domingo, 5 de abril de 2020 16:27 www.gentedigital.es facebook twitter

Gente digital

Logotipo diario gente
Kiosko. Portadas de periódicos
BALONCESTO: OPINIÓN

La eliminación en cuartos de final del Mundobasket, un fracaso relativo para España

La selección española de baloncesto ha caído eliminada en los cuartos de final del Mundobasket de Turquía y esta derrota provoca que, en el mejor de los casos, acabe el torneo en quinta posición. Esta situación trae consigo un sabor amargo después de cuatro finales consecutivas y supone un fracaso relativo, la confirmación de las irregulares sensaciones transmitidas por el equipo durante el Mundial.

Navarro y Garbajosa durante el partido contra Serbia.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear 

gentedigital.es/Marcos Blanco
09/9/2010 - 10:56

Un triple sensacional desde muy lejos anotado por el joven Teodosic decidió un partido muy igualado a falta de tres segundos para el final. Entonces, la estrategia no sirvió para nada y España desaprovechó su última oportunidad para intentar, al menos, forzar la prórroga. Aunque tuvo sus opciones de victoria, el equipo de Scariolo estuvo casi siempre a remolque en el marcador, debido a la gran actuación colectiva del combinado serbio, a los errores defensivos y al mejorable rendimiento de numerosos jugadores que debían ser decisivos en el juego español. Sólo el capitán Juan Carlos Navarro y quizá Rudy Fernández en acciones puntuales se salvaron de la quema.

Serbia se vengó de su derrota ante España en la final del último Eurobasket y lo hizo con una selección que promete grandes gestas, compuesta por jóvenes dotados de un gran técnica, mejor muñeca, mucha altura y un notable sentido táctico, coordinado por un maestro de los banquillos: Dusan Ivkovic. Teodosic, Bjelica, Velickovic, Krstic, Savanovic y Keselj brillaron con luz propia y tomaron las riendas del choque en diferentes fases del encuentro, que puso de manifiesto un gran acierto anotador en el bando serbio (15 de 30 en triples y seis hombres con más de 10 puntos). 

El deporte de alta competición se decide por pequeños detalles como el triplazo de Teodosic y nadie duda de la calidad inherente al cuadro serbio, pero España pudo hacer más en unos cuartos de final que empezó con mal pie, sin claridad ideológica y observando cómo su rival las enchufaba. Navarro se echó el equipo a las espaldas pero el capitán no estuvo muy secundado en ataque. Las canastas de Rudy, Garbajosa y Marc Gasol aportaron su granito de arena, pero había pocas opciones para sacar las castañas del juego cuando el electrónico se ponía en contra.

Si los chicos de Scariolo no anduvieron finos en ataque, faltos de confianza o de la frescura necesaria para aprovechar sus numerosos recursos ofensivos, el panorama no fue más alentador en defensa. España no jugó con la agresividad necesaria bajo su canasta y hubo escasas ayudas que evitasen jugadas cómodas para el conjunto serbio. Sin obviar las importantes bajas de Pau Gasol y José Manuel Calderón, España llegó a Turquía con un equipo que debía aspirar a algo más que a un posible quinto puesto. Las lágrimas de Garbajosa al término del encuentro ante las cámaras de LaSexta ejemplifican el compromiso de este equipo con la selección, aunque la derrota contra Serbia suponga un fracaso debido a las expectativas generadas para este Mundobasket.

De todos modos, parece exagerado hablar de un fin de ciclo o de una situación terminal, porque los serbios han ganado de forma heroica y estamos ante una mancha en el currículum. Todavía no es preciso redactar otro de nuevo, aunque sí someterlo a estudio.

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD
Desarrollado por Tres Tristes Tigres