miércoles, 28 de octubre de 2020 19:39 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
atletismo

¿Dónde está el límite?

Los kenianos Eliud Kipchoge y Brigid Kosgei batieron con apenas 24 horas de diferencia los récords mundiales en una de las pruebas más legendarias. Sus marcas reabren el debate sobre la influencia de factores externos, como las zapatillas.

Archivado en: atletismo, maratón

aumentar texto reducir texto imprimir enviar noticia comentar

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

F. Q. Soriano
18/10/2019 - 00:58

Una de las pruebas con más épica dentro del deporte en general y del atletismo en particular, el maratón, escribió dos de sus páginas más gloriosas el pasado fin de semana. Tuvieron que ser dos corredores de Kenia, una nación históricamente vinculada con la larga distancia, los que se encargaran de poner patas arriba los registros en las pruebas masculina y femenina, reabriendo el debate sobre dónde está el límite humano y cuál será el techo de los récords mundiales de algunas especialidades.

En Viena (Austria), Eliud Kipchoge se regaló de forma anticipada por su 35 cumpleaños (lo celebrará el próximo 5 de noviembre) una plusmarca histórica, siendo el primer atleta que cubre los 42 kilómetros y 195 metros en menos de dos horas. Eso sí, su tiempo (1 hora, 59 minutos y 40 segundos) no ha sido homologado, al haberse registrado en una carrera en la que no había más participantes, solo 41 atletas que sirvieron como liebres. Además, un coche le marcaba el ritmo, lo que alimentó la sospecha que planea sobre esta gesta.

Para acabar de completar un escenario tan histórico como dudoso, Kipchoge calzó unas zapatillas especiales diseñadas por la marca Nike y que han llevado a la federación internacional de atletismo a plantearse una legislación al respecto. Ese debate ya se dio en su día en la natación, donde el uso de unos bañadores revolucionarios de poliuretano sirvieron para batir varios récords mundiales, que posteriormente fueron puestos en cuarentena.

EN COMPETICIÓN
Si Kipchoge ya era considerado una leyenda del atletismo incluso antes de este episodio, el caso de su compatriota Brigid Kosgei es bien diferente. A sus 25 años, pocos contaban con que esta keniana batiera en Chicago el récord mundial femenino de maratón. La prueba, celebrada prácticamente 24 horas después de la gesta de Kipchoge, sí contaba con más participantes, aunque tenía un punto en común con la historia de Viena: la influencia de las zapatillas usadas, las polémicas Vaporfly de Nike.

Sea como fuere, Kosgei paró el crono en 2 horas, 14 minutos y 4 segundos, bajando en más de un minuto la marca que ostentaba desde el 2003 Paula Radcliffe, una mejora tan grande que invita a pensar en nuevos cambios a a corto plazo.

----------

Un descenso de cuatro minutos en menos de dos décadas:

Echando un vistazo a las marcas históricas de la prueba de maratón, la llegada del siglo XXI ha supuesto unos cambios en los que al récord mundial se refiere. Actualmente los diez mejores cronos se han logrado entre 2014 y este 2019.

El 28 de septiembre de 2003 en Berlín el keniano Paul Tergat se convertía en el primer atleta que bajaba de las 2 horas y 5 minutos, estableciendo un récord que permanecería vigente cuatro años y dos días, hasta que el etíope Haile Gebrselassie cubría el maratón de la capital germana en 2 horas, 4 minutos y 26 segundos. Sucesivamente, Berlín ha sido testigo de otros récords: el propio Gebrselassie en 2008 y los kenianos Muskoyi (2011), Kiprotich (2013), Kimetto (2014) y Kipchoge (2018).

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres