miércoles, 26 de septiembre de 2018 08:08 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
fútbol

La tormenta sigue en el Rayo

El club de Vallecas apuesta por un hombre de la casa, Míchel, para intentar reflotar un proyecto deportivo que puede firmar un nuevo descenso a Segunda B. La era Baraja ya es historia.

Archivado en: fútbol, Rayo Vallecano, Rubén Baraja, Míchel I

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Javi Guerra se lamenta tras un gol del Mirandés

Tres entrenadores han pasado ya en esta temporada por el banquillo franjirrojo

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

F. Q. Soriano
24/2/2017 - 10:10

Después de 26 partidos y dos entrenadores, el rumbo del Rayo Vallecano sigue siendo igual de errático que la pasada temporada, es decir, la permanencia vuelve a ser el angustioso objetivo para el conjunto franjirrojo, eso sí, con una diferencia notable: en esta ocasión no acecha la caída a Segunda División, sino el descenso al pozo de la Segunda B, una categoría cuya dureza ya comprobó en sus propias carnes el equipo de la franja a mediados de la década anterior.

De hecho es precisamente eso, el recuerdo reciente, lo que más preocupa a los aficionados rayistas. La temporada 2002-2003 supuso el descenso a Segunda, una categoría en la que tuvo un paso fugaz, ya que apenas doce meses después pasaba a competir en la división de bronce. Respecto a aquella temporada, el botín actual del Rayo es sensiblemente peor: 28 puntos en 26 jornadas, tres menos que a esas alturas de la fatídica campaña 2003-2004.

Con todo, lo peor quizás no sea la situación clasificatoria, ya que todavía no está en puestos de descenso, a pesar de la derrota sufrida el pasado domingo con un rival directo como el Mirandés (1-2), sino la atmósfera que rodea al club, con una afición que ha llegado a torpedear el fichaje del ucraniano Zozulya y que ha dejado patente su desencuentro con el presidente, Raúl Martín Presa.

LA SOLUCIÓN
Para situaciones de emergencia como esta, el Rayo parece dispuesto a no seguir experimentando y, tras los fiascos de José Ramón Sandoval y Rubén Baraja, las riendas las tomará un hombre de la casa: Miguel Ángel Sánchez Muñoz, Míchel. El nuevo entrenador rayista es santo y seña del club, ya que se formó en la cantera vallecana antes de dar el salto al primer equipo, donde pasó casi toda su trayectoria como profesional, a excepción de un breve paso por el Real Murcia, y del que fue capitán a las duras (el descenso a Segunda B o la amenaza de huelga por impagos en 2011) y a las maduras (la participación en la Copa de la UEFA en 2000). Para comenzar a saber si Míchel es el revulsivo que necesita el Rayo habrá que esperar hasta la visita de este sábado (20 horas) al Coliseum de Getafe.

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres