puesta de largo. Después de un tiempo de gira, ‘Tercer cuerpo' se instala en el Teatro Infanta Isabel con una fórmula tan clara como convincente. El propio autor del texto, Claudio Tolcachir, dirige una obra en la que el reparto brilla a gran altura: Natalia Verbeke, Carmen Ruiz, Carlos Blanco, Nuria Herrero y Gerardo Otero. Hablamos sobre el texto con su autor, Natalia Verbeke y Carmen Ruiz.

Claudio, la obra ya tiene un recorrido en el tiempo. ¿Ha habido algún tipo de evolución en la idea o en algún asunto particular?
Claudio Tolcachir:
La obra en sí es la misma. Pero en ésta, como en otras que dirijo, desde el momento en el que me encuentro con los actores me gusta que haya cierta posibilidad de reformular el texto, quitar partes que quizás no funcionen. Al dirigirlas, acabas reescribiendo las obras porque sucede algo con el cuerpo que es distinto a lo que ocurre con la palabra. En esta versión, cada actor adaptó su parte, además de que había que traerlo al español, yo quería sorprenderme de alguna manera. Eso fue muy hermoso. Cada uno encontró las palabras que mejor le funcionaban a cada personaje. Con los actores todo evoluciona, lo nutritivo es esos cuerpos que están ahí atravesando esa historia, apropiándose de esas palabras. Si está bien, una obra nunca se estanca.

Carmen, ¿habías podido ver la obra con anterioridad?
Carmen Ruiz: Sí, la vi hace mucho tiempo. Lo que sucede es que cuando me llegó esta propuesta, estaba el texto y un vídeo con la función, decidí no verla entera, solo para recordar. Creo que cualquier actor sueña con hacer un trabajo como 'Tercer cuerpo'. Además, el proceso que hemos tenido de ensayos, cómo trabaja Claudio con los actores, cómo te enfrentas a un texto que toca muchísimo... No se puede explicar muy bien de qué va la función, hay que verla. Es muy importante lo que no se dice, el pensamiento, que la mirada diga muchas cosas, que el actor esté conectado con lo que siente el personaje. No he tenido casi que tomar notas, y eso nunca me había pasado en mi carrera. Hay algo que surge de una manera tan fuerte entre todos.

La trama es "un recorrido patético con humor sobre cinco vidas"

Natalia, en tu caso, ¿habías podido verla?
Natalia Verbeke: La verdad, no la había visto. Leí el libreto y me emocioné muchísimo, me fascinó. Además, me moría por trabajar con Claudio. Para mí esta obra es un sueño cumplido. Vi 'La omisión de la familia Coleman' y me dije que era el teatro que quería hacer. Hasta entonces había hecho cine y televisión, y la verdad, no me planteaba pisar las tablas hasta que vi esa obra. Tengo la suerte de trabajar con Carmen, con Nuria Herrero, con Gerardo Otero, con Carlos Blanco... Voy a decir una cosa, nadie más en este país podría hacer el personaje de Mónica, sólo lo puede hacer Carmen Ruiz. No sabéis lo que disfruto y lo que aprendo teniendo a esta mujer dándome la réplica. Es algo impresionante y una suerte trabajar con ella.

Claudio Tolcachir: Se gustan entre ellos, y eso es muy lindo. Es muy hermoso trabajar así. Nos hemos reído mucho con cosas que han ido apareciendo, no las tenía en la cabeza.

Carmen Ruiz: Hay momentos en los que tiene estar muy conectado con los demás, porque si no no sale, hay cambios de estado de ánimo en apenas dos segundos. Me tengo que concentrar mucho para no dejarme llevar como espectadora y emocionarme con lo que se está contando, te conmueve lo que hace tu compañero, y también te hace reír.

Natalia Verbeke: Por ejemplo, la pareja de enamorados te deja en carne viva. Es muy fuerte lo que pasa ahí. No hay humor, incluso hay una violencia emocional muy grande, de la que a veces me alimento para salir a escena, mi personaje tiene una violencia hacia ella misma.

Son cinco personajes muy diferentes entre sí, pero con unas inquietudes comunes. ¿Creéis que esto ayuda a que el público conecte mejor con la obra, que se sienta muy identificado?
Claudio Tolcachir: No soy la persona más adecuada para decirlo, porque cada personaje es un hijo que nace desde mis lugares más temerosos y profundos. He sacado mis miedos, les doy rienda suelta, en la vida intento ser un poco más maduro. Por fortuna este trabajo te permite sacar un personaje que haga todo lo que fantaseas. Son cinco historias que me conmueven profundamente porque tienen que ver con la dignidad de vivir cuando te encuentras perdido, cuando ves que todo el mundo alrededor arma sus vidas y uno no sabe cómo subirse a ese tren. A diferencia de otro tipo de historias que he escrito, como 'La omisión de la familia Coleman', donde todo se degrada y no hacemos nada, en 'Tercer cuerpo' los personajes no paran de hacer cosas para ser felices, aunque lo hagan de forma equivocada. Tratan de cambiar la realidad. Hay un humor que sale de la desgracia.

"Solemos decir la verdad, casi siempre, cuando vamos borrachos" 

Como intérprete, ¿es un reto extra el hecho de que en un mismo escenario convivan cuatro espacios diferentes?
Carmen Ruiz: Ni siquiera lo hemos pensado. Realmente el espacio lo haces tú, qué quieres contar y adónde quieres llegar. Por ejemplo, Natalia (Verbeke) pasa de repente de la oficina a una consulta médica y no hace falta hacer nada más, porque es cómo está ella, desde dónde lo cuenta. El espacio lo genera el cuerpo, el estado de ánimo del personaje.

Claudio Tolcachir: Es divertido, en realidad es el puro teatro. No hay luz, no hay música... no hay nada apoyando los clímax, nada más que la actuación. Esta obra tiene para mí un valor personal técnico que es invitar al espectador a potenciar su imaginario, no necesitas nada más. Por supuesto que disfruto como espectador si hay proyecciones, pero siento que el teatro es el último bastión de cierta forma primitiva de contar historias: la fe del espectador y la pureza de quién cuenta. Lo que no se explica el espectador lo construye.

Carmen Ruiz: El espectador es muy listo, y hay que tratarle como tal.

Claudio Tolcachir: No me divierte dejar al espectador afuera, pero sí invitarlo a rellenar esa línea de puntos que dejas inconclusa. Si pones todo en la escenografía, no dejas espacio para que el espectador imagine. Es un desafío que solo se puede hacer si los actores tienen magia.

¿Dónde creéis que decimos más la verdad o que somos más fieles a nosotros mismos: en el bar, en el trabajo, en nuestro hogar o en la consulta del médico?
Natalia Verbeke: La verdad la decimos cuando vamos borrachos, así que sin duda en el bar.

Carmen Ruiz: Sin duda, siempre entre el bien y el bar. Trabajando esta función, personalmente me ha tocado muchas cosas, menos mal que tengo un sentido del humor extraordinario, y eso es lo que pasa en esta obra. Hay veces que no eres sincero nunca, quizás en los silencios, en lo que no se cuenta, lo que dices con la mirada, aunque tus palabras vayan por otro lado.

Natalia Verbeke: Hay una cosas muy bonita que ocurre en la función, los personajes no son sinceros nunca con los otros, y el único instante en el que son sinceros resulta ser el peor momento. No saben cómo hacerlo.

Estos personajes tienen también muchos miedos comunes que el espectador reconocerá con facilidad. ¿Por qué creéis que seguimos actuando de esta manera, especialmente en una sociedad donde exhibe hasta la extenuación en redes sociales todo lo que nos va bien, pero escondemos lo que nos va mal?
Carmen Ruiz: Por miedo a que no te quieran, a que no te acepten, por vergüenza... Es como cuando vas a leer una obra de teatro y tienes el temor de que se den cuenta de que eres un fraude y te van a acabar despidiendo

Natalia Verbeke: También lo hacemos por sentirte integrado, por ser como los demás, para que no se vea que eres un bicho raro. Creo que todos actuamos, la vida es un teatro.

"Es un teatro vivo, lo sigues procesando cuando sales de la función" 

Otro punto de conexión entre los protagonistas de la obra es la necesidad de amar. Pasan los años y las generaciones y no logramos descifrar los códigos y secretos del amor.
Claudio Tolcachir:
Supongo que hay un momento en el que uno atraviesa esa incertidumbre aceptándola. Si algo cambió en mi vida es que, más que fijarte en los logros, lo haces en cómo lo pasaste. Para mí esta obra la deseé mucho hacerla, armamos un equipo que es una fiesta, hemos contado la historia de una forma que me encanta... No estoy tanto en el resultado como en el disfrute profundo de la existencia de lo que se puede hacer. En general creo que todos estamos tan desorientados como estos cinco personajes.

Para acabar, un mensaje para que los espectadores se acerquen al Teatro Infanta Isabel para ver 'Tercer cuerpo'.
Claudio Tolcachir:
Creo que es algo vivo, por lo menos a mí es lo que me enamora. No es un teatro intelectual ni formal, es un teatro vivo, que te llega a la cabeza y al cuerpo para que luego lo sigas procesando cuando salgas. A quienes nos gusta el teatro, nos gusta la ceremonia viva de estar asistiendo a algo que muta.

Natalia Verbeke: Es una experiencia tan grande que ninguna función es igual a la otra. Cambia mucho.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres