jueves, 29 de octubre de 2020 21:08 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ENTREVISTA - JAVIER GARCÍA ESCUDERO - MÚSICO PROFESIONAL

"Veía películas de los músicos de Harlem y me imaginaba tocando con ellos"

Nació en Santander en 1983. Empezó sus estudios de música en La Vidriera, cuando tenía 8 años. Realizó el Bachillerato de Artes en el Real Conservatorio de Música de Madrid. Alumno de Zoran Dukic, William Waters, Flores Chaviano, Ricardo Gallen, Steild Pavel, Raphaella Smits, Jorge Cardoso, Demetrio Ballesteros, Alex Garrobé y José Manuel Fernández, entre otros grandes. Becario de la Fundación Botín durante cuatro años, fue a estudiar a Nueva York en 2009, y fue precisamente allí, mientras tocaba en Central Park, donde fue ‘descubierto'. Ahora, está cursando MP&E (Music Production and Engineering), Ingeniería y Producción musical, en Berklee College of Music, considerada la mejor escuela de música del mundo.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Blanca Ruiz
10/2/2011 - 08:26

Todo comenzó cuando tenía 7 años. Su madre, Julia, le dijo que debía pensar en alguna disciplina artística para comenzar a estudiar. Por esa época a Javier le gustaba dibujar y pasaba tardes enteras dibujando. "Mi madre me preguntó cuando cumplí 8 añitos, qué quería estudiar. Yo la contesté: Música mamá. Recuerdo perfectamente la cara de asombro de ella. Lo primero que me dijo al oír esa contestación fue: Pero si estás sordo", cuenta. Su padre, Miguel, tenía una guitarra acústica que tocaba en su juventud. Esa guitarra estaba encima de un armario de su casa y siempre le pareció interesante. "A veces, cogía una escalera, subía a ella y contemplaba la guitarra que estaba dentro de una funda de Skai. Recuerdo que abría la cremallera para poder ver un poco de la madera", recuerda.

Cuenta que todas las decisiones que ha tomado hasta ahora han sido con el corazón y que nunca ha hecho nada que no sea por disfrute. "Cuando algo te apasiona tienes que trabajar en ello. De este modo no hay trabajo duro sino mucho tiempo para disfrutar. No me importa estar tocando 8 horas diarias, porque me apasiona".

Este joven de Maliaño vuelve la vista atrás y asegura que cuando era pequeño jamás pensó en que iba a ser músico profesional. "Cuando comencé a estudiar la EGB en el ‘Colegio Matilde de la Torre' tuve un profesor que me enseño a disfrutar de la naturaleza y comencé a descubrir la física, la química y la biología. Este maestro, Don Miguel, nos hizo en la parte de atrás de la clase, un pequeño laboratorio y eso era sin duda con lo que mas disfrutaba. Cuando me preguntaban que quería ser, yo contestaba: Inventor", explica Javier entre risas.

 

¿Qué fue lo que te llevó a hacer de la música tu profesión? ¿Cómo diste el paso?
Comencé de muy niño a estudiar música y a tocar. Por las mañanas al cole y por las tardes al conservatorio. Así, toda mi juventud. Como me gustaba mucho la física, estudie el Bachiller de Tecnología mientras finalizaba el grado medio de guitarra. Pensaba estudiar la carrera de Ingeniaría de Sonido pero había algo dentro de mi que prefería la música. Sabía que el mundo de la música era un mundo difícil, de mucho esfuerzo y disciplina, pero era tan grande la ilusión y disfrutaba tanto con mi guitarra que cuando finalice el Bachiller y tenía que prepararme para la selectividad hice una de las cosas, tal vez, mas entupidas de mi existencia, pero que cambio el rumbo de mi vida. Suspendí la selectividad queriendo para cerrarme esa puerta y abrir la única que quedaba, la música. Esta decisión fue arriesgada, pero funcionó.

Recuerdo que termine el Bachiller en junio y tenia dos semanas para preparar la Selectividad. Lo que hice en este periodo fue tocar e ir a la playa a diario. Mis padres no sabían nada sobre mi decisión, así que les decía que me iba a la biblioteca a estudiar. En realidad, estaba disfrutando de las olas y del sol en Somo.

¿Siempre has tenido claro que debías llegar a Nueva York?. ¿Por qué?
Nunca he dejado de soñar. Esto es algo que nos hace especiales a la raza humana. Tenemos la capacidad de poder visualizar cualquier acción y sentirla como si la estuviésemos haciendo. Por ejemplo, si cierras los ojos y piensas que estas dando un paseo por los acantilados de Liencres, el cerebro esta emitiendo señales a todos los músculos para andar, oler y sentir la acción que sueñas. Esto se llama visualización. Toda mi vida he visualizado como sería la vida en la Gran Manzana. Veía películas de los músicos de Harlem, cerraba los ojos y me imaginaba con ellos tocando en un club.

Hay una ley llamada ‘Ley de atracción'. En breves palabras se traduce como: todos los pensamientos que creamos irán modelando nuestra vida. Así que soñando, lo que haremos es que tomar decisiones en relación a ese sueño.

Yo por suerte o desgracia siempre hago caso a lo que me dice el corazón o subconsciente. Estoy seguro que esos viajes por mis sueños y las visualizaciones de vivir en New York han hecho que ese sueño se realizase. Una vez tomada la decisión de que quería ir a New York me presenté a las becas de la ‘Fundación Marcelino Botín'. Conseguí una beca para estudiar clases particulares y en septiembre de 2009 finalmente me fuí a vivir a Harlem, donde estudié guitarra clásica con Pablo Sainz Villegas, Film Scoring con Pedro da Silba y Jazz con el grandísimo Mike Stern.

¿Hace cuánto que no pasas un día sin tocar?
Creo que contestando esta pregunta me voy a sentir un poco mal. El año lo suelo repartir en dos partes. El otoño, invierno y primavera lo dedico a estudiar guitarra y el verano a tocar conciertos y producir discos.

En verano tengo poco tiempo para dedicarme a estudiar con mi guitarra. Pero aun así sigo en contacto con la música. Cuando estoy trabajando en el estudio y estoy produciendo algún disco sigo aprendiendo cosas nuevas. Al estudio vienen muchos músicos de diferentes estilos y personalidades diferentes y de todos ellos se aprende muchísimo. Hay que estar con las orejas abiertas y ser como una esponja. Es otra manera muy importante de estudiar.

Una vida sin música = muerte del alma.

Una beca de la Fundación Botín te ayudó y sigues unido a la entidad.¿Qué te parece el panorama creativo y artístico en la región?
He tenido la gran suerte de poder haber disfrutado cuatro años de las becas de música de la "Fundación Marcelino Botín". Estoy enormemente agradecido a ellos por haberme ayudado a cumplir dos de mis sueños: Estudiar el grado superior de guitarra clásica y estudiar en New York, donde fuí descubierto en Central Park por Alain Mallet (teclista de Paul Simons y profesor de Berklee) y ahora estoy estudiando en la Universidad de mis sueños, Berklee College of Music.

El panorama musical de nuestra tierra esta pasando por un momento de crecimiento muy importante. Hay un movimiento muy prospero. Cada día se pueden ver mas lugares y salas de conciertos. Esto hace que la gente se anime mas a hacer música y tocar en directo. Hemos pasado muchos años de encerramiento en nuestros locales de ensayo por la falta de lugares donde tocar.
Hay que destacar que hay gente que ha hecho y esta haciendo mucho por la música: Sala Heaven, Black Bird, BNS, CASYC, Fundación Marcelino Botín, Palacio de Festivales, Rocambole y muchos Bares del Río de la Pila y entorno. En Maliaño tenemos el Medina. En Torrelavega, Sala Petaca, Sala Arena, Auditorio Municipal. En Santoña, el Tropicana Club. Se me olvidan muchos nombres, pero podemos hacernos una pequeña idea de los lugares mas importantes para la difusión de la música en nuestra región.

Además, quiero destacar un proyecto nuevo que esta haciendo el Ayuntamiento de Santander, el Espacio Cultural para las Artes Musicales. Va a tener mucha importancia en el desarrollo musical de Santander. Es un espacio dedicado al desarrollo de la música creativa, con salas de ensayo, grabación y un auditorio de 1.500 metros cuadrados, con capacidad para 2.000 personas de pie y 350 sentadas.

¿A qué colegas de profesión de la región destacarías?
En Santander tenemos a grandes músicos de todas las especialidades. De música clásica, pop, rock, metal, folk, fusión, jazz. Tengo la gran suerte de haber trabajado con la mayoría de los buenos músicos de Santander. Podría hacer una larga lista de estos maravillosos músicos y personas pero necesitaríamos una hoja entera de la entrevista para nombrarlos.

Voy a nombrar solo con los que ahora mismo estoy trabajando. Toco en una banda de Soul, Funk-fusión llamada Vespa Groove. Los componentes son Rodrigo Irizabal (bateria), Toño Gutierrez (bajo), Chisco Villanueva (saxo tenor), Rafa Santana (teclas) y a la voz cantante, Macarena Soto (Maki para los amigos). Ahora se van a incluir mas instrumentos. Vamos a trabajar con sección de vientos para la nueva temporada: Trompetas, Benjamín Blanes y José Manuel Bolado; Saxo alto, Antonio Rodríguez y Saxo barítono, Guillermo Herrero

Ahora estás en Berklee., en la mejor escuela de música del mundo, en una ciudad repleta de música. ¿Qué esperas de esta experiencia?
Lo primero, aprender. Estoy en modo esponja. Intento que cada minuto sea importante para mi vida. Cada conversación, cada clase, cada café que me tomo es una experiencia de aprendizaje.
Y lo mas importante de esta Universidad son las oportunidades que nos da. Así que hay que aprovechar cada experiencia para que sea una oportunidad.

Mi amiga Sophie Maras, estudiante de Canto en Berklee, me ha regalado un imán de nevera que resume perfectamente en una frase lo que espero de mi experiencia aquí:
"I turn every experience into an opportunity" (Convierto todas las experiencias en oportunidades)

¿Con qué te quedas desde que llegaste?
La verdad que la vida aquí es muy diferente; la cultura la sociedad, la gastronomía. Boston es una ciudad con muchos estudiantes. Tenemos las mejores universidades del mundo en todas las áreas: Harvard, M.I.T. y Berklee College of Music. Toda la gente que puedes conocer aquí es muy interesante e importantes figuras en su disciplina. Si añadimos la variedad de culturas y religiones podemos ver que es un lugar perfecto para crecer como persona.

Alguna anécdota curiosa que puedo contar es la ocurrida hace poco, a finales de enero. Tuve la gran suerte de conocer a Jorge Drexler. Estuvimos compartiendo buenos momentos durante su estancia en Berklee, donde dio un clinic y un concierto. Después, me invito a su concierto en el Carnegie Hall de New York, donde conocí los entresijos es esta emblemática sala de conciertos. Allí conviví un fin de semana con toda su banda y tuve la suerte de ver su manera de trabajar y vivir. Además, en ese concierto, conocí al gran pianista Ben Sidran y a su hijo Leo Sidran, que es un gran productor de publicidad de la ciudad de New York. Gracias a Berklee he podido disfrutar de estos momentos tan increíbles y espero poder contar mas historias de este tipo.

¿Cómo ves la educación musical en España?
Como en todo hay cosas buenas y cosas malas. Yo me quedo con las buenas. Voy a hablar dentro de las disciplinas que conozco. En relación a la música clásica, tenemos una de las educaciones mas completas a nivel mundial. Ningún país del mundo ofrece 14 años de estudios en esta disciplina. Esto hace que el nivel musical español sea muy alto. Tenemos grandes centros de enseñanza: El Real Conservatorio Superior de Madrid el Conservatorio Reina Sofía, la ESMUC de Barcelona, el Musikene de San Sebastian.

En música creativa podemos encontrar grandes centros también. Todas estas escuelas y universidades ofrecen buenos estudios y buenos profesores.
En relación a Ingeniería. Tenemos buenas universidades para estudiar Ingeniería de Sonido, pero no existe una carrera de producción musical.
En términos generales lo malo de las universidades españolas es que no tenemos período de prácticas, por lo que no nos ayudan a introducirnos en el mundo laboral. Ahora, hay luz detrás del pasillo y está en proyecto el añadir un proceso de prácticas en todas la carreras universitarias.

Hace pocos días ganaste un concurso para tocar junto a Guthrie Govan with Jon Finn Band ¿Cómo fue?
Sin duda es lo mas grande que me ha pasado en mi vida. En diciembre del 2010 me presenté a un concurso a nivel nacional en USA para tocar en el Berklee Performance Center con Jon Finn, su banda y Guthrie Govan. En enero me dieron la contestación diciendo que era el ganador. No me lo podía creer. Gutrhie Govan es el mejor guitarrista de ahora el más versátil que conozco y el más apreciado por los músicos de Rock. El concierto se realizó el pasado 28 de febrero y fue inolvidable.

Te he visto tocar y trasmites algo que no se puede expresar con palabras. ¿Cómo defines la música que haces? Definirme dentro de un estilo es algo no sabría explicar ahora. Mi base musical es la música clásica. Esta es la disciplina que por años y experiencias es la que mas he disfrutado. Pero soy una persona inquieta, siempre necesito nuevas experiencias. Tengo mucho miedo a la rutina y en la música me pasa lo mismo.

A parte de la guitarra clásica toco guitarra eléctrica, banjo, lap steel, el weissenborn, el dobro y la guitarra acústica. En un principio comencé a tocar estos instrumentos para pasar el tiempo libre y aprender diferentes afinaciones y maneras tocar. Ahora vivo profesionalmente de todos estos instrumento tocando todo tipo de estilos, según van surgiendo proyectos.

¿Qué sientes cuando estás sobre un escenario o simplemente cuando tocas rodeado de amigos?
Pura felicidad. Es una descarga brutal de adrenalina y endorfinas. Una sensación de paz absoluta. No existen problemas en ese estado. No existe una vida real, simplemente sentimiento, emociones y paz.

¿Cómo es la vida musical en Berklee?... la noche, los clubes...
La vida en Berkee es, en principio, mucho trabajo. Hacen falta días de 40 horas para hacer todo lo que nos mandan estudiar. Pero con trabajo y mas que nada disciplina y pasión se puede disfrutar mucho. Tengo la gran suerte de compartir experiencias con los mejor músicos del mundo. Aquí, sin duda alguna, puedo conocer a lo mejor de cada país del mundo y de cada especialidad.

La cultura musical es abrumadora. Hay conciertos a diario de todo tipo. Clubes de jazz, funk, rock, R&B. Hay muchas jam sesions para participar. Incluso en la propia universidad hay muchas jams organizadas por los estudiantes y profesores, en las que participo si tengo tiempo.

Has tocado ya con varios grandes. ¿Con alguno sentiste una química especial?
La relación mas cercana ha sido con Mike Stern, cuando vivía en New York. Quedábamos cada 15 días para tocar en su casa y disfrutar de lo que mas nos gustaba, la música. Hacíamos mini jam sesions en su habitación con un público excepcional: sus cinco gatos blancos. Cuando fui de España a New York, hace poco, tras el concierto de la Fundación Botín me rompieron la guitarra en el avión. En dos semanas tenía que hacer las pruebas de acceso y las de la Beca de Berklee. Estaba desesperado por encontrar otra guitarra así que Mike me ofreció la suya e hice las pruebas con su guitarra. Nunca lo olvidaré.

¿Con quién te gustaría tocar o dónde?
Con tantos que no sabría decirte. ¿Donde? Creo que en el Carnegie hall de New York, la Meca para un músico con estudios clásicos.

Un sueño cumplido... Háblame de Cubex Estudios. ¿En qué proyecto está ahora el estudio?
Otro de mis sueños desde hace años era trabajar en mi propio estudio de grabación. A parte de mi guitarra y mis bandas lo que mas me gusta en la vida es producir. Desde pequeño siempre me intereso este mundo y comencé pronto a grabar mis maquetas de las maneras mas rudimentarias posibles. Poco a poco fui grabando a amigos y a mis bandas. Un día se presento la oportunidad de hacer el estudio y fui a por ello.

Grabamos proyectos personales y bandas que me pueden interesar a nivel de aprendizaje. Cuando digo grabamos, en plural ,es porque también colabora Raúl Serrano en las producciones, mi amigo y compañero de batalla.

He trabajado en proyectos de música clásica, bandas sonoras, grupos de pop, rock, jazz, folk. Al comenzar grabando estilos muy diferentes he podido aprender muchas técnicas de grabación, la búsqueda del sonido deseado y lo mas importante, la psicología con los músicos. Durante las grabaciones, los músicos y yo pasamos muchas horas juntos, así que hay que saberles tratar bien, hacer que se sientan cómodos y como en su casa. Todo esto luego se nota en la interpretación. La relación entre un músico y un estudio de grabación es a veces de amor-odio. Es muy difícil conseguir estar cómodo cuando uno esta con un micrófono a un palmo de su cara o de su instrumento. Hay que intentar hacer que el músico olvide todos estos factores de estrés y pueda interpretar su música lo mas cómodo posible. Otras veces los músicos son tan buenos y experimentados que lo único que tengo que hacer es traerles cafés, cocacolas y dar al botón de REC.

¿Cómo te ves dentro de 20 años?
Me veo gordo y calvo. En general sueño con grabar, producir y tocar encima de escenarios. Ese es el sueño. Quiero salir de mi cabina de estudio y tocar. El escenario es lo que mas me llena en esta vida y donde mas cómodo me siento. A nivel personal, lo que quiero dentro de 20 años es no perder la ilusión ni la pasión. Quiero seguir con esta curiosidad de niño pequeño que me mueve. Espero poder seguir sintiendo lo que siento. En resumen: espero seguir con el síndrome de Peter Pan.

Y cuando vuelves a casa...
En principio hasta las siguientes vacaciones de Navidad no podré ir a mi tierra querida.
Lo que mas me gusta es ver a mi gente, mi familia, mis amigos. Los paseos por Liencres con mi perro, disfrutar de la comida de mama y de la abuela.

Para conocer mejor a Javier garcía Escudero, puedes visitar:

www.javiergfescudero.com

www.myspace.com/javiergfescudero

www.estudioscubex.wordpress.com

www.myspace.com/estudioscubex

 

 

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres