lunes, 18 de noviembre de 2019 12:50 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
CINE: ESTRENO

'Un cuento chino', el idioma universal de las tragedias

El engaño o la mentira son términos habitualmente asociados a la expresión 'un cuento chino', alejándose del carácter imaginativo y fantástico de este tipo de narraciones. El cuento chino que propone el director y guionista argentino Sebastián Borensztein minimiza este significado mediante una historia entrañable, carismática, que aborda el sentido universal de la tragedia y cómo las diferencias idiomáticas o culturales suponen una traba escasa en comparación con la ayuda sentimental que pueden aportar a dos vidas, marcadas por sendos hechos tan surrealistas que parecen sacados de la ficción.

Archivado en: cine, estreno, un cuento chino, Ricardo Darín, crítica, Marcos Blanco

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Ricardo Darín, en un escena del filme.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Marcos Blanco Hermida
17/6/2011 - 17:36

Una vaca caída del cielo, punto de partida de la historia, cambia la vida de Jun, un chino que decide ir a Buenos Aires para encontrar a su tío, huyendo de lo sucedido. En la capital argentina reside Roberto, un ferretero ermitaño cuyo día a día es una rutina intocable, amarga. Éste, interpretado por un magnífico Ricardo Darín, se encuentra con Jun en la calle y decide ayudarle, hasta el punto de acogerle en su casa.

Esta convivencia generará una serie de circunstancias tan dramáticas como cómicas, debido a la incapacidad de ambos para comunicarse verbalmente y a la diferencias en cuanto a los comportamientos. A los intentos de Jun por ganarse a Roberto y encontrar a su tío se unirá la lucha de Roberto por salir de su agujero espiritual, mostrando la solidaridad que lleva dentro. Ambos adquirirán, debido a esta forzada compañía, un aprendizaje mutuo que les ayudará a superar las huellas profundas que les ha dejado el pasado.

Este cuento cinematográfico deja un grato poso por el sentido completo de la historia, el redondo retrato de sus personajes, la profundidad que le otorgan los actores y un espléndido tratamiento artístico de las imágenes, para sumergir al espectador en un mar tan fantástico como el de nuestras propias vivencias.

RICARDO DARÍN, UN CASO DIGNO DE ESTUDIO

La popularidad artística de Ricardo Darín (Buenos Aires, 1957) en España merecería un estudio sociológico. Más si cabe, teniendo en cuenta que hasta 1999, cuando tenía 42 años, ninguna película suya alcanzó difusión en nuestro país. Todo comenzó con 'Mismo amor, misma lluvia', filme en el que interpretaba a Jorge, joven promesa de la literatura argentina. Desde entonces, al menos 12 títulos han llegado a las carteleras españolas con mayor o menor respuesta, destacando muy positivamente 'El hijo de la novia' (2000) y 'El secreto de sus  ojos' (2009).

El diagnóstico del bonaerense sobre este caso incluye dos motivos. En tono irónico, Darín sospecha que "no conocen mi pasado. Creen que nací haciendo cosas que estaban hechas", pero, curiosamente, "las películas que empezaron a llegar a España forman parte de la época en la que empecé a hacer películas que estaban mejor paradas que otras, sin ofender a nadie". Y es que este reconocido artista, que comenzó a trabajar antes las cámaras desde muy pequeño, participó en numerosas obras fílmicas desde 'La Culpa' (1969), siendo 'Perdido por perdido' (1993) un punto de inflexión en su país. También ha trabajado, y mucho, en televisión ('Los Cuñados'), tanto en series como en telenovelas, y en teatro (saltó el charco con 'Art'). 

Hijo de actores, antes de cumplir diez años ya recibía elogios por su naturalidad, una condición adquirida durante su precoz aprendizaje. "Creo que a los españoles también les cayó bien encontrarse con un actor que no tuviese mucho pudor en mostrar sus sentimientos", reflexiona. La identificación con sus personajes, de variopintas circunstancias entre el bien y el mal, es total y Darín no obvia, para cerrar el caso, mentar a la "gran suerte de, por caprichos de distribución, haber tenido cinco o seis películas en cartelera. Como actor, te permite ofrecer una galería de personajes en un lapsus muy corto de tiempo".

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres