jueves, 17 de octubre de 2019 06:40 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
PRESENTA EN ESPAÑA 'LA CARAVANA AMERICANA'

Xoel López: "Tenía un poco de miedo de que mi carrera se convirtiese en una monotonía"

Se cansó de Deluxe, de la vida que llevaba y decidió emigrar a América para encontrarse consigo mismo, siempre con la música como bendita excusa. Dos años y medio después, Xoel López enseña al público español el fruto de aquella experiencia: 'La Caravana Americana'. Rodeado de una banda multitudinaria, que incluye a más de veinte artistas de numerosos países, actúa en Vigo (día 22 de octubre), Bilbao (28) y Madrid (29).

Archivado en: música, Xoel López, La Caravana Americana, conciertos, Vigo, Bilbao, Barcelona, Deluxe

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

gentedigital.es/Marcos Blanco
20/10/2010 - 14:03

Xoel López (La Coruña, 1977) aparcó en 2008 el proyecto con el que nació y creció hasta hacerse un hueco en el mundo de la música. Puso fin a Deluxe después de toda una década publicando discos y girando por todas partes. "Creo que el último concierto de Deluxe fue en noviembre de 2008. Octubre, noviembre... No me acuerdo. En enero me vine para Buenos Aires", recuerda el músico gallego, que detuvo su tiempo para acometer un necesario proceso de reciclaje vital y profesional. Emigró al otro lado del Océano Atlántico y, aunque ha regresado de vez en cuando para promocionar el segundo disco de Lovely Luna, ha vivido dos años lejos de su tierra.

El fruto de la experiencia llega estos días a España con el nombre de 'La Caravana Americana', una banda multitudinaria que cuenta con 16 artistas invitados, procedentes de nueve países, a lo que el coruñés ha conocido durante este viaje constante. La lista es larga, pero merece una enumeración: Lisandro Aristimuño (Argentina), Bart Davenport (Estados Unidos), Franny Glass (Uruguay), Víctor Víctor (República Dominicana), Álex Ferreira (República Dominicana), Fernando Catatau (Brasil), Pablo Dacal (Argentina), Arturo Rodríguez (Chile), Dado y Bonfá de Legiao Urbana (Brasil), Sebastián Rubín (Argentina), Manel Cruz (Portugal), Cheky de Jóvenes y Sexys (Venezuela), Sebas Teysera de La Vela Puerca (Uruguay), Ulises Hadjis (Venezuela) y Andrea Correa (Colombia). Iván Ferreiro, Xose Manuel Budiño, Eladio Santos y Félix Arias también forman parte de la lista española de invitados, aunque no estarán todos en todas las actuaciones. ¡Ah! Falta la banda de Xoel: Carlos Lissabet (Cuba), Sergio Morán (Argentina), Cristian Ceccardi (Argentina), Manuloop (Argentina), Lola García Garrido (Argentina) y su inseparable compañero español Juan de Dios. Con todos estos nombres, se advierte la integración de López en la sociedad argentina.

Vigo (día 22 de octubre), Bilbao (28) y Madrid (29) son las tres paradas de este espectáculo singular. Días antes de que el artista llegase a territorio español para los preparativos de la triple cita, tuvo lugar esta conversación telefónica.

Xoel, ¿qué es imprescindible saber antes de acudir a alguno de estos conciertos? Lo digo porque Xoel López ya no es Deluxe y estamos ante una apuesta vibrante, pero atrevida...

Creo que es importante que la gente no vaya a ver un concierto de Deluxe. Que piense en un concierto de Xoel, pero con amigos. Realmente, 'La Caravana Americana' es una celebración, una muestra para la gente de lo que fueron para mí estos dos últimos años, recorriendo lugares que no había explorado anteriormente, viajando de una forma muy particular, distendida, tocando con mucha gente diferente... Por un lado, quería devolverles a todos los artistas que vienen con nosotros la hospitalidad que recibí en este lado del charco (se encuentra en Argentina durante la entrevista), devolverles el cariño, el gesto, y hacerlo en mi país. De paso, quiero enseñarle a la gente lo que he estado haciendo, a la que conozco y a quien se anime a forma parte de esta celebración. Pero no es un concierto de Deluxe con todo su repertorio. Habrá canciones de Deluxe, alguna de Lovely Luna, alguna nueva que voy a estrenar y, sobre todo, será un concierto que tiene que ver con el intercambio, la cultura, la música y con un crisol de mentalidades, de formas de ver las cosas que tienen un nexo en común: la música. 

¿Cuáles eran las intenciones iniciales para ese viaje a Sudamérica después de que cerrar la etapa musical que llevaba por título Deluxe?

Tenía claro que quería estar dos meses en Buenos Aires y dos en Nueva York. Me fui sin saber qué hacer. Y me quedé. Fueron sucediendo un montón de cosas, casi sin querer. No es lo mismo hacer un viaje que vivir en ese sitio determinado. A veces hay que estar en el lugar para que pasen las cosas. Había estado en América una vez de gira, pero no tuve tiempo para conocer a nadie ni de conocer sus países (ha estado en Uruguay, Argentina, México, Estados Unidos, República Dominicana, Colombia, Venezuela, Chile y Brasil). Al tomármelo con más calma y al irse enterando la gente, me proponían cosas, tan relajadas y fantásticas como cuando fui a tocar a San Francisco, invitado por Bart Davenport. Estábamos en un local pequeño y, de repente, había un tipo que me contrató para actuar meses después en un festival al aire libre. Me consiguió a la banda. Eso fue ‘chorra'. Me pasó porque estaba allí. Han sucedido muchas carambolas en este sentido. También toqué en sitios donde no pasó nada y ya está. Pero en la mayor parte de los lugares sucedieron cosas bonitas que tienen mucho que ver con esa cosa de conocer a gente, de compartir escenario... Entonces, me parecía justo y necesario hacer esta caravana en España.

¿Es posible definir todo lo que ha sucedido durante esta experiencia? ¿Qué te ha aportado como persona?

Bueno, me he ido a otro lugar durante dos años y me he enfrentado a situaciones diferentes. Por ejemplo, he tocado para gente que no me conocía de nada y en sitios distintos, donde hablan inglés, portugués o con un acento diferente al tuyo. Salir del paso en estas situaciones creo que te curte, te ayuda mucho, te endurece un poco. Creo que eso es bueno. Tenía un poco de miedo a malacostumbrarme a que todo me fuese relativamente bien. A que mi carrera se convirtiese en una monotonía: grabar disco, gira, grabar disco, gira... También necesitaba parar de contar mi vida, porque las entrevistas son duras. Uno acaba cansado de contar siempre lo mismo o de hablar de uno. Si pudiera no hacerlas, no las haría. Es algo que está bien, pero no es natural contar algo más de 30 veces, a no ser que sea tu trabajo, como sucede. Entonces, quería descansar de esto y volver sólo a la parte artística, que es lo que realmente me hizo dedicarme a la música. Siempre es interesante conocer a gente de todo tipo, gente diferente. También aprendí a estar solo, que nunca está de más. A verme en situaciones diferentes, lugares donde no te conoce nadie, esa libertad... Son mil cosas.

¿Y en qué se ha visto enriquecido musicalmente Xoel López durante todo este tiempo?

Uno aprende todo el rato, de todo. Pero sobre todo me he enriquecido mucho de mis vivencias, de lo personal, que creo que es lo que al final más influye a la música. Creo que se evoluciona más cuando lo haces personalmente que el hecho de escuchar un tipo de música nueva. Siempre me gustó la música americana en general y quizá al estar aquí (habla desde Buenos Aires) es más fácil que salga esta parte tan mía, aunque también me salen cosas más españolas o incluso más gallegas. Al mismo tiempo, tengo canciones relacionadas con la música de Latinoamérica. Al moverte, al salir de tu contexto habitual, inconscientemente, salen cosas distintas. Le podemos dar una explicación: te puedo decir que es porque estoy fuera y necesito reafirmarme o porque me adapto al contexto y hago, por ejemplo, algo brasileño. No sé porqué, pero algo pasa.

Estarás muy bien acompañado por un montón de interesantes músicos, probablemente poco conocidos en España. ¿Cuál ha sido el proceso de selección para que sean ellos y no otros los que formen ‘La Caravana Americana'?

Realmente es la gente que conocí durante mi viaje. No hay nadie que no haya conocido. La gente con la que colaboré de Argentina es la que viene. Igual en Uruguay, Brasil... No hay nada casual ni nadie elegido a dedo. Hay mucha variedad. No existe ningún tipo de frontera musical, ni de edades o reconocimientos. Por ejemplo, Legao Urbana, son como los Soda Stereo de Argentina. Fueron un grupo muy conocido en Brasil, que es un país enorme. Sin embargo, ellos vienen con otros artistas que son, quizá, más 'chiquitos' o menos conocidos en sus países. También viene Víctor Víctor, un músico dominicano que hace bachata, folclore, son cubano... ¡Y es un tío mayor! Nos lleva 30 años a algunos. Mi viaje fue así. Mi vida es así. Toco y conozco a gente de todo tipo. Entonces, me parecía bonito que esto se reflejase en los conciertos.

En la lista de invitados hay artistas muy similares a las propuestas musicales que hemos conocido de Xoel López y otros complementan tu estilo o que no tienen nada que ver contigo. Hay espacio para y para todos. ¿Esto sucede porque la música es infinita?

Sí, estoy totalmente de acuerdo con tu teoría. Por ejemplo, con Pablo Dacal me sentí muy identificado. Le dije "somos lo mismo, pero en distintos lugares". Por la forma de componer y también debido al concepto generacional. Mi identificación, de repente, con Legiao Urbana o Víctor Víctor, por poner dos ejemplos, viene más por un amor a la música, que supera generaciones y fronteras. Con Pablo sucede que somos de la misma generación e investigadores musicales totales. Nos gusta la canción ante todo. Miré sus discos y eran parecidos a los que yo tengo. Enseguida nos enganchamos e hicimos muchas cosas juntos. Aquí, la gente también es muy abierta. Es fácil empezar a tocar con alguien. El mercado es muy difícil y hay mucha gente que es muy buena y no vive de la música. Sin embargo, se hacen cosas hermosas, que son impagables si las ves como un profesional. La gente se junta por amor al arte para hacer cosas que si las tuvieses que pagar serían impensables. Por puro amor al arte. Creo que es importante que eso no se pierda nunca.

Comparemos la realidad musical que conocía de primera mano y en la que has profundizado últimamente. ¿Con qué te has encontrado en el ámbito de la profesión?

El país es difícil en ese sentido. No es fácil dedicarse a la música en Argentina. En casi ningún lugar. Tengo 33 años y llevo más o menos quince de carrera. Al principio, no aspiraba a nada personalmente. Hacía una música que, para mí, era un poco diferente y no daba para ganar dinero. Luego, todo fue creciendo a medida que España se fue desarrollando económicamente. Un ejemplo son los festivales. Mira lo que era Benicassim y lo que es ahora. Entonces, se creó una especie de clase media musical en España, que falta en Argentina. Aquí, encuentras bandas que llenan estadios y alucinas con el nivel de popularidad que tienen. Por otra parte, aparecen otras que viven de la música, pero hacen cosas muy interesantes, muy buenas.

¿Has sentido diferencias en cuanto a la forma de hacer música, de sentirla, de vivirla, entre los países sudamericanos que has visitado y España?

Mira, hay una cosa evidente. Aquí, en América, la música está más en el día a día, en las calles. La gente coge una guitarra y se poner a tocar en cualquier lugar y cualquier momento. Eso es algo muy bonito, pero cada vez hay menos diferencias, sobre todo estilísticas, porque nunca antes hubo tanta conexión a nivel de comunicación como hoy en día. Antes, para escuchar un son cubano tenías que viajar a Cuba, ¿no? Es algo que no pasa hoy en día. Todos escuchan música británica, anglosajona, jazz o psicodelia si buscan un poco en Internet. Da igual que seas de Caracas, Montevideo o Hong-Kong. Eso sí, también es verdad que hay ciertos rasgos diferentes, sobre todo en lo rítmico por el poso africano, mezclado con la música española, lógicamente. Esto dio pie a cosas muy interesantes. La parte rítmica es la que más me interesa.

Retomando el asunto de 'La Caravana Americana', he leído que van a ser tres horas de espectáculo. ¡Menuda maratón!

Bueno, estoy intentando que no pasemos de tres horas (risas). Intentaré que no nos pasemos porque me parece demasiado. También depende de la gente. Si se ponen a pedir, vuelvo a salir. Llevamos un repertorio holgado, con temas de más por si acaso. Eso lo va a decidir la gente. Siempre digo que la duración de los conciertos, a no ser que la sala te diga que tienes que cortar, depende mucho del 'feedback' con el público.

Teniendo en cuenta las referencias estilísticas de los invitados, el repertorio será muy variado e ideal para melómanos eclécticos...

Sí, va a haber un poco de todo en cuanto a los estilos. Fernando Catatao (Cidadao Instigado) viene a cantar y, por ejemplo, vamos a hacer una versión brasileña de Sergio Sampaio, un clásico de los 60 y 70, pero luego su canción es una especie de Beck 'brasileiro' con guitarras sintetizadas... Son cosas curiosas, que quizá sólo se dan allí (refiriéndose a Sudamérica) porque no sé hasta que punto se hacen aquí (España). ¡Y de repente, en medio va  'Reconstrucción'!. Habrá canciones conocidas, nuevas, más latinas, otras que tienen que ver con el rock y el pop español de toda la vida... Creo que a la gente que me conoce, la que viene a mis conciertos, le van a gustar estas músicas nuevas porque entiendo que tenemos un gusto parecido. Bueno, igual es mucho suponer.

Además, la representación musical de estos dos años fuera de España tiene otras dos manifestaciones artísticas: una exposición y un documental.

Sí, la exposición se va a hacer en Madrid, en principio (del 20 de octubre al 7 de noviembre en la Casa de America), y creo que se van a poner fotos de Lola García Garrido antes de los conciertos. Por otro lado, Arturo Lezcano y yo estamos haciendo un documental con imágenes de lo que fue la caravana en América y sobre lo que va a suceder ahora. La idea es tenerlo preparado para principios de 2011.

¿Y después? ¿Para cuándo un primer disco como Xoel López?

Bueno, 'La Caravana Americana' es como una especie de cierre para una nueva etapa. Necesito ponerle el colofón final. Tengo canciones para un disco, pero mi idea es hacer conciertos con la guitarra, una gira de conciertos acústicos para tocar todas las canciones que la gente probablemente no va a escucharen la caravana. Así, podré tener una relación directa con el público. Me apetece mucho tener un contacto cercano con la gente. A partir de noviembre, me gustaría empezar a grabar el disco, un primer disco de Xoel López... ¡Vaya!

Continúa la charla con Xoel López, surge el asunto de la crisis y también hablamos de los periodistas. Uno de sus invitados en 'La Caravana Americana', Álex Ferreira, reflexionaba hace poco en su blog sobre el gremio. "Los periodistas NO son tus amigos, sobre todo si sonríen demasiado. No le cuentes todo, unicamente lo que quieres que salga publicado". Con esta excusa, salen diversos pensamientos al aire. Antes de colgar, Xoel López resume el sentimiento que llevaba dentro antes de emigrar en busca de nuevos horizontes. "A veces, corres el riesgo de perder la perspectiva, de lo que eres, de lo que estás haciendo, ya sea bien o mal. Casi no me daba tiempo de pensar en lo que estaba haciendo. A veces, salen cosas cojonudas, pero también pueden salir mierdas. Antes de empezar a cagarla, si no la había cagado ya, preferí parar y tomármelo con calma. Ese tiempo de meditación, ese tomarse las cosas con calma es acojonante, aunque también un privilegio. Creo que tuve que trabajar mucho para llegar a este lugar, pero también creo que es de sabios aprovecharlo".

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres