sábado, 21 de mayo de 2022 05:48 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ENTREVISTA A PERET

"Ahora tengo un proyecto principal en la vida que es ser feliz"

A sus 75 años, Peret sigue conquistando los escenarios y contagiando al público su vitalidad. El máximo exponente de la rumba catalana llega a Madrid, acompañado de Los Manolos y de Gertrudis, para ofrecer un concierto el próximo sábado 2 de octubre, el Teatro Circo Price, a partir de las 20:30 horas.

Archivado en: Peret, Trànsit, rumba catalana, música, Price,

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Peret en la habitación de su hotel Manuel Vadillo/Gente

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Ana Vallina Bayón
30/9/2010 - 14:43

Peret lidera el cártel del primer concierto del proyecto Trànsit de difusión de la cultura catalana en Madrid. Hasta el 30 de octubre, cine, teatro, música y circo de Cataluña aterrizan en la programación cultural madrileña para mostrar, como dice Peret, que todos compartimos más de lo que creemos. Mientras, el rey de la rumba catalana se afana en "ser feliz" y prepara una escuela donde transmitir su Arte.

Los Manolos, Gertrudis y Peret abren con su música alegre y desinhibida la programación de Trànsit, proyecto de difusión de la cultura catalana organizado por el Institut Ramon Llull, y que durará hasta el próximo 30 de octubre. La noche de la Rumba Catalana reunirá a tres generaciones de este género nacido alrededor de los años 50, y que tiene como figura más emblemática a Peret, encargado de mezclar mambo y rock and roll con una guitarra y unas palmas para crear este nuevo ritmo.

¿Cuántos estereotipos hay que borrar aún de la cultura catalana?

No acabaríamos nunca... Las gentes se tienen que conocer. Yo he estado en una emisora en Madrid y han puesto música catalana que yo hago, y quiero ir a Barcelona y que pongan un chotis. El otro día yo canté en gallego en una emisora catalana, me encantó.

¿Cuáles son las cuestiones de la cultura catalana que son aún menos conocidas?

En realidad no hay tantas diferencias. Por ejemplo, para los gitanos de Madrid su olla gitana es cocido madrileño. Para los catalanes es escudella. Es más o menos lo mismo. El cocido tiene un color más rojizo, pero por lo demás es lo mismo. En Valencia está la paella, pero ¿los gallegos no comen paella?

Un veterano como usted ¿Qué cambios observa en el sector de la música?

La aventura de ser músico ha cambiado mucho. Hay cosas buenas y malas. Antes grabábamos en una única pista. En la misma estaban las palmas, la guitarra, la voz. Cuando se equivocaba uno había que repetir todos. Hoy en día grabas en las pistas que quieras, hay ventajas, pero quizás antes era más natural, era más verdad, tenía más espítitu. Hoy te ponen un micro y no te conoces la voz, y te pareces mucho a la voz de otro cantante y a la de otro. Yo siempre pido que me dejen la mía aunque sea fea porque es mi voz, es lo que voy a transmitir al público. Ha perdido en cosas y en otras ha ganado.

Tras tantos años de carrera profesional en la música ¿se siente más seguro sobre el escenario? ¿Conecta igual con el público?

Siempre me he sentido seguro porque como no presumo de nada, no me creo que sea nada, no tengo problemas. A mí me vienen a ver mis amigos. Aunque regaláramos cajas de tomates a la entrada, no me los echarían nunca, se los comerían, pero no me los echarían porque van a ver a su amigo.

¿Es importante la amistad para Peret?

Mucho. Tenemos que ser todos amigos.

Cuéntenos alguna anécdota de sus amigos más conocidos

A Joan Manuel Serrat le dieron hace poco un premio y se lo entregaba yo. Cuando estábamos en el escenario los fotógrafos me llamaban todo el rato y yo enseñaba el trofeo a uno y otros mientras Serrat esperaba. En todas las fotos salí yo con el premio, hasta que él me cogió el premio y me lo arrancó.

¿Sigue viviendo en Mataró? ¿siente ese cariño también de sus vecinos?

Sí, vivo en Mataró. Siento una felicidad muy grande, porque lo que te hace sentir más feliz es cuando te sientes querido y yo me siento querido. El otro día estuve en Barcelona en la cárcel de mujeres y ¡me sentí tan querido!

¿Este cariño le da fuerzas para seguir haciendo música?

A mí y a todo el mundo. Todos queremos tener nuestra recompensa y no sólo es económica.

¿Falta esa solidaridad de la amistad en estos tiempos tan complicados?

Según a quien. A mi la gente enseguida me está dando palmaditas.

¿Es necesario impulsar más la cultura en una época marcada por los recortes económicos?

Hablando de la música, que es cultura, la necesitamos. La música nos alienta mucho. No se puede vivir sin ella. Tenemos una música para cada momento: para cuando nacemos y para cuando nos morimos; hay una música para comer y hay otra música para el cine, según la película; una música para las bodas... Y yo duermo con música, una que ayude a descansar. No pienso en jubilarme nunca de la música. A veces a las seis de la mañana me despierto, cojo la guitarra y me pongo a tocar.

¿Ha cambiado el género de la rumba o es algo inmortal?

Con la rumba pasa como con el tango. Hay quien innova con el tango y otros innovan sobre los que ya han innovado, pero el tango clásico siempre está aquí. Se puede jugar con él, pero se mantiene. Con la rumba pasa exactamente igual.

¿Qué consejo daría a la gente que comienza en el mundo de la música?

No, no. Yo no les doy consejo, se lo pediría yo a ellos. Yo voy a abrir ahora una escuela de la rumba y no será consejos lo que yo les de. Les daremos enseñanza. Ellos ya saben equivocarse y luego rectificar. La forma que enseñaremos será tocar nosotros y que ellos vean. También les traeremos a los artistas que más les gusten para que compartan con ellos su forma de tocar o cantar. Es lo más fácil, aprender con lo que a ti te gusta.

Usted es un hombre de fe. En medio de una crisis y del desánimo de muchos jóvenes ¿es necesaria la fe?

Hace falta tener fe y hace falta tener amor. Si nos han engañado, que no vuelva a pasar esto, porque estamos en un país donde se vota. Si me engañas hoy, y yo te he votado, ya no te votaré más. Y si nos engañan todos, ¿a quién voy a votar?. Pues a lo mejor hay que cambiar todo esto y votar a otra gente nueva.

¿Qué opina de la prohibición de los toros en Cataluña?

Es muy complicado hablar de este tema. Yo los toros los conozco de toda la vida, soy admirador y tengo amigos toreros. Donde tú te crías lo ves todo natural, y si te cuentan que el toro no existiría, te pones a pensar quién tiene razón aquí. Yo haría que existiera el toro, pero que no se tuviera que sacrificar ni hacer que sufra, ni darle el puyazo, si es que se puede.

En Trànsit actúa junto a Los Manolos y a Gertrudis ¿Sigue el espíritu ‘charnego' vivo en Cataluña? ¿Y el gusto por el flamenco y las sevillanas?

Las sevillanas son más multitudinarias en Barcelona que en Sevilla. Con esto lo digo todo.

¿Cuál es el objetivo de la gira Trànsit?

Dar a conocer nuestra cultura, que para mí es la vuestra también. Yo en los años 60 ya estaba haciendo rumba catalana aquí, en Madrid, en el Duende, y he estado años y años y años. Cuando llegaba el verano, cogíamos la música, la rumba, y nos íbamos a Málaga.

Usted ha hecho cine ¿Tiene ganas de nuevo de rodar algo?

No. Para cantar prefiero cantar en directo en una sala o en un teatro. Para hacer una película musical tiene que ser muy buena y hay que hacerla muy bien. Hay películas en las que se canta porque sí y no viene a cuento.

¿Qué proyectos tiene Peret?

Ahora tengo un proyecto principal que es ser féliz, haciendo música, trabajando en ella y en la escuela de rumbas.

 

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres