miércoles, 11 de diciembre de 2019 06:30 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
ENTREVISTA

Jairo Zabala: "En este trabajo hay que dar el callo todos los días"

Jairo Zabala es uno de los músicos importantes de nuestro país. Su último proyecto, 'Depedro', ratifica la polivalencia y eclecticismo que le caracteriza. Mantuvimos una interesante charla con él en los camerinos de La Boca del Lobo. La Vacazul, sus bellas artes, Led Zeppelin.. Hubo tiempo para todo.

Jairo Zabala.

Jairo Zabala.

"Me hubiese gustado tocar con Billie Holliday o con Camarón"

Enlaces Relacionados

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Marcos Blanco
25/5/2009 - 14:21

Jairo Zabala se hace un hueco entre el público para subirse al escenario de La Boca del Lobo, una conocida sala madrileña. Porta su guitarra, eterna compañera de viaje. Parece una prolongación de su cuerpo. Comienza a cantar las canciones de 'Depedro'. La gente se sabe todas las letras. Cuando acaba el espectáculo, le abordamos en el camerino. "Siempre le doy vueltas a las canciones y a los conciertos, antes de que empiecen. Una vez que se acaba el concierto, mi mente se queda en blanco cual parabrisas que va limpiando las gotas de lluvia. Se me baja la adrenalina y... a otra cosa, mariposa". Jairo es un tipo directo, tiene las cosas muy claras. Durante 15 minutos, me mantuvo en vilo...

¿Cómo podríamos definir la propuesta musical que trae consigo 'Depedro'?

'Depedro' son las canciones que no entraban en los distintos proyectos con los que trabajo normalmente, como La Vacazul o esa música que hago para amigos, para artistas... Parte de un proyecto inicial que tenía de hacer música con referencias cinematográficas, pero esas canciones fueron creciendo, les puse letra y nació DePedro. Estilísticamente, quería que todo partiese de un punto más intimista, más desnudo y acústico. Caléxico tiene mucho que ver en esto porque grabé con ellos el disco. Aportaron su color y su forma de ver la música.

La portada del disco es una obra tuya. Me gustaría que me hablases de esa obra y del significado que tiene: la reivindicación de los discos como un trabajo artesanal.

En los discos ponemos mucho tiempo, mucho trabajo, mucha ilusión y artesanía, porque empleamos muchas horas dándole vueltas a la materia, que son las canciones, a las letras... Como tú dices, la portada del disco es una foto de un cuadro de óleo, en el que se ha empleado mucho tiempo y muchos bocetos, hasta que encuentras los colores y la manera de transmitir con la imagen, al igual que sucede con la música. Yo pienso que todo tiene que partir de ahí. Habrá gente que tiene tanto genio que le sale todo al momento. A mí no, a mi me salen las cosas a base de trabajo.

Eres un currante, ¿no?

‘Obrero del rock', me llamaban con Lavacazul.

Esa obra fue tu proyecto de fin de carrera cuando estudiaste Bellas Artes, ¿no?

Sí, fue el cuadro con el que me aprobaron, por fin, la carrera. Lo tenía colgado en casa, no he vuelto a hacer nada desde este cuadro y creo que es algo así como un símbolo: el final de una etapa y puede que el principio de otra.

Jairo, ¿cuándo comenzaste a demostrar interés por la música?

La música siempre ha estado en casa, porque en mi casa se ha escuchado mucha música. Mi abuelo tocaba el piano, la guitarra... Cantaba en casa y yo siempre le escuchaba. Ha sido una parte natural de mi formación. Empecé a tocar en garitos y con músicos. De repente, me pagaban por tocar. Una cosa llevó a la otra... ¡y aquí estoy!

¿Hay algún momento en el que dijeses "yo quiero dedicarme a esto" o "creo que voy a poder dedicarme a la música"?

Creo que sigo luchando por dedicarme a esto. Este es un eterno trabajo. Hay que dar el callo todos los días. Soy afortunado, porque mantengo el estilo de vida, que es vivir de la música. Con eso, con mantenerlo ya... pero eso hay que lucharlo todos los días.

Volviendo al disco, me gustaría que me hablase de dos canciones del álbum. Por ejemplo, ‘Como el viento' y ‘Comanche'...

‘Como el viento' es la primera del disco. Es mi canción favorita. La idea de la canción parte de un viaje que hice al suroeste de México, en la frontera con Guatemala, a Chiapas. Me fui con Amparo (la cantante y líder de 'Amparanoia') a un pueblo que se llama Realidad, a hacer un documental, y desde un punto de vista europeo, como somos nosotros, iba con una idea un poco cínica. Pero, una vez que escuché a los indios hablar, una de las frases que soltaron fue ‘todo para todos y para nosotros nada'. Me impresionó mucho esa experiencia con toda esa gente. Si escuchas la letra, hay un germen de esto. Intenté hacer una analogía con lo que es el trabajo diario y la superación personal.

¿'Comanche'?

Es la canción favorita de mi hijo mayor (tiene 5 años). Entonces, dije "o grabo ésta o me crujen en casa".

¿Te consideras un ‘comanche' o eres un tipo tranquilo?

Creo que he sido un poco ‘comanche', como todos. Bueno, la canción es una versión de Jorge Ben, un artista muy popular en Brasil, de los 60, y es un homenaje también a su música.

Quienes te seguimos, hemos observado diferentes y sorprendentes facetas musicales durante tu trayectoria. Lavacazul, 3000 hombres, Zolo Zeppelin, ahora Depedro... Si utilizamos el diccionario, eres un tipo ecléctico. ¿Por qué tanto eclecticismo?

Porque el día tiene 24 horas y la semana 7 días. Entonces, hay que tocar. Pregúntale a un fontanero a cuántas casas va. No creo que vaya siempre a la misma. Hay que trabajar, de todo se aprende y todo te aporta. Espero seguir haciéndolo durante mucho tiempo...

Cambio de tercio. ¿En qué momento se encuentra La Vacazul? Estáis preparando nuevo disco, ¿verdad?

Desde la salida de Antonio Pax, el batería de toda la vida, dimos un paso atrás, hemos reflexionado, entró 'Javi Super Skunk', hemos estado un par de años girando y fue necesario hacer un parón para recapacitar sobre todo lo que habíamos hecho. Compusimos un nuevo disco y en este momento lo estamos grabando, despacio, y tomándonos nuestro tiempo. Estamos en proceso. No sé cuando saldrá, porque no tenemos ninguna prisa.

De La Vacazul a Zolo Zeppelin. ¿Cómo te has atrevido a hacer versiones de una banda tan legendaria como Led Zeppelin?

¡Es que no tenemos vergüenza! Esa fue, realmente, mi primera banda. Empecé tocando rock y pensaba "no sé tocar, pero me gusta este grupo". Junto con Lucas, el cantante, esta fue mi primera experiencia rockera en directo. No lo hacemos en un sentido ortodoxo, pero lo intentamos tocar con todo nuestro corazón. Siempre se puede hacer mejor. Con más corazón, no creo.

¿Qué canción te gustaría haber compuesto de Led Zeppelin?

Me hubiese gustado...‘Celebration day'. Es mi favorita.

Tocando la guitarra, ¿con qué tema te has tirado horas o días tratando de conseguirlo y cuando lo has conseguido has dicho eso de "ya me puedo quedar tranquilo"?

No sé... Intento aprender blues y sigo tocando canciones que tocaba desde hace 20 y todavía no las puedo tocar bien. Por ejemplo, con el blues tengo una asignatura pendiente.

¿De qué canción te sientes más orgulloso si nos referimos a tus propias creaciones?

De los discos pasados, con la Vacazul, ‘El cascarón' es una de mis canciones favoritas.

¿Con qué músicos de esta generación te sientes identificado? Por ejemplo, hace poco te subiste al escenario con Vetusta Morla para cantar ‘La Marea'. Luego, nos deleitaste con ‘Equivocado', un tema tuyo...

Soy de una generación anterior a Vetusta, aunque ellos llevan diez años y siempre hemos ido a verles. Lo que pasa es que no han tenido el apoyo hasta hace poco. Soy un gran fan de ellos y me siento agradecido de que haya proyectos así. Disfruto muchísimo de su música y de su forma de entenderla. Luego, soy de la generación de Super Skunk, Sugarless, grupos con los que tocábamos siempre... Muchos ya no están. Algunos han tirado por otros caminos, como Javi, bajista de Super Skunk, que está hora en 'El Tio Calambres'. Me sentía identificado a nivel personal, porque formábamos parte de aquella escena musical madrileña, aunque quizá no tanto a nivel musical.

¿Con quién te gustaría tocar a sabiendas de que es imposible?

¿Algo imposible? Imposible no hay nada. Soy mucho ambicioso. No tengo límites (risas). ¿Qué esté muerto? Con Billie Holliday.. .¡Imagínate! O haber aprendido flamenco y haber podido tocar con Camarón...

¿Y en vida?

Ya te he dicho que no tengo límites (risas). No te lo puedo decir ahora. Espérate año y medio y te enterarás...

Charlamos con él un ratito antes de la despedida. Le ha sorprendido la extensión del cuestionario y el hecho de que hubiésemos tocado tantos palos. No podíamos ser menos que el artista en cuestión a la hora de hacer música. Te seguiremos la pista, Jairo.

 

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres