jueves, 27 de junio de 2019 07:44 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
fútbol

Unión Adarve, cuando los sueños se cumplen

El modesto equipo del barrio del Pilar asciende a la tercera categoría del fútbol español. Para su entrenador, Víctor Cea, una de las claves ha sido la suma de directiva, plantilla y técnicos.

Archivado en: fútbol, Segunda División B, Unión Adarve, Víctor Cea

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

Francisco Quirós
30/6/2017 - 10:52

En pleno siglo XXI, el mundo del fútbol está asociado a proyectos multimillonarios, con jugadores famosos y ricos y directivos que manejan presupuestos desorbitados. Sin embargo, aún quedan casos que reconcilian al aficionado con la verdadera esencia de este deporte, gestas de equipos modestos cuyos éxitos sólo responden a muchas horas de trabajo e ilusión.

Un ejemplo de ello es el Unión Adarve. El equipo del barrio del Pilar logró el ascenso a Segunda División B tras un partido de infarto en el campo del Málaga B. Una historia preciosa que cuenta a GENTE el entrenador rojinegro, Víctor Cea, quien a pesar de atravesar un momento profesional dulce no olvida sus orígenes, recordando a varias figuras: "Me siento en deuda con varias personas que han apostado por mí, desde el presidente que tuve en el Alcobendas, Tomás Páramo, hasta el que tuve en el Madridejos, de Toledo, que fue el primer club al que entrené; Miguel Ángel Marín, que me llevó al Sanse; y Pedro Ayllón que es mi presidente y quien me llevó al Adarve".

Han pasado varios días desde el ascenso, ¿ya te lo crees?
Sí, ya lo vas asimilando y valorando lo que hemos hecho.

Es tu tercera temporada en el club. La paciencia es un factor importante para que los proyectos se consoliden...
Creo que es una de las claves para que esto haya ido bien. He encontrado un club donde se apuesta por proyectos y personas y se deja trabajar a la gente.

Una de las grandes novedades esta temporada ha sido el traslado del equipo al CDM Vicente del Bosque desde Vereda de Ganapanes. ¿Cómo se produjo este cambio?
Es una de las peculiaridades de este club; contar con una directiva de cuatro personas que tratan todo con normalidad y dejan mucha autonomía. En otro club  habría sido muy complicado plantear la posibilidad de cambiar de campo o de horario de entrenamiento. Esto nace de una idea que surgió a final de temporada, lo argumentamos y nos dieron autonomía para hacer lo que propones. Nos ayudó la directiva a gestionarlo. Para mí ha sido una de las claves del éxito. También ha servido para desmentir que los resultados llegaran por las peculiaridades de nuestro campo, ya que los rivales se sentían especialmente incómodos en Ganapanes. Este año no hemos tenido el peor campo de Tercera, tampoco el mejor, pero normal. Nos hemos medido de igual a igual con otros clubes.

A lo largo de la temporada habéis mostrado muchas variantes tácticas. ¿Ha supuesto un mayor trabajo con la plantilla?
Hay que valorar mucho la capacidad que tiene el equipo. Con otra plantilla, con jugadores menos futboleros, que tuvieran menor interés, no habría sido posible. Es cierto que ya se lo advertimos cuando firmaron el pasado verano o cuando les renovamos. Era algo que teníamos planificado y a los jugadores les atraía y por eso a muchos les apetecía venir. Al final supone más esfuerzo, pero nos ha dado una versatilidad que dificulta al rival y que nos ha sido muy positivo.

Vilafranca, Tarazona y At. Malagueño. ¿El nivel de los rivales ha ido in crescendo?
Si soy sincero me han parecido muy buenos equipos los tres, podrían haber ascendido cualquiera. El Vilafranca es un equipo muy trabajado, con un entrenador muy bueno. David Navarro, del Tarazona, me parece un entrenador espectacular, con una idea de juego trabajadísima y muy bien desarrollada. Creo que he aprendido de esa eliminatoria y de ese entrenador. La del Málaga es una plantilla escandalosamente buena, completamente profesional, no creo que me equivoque si digo que el 50% de esos chicos va a llegar a la élite del fútbol.  Este año hemos jugado contra muchos filiales en Madrid, pero sinceramente creo que este equipo está potencialmente por encima incluso del Atlético de Madrid B.

¿Hubo algún momento en Málaga en el que creyeras que el ascenso se os escapaba?
El partido que peor lo pasé fue el primero de ‘play-off', por cómo viví la segunda parte en Vilafranca, presionaron mucho desde la grada, el arbitraje nos afectó, el rival creció individualmente... Con el 4-1 en Málaga, veía que podíamos hacerlo, porque ellos tras hacernos el cuarto gol se acularon muchísimo, creo que nos dio mucha ventaja porque hemos jugado muchos partidos en ese contexto, donde ya habíamos resuelto situaciones similares. Nada más encajar el gol, el central Juanma me mira y sabe qué le pido, Agus sale desde el banquillo sabiendo qué necesitamos... era un contexto conocido, que dominamos.  Estaba tranquilo, de hecho tengo una anécdota con Héctor, uno de los capitanes, que estaba en el banquillo porque le había sustituido. En el minuto 87 fallamos una ocasión y se derrumba al suelo llorando. Le levanté, casi con tono de cabreo para que los compañeros no le vieran así, y le aseguré que íbamos a hacer un gol. Y así fue.

De todos esos instantes, ¿hay alguna anécdota o momento con el que te quedes?
Hay varios aspectos. Cuando marcamos el gol no arranco a celebrarlo y viene Pepe, del cuerpo técnico, se sube encima mío y ya es cuando reacciono. Al acabar el partido, hay otro momento especial, un abrazo con Héctor, uno de los capitanes. Con el presidente me dí un abrazo muy cariñoso.

Y pensando en el futuro, ¿seguirá Víctor Cea en el Unión Adarve en Segunda B?
Todavía no es definitivo la verdad. Estamos viéndolo, existe la posibilidad, no es seguro, se concretará en pocos días si sigo o no.

Para finalizar, un tópico pero que en este caso es muy real: hay un gran ambiente en el vestuario rojinegro.
Para mí es la clave, el inmejorable aspecto humano de la plantilla. Hemos tenido muy buena sintonía, entre ellos mismos, con la directiva y con el cuerpo técnico. Es fácil decirlo ahora porque lo hemos logrado, es una rutina decir que cuando las cosas van bien eres una familia y cuando no es que no hay unión. En la jornada número 2 íbamos últimos, en la 7 estábamos más cerca del descenso que de los ‘play-offs', pero el vestuario, a pesar de ser prácticamente nuevo, ya estaba unido; las sensaciones, el feeling, eran espectaculares. Somos un montón de chicos que amamos el fútbol, que no estamos aquí por dinero, y ese punto común ha hecho que conectemos tan bien.

 

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres