lunes, 19 de agosto de 2019 11:04 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
reportaje

CD Tacón, la suma del trabajo y la fe

El club madrileño se gana un sitio en la máxima categoría nacional tras varios años de esfuerzo. Directiva, cuerpo técnico y plantilla hablan a GENTE del presente y futuro de la entidad.

Archivado en: fútbol, CD Tacón, Liga Iberdrola

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

Francisco Quirós Soriano
31/5/2019 - 08:04

El fútbol es un deporte tan caprichoso que algunas veces premia a un equipo que ha acumulado menos méritos que su rival. En otras ocasiones, sin embargo, los éxitos sólo se pueden entender a través del trabajo y la creencia en el potencial de todo un colectivo. En este último grupo se incluye al CD Tacón, un club que la próxima temporada completará el póker madrileño en la Liga Iberdrola (junto a Atlético, Rayo y Madrid CFF), tras una emocionante fase de ascenso, rematada con una remontada (2-0, tras el 1-0 adverso de la ida) frente al CD Santa Teresa de Badajoz. Han pasado varios días desde la gesta, pero la plantilla blanca asegura que aún sigue en "una nube".

"Estamos en una resaca de felicidad tremenda, disfrutando mucho de la gente, de su felicidad", describe su entrenador, David Aznar, un técnico que después de muchos años en el fútbol masculino ha debutado de forma inmejorable en el femenino, un éxito que él explica a través de "en primer lugar, la predisposición de las jugadoras a trabajar y a creer. Nuestro lema dice ‘querer, creer y vencer', nos ha acompañado a lo largo de todo el año. Luego tenemos otro, ‘el sueño de uno es el sueño de todos', que refleja que el ascenso era el sueño de todos, desde la presidenta Ana Rossell hasta el último componente del cuerpo técnico. ", explica.

Aznar destaca que una de las cosas que más le ha llamado la atención en este cambio es "la predisposición de las jugadoras". "Han mostrado muchísimas ganas de aprender desde el primer día, han creído en mí, me han demostrado esa confianza y esas ganas por lograr el objetivo. Esa predisposición era algo que echaba de menos", valora.

EXPERIENCIA
Esa predisposición de la que habla el entrenador del Tacón fue una de las claves para que el equipo afrontara sin demasiados nervios el ejercicio de la remontada ante el Santa Teresa. Tras el 1-0 adverso de la ida, el fantasma de que se repitiera la experiencia del año pasado, cuando la EF Logroño dejó sin ascenso a las madrileñas (1-2 en el Valle de las Cañas de Pozuelo), obligo a la plantilla y al cuerpo técnico a tirar de psicología. Así lo explica David Aznar: "No hemos insistido en recordar los malos momentos y sí focalizar en las sensaciones que nos trajimos de Badajoz. El equipo tuvo la mala suerte de quedarse con diez futbolistas en los últimos minutos, y ahí es donde aprovechan ellas para hacernos el gol. Pero la sensación que nos trajimos es que en ese tramo, con una menos, hicimos varias ocasiones, acabamos jugando en el campo contrario y el Badajoz pidiendo la hora y agotando los cambios. Creíamos que en casa el resultado, sin ser bueno, era salvable y que nos iba a dar un plus especial. Desde el convencimiento, desde creer en lo que habíamos hecho durante todo el año y en ser nosotras mismas supimos enfocar el partido".

En la misma línea va la argumentación de una de las jugadoras, Patricia Carballo: "Creo que sí que hubo un poco de miedo, aunque un tanto diferente, porque todas confiábamos mucho en el equipo, en que íbamos a ascender de cualquiera de las maneras. Sí que te vienen fantasmas de poder sufrir de nuevo ese vacío, pero por eso nos esforzamos el triple". Ella es una de las jugadoras que se mantienen respecto a la pasada temporada y, por tanto, es una voz autorizada para hablar del contraste entre quedarse a las puertas de un éxito así y la alegría de un ascenso: "El año pasado nos llevamos un palo muy duro porque habíamos trabajado mucho, sobre todo las que sufrimos aquello valoramos esto mucho más, porque sabemos lo duro que es quedarse a las puertas. Lo hemos disfrutado como enanas".

Hablando de Patricia Carballo, para ella la temporada 2018-2019 ha sido bastante atípica. Decidió emprender la aventura americana, llegando a la Universidad de Georgia, donde iba a compatibilizar su carrera futbolística con la formación como fisioterapeuta. Finalmente, un problema contractual hizo que tuviera que regresar antes de lo esperado. Por eso, este ascenso se ve como un premio mayor: "Lo valoro mucho, sé lo que es irse fuera, lo mal que lo pasé cuando dije adiós al club, sabía que volvería, pero no tan pronto. Para mí ha sido muy bueno porque me han vuelto a recibir genial, me he podido meter en la dinámica bien, sin problemas. Somos como una familia".

Precisamente en su otra familia, la biológica, pensó Carballo cuando sonó el pitido final ante el Santa Teresa y el Tacón era, oficialmente, de Liga Ibedrola. "Me acordé de tantos entrenamientos que llevamos encima, mi familia y mis amigos, porque yo además soy de Galicia. Especialmente me vino a la mente una amiga mía que falleció este año. Fue muy emotivo y bonito".

La otra familia, la deportiva, también mostró su unión en los momentos clave. "Conseguimos ascender sin nuestra capitana, tuvimos muchas trabas durante todo el año, entre ellas la lesión de Mery o la expulsión de Marina en Badajoz. Todo ello fueron como muchos obstáculos que al final hemos superado. Se lo dedicamos a Mery, que fue un gran palo su lesión".

MIRANDO AL FUTURO
Las razones que explican el cambio que ha experimentado el Tacón esta temporada son diversas. Para David Aznar, "mi visión, tras llegar del fútbol masculino, ha hecho que fuera muy exigente con lo que he pedido desde el principio, a nivel de juego, de ritmo, de exigencia, de que seamos un equipo que no solo jugáramos bien al fútbol, sino que fuéramos competitivos. Creo que ese es el salto de calidad que han dado las jugadoras este año, han llegado al ‘play-off' y aparte de demostrar que tenían calidad a nivel individual, han llegado preparadas para competir, y lo han mostrado ante dos equipos que acaban de descender de Primera División y que nos lo han puesto muy difícil".

Por su parte, Patricia Carballo destaca que "la experiencia es un plus. Es muy complicado llegar a un ‘play-off' y subir a la primera. Luego también han llegado refuerzos muy buenos. El cuerpo técnico se cambió totalmente, con un estilo muy diferente, muy profesional, estudiando mucho a los rivales. Y, sobre todo, destaco la mentalidad del equipo, trabajamos duro para no repetir lo del año pasado".

Ahora llega el momento de dejar de mirar al pasado, para pensar en el presente y, sobre todo, en el futuro. Estos dos protagonistas, David Aznar y Patri Carballo comparten el deseo de seguir formando parte de la nueva aventura del Tacón, aunque matizan que tras las celebraciones no ha habido tiempo para sentarse con la directiva y ver si forman parte del proyecto. Para la jugadora, la consolidación en la élite pasa por seguir creciendo, pero a través de la línea de trabajo ya establecida: "Necesitamos seguir en esta dirección. Este año nos hemos embarcado en una órbita muy profesional, hemos trabajado muy bien, necesitamos seguir así, haciendo las cosas bien, desde la directiva hasta el cuerpo técnico. El compromiso tiene que ser máximo y debemos saber que los rivales van a ser mucho más duros, pero si seguimos con esta dinámica no es nada descartable".

Para David Aznar, la entidad está sobradamente preparada para el reto de codearse con los mejores equipos nacionales. "Yo ya notaba al club de Primera División, creo que a nivel de estructura, de profesionales involucrados, de nivel de jugadoras, de staff... Ahora hay que sentarse, ver qué objetivo nos marcamos, y seguir creciendo. Nos toca pelear con los mejores y para ello nos tenemos que preparar, estoy convencido que daremos las caras".

----------

Ana Rossell: "El club ya estaba preparado para dar este salto"

Este éxito del CD Tacón no se explica sin la implicación, dedicación y compromiso de su presidenta, Ana Rossell. Hay una frase a la que alude constantemente y que sirve para resumir la tenacidad del CD Tacón: 'lo imposible solo tarda un poco más'. Desde su cargo de presidenta ha inculcado ese lema casi como un dogma de fe en un club que no sólo vive de los éxitos del primer equipo, sino que además puede presumir de contar con más de 100 jugadoras en las categorías inferiores. Así valora el presente y el futuro del club.

Han pasado ya varios días desde el ascenso, ¿ha dado tiempo para que os hagáis a la idea de que sois equipo de Liga Iberdrola?
Cuesta, hay momentos en los que todavía tenemos que parpadear varias veces y hacernos a la idea. Es un sueño que teníamos, lo hemos conseguido a la tercera y ahora toca disfrutarlo.

Cuando decidiste afrontar este proyecto, ¿cómo de factible veías que el Tacón se codeara con equipos como el Atlético o el Barça?
Sí, si no fuera así no lo habríamos intentado, sobre todo invirtiendo mucho tiempo y muchísimos recursos. Teníamos claro que se estaba trabajando bien y que sería cuestión de suerte lograr el ascenso. El año pasado nos quedamos a las puertas y supuso un palo gordo. Creíamos que seríamos capaces de hacerlo a la siguiente temporada, y así ha sido.

¿Cómo de importante es para todas esas chicas que están en la cantera que el primer equipo llegue a la máxima categoría?
Al final es positivo porque tienen referentes y un techo al que mirar. El hecho de tener un equipo en la máxima categoría hace que muchas niñas quieran venir desde pequeñas a jugar al Tacón, dándose cuenta de que es posible llegar a la élite. Estratégicamente también era importante para nosotros el ascenso pensando en este aspecto.
Tenemos 103 jugadoras actualmente.

Ahora ya toca mirar al futuro. Desde el punto de vista directivo, ¿cuáles son las primeras medidas que os toca tomar para una temporada que se promete tan ilusionante?
Lo principal, o en lo que nos estamos centrando ahora al principio es en el plano deportivo, confeccionar una plantilla lo más competitiva posible que nos permita afrontar con garantías el objetivo del año que viene, que es la permanencia. Trataremos de conseguirla sin pasar demasiados apuros. Luego nos iremos centrando en otras parcelas, como el marketing, con la consecución de patrocinios y todo el tema de la comunicación, que hasta ahora lo hemos estado haciendo bien pero siempre se puede mejorar.

¿Qué le falta al Tacón para que el paso por la Liga Iberdrola no sea efímero y os asentéis en la élite?
Creo que tenemos mucho ganado, porque durante estos tres años nos hemos ido preparando para que este salto no fuera tan grande, desde el punto de vista administrativo, de la comunicación, de contratación de jugadoras... Al final todo ha sido positivo porque el salto a nivel de despachos no es tan grande. Hemos ido preparando la estructura para ese salto y ahora evidentemente tendremos que fichar a alguna persona más, porque el trabajo será mayor, pero la estructura seguirá siendo la misma.

Algunos clubes deportivos de la capital se encuentran con numerosas trabas para ejercer su labor, por ejemplo, a la hora de encontrar instalaciones. En este sentido, ¿cuál es la situación del CD Tacón?
La ayuda institucional no es que sea poca, estamos en una Comunidad Autónoma que tiene muchísimos en la máxima categoría y la ayuda hay que repartirlo entre todos, ninguno podemos ser más que otro. Tenemos una relación excelente con el Ayuntamiento de Madrid, es nuestro patrocinador desde hace dos años y estamos también solicitando esa ayuda a la hora de encontrar un estadio donde podamos afrontar las necesidades que exige la competición y sobre todo donde el equipo y el club se puedan desarrollar y seguir creciendo.

Entre la ilusión y la realidad, ¿dónde le gustaría ver a Ana Rossell al Tacón dentro de un año?
Consolidado en la máxima categoría, que realmente podamos hacer un buen papel. No somos un club que sea resultadista, cuando marcamos un objetivo lo hacemos con conocimiento, sabiendo que es alcanzable y es lo que vamos a trabajar, por mantener la categoría. Al año siguiente, si se puede dar un saltito hacia delante, lo haremos para aumentar un poco la calidad.

El lema que tenemos es que ‘lo imposible solo tarda un poco más', y hemos demostrado que lo imposible se puede convertir en posible. Es la recompensa a un trabajo de muchas horas, estamos contentos, satisfechos y orgullosos de nuestro trabajo.

Comentarios - 0

Los comentarios están cerrados...

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres