domingo, 5 de diciembre de 2021 09:55 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
deportes / el mundial de boxeo se disputa del 24 de octubre al 6 de noviembre

El boxeador leonés Antonio Barrul inicia en Belgrado el camino hacia los Juegos Olímpicos de París'2024

Quedan ya menos de dos semanas para que arranque el Campeonato del Mundo de Boxeo Olímpico y por primera vez en la historia, un púgil leonés,Antonio Barrul, será uno de los protagonistas en el peso pluma -57 kilos- y, además, tratará de dar el primer paso hacia los Juegos Olímpicos de París 2024.

Galería

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es
12/10/2021 - 16:27

Antonio Barrul será uno de los nueve representantes de la selección española masculina -entre ellos los olímpicos en Tokio Emmanuel Reyes Pla, Gabriel Esconar y José Quiles- que competirá en un Mundial que se retrasó hasta 2021 a causa de la pandemia y que se celebrará del 24 de octubre al 6 noviembre en Belgrado. Será la primera gran prueba del nuevo ciclo olímpico al que España llega reforzada por su gran actuación en Tokio y con el boxeador leonés haciendo méritos para estar en la capital francesa dentro de apenas tres años. Un primer paso para Antonio Barrul, que lleva ya muchos meses concentrado en Madrid, trabajando en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, y bajo la tutela de los técnicos de la Federación Española de Boxeo, Rafa Lozano y Carlos Peñate, que ahora miman su carrera deportiva.

Para Antonio Barrul todo esto está siendo un sueño. El sueño del niño que se calzó por primera vez los guantes cuando empezaba a balbucear sus primeras palabras. Su padre, Vicente Barrul, que había llegado a subir al podio de un Campeonato de España, fue quien le guió los primeros pasos en el cuadrilátero a la vez que luchaba por dar un horizonte deportivo a los niños del barrio de la Inmaculada, en el que no es sencillo ser niño.

No podía imaginarse que apenas dos décadas después aquel chaval con un desparpajo fuera de lo normal fuera a estar en la selección española y dispuesto a pelear por subir el primer peldaño hacia su sueño olímpico.

Barrul reconoce estar en una nube, pero no es de esos boxeadores que se conforman con participar. Él sólo sabe salir a ganar y estar en un Mundial no le cambia su mentalidad ganadora. "Voy lleno de fuerza y de fe. Sé adónde voy y que voy a enfrentarme a boxeadores de talla mundial, pero estoy listo y voy con mucha hambre y ambición", unas palabras que sorprenden en un deportista que tiene solo 22 años.

Pero su madurez no va acompasada con su edad. Y eso juega a su favor. "Mi momento está llegando y quiero demostrar que estoy aquí. Y claro que sí, que mi pensamiento es convertirme en campeón mundial. Mentiría si dijera que voy con otro propósito. Mi mentalidad es ésa. Yo voy en busca de mis sueños y trabajo y lucho día a día por ellos. A nadie le gusta levantarse todos los días a las 7:00 de la mañana para ir a entrenar, ni sufrir en los entrenamientos cuando no puedes con tus brazos o con tus piernas del esfuerzo. En esos instantes se puede bajar la guardia o lo que hago yo, tirar más golpes o correr más rápido. Y ahí es cuando realmente me siento bien conmigo mismo y siento que estoy haciendo bien mi trabajo. Por eso, no existe en mi cabeza el ‘yo no puedo'. Cualquier persona puede con lo que él quiera siempre que tenga la fuerza y la constancia para pelear por sus sueños", explica el púgil del barrio de la Inmaculada.

El Mundial está a dos semanas vista y ahí es donde quiere recoger el fruto a unos meses muy duros. "Estamos haciendo una preparación muy dura. Llego a casa y lo único que hago es comer y descasar. No tengo fuerzas para otra cosa. Estoy enfocado y centrado al ciento por ciento en mi objetivo y para lograrlo, mi tranquilidad mental es todo. Y ahí tienen mucha importancia el trabajo de mis entrenadores, Rafa Lozano y Carlos Peñate -que no se puede explicar la entrega que tienen con nosotros-, y el apoyo que sentimos del presidente de la Federación Española de Boxeo, Felipe Martínez", asegura Antonio Barrul que nunca deja de asomar en sus palabras a León, a los leoneses y al pueblo gitano del que es orgulloso embajador. "Amo mi ciudad y sueño con sentir el cariño de todos los leoneses y de mi pueblo gitano. Necesito todo su apoyo. Estar en un Mundial es algo muy grande y la victoria sería para todos", apunta Barrul que agradece el apoyo que siempre le han brindado sus patrocinadores "Fisio Conde, Sport Save, Despensa Muscular de Darío, Barbería All Street, el bar San Ignacio... y ojalá pudiera sumar muchos más", afirma Antonio Barrul, que también agradece al Ayuntamiento de León el apoyo que brinda desde hace años al Club Fuerte y Constante que dirige su padre y en el que él se formó "y ojalá pueda seguir demostrándoles que tienen un deportista que lleva el nombre de su ciudad por todo el mundo".

Muchos motivos de orgullo para un Antonio Barrul que no oculta también un sueño que este año llevaría aparejado el título mundial, porque por primera vez la organización mundial de boxeo ha puesto premios en metálico para los medallistas mundiales con 25.000 dólares para el tercer clasificado, 50.000 para el finalista y 100.000 para quien se lleve la medalla de oro. "Lo importante de verdad es la medalla de oro, pero sueño con ese premio. Si lo lograra lo primero que haría sería acabar con la hipoteca de mi padre y poder devolverle así todo lo que ha hecho y hace por mí. Siempre estaré en deuda con él porque siento admiración hacia mis padres. Si un día puedo ser olímpico o campeón mundial será gracias a ellos", concluye el más firme proyecto de medalla olímpica que tiene el deporte leonés que ultima su trabajo junto al resto de la selección compartiendo entrenamientos con los equipos nacionales.

Gente Digital en Facebook

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres