viernes, 3 de febrero de 2023 18:53 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
entrevista

Elisenda Roca: "Vivir es arriesgarse, sobre todo, a ser heridos"

Después de dos décadas escribiendo para el público infantil, la periodista, escritora y directora teatral lanza una novela para adultos, ‘Animales heridos'. Entre los temas que aborda está el maltrato psicológico

Archivado en: entrevistas, cultura, literatura, Elisenda Roca

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Foto: Jona Jaraba

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós Soriano
20/1/2023 - 00:14

Su voz es muy familiar para los seguidores del famoso programa ‘Saber y ganar'. Sin embargo, su otra voz, la literaria, era hasta hace poco desconocida para el público adulto. Tras más de 25 años publicando libros para adolescentes y niños, Elisenda Roca lanza ‘Animales heridos' (editorial Planeta), una novela que afronta de forma valiente y honesta las diferentes heridas que provoca la vida.

La novela tiene numerosos personajes que están unidos por el dolor. ¿Ha querido dar una radiografía vital más cercana a la realidad, menos edulcorada?
Vivir es arriesgarse y arriesgarse a ser heridos. Hay muchos tipos de heridas. Como esta obra es tan coral incluye la herida por ausencia, que aparece cuando muere un ser querido; por tener que marchar de la tierra en la que vives al sentir, de algún modo, amenazado; la herida por maltrato... En la obra hay tres personajes que encabezan la historia: Antón, que abre la novela, y Nora y Ana, que son madre e hija. A partir de ahí se hace un retrato de distintas heridas que pueden sanarse excepto una, la que sufre Ana, que padece el Alzhéimer.

Al principio el lector puede tener la impresión que de las historias son independientes, pero acaban confluyendo en un mismo punto. ¿Cómo ha articulado la novela?

A mí siempre me ha gustado una película que se llama 'Short cuts', con historias que aparentemente no tienen nada que ver las unas con las otras y que al final todas acaban entrelazadas. Eso es lo que yo buscaba. He intentado que fueran una serie de historias que funcionasen como cuentos cortos, independientes, individuales, con protagonistas distintos, es decir, desorientar un poco al lector. De pronto convergen en un punto de encuentro.

La enfermedad, a través de diagnósticos diferentes, también está presente en el relato. ¿Qué quería representar?
Es intrínseco que cuando alguien a quien tú quieres sufre una enfermedad para la que no hay una cura, te resistas a creerlo. Quería mostrar a mujeres con la autoestima destrozada por un maltrato continuado y, a la vez, mujeres fuertes que aceptan lo que hay y que deciden vivir la vida hasta el final en plenitud, como es el caso de Beth. Es un personaje muy interesante, no he ahondado en mucha descripción para que el lector, que es lo suficientemente inteligente, acabe de rematar ese personaje.

"El libro es de las segundas oportunidades que nos concedemos" 

Solemos decir que las segundas partes nunca fueron buenas, pero este libro es de segundas oportunidades. ¿Desmentimos el refrán?
Este libro es de segundas oportunidades, pero no de las que concedemos a otras personas, sino a nosotros mismos. Esta novela no tendrá una segunda parte. Hay gente que me ha sugerido hacer un 'spin off' de varios personajes, pero no lo veo.

Nos centramos en el presente, en el día a día, y nos preocupa el futuro, pero rara vez dedicamos tiempo a reparar las heridas del pasado. ¿A qué cree que se debe?
Primero a no reconocerlas como tal, las heridas deben cerrarse. En todos los personajes de la novela solo hay dos heridas inconclusas, la de Antón, y la de Ana, porque una persona que padece Alzheimer no tiene una segunda oportunidad de momento, esperemos que la ciencia logre parar, cronificar, que no avance esta enfermedad que es tan cruel, que conlleva olvidar a los que te rodean y olvidar quién eres; el olvido se cierne como un telón, va cayendo lentamente y oscurece lo que hay en escena. Cuando Alicia le cuenta a Nora la técnica milenaria japonesa del kintsugi, que consiste en reconstruir una vasija con pasta de polvo de oro, no lo pintan, se reconstruye con las heridas sanadas a la vista. Para reconocer esas heridas hay que ser consciente de que están ahí, eso debe hacerte más fuerte. El libro podría haberse titulado kintsugi, pero creía que iba a resultar demasiado extraño.

Aunque no sea un personaje en sí mismo, la casa de campo representa más que un espacio, un lugar de sanación. ¿Quería que tuviese ese carácter simbólico?
Quería crear un refugio, para animales y personas, una arcadia, un lugar fuera de todo sufrimiento, un lugar seguro, de salvación. Eso es la casa de Antón para todos los personajes.

Uno de los personajes, Nora, tiene una relación sentimental totalmente tóxica. ¿Por qué decidió no darle un nombre a su pareja?
Porque Él tiene muchos nombres, así que dejó a los lectores que le pongan el nombre que quieran. Era una manera de despersonalizarlo, de no darle la importancia que él mismo cree que merece. En una relación así, en la que los golpes son escondidos porque son golpes bajos, no agrede físicamente aunque poco le falta, ni él se ve como agresor ni la víctima se reconoce como víctima, por tanto es difícil que tenga una solución inmediata. En el caso de Nora, tiene la autoestima tan destrozada que no tiene fuerzas para salir de ahí. Eso, además, es progresivo, empieza sutilmente y va creciendo. Ella es editora y él es un profesor universitario importante, es decir, es una historia que sucede en personas con carreras profesionales reconocidas, el maltrato no es propio solo de un tipo de familias o de gente, este tipo de maltrato se da sobre todo en parejas que nadie se imaginaría.

Por tanto, hay una intención de visibilizar ese otro tipo de maltrato, el psicológico...

Absolutamente. Generalmente este maltrato psicológico se niega y se maquilla con frases del tipo "tiene mal carácter", "él es así", "le dan prontos", "es su tono de hablar"... Son excusas como las que usa uno de los personajes de la novela hasta que alguien le dice que es un maltratador, pero ella sigue negándolo porque no se siente víctima, es más, se siente culpable. Si ya cuesta con el maltrato físico, donde hay unas evidencias, imagina con el maltrato psicológico, hay muchos que no creen que exista, así que siguen maquillando y encubriendo esas situaciones.

"El maltrato psicológico se sigue negando y maquillando" 

Hay un momento en el que Nora se da cuenta que está reproduciendo un modelo que vivió en casa de sus padres. ¿Es esa una de las claves para evitar que haya casos similares en el futuro?
Lo primero es tener fuerza y darte cuenta de lo que está ocurriendo. Su madre lo gestiona de otra manera para proteger a sus hijas de ese maltrato.

Ha escrito libros pensando en un público más juvenil. ¿Qué poso le deja esta primera novela para adultos?
Así es, llevo 25 años publicando libros para niños y adolescentes. El empujón para esta novela me lo dio el libro de cuentos para adultos que hice con la directora de cine María Ripoll. Empezamos a planificar el trabajo y cuando se publicó este libro, recuperé unos apuntes, una trama y unos diálogos que había reproducido y que yo había vivido en primera persona. Estaban aparcados en una carpeta en el ordenador. Llevaba el título de 'Animales heridos'. Pero acababa de liberarme, necesitaba reconstruirme, el kintsugi, con lo cual no pude enfrentarme, pero al publicar este libro de cuentos con María me di cuenta de que el mundo seguía girando, que nadie me había señalado por ponerme ahora a publicar para adultos; tendemos mucho a etiquetar y cuando haces cosas diferentes te suelen tratar de intrusa sin saber de dónde vienes. Yo siempre me alegro del éxito de los demás, sobre todo sin son amigos, pero hay gente que no es así. Es un mundo castrador. 'Dos mujeres desnudas' me sirvió para recuperar este proyecto. Al final no salió un panfleto, algo biográfico, sino la literatura que yo quería mostrar.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres